Título Original: Crash
Año: 1996
Nacionalidad: Canadá, Reino Unido
Duración: 100 min.
Director: David Cronenberg
Guión: David Cronenberg, según la novela “Crash” de James Graham Ballard
Actores: James Spader, Deborah Kara Unger, Elias Koteas, Holly Hunter, Rosanna Arquette, Peter MacNeill.

James Ballard sufre un accidente automovilístico y ingresa en un hospital. Durante su estancia conoce a Vaughan y a Helen Remington, lideres de un grupo que se dedica a reproducir accidentes automovilísticos que acabaron con la vida de gente famosa, y a través de los cuales alcanzan el clímax sexual.
James y su mujer, Catherine Ballard, irán integrándose cada vez más en el grupo y sus acciones.
Crash
CRITICA
El mundo literario de James Ballard, denso, abstracto, perverso, pero al mismo tiempo iluminador para el lector, conforma una de las obras más intensas del panorama artístico que nos ha tocado vivir: Ballard no tiene igual en el territorio de la ciencia-ficción actual, y escritores de una talla similar, como Stanislaw Lem, o el más irregular pero también interesante Philip K. Dick, hace ya tiempo que desaparecieron.
La literatura de Ballard es de aquellas que despiertan verdadero recelo entre muchas personas debido, principalmente, al territorio en el que el escritor sitúa sus ficciones, que no es otro que el de las pesadillas del hombre moderno, presente y futuro. Ficción, sí, pero quizá excesivamente virulenta y apegada a una realidad demasiado reconocible.
Una pesadilla difícil de definir, pero en la que el sexo, la violencia, los grupos sectarios, la alienación de las personas, las máquinas, el concepto de conspiranoia latente en la mente americana (y que poco a poco, y debido a una sospechosa situación internacional que nos afecta a todos, se ha ido extendiendo a otros países), el terrorismo, y otros temas, se entremezclan para configurar un universo en el que el ser humano está al borde de sus posibilidades y es completamente incapaz de llevar las riendas de su destino.



Una narrativa que empezó siendo abstracta, seca, concisa, entrecortada, con estructuras narrativas muy peculiares, y que en los últimos años se ha transformado (en la forma, no en el fondo) volviéndose más clásica y con una estructuración más controlada, más asimilable por los lectores actuales, tan poco dispuestos a correr riesgos en sus compras.
En todo caso, en el caso de Ballard esa (relativa) transformación no ha implicado una perdida de calidad en su obra, algo que deja bien claro su último libro editado en España: “Milagros de vida”, su autobiografía y un trabajo que puede ser una buena introducción a su obra y persona, al mismo tiempo que un lúcido tratado reflexivo sobre la creación y la mente humana: Ballard, un hombre muy apegado a su familia (mujer e hijos, no a sus padres), que pasó la infancia internado en un campo de prisioneros japonés en Shanghai, y que luego de multitud de experiencias posteriores se convirtió en una de las voces más respetadas del panorama literario internacional.
“La Exhibición de Atrocidades”“Crash”“El Imperio del Sol”“Hola, América”“Noches de Cocaína"“Furia Feroz” o “Bienvenidos a Metro City” son una buena muestra de la calidad que preside su abultada obra.



David Cronenberg filmó una de sus mejores películas partiendo de la más mítica y conocida novela (junto a “El Imperio del Sol”) de Ballard: “Crash”. Afrontó el reto de forma personal, es decir, adaptando el libro él mismo, y haciendo explícitos los elementos que acercan el universo habitual en sus películas a los del libro del escritor británico. La película revela uno de los trabajos formales más coherentes y brillantes de Cronenberg en los últimos años, hasta el punto de que, probablemente, sus interesantes películas posteriores no lleguen a su altura.
“Crash” tiene un desarrollo narrativo bastante resbaladizo, ya que en cierto modo, su materia argumental únicamente se compone de diversos encuentros sexuales entre los diferentes personajes de la película: sexo anal hombre-mujer, sexo “frontal” hombre-mujer, relaciones sexuales hombre-hombre o mujer-mujer, masturbaciones en grupo, etc.
Hasta aquí nada indica el posible interés de la propuesta, a no ser que el espectador esté interesado en un film que, planteado así, no dista mucho de una película pornográfica cualquiera, pero la intención de Cronenberg (y por supuesto, también la de Ballard) es establecer paralelismos entre la conducción de coches y los encuentros sexuales que mantienen los seres humanos: paralelismos que van de lo más esquivo a lo más evidente.


El primer plano del film es toda una declaración de principios: un movimiento de cámara que recorre sinuosa y “sensualmente” el fuselaje de varios aviones en el interior de un hangar, hasta llegar al personaje de Catherine Ballard, que parece excitarse al acercar sus pechos y su piel desnuda al metal de uno de los aviones.
Ese plano sintetiza ni más ni menos que gran parte del discurso formal y filosófico que ha dominado la obra fílmica de Cronenberg: la relación entre el cuerpo humano y el metal (más concretamente, la máquina), y un plano que en otra película sería, simplemente, un plano más, con un movimiento de cámara recorriendo un espacio, en “Crash” se revela una excelente idea, propia de alguien en perfecta sintonía con el material que proporciona la novela de Ballard: su movimiento de cámara, casi “acariciando” el metal, es tan fetichista como sus propios personajes.
En otro momento del film, Cronenberg sitúa la cámara en el exterior del coche en el que viaja James Ballard (James Spader) pero junto a su ventana, mientras el personaje mira, ensimismado, al exterior. El plano adquiere, prácticamente, un valor subjetivo (psicológico) gracias a los reflejos que sobre el metal de la puerta situada junto a James crean los demás coches que circulan por la autopista: vemos a James, y en el mismo encuadre (mitad inferior del mismo), bajo su rostro, los objetos de su deseo deslizarse sobre la chapa del coche.

En todo caso, Cronenberg, audaz como pocos directores actuales, dota de una indudable progresión narrativa a la propuesta: en la primera secuencia del film, Catherine mantiene una relación sexual con un hombre; en la siguiente, es James el que mantiene sexo con una asistente de su trabajo; en la tercera secuencia, James y Catherine se cuentan sus respectivas aventuras con “extraños” y mantienen una relación sexual: en los tres casos el sexo es anal y aunque con ello Cronenberg no pretenda moralizar, si que emplea esa tendencia sexual con fines expresivos: el sexo anal como deshumanización de los contactos sexuales entre las personas: personas que se embisten como si de colisiones entre vehículos se tratara. El conjunto de las tres breves secuencias facilita un retrato psicológico, sencillo pero eficaz, de los dos personajes: ambos viven el sexo de una forma distinta a la convencional, y eso hace comprensible su posterior adhesión al grupo liderado por Vaughan (Elias Koteas) y Helen Remington (Holly Hunter).
James únicamente mantendrá relaciones sexuales frontales en contadas ocasiones, y de hecho, la primera de ellas con Helen Remington, tras tener ambos una colisión frontal entre sus respectivos coches. La colisión frontal entre vehículos propiciará un contacto sexual frontal.
Las “armas” de Cronenberg son puro lenguaje cinematográfico: miradas entre personajes capaces de expresar un deseo verdaderamente perverso y anómalo; diálogos depurados y sintéticos; un trabajo fotográfico que potencia la “metalización” de los espacios y vehículos; vestuarios que sugieren que algunos de los personajes son, prácticamente, complementos de los vehículos (explícitamente en el caso del personaje interpretado por Rosanna Arquette, obligada a llevar aparatos metálicos en sus destrozadas piernas); una banda sonora monótona y eléctrica: un universo completo.
Cuando James Ballard, el protagonista de la película, se queda ensimismado mirando desde su terraza el fluir del tráfico, Cronenberg logra que el encuadre y la labor del actor sugieran al espectador el elemento sexual de la imagen, algo que no es nada fácil de conseguir, y que recuerda a algunas imágenes del cine de Antonioni, como aquel plano del director italiano que muestra a Monica Vitti observando fuegos artificiales estallando en el cielo en un momento de indudable frustración sexual y personal para el personaje. Ambas imágenes, la de Cronenberg y la de Antonioni, logran expresar una idea de forma alusiva, pero en realidad muy sencilla.
La que, en mi opinión, es la mejor secuencia del film, logra algo aún más arriesgado: que una secuencia de sexo en un coche (algo visto mil veces) sea realmente inquietante y plasme la idea central de la película y del libro: la fusión entre hombre y máquina.



James Ballard ocupa el asiento del conductor, mientras en los asientos traseros, su mujer Catherine y Vaughan mantienen una relación sexual. El coche se prepara para entrar en un túnel de lavado. Cronenberg introduce el momento con un travelling lateral, desde el exterior del coche, que recorre el espacio que va de James a la pareja en la parte de atrás. Una vez finaliza este movimiento de cámara, el conductor del coche (un módelo descapotable) empieza a activar los mecanismos de cierre del vehículo: capota, ventanas, etc., y gracias al uso del sonido, los rostros de los actores, y el encuadre cerrado sobre que el que se va creando cada vez mayor opresión conforme desfila el metal que va cerrando por sectores las zonas del coche, Cronenberg crea una secuencia que sintetiza el concepto de fusión entre hombre y máquina, al mismo tiempo que genera una cierta opresión física y logra transmitir ídeas de forma subterránea: una vez el vehículo ha entrado en el túnel, el intercambio de fluidos que hay en el interior del coche queda relacionado con la lubricidad de los líquidos del exterior... segregados por los elementos del túnel de lavado que van enjabonando y limpiando el coche desde el exterior.
Curiosamente, la secuencia más explicita en su sexualidad está fundamentalmente verbalizada: James y Catherine, estirados completamente desnudos en una cama y con la mujer dando la espalda al hombre. Deborah Kara Unger prácticamente corporeiza en la mente del espectador los pensamientos lascivos de su personaje gracias a un monólogo muy explicito, y que además de al texto se debe a la labor de la actriz, en un momento que fracasaría estrepitosamente si el talento de la misma no estuviera a la altura.
Lynch se enorgullecía de haber logrado con “Carretera Perdida” (Lost Highway, 1997) la primera película de terror del siglo XXI, algo que no voy a discutirle a uno de los mejores films de la última década del pasado siglo, pero Cronenberg también logró, un año antes que Lynch, no tengo muy claro si un film de terror, pero sí un film único en su especie y absolutamente imprescindible; quizá, y sólo quizá, casi perfecto.

Crash



Monseñor Romero, asesinado en 1980, denunció las atrocidades del gobierno salvadoreño contra la población. 
Óscar Arnulfo Romero y Galdámez (* Ciudad BarriosEl Salvador15 de agosto de 1917– † San Salvador, (Id.), 24 de marzo de 1980) conocido como Monseñor Romero, fue un sacerdote católico salvadoreño y el cuarto arzobispo metropolitano de San Salvador (1977-1980). Se volvió célebre por su predicación en defensa de los derechos humanos y murió asesinado en el ejercicio de su ministerio pastoral.
Como arzobispo, denunció en sus homilías dominicales numerosas violaciones de los derechos humanos y manifestó públicamente su solidaridad hacia las víctimas de la violencia política de su país. Su asesinato provocó la protesta internacional en demanda del respeto a los derechos humanos en El Salvador. Dentro de la Iglesia Católica se le consideró un obispo que defendía la "opción preferencial por los pobres". En una de sus homilías, Monseñor Romero afirmó: "La misión de la Iglesia es identificarse con los pobres, así la Iglesia encuentra su salvación." (11 de noviembre de 1977)
En 1994, una causa para su canonización fue abierta por su sucesor Arturo Rivera y Damas. A partir de este proceso, Monseñor Romero ha recibido el título de Siervo de Dios. En Latinoamérica muchos se refieren a él como San Romero de América. Fuera de la Iglesia Católica, Romero es honrado por otras denominaciones religiosas de la cristiandad,incluyendo a la Comunión Anglicana la cual lo ha incluido en su santoral. Él es uno de los diez mártires del siglo XX representados en las estatuas de la Abadía de Westminster, en Londres, y fue nominado al Premio Nobel de la Paz en 1979.

Asesinato
Archivo:Monumento a Monseñor Romero.jpg
Monumento a Monseñor Romero en la ciudad de Santa Ana.
En octubre de 1979, recibió con cierta esperanza las promesas de la nueva administración de la Junta Revolucionaria de Gobierno, pero con el transcurso de las semanas, volvió a denunciar nuevos hechos de represión realizados por los cuerpos de seguridad.

Monseñor Romero







Un día antes de su muerte, hizo un enérgico llamamiento al ejército salvadoreño:
Yo quisiera hacer un llamamiento, de manera especial, a los hombres del ejército. Y en concreto, a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles... Hermanos, son de nuestro mismo pueblo. Matan a sus mismos hermanos campesinos. Y ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: "No matar". Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la Ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia, y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la Ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: Cese la represión.
-Óscar Romero
El día lunes 24 de marzo de 1980 fue asesinado cuando oficiaba una misa en la capilla del hospital de La Divina Providencia en la colonia Miramonte de San Salvador. Un disparo hecho por un francotirador impactó en su corazón, momentos antes de la Sagrada Consagración. Al ser asesinado, tenía 62 años de edad. Sus restos mortales descansan en la cripta de la Catedral Metropolitana de San Salvador. En 1993 la Comisión de la Verdad, organismo creado por los Acuerdos de Paz de Chapultepec para investigar los crímenes más graves cometidos en la guerra civil salvadoreña, concluyó que el asesinato de Monseñor Óscar Romero había sido ejecutado por un escuadrón de la muerte formado por civiles y militares de ultraderecha y dirigidos por el mayor Roberto d'Aubuisson, (fundador del Partido ARENA) y el capitán Álvaro Saravia, el cual, años más tarde confesó en una entrevista periodística su participación junto con importantes miembros empresariales del país, señalando a Mario Ernesto Molina Contreras, hijo del ex-presidente Arturo Armando Molina y a Roberto d'Aubuisson entre otros. 'Aubuisson, que murió en 1992 como consecuencia de un cáncer, siempre rechazó su vinculación al hecho.
En 2004, una corte de los Estados Unidos declaró civilmente responsable del crimen al capitán Saravia, único de los involucrados aún con vida. El 6 de noviembre de 2009, el Gobierno salvadoreño presidido por Carlos Mauricio Funes Cartagena decidió investigar el asesinato de Romero para acatar un mandato de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del año 2000.
El 12 de mayo de 1994 la Arquidiócesis de San Salvador pidió permiso a la Santa Sede para iniciar el proceso de canonización. El proceso diocesano concluyó en 1995 y el expediente fue enviado a la Congregación para la Causa de los Santos, en la Ciudad del Vaticano, quien en 2000 se lo transfirió a la Congregación para la Doctrina de la Fe (en ese entonces dirigida por el cardenal alemán Joseph Ratzinger, actual Papa Benedicto XVI) para que analizara concienzudamente los escritos y homilías de monseñor Romero. Una vez terminado dicho análisis, en 2005 el postulador de la causa de canonización, monseñor Vicenzo Paglia, informó a los medios de comunicación de las conclusiones del estudio: “Romero no era un obispo revolucionario, sino un hombre de la Iglesia, del Evangelio y de los pobres”. El proceso seguirá nuevos trámites, que si son superados, podrían acercar la fecha en que Óscar Arnulfo Romero sea elevado a los altares como el primer santo y mártir de El Salvador.
Honores recibidos

Placa del Monumento a Monseñor Romero en San Salvador.
§  Doctor Honoris Causa de la Universidad de Lovaina de Bélgica (1980).
§  Doctor Honoris Causa de la Universidad de Georgetown, Estados Unidos (1978).
§  Doctor Honoris Causa de la Universidad de El Salvador (1980).
§  Doctor Honoris Causa de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) deEl Salvador.
§  Premio Paz de la Acción Ecuménica Sueca (1980).
§  Hijo meritísimo Post Mortém de la Asamblea Legislativa de la República de El Salvador(2000).
§  Ciudadano Ilustre de la municipalidad de Ciudad Barrios (1970).
§  Día Nacional de Monseñor Óscar Arnulfo Romero cada 24 de marzo, declarado por la Asamblea Legislativa de la República de El Salvador (2010).21
§  Día Internacional para el Derecho a la Verdad en relación con las Violaciones Graves de los Derechos Humanos y para la Dignidad de las Víctimas, declarado por la Organización de las Naciones Unidas cada 24 de marzo, en reconocimiento a los valores de Monseñor Romero y su dedicación al servicio de la humanidad (resolucíón de la 71ª sesión plenaria del 21 de diciembre de 2010). 
Mons. Romero en la cultura popular
Romero fue símbolo de unión con los pobres durante la guerra en El Salvador (1980-1992). Actualmente es considerado como un símbolo por distintas comunidades hispanas, y de otras partes del mundo. Algunos sectores le nombran "San Romero de América", apelativo concebido por el religioso Pedro Casaldàliga.
La película Romero, realizada en 1989, está basada en su biografía. Con guion escrito por John Sacret Young y siendo Raúl Julia la estrella principal, representando a Monseñor Óscar Romero.
La canción El Padre Antonio y el Monaguillo Andrés, de Rubén Blades, narra la historia de un sacerdote asesinado durante la misa, como un homenaje a "un cura bueno: Arnulfo Romero".
Muchos músicos populares también dedican sus arreglos musicales en memoria de la labor que él condujo a través de los años en su labor pastoral, dentro de esos cantos están: Monseñor Romero, profeta, mártir y pastor. Otros: grupo Yolocamba I Ta, Luis Enrique Mejía Godoycon Farabundo y Romero, Nancy White con Hymn to Oscar Romero, el grupo chileno Sol y Lluvia con: Gorrión de amor, Super Pakito Chac con SLM80 y el grupo Hondureño Pez Luna con su canción Monseñor.
En ocasión del XXV Aniversario, dos nuevos discos salen a la luz: una nueva versión de la “Misa Popular Salvadoreña” con la participación los integrantes de “Exceso de Equipaje”: Guillermo Cuéllar, Alberto Masferrer y Paulino Espinoza, las voces del coro de la Universidad Tecnológica y otros músicos invitados y el álbum Profeta, 25 años después, grabado por jóvenes de la Red de Músicos Católicos Caritas Christi de El Salvador. Canciones como "Corazón de maíz" (Preludio) y "Nacistes al morir" (Ricardo Amaya) son parte de este homenaje..
También existe una fundación que contribuye no solo a rescatar los valores del evangelio a los más necesitados sino también a desarrollar actividades socioculturales de formación y acompañamiento a otras organizaciones populares cuyo nombre es "Fundación Monseñor Romero".
Citas
"Y si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño."


"La Iglesia no debe meterse en política, pero cuando la política toca el altar de la Iglesia. ¡A la Iglesia le toca defender su altar!"


"También las circunstancias desconocidas pueden ser afrontadas con la gracia de Dios. Él ha asistido a los mártires y, si es necesario, lo sentiré muy próximo, al confiarle mi último suspiro. Pero más todavía que al enfrentarme con la muerte, necesitamos coraje al entregar toda la vida y vivir para Él."

"Si denuncio y condeno la injusticia es porque es mi obligación como pastor de un pueblo oprimido y humillado"


"El Evangelio me impulsa a hacerlo y en su nombre estoy dispuesto a ir a los tribunales, a la cárcel y a la muerte"

"Ningún soldado está obligado a cumplir una ley en contra de la ley de 


Dios, pues una ley inmoral nadie tiene por qué cumplirla"







Grupo de teólogos alemanes en contra de beatificar a Juan Pablo II por su escaso apoyo a monseñor Romero
2011-04-27 

Destacados teólogos de Alemania, entre ellos Hans Küng, han firmado una carta en contra de la beatificación de Juan Pablo II por no haber prestado el debido apoyo, siendo papa, al arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, asesinado hace 31 años.

Los firmantes, según el documento que avanza el semanario "Die Zeit" en su sección "Cristo y el Mundo", argumentan que Romero no logró el apoyo que precisaba en su audiencia papal de 1979 y recuerdan, además, la cercanía entre Karol Wojtyla y el fundador del Opus Dei, José María Escrivá de Balaguer, divulgó EFE. 

Un año después de esa audiencia, el 24 de mayo de 1980, Romero fue asesinado por un escuadrón de la muerte durante un oficio religioso por su posicionamiento contra la Junta salvadoreña. Los firmantes consideran que, con ello, Juan Pablo II "traicionó" a la población más pobre de Latinoamérica.

Entre los firmantes de la misiva está el político de la Unión Cristianodemócrata (CDU) Heiner Geisler, quien reconoce el papel desempeñado por Karol Wojtyla en la caída del bloque del Este, pero considera que su anticomunismo le cegó a la hora de reconocer el abuso de poder de la Junta de Gobierno salvadoreña.

Geisler en un destacado político dentro de las filas de la democracia cristiana, reconocido entre sus compatriotas por sus posturas a menudo discordantes frente a la dirección de la CDU, tanto bajo la presidencia actual de Angela Merkel como en tiempos de Helmut Kohl.

Junto a 50 catedráticos de teología, la carta incorpora las firmas de 300 simpatizantes, así como colectivos europeos y latinoamericanos. El grupo pide la beatificación del arzobispo Romero.

Juan Pablo II será beatificado en el Vaticano el próximo 1 de mayo, seis años y un mes después de su muerte

Una vez más, David Yallop penetró los muros de Roma y expuso en el 2006 al mundo qué realmente ocurre dentro del papado. Recomendamos su lectura.


En la red se encuentran estos links para descargar el libro:
http://www.4shared.com/file/916yRTBw/Yallop_David_-_El_Poder_y_la_G.htm
http://www.mediafire.com/?mjbmj4mjwow

Entrevista al autor:
UN LIBRO POLÉMICO
"El poder y la gloria", la faceta oculta de Juan Pablo II
El periodista inglés que profundizó en la muerte de Juan Pablo I, David Yallop, salió con otra investigación en la que arremete contra la Iglesia Católica. Una radiografía escalofriante desde las fauces del mismo Vaticano.

24.11.2007

Cuando era un estudiante pálido y desgarbado de una escuela católica en Inglaterra, David Yallop fue informado por las autoridades escolares que una encíclica del Vaticano había determinado un nuevo dogma de fe sobre la vida de la Virgen María que resolvía de un plumazo viejos debates eclesiásticos. 
El carácter indiscutible de la determinación violentó la curiosidad natural de Yallop y se grabó para siempre en su memoria. Todavía la recuerda cuando medio siglo después busca una respuesta para la pregunta acerca de “por qué volvió a escribir sobre el Vaticano”. En 1984, el libro Por voluntad de Dios del periodista inglés conmovió al mundo al argumentar que Albino Luciani, coronado como Juan Pablo I, había sido asesinado para frenar su decisión de terminar con la corrupción del sistema financiero del Vaticano y, en particular, la caída del Banco Ambrosiano. 
Tras investigar asesinatos seriales, el terrorismo, el lado oscuro del negocio del fútbol y los traficantes de drogas; Yallop regresó con su último libro del Vaticano, a través de una biografía crítica de Juan Pablo II llamada El Poder y la Gloria. 

A lo largo de sus páginas, el autor denuncia cuentas secretas de dinero proveniente del delito, vínculos con las dictaduras latinoamericanas, hostigamiento a los disidentes y describe a un Papa convertido en un experto de la lógica de los medios masivos de comunicación. 



Yallop asegura que el nuevo libro le valió más “ataques” que el anterior, pero asegura que sus detractores muestran menos argumentos “fácticos” para defender sus críticas. 
—¿Por qué decidió volver a escribir sobre el Vaticano? 

—Cuando Juan Pablo II se convirtió en Papa prometió seguir con la agenda trazada por Juan Pablo I. Pero destruyó el programa de su antecesor y permitió que continuara la corrupción que Juan Pablo I se había propuesto eliminar. En 1981, Mehmet Ali Agca intentó asesinar a Juan Pablo II. El Papa dijo que había sido salvado por una intervención milagrosa. Más allá de las creencias religiosas, si uno observa la distancia desde la cual disparó Agca y la diferencia milimétrica que separó a la bala de los órganos vitales, se llega a la conclusión que realmente salvó su vida por milagro. La situación lo enfrentó con su condición de mortal, fue un momento crítico y me interesó saber si la experiencia podía cambiar el curso de sus decisiones. Pero no lo hizo. Siguió adelante con la intolerancia, la homofobia, la aceptación de un sistema bancario corrupto. Entonces me pareció, entrada la década del noventa, que era necesario desmitificar la imagen que se había presentado al público. Existían muchísimas biografías y ninguna crítica o equilibrada. El Papa era presentado como una persona perfecta, desde la niñez a la adultez. Y luego como un Papa infalible. Y yo tenía las evidencias iniciales de que la realidad era diferente. 

—¿El manejo financiero que salió a la luz dos décadas atrás con el escándalo del Banco Ambrosiano cambió o se mantiene igual? 

—Se mantiene. En el presente hay causas judiciales relacionadas con el dinero del Vaticano. Una involucra, por ejemplo, a un empresario norteamericano, Martin Frankel, que trabajaba con compañías de seguros en Wall Street. Tomaba de un lado y de otro, robaba. En cinco diferentes estados de los Estados Unidos, en este momento, hay denuncias contra el Vaticano que lo acusan de participar de la defraudación. Y el Vaticano responde “nosotros no tenemos nada que ver”. Pero si tiene que ver. Ellos dicen que nunca se dan cuenta. Tampoco se daban cuenta del Banco Ambrosiano. Otro caso es el dinero de las familias de la mafia, que todavía lavan dinero en el Banco del Vaticano. Y tal vez es dinero que proviene del narcotráfico, la prostitución u otros negocios del crimen organizado. En su estatuto, el Banco del Vaticano establece que su objetivo es la asistencia para fundaciones religiosas. Pero la última vez que verifiqué, en el Banco del Vaticano había 13 mil cuentas bancarias. Pero sólo dos mil era para fundaciones religiosas. El resto eran de políticos italianos, periodistas y de otra clase de persona que busca lavar dinero u ocultarlo. 

—Usted fue cuestionado desde la Iglesia por criticar a una persona que murió. 

—En realidad, el libro lo comencé tiempo antes de la muerte de Juan Pablo II. De hecho, si hubiera vivido unos pocos meses más lo hubiera visto publicado. Además, ya lo había criticado enPor voluntad de Dios, y todavía vivía. Pero esta mañana, cuando me bañaba, recordé una frase de Voltaire: "A los vivos les debemos respeto; pero a los muertos sólo les debemos la verdad". 

Fuente: DyN
Tomado de Perfil.com

San Juan Pablo II, Santo de la mentira
Reuters
Este fin de semana, la iglesia católica comenzó con un proceso de beatificación a su personaje más mediático de los últimos años, con la intención de rescatar un poco el prestigio y así, recuperar fieles, a costa de un no muy agradable recorrido político de Juan Pablo II.
Este fin de semana, la iglesia católica comenzó con un proceso de beatificación a su personaje más mediático de los últimos años, con la intención de rescatar un poco el prestigio y así, recuperar fieles, a costa de un no muy agradable recorrido político de Juan Pablo II.
En el momento del cónclave para elegir Papa, el Demócrata Jimmy Carter jugó un papel decisivo dentro de la reunión, ya que el polaco Karol Wojtyla reunía especiales características como un freno a ciertos movimientos políticos en varias partes del mundo.
El primer viaje de Juan Pablo II fue al México del populista José López Portillo, donde la encomienda era charlar sobre asuntos de Estado y tratar de volver a vincular al Vaticano con la nación que visitaba, ya que desde finales de la Revolución Mexicana, uno de los pilares del Estado era el mantenerse alejado de la iglesia.
Unos años después, en una visita a Nicaragua, el nuevo Papa no se mostraba muy cordial con movimientos revolucionarios que tenían como meta, una mejor calidad de vida, ya qué en 1983, frente a televisión nacional e internacional, Karol Wojtyla criticaba duramente al gran escritor y sacerdote de ese país, Ernesto Cardenal, pues trabajó del lado del sandinismo para derrocar al dictador Somoza. Juan Pablo II además de la descalificación a Cardenal, excomulgó a todas las personas participantes en dicho movimiento.
Mientras el nicaragüense sacerdote era regañado por el Papa, el nuncio argentino Pío Laghi era puesto como ejemplo de trabajo y trayectoria, a pesar de ser un personaje que apoyó la tortura y represión por parte de la dictadura militar en aquel país.
La imagen que de la vida de Juan Pablo II se mostraba al público, para nada coincidía con la realidad, debido a qué en el año de 1981 Licio Gelli enseñó a un miembro del Partido Comunista Italiano, una serie de fotografías donde Karol aparecía desnudo en una alberca en uno de sus domicilios. En dichas fotos, también se podía ver que él no era el único en ese momento de recreo, pues a la reunión asistían mujeres, que compartían la tarde con el Pontífice, todas ellas, igual que el Papa, sin ropa también.
 
El Servicio Secreto del Vaticano se encargó del asunto, a tal grado que de las fotografías y el fotógrafo nada se volvió a saber.
Una figura muy importante en la vida del Papa que por estos días canonizan, era la de Marcial Maciel, fundador de los legionarios de Cristo. Maciel era mexicano y el encargado de transportar a toda la gente a los lugares que Juan Pablo II visitaba, procurando que el sitio siempre estuviera abarrotado, además de ser, uno de los principales aportadores de fondos monetarios a las arcas vaticanas.
Marcial como sacerdote católico, no podía contraer matrimonio y debía mantenerse en celibato, situación que no le impidió tener siete hijos, de los cuales, una de ellos de origen suizo y radicada en París, fue muerta en accidente automovilístico justo cuando se dirigía a recoger a su padre. La chica recibió la bendición de Juan Pablo II ya muerta, por lo qué el Papa sabía de la doble vida de Marcial y nada hizo para corregirlo.
Juan Pablo II siempre jugó una doble partida, al buscar los mejores intereses para Estados Unidos, pues en buena medida su mandato se los debía a ellos y el de personaje bueno y noble, que a través de la religión trataba de procurar el bien y orden mundial.
Hoy la iglesia católica juega con fuego, ya que confiar en la popularidad de Wojtyla, quizá no sea suficiente para detener la sangría de fieles y sacarla del atraso y oscurantismo que vive, el cual en buena medida, fue motivada por el mismo Juan Pablo II.
Por Edmar Ariel Lezama
F.E.,UNAM  
http://mx.ibtimes.com/articles/12571/20110502/juan-pablo-beatificacion-santo-papa-vaticano-marcial-maciel.htm



La palabra queda y ése es el gran consuelo del que predica. Mi voz desaparecerá pero mi palabra, que es Cristo quedará en los corazones que la hayan querido recoger. Diciembre 17 del 1978.
Monseñor Óscar Arnulfo Romero

El 24 de mayo de 1980, Romero fue asesinado por un escuadrón de la muerte durante un oficio religioso por su posicionamiento contra la Junta salvadoreña.

Monseñor-Romero
http://www.romeroes.com/