Frei Betto •  Brasil
Una de las características de la modernidad es el pluralismo religioso. Exige, de parte de todos nosotros, creyentes y no creyentes, la virtud de la tolerancia. Dios no tiene religión. La religión es expresión espiritual, cultural, litúrgica, de una comunidad en su relación con lo trascendente. Con el fin del período medieval se clausuró también la posibilidad de que una determinada creencia religiosa se imponga sobre las demás a través del poder político o militar.

Aún así, perduran en casi todas las religiones grupos fundamentalistas que alimentan prejuicios y discriminaciones en razón de las diferencias teológicas, litúrgicas o históricas. Niegan el carácter laico del Estado y de los partidos políticos, y confunden evangelización con imposición, blandiendo más el anatema que el amor.

Jesús fue el maestro de la tolerancia religiosa. Nunca condicionó una curación o un milagro a la adhesión previa a su fe. Se engaña quien piensa que, en el tiempo de Jesús, había una única religión de un Dios único. Igual que hoy, predominaba el más ecléctico sincretismo. Antíoco Epifanes había introducido, en el 167 a.C., la imagen de Dionisio en el templo de Jerusalén (2 Macabeos 6,7). Estaban vivas las religiones cananeas, asiáticas y grecorromanas, que contaban incluso con adeptos hebreos. El emperador romano era divinizado; su culto público había  sido reglamentado por Augusto.

Según el evangelio de Juan (4,46-54), Jesús se encontraba en Caná, Galilea, cuando fue abordado por “un funcionario real, cuyo hijo se encontraba enfermo en Cafarnaún”. Y, al contrario del centurión, que no se consideró digno de recibir al Maestro en casa, en Caná el enfermo fue curado sin que Jesús fuera a verlo. “Vete, tu hijo vive”.

El centurión no quiso que Jesús fuese a su casa porque sabía bien que los judíos tenían prohibido entrar en la casa de los paganos. Y Jesús elogió la fe de aquel pagano, hasta el punto de exclamar: “No he hallado en Israel a nadie que tenga tanta fe”. Del mismo modo, curó a la mujer cananea (Mateo 15,21-28) y volvió a colocar en su lugar la oreja de Malco, siervo del Sumo Sacerdote (Juan 18,10). Hizo el gesto amoroso sin pedirle al centurión, ni a la mujer cananea ni a Malco que abandonaran sus convicciones religiosas.

Tolerancia es la capacidad de aceptar lo diferente. No confundir con lo divergente. Intolerancia es no soportar la pluralidad de opiniones y posiciones, ideas y creencias, como si la verdad hubiese hecho su morada en mí y todos debieran buscar la luz bajo mi alero.

Cuenta una parábola que un predicador reunió a miles de chinos para predicarles la verdad. Al final del sermón, en vez de aplausos hubo un gran silencio. Hasta que se levantó una voz desde el fondo diciendo: “Lo que usted dice no es la verdad”. El predicador se indignó: “¿Cómo que no es verdad? ¡Yo anuncié lo que fue revelado por los cielos!” El objetante replicó: “Existen tres verdades: la suya, la mía y la verdad verdadera. Nosotros dos, juntos, debemos buscar la verdad verdadera”.

Solo los intolerantes se creen dueños de la verdad. Todo intolerante es un inseguro. Por eso se aferra a sus caprichos como un náufrago a la tabla que lo mantiene a flote. No es capaz de ver al otro como otro. Ante sus ojos el otro es un rival, un enemigo. O un potencial discípulo que debe acatar dócilmente sus opiniones.

El tolerante evita colonizar la conciencia ajena. Admite que, de la verdad, él solo capta algunos fragmentos, y que solo puede ser alcanzada mediante un esfuerzo comunitario. Reconoce en el otro la alteridad radical, singular, que nunca debe ser negada.

El perfil del tolerante viene descrito por Pablo en su Himno al amor de la primera carta a los corintios (13,4-7): “Es paciente, servicial y sin envidia. No quiere aparentar ni se hace el importante. No actúa con bajeza ni busca su propio interés. No se deja llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. Nunca se alegra de algo injusto y siempre le agrada la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”.

Tolerancia no es sinónimo de necedad. El tolerante no desata una tempestad en un vaso de agua, y nunca cede cuando se trata de defender la justicia, la dignidad y la honra, así como el derecho de cada uno a tener sus principios y a actuar conforme a su conciencia, siempre que ello no resulte en opresión o exclusión, humillación o muerte.

La más repugnante de las intolerancias es la religiosa, pues divide lo que Dios unió, causa riñas y guerras, esparce odio en vez de amor. Solo el amor forja un corazón verdaderamente tolerante. Porque quien ama no contabiliza las acciones y reacciones del ser amado y hace de su vida un gesto de donación.

La vida, don mayor de Dios

Vivimos en un mundo desigual, marcado por guerras y sufrimientos. Según la ONU, de los 6 mil 300 millones de habitantes, 4 mil viven por debajo de la línea de pobreza. Y hay más de 800 millones de personas sobreviviendo en la inseguridad alimentaria, que provoca 24 mil muertes al día.

De los 30 países ricos miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), por cada US$ 1 destinado a la cooperación internacional, ellos desembolsan US$ 10 para actividades militares. En el 2000 se gastaron en armamentos   US$ 524 mil millones; en el 2003, tras el 11 de septiembre, US$ 642 mil millones. Un aumento del 25 %. Y a la cooperación con las naciones más pobres apenas se destinaron US$ 69 mil millones; o sea, el 10 % de lo gastado en armas.

La vida es el don mayor de Dios. Según el Evangelio, a Jesús le hicieron dos preguntas. La primera, que nunca aparece en boca de un pobre, es: “Señor, ¿qué debo hacer para ganar la vida eterna?” Es lo que le interesa al doctor de la Ley en la parábola del buen samaritano (Lucas 10,25-27) y al joven rico (Marcos 10,17-22). Ambos ya tenían asegurada la vida terrena.

La segunda pregunta siempre aparece en boca de los pobres: “Señor, ¿qué debo hacer para tener vida en esta vida? Mi mano está seca y quiero trabajar; mi ojo está ciego y quiero mirar; mi hijo está enfermo y lo quiero sano; mi hermano está muerto y te ruego que lo devuelvas a la vida”. A quien pide vida en la otra vida, Jesús le responde con ironía y desafío; a los que fueron injustamente privados de condiciones de vida en esta vida, él les responde con misericordia y bendiciones.

Hoy la muerte ronda por el mundo. Además del terrorismo y de las guerras, del hambre y de las epidemias, de la violencia y las catástrofes naturales, todavía no somos capaces de ver en el rostro de cada árabe, de cada judío, de cada africano o asiático, de cada niño de la calle de América Latina, de cada indígena o cada negro, la imagen y semejanza de Dios.


Jesús vino a nosotros para que “todos tengan vida y vida abundante” (Juan 10,10). Esa es la misión que nos desafía en este mundo plural y desigual: cultivar la tolerancia y el diálogo interreligioso; no hacer de la diferencia divergencia; amar como Jesús amó, sin pedir certificado de convicción religiosa; erradicar las causas del hambre y la pobreza; hacer que el pan sea verdaderamente nuestro, y no solo mío o suyo, para que el Padre  pueda ser sinceramente proclamado Padre Nuestro; y luchar por la paz, que jamás nos vendrá como resultado de la imposición de las armas, sino como lo señaló, hace 2,800 años, el profeta Isaías: solo habrá paz como fruto de la justicia (32,17).

Traducción de J.L.Burguet
Para una relación de alteridad con los medios
Yinett Polanco • La Habana

Foto: R. A. Hdez

El mundo vive hoy una etapa de transformaciones que remueve los cimientos de lo que durante décadas se consideró como cierto o establecido. Esta situación se hace realidad particularmente en América Latina, donde una serie de mandatarios progresistas han intentado durante los últimos años conducir a los países del continente fuera de los abismos en que los habían sumido los gobiernos neoliberales y las dictaduras precedentes. Pero si en muchos de los pueblos del Río Bravo a la Patagonia se vive hoy una revolución social, esta no siempre es expresada por los medios de comunicación dominantes dentro y fuera de los límites continentales.


Con motivo de la realización del II Taller Internacional Medios Digitales y Contexto Social: Desafíos ante el cambio, convocado por La Jiribilla y La Ventana, portal informativo de Casa de las Américas, conversamos con el teólogo e intelectual brasileño Frei Betto, quien se encuentra nuevamente en Cuba participando de la Feria Internacional del Libro. Los retos que para los llamados medios alternativos presenta esta situación, y qué armas pueden utilizarse para un acercamiento crítico al producto que venden los grandes consorcios de la información sirvieron de punto de partida para este breve encuentro.

¿Cómo pueden los medios, que se han dado en llamar alternativos, ayudar a radicalizar los procesos revolucionarios dentro de América Latina?

La izquierda muchas veces llega tarde a algunos temas, como pasa con la ecología, ahora ha avanzado más en ese tema pero con sus prejuicios, porque creía que era una cuestión de los partidos verdes, que no tenía ningún contenido revolucionario y no se ha dado cuenta de que el tema de la ecología tiene la ventaja de involucrar a todos, de todas las clases, porque los daños que se le hacen al planeta no tienen distinción, todos somos víctimas.

Eso pasa con los medios de comunicación. La izquierda muchas veces ha usado esos medios de manera equivocada para transmitir su mensaje revolucionario de una forma muy doctrinaria y muy agresiva al pueblo, no ha descubierto todavía una pedagogía de comunicación. La derecha sí, muy temprano ha descubierto esta pedagogía. Por ejemplo, la primera emisión de la televisión fue en 1939 y The New York Times publicó un editorial afirmando que “este aparato está condenado al fracaso, porque nosotros, los americanos, estamos acostumbrados a la radio, que se puede escuchar trabajando, cocinando, caminando, manejando un carro; pero pensar que vamos a abandonar todas nuestras ocupaciones para estar delante de esta cajita, eso es impensable”. No sé si The New York Times después hizo alguna autocrítica, el hecho es que la televisión ha logrado descubrir la fuente de la hipnosis colectiva.

La primera finalidad de la televisión capitalista es vender productos, no es hacer emisiones culturales ni periodísticas. La televisión ha descubierto muy temprano que si fuese solamente un instrumento de emisión de cultura, o sea, de todo aquello que añade enriquecimiento a nuestra conciencia y nuestro espíritu, sería muy aburrida. Descubrió entonces que debía emitir menos cultura y más entretenimiento. Cuando se está ante la televisión, dos de los cinco sentidos se usan de manera real: la vista y el oído, los otros son virtuales, y esa es la forma de la hipnosis colectiva, la gente mira la televisión en busca de un placer virtual, para huir de su realidad dura, cotidiana, entrar desde su casa en un mundo onírico. La izquierda no supo hacer esto, ha apostado muchas veces por los contenidos aburridos y es curioso porque en el cine logró hacer trabajos de muchísima categoría estética, como obra de arte; pero en la televisión tiene más dificultades. Hay que profundizar eso, ¿por qué esa dificultad? Quizá tenemos mucha prisa en transmitir palabras de órdenes mas se debe tomar en consideración el oyente, el espectador.

Las comunidades eclesiásticas en el continente han logrado movilizar más gente que muchos partidos de izquierda, porque tenían una pedagogía, partían de una motivación presente en la subjetividad del pueblo, su religiosidad. En Educación Popular siempre he usado un esquemita: en América Latina la puerta de la razón es el corazón, y la llave del corazón es la religión. No quiere decir que toda la izquierda tiene que utilizar la religión, no se trata de eso, porque no puede ser una trampa, tiene que ser algo sincero; pero con ello quiero demostrar que cuando hacemos una utilización de los medios dentro de una perspectiva revolucionaria, debemos partir de lo que motiva a la gente y no de las convicciones dogmáticas de nuestras ideas revolucionarias. Ese es el desafío, descubrir cómo hacer algo que interese a la gente y desde ahí desarrollar una pedagogía, sabiendo que la gente es naturalmente capitalista. Por eso, el capitalismo tiene tanto éxito porque está centrado en el egoísmo, y nosotros, como todo bebito, nacemos egoístas, autocentrados, el amor es un trabajo de desarrollo. El altruismo y la solidaridad vienen con la educación.

¿De qué modo jugar entonces con los límites y lograr cambiarle el contenido a la gente sin que se aburra o se aleje totalmente?

Ese es el desafío. Siempre digo: no hay novela de izquierda y novela de derecha; hay novelas bellas y novelas feas. Esto vale también para las telenovelas. Lo primero es que debe ser bello, tiene que tener un valor estético muy fuerte y desde ahí buscar contenidos humanizadores y no alienadores, porque lo que el capitalismo hace muy bien es usar la belleza como expresión de la alienación, de la evasión de la realidad de la vida, la desconcientización de la gente y nosotros tenemos que hacerlo al revés pero con belleza, con calidad y no pensando con ingenuidad que nuestro contenido revolucionario les interesa necesariamente a las personas. En la historia del cine, pocas cosas de concientización se han hecho con tanta calidad como lo hizo Charles Chaplin. Él hizo películas de izquierda, revolucionarias, donde los protagonistas están todos en el mundo de los oprimidos, con una calidad artística insuperable. Ese es el desafío.

¿Cuánto podría ayudar el prisma, las herramientas de la Educación Popular al acercamiento crítico y la toma de los medios de comunicación?

No veo otra manera porque el método de la Educación Popular es inductivo, parte de la gente. A través de la Educación Popular es posible lograr la educación de los ojos, delante de la televisión, delante de Internet, desarrollar en la gente una conciencia crítica. Para eso es necesario que la gente pueda librarse de la hipnosis colectiva, distanciarse un poco de la transmisión televisiva y sobre todo analizarla, qué representa, qué contenido, qué objetivo, por qué está hecho así. Eso le permite a la gente ser sujeto de la transmisión y no objeto. No veo otra salida fuera de la metodología de la Educación Popular para desarrollar en el público esta conciencia crítica con los medios, para tener con ellos una relación de alteridad y no de sumisión.

¿Cuál es su valoración en torno al panorama político y social que vive hoy América Latina?

Hay avances muy significativos por el hecho de tener hoy muchos gobiernos progresistas en América Latina. En los últimos 50 años, el continente ha conocido tres grandes ciclos políticos: las dictaduras militares, los gobiernos neoliberales mesiánicos —como Menem en Argentina, Fujimori en Perú, Rafael Caldera en Venezuela—, y ahora el pueblo por su iniciativa, por su protagonismo dentro de la democracia burguesa elige a gente que tiene extracción popular como Lula, Evo Morales, Mujica o gente que tiene una identificación con las causas populares como Correa y Chávez. Es un avance muy significativo, históricamente muy importante; pero hay que consolidar estos espacios y ahí está la dificultad. Mi temor es que la consolidación que buscan ahora es por arriba, por la integración de gobiernos y organismos múltiples y se hace poco la integración por abajo, que consiste en fortalecer los movimientos sociales. No creo que esta democracia participativa y esos gobiernos —que teóricamente la representan— puedan llegar a hacerse fuertes si no hay un fortalecimiento de los movimientos sociales, y ahí está el gran desafío.

En el más reciente Foro Social Mundial una de las grandes discusiones fue que el Foro se había constituido como un espacio de debate y no de acción y se estaba analizando la pertinencia de pasar a otra etapa. ¿Pueden espacios como estos ayudar a esa integración por abajo?

Creo que sí, pero el Foro es expresión de un movimiento que tiene que existir en cada país, y muchas veces los gobiernos progresistas no valoran suficientemente estos movimientos populares. Es una lástima y una contradicción. Ellos le dan mucha importancia a la gobernabilidad por la vía del parlamento, que es una pierna importante, pero olvidan la otra que es estar sintonizados con los movimientos populares. El ALBA, UNASUR, MERCOSUR son organismos de integración muy importantes; pero son insuficientes si no hay un trabajo de base, de organización y movilización popular. En última instancia el Foro es un evento, hay que producir otros en ese sentido, de búsqueda de una sociedad poscapitalista.
http://www.lajiribilla.cu/2011/n512_02/512_17.html
COMUNICACIÓN ALTERNATIVA EN INTERNET
Victoria Hernández • La Habana
Fotos: Kike y R. A. Hdz. (La Jiribilla)

Hace justo dos años, el espacio físico y de confluencia intelectual que es la Feria Internacional del Libro de La Habana, propiciaba la materialización de un sueño largamente acariciado por La Jiribilla y La Ventana (Portal informativo de Casa de las Américas): el Taller Desafíos de la Contrainformación en los Medios Digitales que reunió por aquella fecha, en La Cabaña, a profesionales de varias latitudes vinculados a los medios de comunicación. El impacto de las nuevas plataformas en la lucha contra la hegemonía informativa sería el punto de partida de un debate de largas horas, que recorrería desde inquietudes prácticas hasta teóricas.
Muchas más preguntas que respuestas generaría aquel primer encuentro. Las provocaciones del filósofo español Santiago Alba, fundador de Rebelión, en torno a la manera en que se construyen en la prensa capitalista los marcos de credibilidad y a las posibilidades de subvertirlos; las experiencias narradas por el poeta y ensayista cubano Víctor Fowler Calzada, director de la revista electrónicaMiradas, de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, y por el periodista y profesor cubano José Ramón Vidal, coordinador del Programa de Comunicación Popular del Centro Memorial Martin Luther King Jr.; y la intervención del escritor venezolano Luis Britto García, quien se refirió a la compleja situación medios-estado en su país, preconizaban un segundo encuentro.
De nuevo, la Feria —esta vez la 20a.― alojaría las discusiones que quedaron en el tintero. Durante dos jornadas, la Casa de las Américas cedió sus espacios a periodistas, comunicadores sociales, escritores e intelectuales, en general, en un segundo debate que daría cuenta de cuánto se ha transformado el panorama de los medios digitales desde el último encuentro.
Al II Taller Internacional Medios digitales y contexto social: desafíos ante el cambio, asistieron como ponentes el periodista ecuatoriano Luis Orlando Pérez, profesional con larga trayectoria en medios de prensa de su país y secretario de Prensa de la Asamblea Constituyente de 2008; el periodista cubano Francisco Rodríguez Cruz (Paquito), quien ha escrito durante años sobre temas económicos y políticos en el periódico Trabajadores y que hace poco más de 12 meses abrió uno de los espacios más visitados y polémicos de la blogosfera cubana; el periodista, abogado y asesor del Presidente del Festival de Nuevo Cine Latinoamericano, Julio César Guanche; el escritor italiano Carlo Frabetti; los fundadores de RebeliónPascual Serrano y Santiago Alba; y la socióloga mexicana Ana Esther Ceceña, coordinadora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica.
Internet como plataforma mutante de experiencias hegemónicas y alternativas de comunicación, como espacio donde el poder se aloja y desde el cual también se le desafía, centró nuevamente los debates. Los retos del ejercicio periodístico en la actualidad; el tema de la propiedad de los medios; las necesidades de adecuación a nivel de los contenidos y de los formatos, en el caso de las propuestas alternativas; la advertencia de que la red no sustituye la acción política concreta y la urgencia de pasar de la oposición a la propuesta, fueron algunos de los momentos de mayor polémica, especialmente con el público.
Los días de Feria en La Habana han terminado y tras ellos, también, llega la serenidad. La Jiribilla propone ahora este ciber encuentro, para que se amplíe el debate a los lectores: sirva el propio espacio virtual que nos ha engendrado para repensar lo que desde él podemos hacer por las transformaciones en lo político y social que hoy vive el continente.



Santiago Alba • La Habana
Fotos: R. A. Hdez (La Jiribilla)

Cuando hablamos de “medios digitales”, debemos analizar de entrada el soporte tecnológico del que dependen orgánicamente y las determinaciones que ese soporte introduce en nuestra manera de abordar y organizar los datos —y nuestra propia conciencia de los mismos.
Lo primero que hay que afirmar, contra los que insisten en su neutralidad, es la “autonomía” de los objetos, también o sobre todo de los soportes tecnológicos. Que sean “autónomos” quiere decir: 1) que son relativamente independientes de las relaciones de producción de cuya entraña surgen y 2) que introduce en el mundo objetivo y subjetivo efectos no reproductivos, o no solo reproductivos, de esas relaciones de producción. Todo objeto (cuerpo, herramienta o soporte tecnológico) abre y cierra al mismo tiempo un conjunto de límites, si se quiere, de carácter “universal”. Un martillo, por ejemplo, puede usarse a discreción, con arreglo a la necesidad o no de clavar clavos o incluso para romper cabezas; pero la forma y eficacia de la herramienta impone una cierta “postura” que iguala todos los cuerpos del mundo, con independencia de su sexo o nacionalidad. Mientras usamos el martillo —con el que, en todo caso, no podemos cortarnos las uñas ni pintar un cuadro—, somos la prolongación de un martillo; algo así como el extremo corporal de un martillo. Podemos afirmar, pues, que un objeto no es nunca enteramente obra nuestra (ni de la “humanidad”) y por eso mismo, al desprenderse en el mundo, al convertirse en parte de nuestra naturaleza, pasa a construir a su constructor. De ahí que tengamos que defendernos de los objetos (entre la arqueología y la biología) sin negar su autonomía: la condición, es decir, de su disfrute y de su uso.
Con lo que llamamos nuevas tecnologías, cuya metáfora material es la “red”, las cosas se complican. Apenas sabemos todavía cómo calificar esa “red”. ¿Es una herramienta, como el martillo? ¿Un continente, como América? ¿Un órgano, como el riñón o el hígado? Es probablemente las tres cosas.
Como herramienta ofrece algunas ventajas inestimables. Permite la circulación y almacenamiento de número casi infinito de datos, imágenes y documentos, la comunicación inmediata con cualquier lugar del mundo y la construcción a muy bajo precio (al menos individual) de espacios autogestionados para el intercambio y la información. A eso se añade la posibilidad de autoperfeccionamiento a partir de la intervención de los propios usuarios (en los llamados programas libres).
Pero la red es también un territorio. Y su condición territorial determina a su vez su condición instrumental. Precisamente porque es un territorio, abierto a todas las intervenciones, su composición interna reproduce, con mínimas variaciones, la relación de fuerzas existente en el mundo exterior, donde sin duda no es favorable a los medios alternativos. El que sea un territorio abierto implica que todo el mundo puede vallar sus propios recintos, pero implica también que los dueños de la tecnología que hace posible la red misma —con sus nódulos de distribución controlados por EE.UU.— y los propios medios dominantes (por no hablar de empresas comerciales y distribución de pornografía) dominan ampliamente el nuevo continente. Por lo tanto, no se trata de que hayamos encontrado un territorio libre, sino de que ahora tenemos que liberar otro territorio.
En esta lucha por la liberación de la red, se equivocan los que creen que debemos mantener espacios informativos abiertos, libertarios y un poco cimarrones, donde todo el mundo pueda expresarse sin restricciones. La gran ventaja de la herramienta-red es que permite a la izquierda tener  un periódico sin tener que hacer una inversión de 300 millones de dólares; es decir permite a la izquierda decidir sobre un espacio de información, estableciendo criterios editoriales de selección (la libertad de censura, la única libertad de expresión existente en un mundo atravesado por luchas de clases) que se ajuste al mismo tiempo a los principios objetivos de una información veraz y a las necesidades de orientación ideológica en un mundo deformado por la manipulación y el consumo. La herramienta en este caso permite cerrar el territorio, delimitar un pequeño recinto liberado desde el que introducir nuevos datos e imágenes en el mundo.
Pero la red es también un órgano, como el hígado o el riñón. Y si uno puede rechazar un martillo o escapar de un territorio, no podemos decidir libremente vivir sin nuestro riñón derecho o nuestro hígado. Aún más: no es nuestra conciencia la que impone el régimen de funcionamiento de nuestro hígado, sino al revés, nuestro hígado el que, como inmanencia orgánica, determina los límites de nuestra funcionalidad corporal. Este vertiente “órgano” de la red determina algunos efectos que no podemos controlar: una cierta velocidad irresistible, incompatible con un cerebro finito; la hegemonía perceptiva de la simultaneidad sobre la sucesión, que es la condición de la narración y el pensamiento; la proliferación cancerosa de información inasimilable y difícil de contrastar y la confusión de la vida misma con un flujo íntimo exteriorizado en la pantalla que no podría interrumpirse sin aplicar una especie de violencia mortal. Esta vida independiente del órgano actúa sobre el territorio, cuestionando una división que hasta ahora, convencional y con distinto contenido histórico, había permitido sin embargo jerarquizar el orden de la percepción. Me refiero a la separación público/privado, cuyas fronteras se han visto muy debilitadas en el nuevo territorio por el movimiento puramente orgánico de la red. Un millón de personas hablando en una habitación con una ventana abierta, ¿hablan en el espacio público o en el espacio privado? Sin duda, estamos muy lejos de haber pensado a fondo los cambios que la red ha introducido en el concepto mismo de “lo público” y, por lo tanto, en las fuentes mismas de la autoridad comunicativa.
Es probable que no se equivoquen los que piensan que el “periodismo convencional” va a desaparecer en pocos años, pero los que lo anuncian parecen ceder a la propia irresistibilidad orgánica de la red, aceptando ese cambio como necesariamente emancipatorio. Pero la pregunta debe ser: ¿es bueno que desaparezca el periodismo convencional? La (in)diferencia entre lo público y lo privado, ¿no nos deja desvalidos frente a fuentes de información cuya autoridad no podemos cuestionar porque tampoco podemos validar? Que no podamos retroceder —porque los retrocesos tecnológicos, al contrario que los políticos, solo se producen en casos de cataclismo cósmico—, que haya que vivir dentro del nuevo medio y luchar en su interior, no debería impedirnos, en todo caso, tratar de juzgar críticamente sus potencialidades: utilizar lo que la red tiene de herramienta, conquistar lo que tiene de territorio y defenderse de lo que tiene de orgánico y, por lo tanto, inconsciente y etológico. La red es un nuevo medio de lucha pero también el medio mismo (ecológico) en el que luchamos. Aquí, como fuera, la victoria será del que mejor analice y movilice sus recursos.


Palabras para entrar en materia
Pascual Serrano • La Habana
Fotos: R. A. Hdez (La Jiribilla)

Para entender dónde nos encontramos, es necesario hacer algo de historia. En el ámbito de los medios de comunicación, se han producido algunas evoluciones e involuciones que hay que reseñar.
Para exponer la primera, me voy a remitir a la prensa temprana en el Reino Unido, allá por el siglo XIX. Se trataba de una prensa tecnológicamente muy precaria, sin apenas recursos infográficos y elaborada en condiciones técnicas sencillas. No requería de grandes inversiones empresariales, se financiaba exclusivamente con los lectores y a un precio muy asequible. Debido a eso, el panorama editorial era bastante plural: los sectores burgueses adinerados tenían sus periódicos neoliberales, de derechas; y los sectores laboristas y sindicalistas, de izquierda, su propia prensa. Ambos contaban con numerosos lectores y una situación económica viable.
El desarrollo industrial provocó tremendas mejoras en los sistemas de impresión y además que las inversiones para poner en marcha una rotativa, fueran mucho mayores. Se trataba de inversiones imposibles de asumir por los sectores progresistas de izquierda cuya prensa perdió terreno frente a la de la derecha. Ese fenómeno se volvió a repetir con la globalización y las televisiones: las inversiones y gastos corrientes se hacen mayores y, una vez más, los grupos sociales más populares se ven de nuevo expulsados de la industria de los medios de comunicación.
La incorporación de la publicidad fue otra tragedia para la prensa laborista. Con los anuncios, aparecía una nueva vía de financiación que permitía rebajar el precio del ejemplar; pero la publicidad solo se dirigía a los medios con los que sintonizaba ideológicamente o cuyos accionistas estuviesen cruzados con la empresa anunciante, es decir, la prensa más neoliberal y burguesa. Los sectores sindicalistas no podían acceder a esa vía de financiación, sus periódicos salían a la luz con un precio más caro, perdían ventas mientras los otros subían sus tiradas, abarataban costes y podían asumir más inversiones. Es decir, desde la aparición de la prensa se ha dado un proceso por el que la opción progresista de izquierda se ha visto expulsado del panorama debido al mercado y al desarrollo industrial.
Veamos otro fenómeno: durante las dictaduras del siglo pasado, en especial las de América Latina, los gobiernos tenían el control y la propiedad de los medios de comunicación. Eso provocó que solo desde una prensa no estatal —y muchas veces clandestina— se pudiera asistir a una verdadera información libre. La desaparición de las dictaduras, los procesos de transición y el desarrollo de las políticas neoliberales de las décadas de los 80 y de los 90 desmantelaron los medios de comunicación públicos y provocaron el desarrollo de los privados que, además, rentabilizaron la imagen de libertad e independencia que se formó durante las dictaduras.
En el imaginario ciudadano se seguía asociando medios privados a libertad de expresión, y legislación e intervención estatal a medidas represivas dictatoriales. En la España franquista se decía que la mejor ley de prensa, era la que no existía (algo que entonces era lógico porque la había hecho Franco, pero yo hoy no compartiría). El tiempo ha demostrado que esa visión es errónea. Los estados ahora son democráticos y las medidas que establezcan hacia el panorama mediático son legítimas y fruto del interés público. En cambio, los medios privados son grupos económicos empresariales que no representan a nadie más que a sus accionistas y anunciantes, y que utilizan la libertad de expresión como mera coartada para no someterse al imperio de la ley de los poderes públicos y democráticos.
Todos estos elementos negativos se los han encontrado los gobiernos progresistas que han ido llegando a América Latina. Las necesidades sociales a las que se han enfrentado, han provocado que durante su primera década de gobierno no hayan abordado cambios en el panorama mediático, lo que les ha permitido comprobar que los medios de comunicación se han convertido en el primer acto y vehículo de lucha de los poderes económicos y reaccionarios contra las políticas progresistas.
Muchos de esos gobernantes adoptaron un discurso victimista y plañidero que se limitaba a denunciar y a quejarse de las viles tergiversaciones, mentiras y conspiraciones con los que los medios pugnaban por derrocar a los gobiernos legítimos. Por fin, ha llegado el momento de tomar la iniciativa: desarrollo de un fuerte sector público de medios de comunicación, creación de sistemas para la construcción de medios comunitarios y colectivos, legislaciones que impidan la utilización de los medios privados como vehículo de la desinformación y la manipulación, garantía de la ciudadanía para acceder a una información veraz y a ser protagonistas de la información.
En cualquier caso, la situación es apasionante porque nos enfrentamos a numerosos retos:
1- El papel del estado es fundamental para democratizar la comunicación; pero los líderes políticos deben demostrar que son capaces de desarrollar un modelo que no será una mera correa de transmisión del gobierno o del partido gobernante. Se corre el peligro de evolucionar hacia un panorama dividido entre medios privados que combaten con impunidad mediante la mentira y la manipulación a gobiernos progresistas y medios públicos dedicados solo al “seguidismo” gubernamental. En medio estaría un ciudadano desinformado sin posibilidad de acceder a una información rigurosa y unos análisis independientes.
2- Se debe terminar con la impunidad de los medios privados para engañar y para mentir, pero sin coartar la libertad de expresión.
3- Es importante tomar medidas ante el parasitismo de muchos medios privados que, mientras defienden la economía de mercado y se presentan como independientes, reciben importantes ingresos de publicidad estatal y exenciones fiscales.
4- Deben explicar y convencer de que lo que los medios privados presentan como libertad de expresión y libertad de prensa, solo es su privilegio para seguir dominando el panorama informativo copando el espacio radioeléctrico y para intervenir políticamente bajo el paraguas de la información.
5- Es necesario promover unas políticas de información adecuadas desde las diferentes instituciones gubernamentales para que la transparencia informativa permita enfrentar, sin complejos, todas las campañas nacionales e internacionales de desinformación.
6- Se requiere la formación de profesionales de la comunicación que operen sin los vicios de los periodistas actuales, dominados por la inercia de las ideologías ocultas de las agencias de información; y con la trivialidad y la frivolidad como inspiradores de los contenidos. Se debe lograr una nueva generación de periodistas con las claves técnicas comunicativas que hoy son propiedad casi exclusiva de los emporios de comunicación privados.
7- Deben educar a la ciudadanía como consumidores críticos de medios de comunicación y, al mismo tiempo, como sujetos activos en su ámbito ciudadano para difundir y protagonizar la agenda informativa de su comunidad.
8- Es fundamental evitar las tentaciones desde todos los niveles del poder político para utilizar en provecho propio los medios públicos en lugar de supeditarlos a la veracidad y el derecho de la ciudadanía a estar informada.
9- Los medios de los países del ALBA deben recordar que cada día el mundo es más pequeño, el reto no solo es llevar la verdad a sus ciudadanos, sino también a la comunidad internacional. El dominio global de los grandes grupos de comunicación es impresionante, y es importante que el mensaje del Sur llegue también a los ciudadanos del Norte, donde no se producen los avances en la democratización de los medios.
10- Se debe definir el modelo de contenidos. Según Aram Aharonian, “de nada sirve tener medios nuevos, televisoras nuevas, si no tenemos nuevos contenidos, si seguimos copiando las formas hegemónicas. De nada sirven nuevos medios si no creemos en la necesidad de vernos con nuestros propios ojos. Porque lanzar medios nuevos para repetir el mensaje del enemigo es ser cómplice del enemigo”[1]. Esto supone abrir una discusión sobre qué formatos, técnicas y estilos deben adoptarse. Si se apuesta por un cambio revolucionario en las formas, que tenga por objetivo subvertir el estilo mercantilista dominante, pero que pueda provocar el rechazo y la incomprensión del ciudadano. O si, por el contrario, no se renuncia a ciertos estilos técnicos del modelo dominante, pero se adapta a otros principios y valores.  
11- También hay que concretar qué nivel de participación ciudadana se reserva a las nuevas propuestas y cómo se combina el dilema entre la mayor democratización y participación ciudadana y una necesaria profesionalización de los contenidos. Ni el medio debe ser una mera plaza pública donde cualquiera vaya a gritar, ni se debe repetir el modelo actual de  medios sordos para ciudadanos mudos.
12- Por último, hay que planificar el sistema de control social adecuado para cada sociedad. Los medios de comunicación, igual que las instituciones, no pueden dejarse sin control en manos de los “elegidos” con la ingenua esperanza de que hagan lo más acertado.
También sería un error pensar que el desarrollo y modelo pueden ser iguales para todos los países por muchas intenciones integradoras que se tengan. Elementos como el componente indígena, el desigual nivel cultural y de cualificación técnica de unos países respecto a otros o el diferente estado de desarrollo de los movimientos sociales son elementos que dotan de un perfil distinto a cada país y que deben reflejarse en el desarrollo de su modelo informativo. Lo que es indiscutible es que hoy, en América Latina y especialmente en los países del ALBA, se está construyendo el futuro de otro sistema de medios de comunicación posible. Allí se encuentra el futuro que está convirtiéndonos a los europeos en meros restos del pasado.
El encuentro al cual nos convocaron la revista La Jiribilla y La Ventana, el portal informativo de Casa de las Américas, dedica especial atención a los medios digitales, por lo que quisiera dedicar a ellos algunas palabras.
Ya nadie discute que Internet ha supuesto una ventana de aire fresco al asfixiante control de la información que disfrutaban los emporios empresariales. Pero no basta con decir que Internet es libre, hay que hacer un buen trabajo. Corremos el peligro de que la saturación de Internet entierre la participación ciudadana, la veracidad, las opiniones honestas, los análisis valiosos entre escombros y paja internáutica. El capitalismo ya ha logrado invalidar grandes inventos técnicos que pudieron haber supuesto un gran avance para la información y la cultura, como la televisión, o colonizar otros, como el cine.
Los estados progresistas deben crear las condiciones. No podemos quejarnos de que expulsan de Youtube a Cubadebate; o en mi país al Partido Comunista, de Facebook, ¿qué esperaban? Es como denunciar que les impiden en los EE.UU. a los panteras negras celebrar las asambleas en el McDonald. Los gobiernos honestos de América Latina deben crear un servidor para los videos, no llorar porque el capitalismo no nos deja los suyos. Del mismo modo que no podemos denunciar que las editoriales comerciales no publican a los autores de izquierda, los gobiernos deben crear sus propias estructuras editoriales que garanticen la publicación de esos autores y, por cierto, su subsistencia.
Dicho lo anterior, y volviendo a los medios digitales. Se necesita:
-Gobiernos y estados que aporten la logística necesaria sin depender del poder capitalista: servidores, software, informáticos, sedes.
-Reconocimiento profesional para esos medios al mismo nivel que los tradicionales.
-Formación académica que contemple la especificidad de la información en formato digital.
-Realizar un periodismo elaborado, riguroso, documentado evitando convertir la red en tablones de anuncios para arengas, manifiestos, proclamas, desahogos, etcétera... No digo que eso no deba estar en la red, pero eso no es periodismo.
-Los medios digitales no pueden popularizar y democratizar el periodismo a costa de disminuir la calidad y profesionalidad.
-Acceso de los periodistas a la información oficial y a sus representantes para poder difundir la realidad.
-Se debe establecer un nuevo modelo de reconocimiento económico. Se trata del debate sobre la gratuidad. Asociamos gratuidad a democratización, derecho universal y social. Es estupenda la educación gratuita, la sanidad gratuita. Pero con la información es diferente. Debemos desconfiar de la información gratuita en una economía de mercado porque no sabemos a qué intereses obedece. Si la sociedad y los estados dejan a los profesionales y proyectos comunitarios abandonados o se condenarán a la marginación o, lo que es peor, serán cooptados por el capital mientras se presentan como proyectos sociales sin ánimo de lucro.
Como han podido comprobar son numerosos los retos, fundamental —en mi opinión— el compromiso de los estados y apasionante el futuro al que nos enfrentamos.
http://www.lajiribilla.cu/2011/n512_02/512_08.html


Facebook es un sitio web de redes sociales creado por Mark Zuckerberg y fundado porEduardo SaverinChris HughesDustin Moskovitz y Mark Zuckerberg. Originalmente era un sitio para estudiantes de la Universidad Harvard, pero actualmente está abierto a cualquier persona que tenga una cuenta de correo electrónico. Los usuarios pueden participar en una o más redes sociales, en relación con su situación académica, su lugar de trabajo o región geográfica.
Ha recibido mucha atención en la blogosfera y en los medios de comunicación al convertirse en una plataforma sobre la que terceros pueden desarrollar aplicaciones y hacer negocio a partir de la red social. A pesar de ello, existe la preocupación acerca de su posible modelo de negocio, dado que los resultados en publicidad se han revelado como muy pobres.
A mediados de 2007 lanzó las versiones en francés, alemán y español para impulsar su expansión fuera de Estados Unidos, ya que sus usuarios se concentran en Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña. En julio de 2010, Facebook cuenta con 500 millones de miembros, y traducciones a 70 idiomas.1
Su infraestructura principal está formada por una red de más de 50 000 servidores que usan distribuciones del sistema operativo GNU/Linux usando LAMP.2
El creador de Facebook es Mark Zuckerberg, estudiante de la Universidad Harvard. La compañía tiene sus oficinas centrales en Palo AltoCalifornia.
La idea de crear una comunidad basada en la Web en que la gente compartiera sus gustos y sentimientos no es nueva, pues David Bohnett, creador de Geocities, la había incubado a fines de los años 1980. Facebook compite por abrirse espacio entre empresas de éxito como Google yMySpace, por lo que se enfrenta a grandes desafíos para lograr crecer y desarrollarse. Una de las estrategias de Zuckerberg ha sido abrir la plataforma Facebook a otros desarrolladores.
La fortaleza de la red social Facebook radica en los 500 millones de usuarios que ha creado,1basada en conexiones de gente real.
Entre los años 2007 y 2008 se puso en marcha Facebook en español, extendiéndose a los países de Latinoamérica. Casi cualquier persona con conocimientos informáticos básicos puede tener acceso a todo este mundo de comunidades virtuales.

Expansión

Facebook comenzó a permitir que los estudiantes de universidades agregasen a estudiantes, cuyas escuelas no estaban incluidas en el sitio, debido a las peticiones de los usuarios. En marzo de 2006, BusinessWeek divulgó que una adquisición potencial del sitio estaba bajo negociación. Facebook declinó una oferta de $750 millones.
En mayo de 2006, la red de Facebook se extendió con éxito en la India, con apoyo de institutos de tecnología de aquel país.
En junio de 2006, hubo un acuerdo con iTunes Store para que iTunes conociera los gustos musicales de los usuarios y ofrecer así un enlace de descarga en su propio sitio.
En agosto de 2006, Facebook agregó universidades en Alemania e Israel a su red. También introdujo la importación de blogs de Xanga,LiveJournal o Blogger.
Desde septiembre de 2006 Facebook se abre a todos los usuarios del Internet, a pesar de protestas de gran parte de sus usuarios, ya que perdería la base estudiantil sobre la cual se había mantenido.
En julio de 2007, Facebook anunció su primera adquisición, Parakey, Inc. de Blake Ross y de Joe Hewitt. En agosto del mismo año se le dedicó la portada de la prestigiosa revista Newsweek; además de una integración con YouTube.
A fines de octubre de 2007 la red de redes vendió una parte, el 1,6%, a Microsoft a cambio de $240 millones de dólares, con la condición de que Facebook se convirtiera en un modelo de negocio para marcas de fábrica en donde se ofrezcan sus productos y servicios, según los datos del usuario y del perfil de éste. Esta adquisición valoró Facebook en quince mil millones de dólares, aunque el consenso de los analistas fuera que esta cifra superaba el valor real de la empresa - para Microsoft no se trataba sólo de una inversión financiera, sino también de un avance estratégico en Internet.
La más reciente inyección de capital a Facebook -27,5 millones de dólares- fue liderada por Greylock Venture Capital (fondo de inversión con fuerte vínculo con la CIA). Uno de los socios de Greylock es Howard Cox, –según el diario The Guardian-, pertenece al fondo de inversión en capital de riesgo de la CIA.3
En julio de 2009Mark Zuckerberg, fundador de la empresa hizo público que Facebook había alcanzado los 250 millones de usuarios.4 El 15 de septiembre del mismo año anunció que superaba los 300 millones,5 y el 2 de diciembre que ya contaba con más de 350 millones.6 7Actualmente, cuenta con 500 millones de usuarios.1
Servicios que ofrece
§  Lista de Amigos: En ella el usuario puede agregar a cualquier persona que conozca y esté registrada, siempre que acepte su invitación.8En Facebook se pueden localizar amigos con quienes se perdió el contacto o agregar otros nuevos con quienes intercambiar fotos o mensajes. Para ello, el servidor de Facebook posee herramientas de búsqueda y de sugerencia de amigos.
§  Grupos y Páginas: Es una de las utilidades de mayor desarrollo reciente. Se trata de reunir personas con intereses comunes. En los grupos se pueden añadir fotos, vídeos, mensajes, etc. Las páginas, se crean con fines específicos y a diferencia de los grupos no contienen foros de discusión, ya que están encaminadas hacia marcas o personajes específicos y no hacia ningún tipo de convocatoria.
Además, los grupos también tienen su normativa, entre la cual se incluye la prohibición de grupos con temáticas discriminatorias o que inciten al odio y falten al respeto y la honra de las personas. Si bien esto no se cumple en muchas ocasiones, existe la opción de denunciar y reportar los grupos que vayan contra esta regla, por lo cual Facebook incluye un enlace en cada grupo el cual se dirige hacia un cuadro de reclamos y quejas.
§  Muro: el muro (wall en inglés) es un espacio en cada perfil de usuario que permite que los amigos escriban mensajes para que el usuario los vea. Sólo es visible para usuarios registrados. Permite ingresar imágenes y poner cualquier tipo de logotipos en tu publicación. Una mejora llamada supermuro permite incrustar animaciones flash, etc.
§  Fotos: Según Facebook,9 hay:
§  5 mil millones de fotos de usuario.
§  160 terabytes de almacenaje.
§  Regalos: los regalos o gifts son pequeños íconos con un mensaje. Los regalos dados a un usuario aparecen en la pared con el mensaje del donante, a menos que el donante decida dar el regalo en privado, en cuyo caso el nombre y el mensaje del donante no se exhibe a otros usuarios.
Una opción "anónima" está también disponible, por la cual cualquier persona con el acceso del perfil puede ver el regalo, pero solamente el destinatario verá el mensaje.
Algunos regalos son gratuitos y el resto cuestan un dólar, (es necesario un número de tarjeta de crédito o cuenta Paypal).
§  Aplicaciones: Son pequeñas aplicaciones con las que puedes averiguar tu galleta de la suerte, quien es tu mejor amigo, descubrir cosas de tu personalidad...
§  Juegos: la mayoría de aplicaciones encontradas en Facebook se relacionan con juegos de rol, juegos parecidos al Trivial Pursuit (p. ej.geografía), o pruebas de habilidades (digitación, memoria). Entre los más célebres se encuentran los juegos de Playfish, los juegos deZynga Games como FarmVille10 y los juegos de Digital Chocolate como Tower Bloxx.

Facebook en la actualidad, en números

Facebook tiene más de 500 millones de usuarios registrados alrededor de todo el mundo.11 De acuerdo a Alexa.com, la página subió del lugar número 60 de las más visitadas al número 7 en un año. Actualmente se encuentra en la posición 2.12 Quantcast la pone en el lugar número 16,13 y Compete.com en el 20.14 La página es la más popular para subir fotografías, con estadísticas de más de 83 millones de fotos subidas a diario. El 3 de noviembre del 2007, había siete mil (7000) aplicaciones en el sitio, cien agregadas cada día;15 y en enero de 2010 superaban las 500.000.

Impacto internacional

Después de su traducción a idiomas diferentes del inglés, Facebook no sólo ha crecido en usuarios, sino que ha transformado la forma en la que las personas utilizan Internet. En Chile, por ejemplo, se han realizado estudios respaldados por universidades que afirman que el 73% de los jóvenes chilenos entre 18 y 29 años son usuarios de Facebook.16
En Venezuela según una prueba realizada por la Universidad de Carabobo un 60% de los jóvenes entre 13 y 21 años son usuarios de Facebook activos.17
La influencia de Facebook en Colombia va en aumento. La red se popularizó masivamente al convocar una marcha a través de la red social la cual se llamó Un millón de voces contra las FARC. La red ayudó a convocar a cerca de 4 millones de personas en Colombia y varios millones a nivel mundial.[cita requerida]
La película The social network, dirigida por David Fincher, fue estrenada el 1 de octubre de 2010; basada en el libro Multimillonarios por accidente, de Ben Mezrich (Alienta Editorial: 2010, ISBN 978-84-92414-20-8), narra el nacimiento de Facebook.18 Sin embargo, su creador no está satisfecho porque dice que no se ajusta a la realidad.19
Críticas
Facebook ha recibido todo tipo de críticas desde que alcanzó difusión global. Especialmente debido al alcance que está teniendo entre menores, sus efectos psicológicos y sus alarmantes políticas de privacidad.20 Quizás el aspecto más dramático de la expansión de Facebook sea el cambio de los hábitos intelectuales.21
En el momento de aceptar el contrato de términos de uso de la comunidad, el usuario cede la propiedad exclusiva y perpetua de toda lainformación e imágenes que agregue a la red social.22 Aunque el director ejecutivo Mark Zuckerberg, declaró, para tranquilizar a los usuarios, que "nunca se utilizará esta información fuera del servicio Facebook", la red social obtiene facultad de utilizar esta información como desee.23 El 21 de abril del año 2010 se dio a conocer que Facebook planea hacer visibles las páginas de Internet consultadas por sus usuarios, lo que ha levantado polémica debido a la perdida de la privacidad. "Pasamos de una situación donde no teníamos un control suficiente, a otra donde Facebook vuelve públicas categorías enteras de informaciones, en una lógica de negocios" según Kurt Opsahl, abogado de Electronic Frontier Foundation dedicada a la defensa de los internautas.24
Si se quiere dar de baja una cuenta, el proceso es muy largo, debido a que Facebook la mantiene activa "en caso de que el usuario decida reactivar su cuenta", y así mismo mantiene copias de esa información indefinidamente. Y en caso de defunción del usuario, su cuenta es mantenida "activa bajo un estado memorial especial por un período determinado por nosotros para permitir a otros usuarios publicar y ver comentarios".25
En el caso de Nipón Das, director de una consultoría de biotecnología en Estados Unidos, logró eliminar la mayor parte de la información de su perfil, cuando se comunicó por correo con representantes del servicio de atención al cliente, amenazando con tomar acción legal. Aunque aún después de esto un reportero encontró el perfil completo de Das.25
También hay un enlace en el que es posible dar de baja definitivamente el perfil y toda su información en el plazo de 15 días.26
Desde instituciones públicas,27 hasta colegios28 pasando por blogs29 y otros sitios web vinculados a redes sociales30 han criticado diferentes aspectos de Facebook en los últimos meses.

Referencias

  1. ↑ a b c LARAZON.COM, Facebook llegó a los 500
  2.  Eugenio Guerrero (18 de enero de 2011). «El software que hace posible Facebook». Central de clases. Consultado el 26 de enero de 2011.
  3.  Facebook es de la CIA. Espionaje en la red
  4.  «Facebook alcanza los 250 millones de usuarios». El País(16/07/2009). Consultado el 16 de julio de 2009.
  5.  «Facebook ya tiene más de 300 millones de usuarios».lanacion.com (16/09/2009). Consultado el 20 de setiembre de 2009.
  6.  «Facebook alcanza los 350 millones de usuarios».alt1040.com (02/12/2009). Consultado el 2 de diciembre de 2009.
  7.  «línea cronológica de la Compañía». Facebook.com (10/01/2010). Consultado el 10 de enero de 2010.
  8.  Cartucho ROM. «¿Qué es Facebook?» (en español).
  9.  Iniciar sesión | Facebook
  10.  Farmville, juego de moda en facebook.
  11.  Facebook tiene ya 400 millones de usuarios Consultado el 7 de febrero de 2010
  12.  «Related info for: facebook.com/». Alexa Internet. Consultado el 08-03-2008.
  13.  «facebook.com Web Site Audience Profile». Quantcast. Consultado el 07-05-2008.
  14.  «Snapshot of facebook.com». Compete.com. Consultado el 07-05-2008.
  15.  Rampell, Catherine (03-11-2007). «Widgets Become Coins of the Social Realm». The Washington Post:  p. D01. Consultado el 07-05-2008.
  16.  Diario La Tercera, 18 de octubre de 2009, Chile. Encuesta de la U. Diego Portales y Feedback muestra que el 73% de los jóvenes entre 18 y 29 años tiene cuentas en esta red social.”.
  17.  NotiActual, 9 de Noviembre de 2010, Venezuela. La historia de Facebook (Expansión)..
  18.  Rosemberg, Adam (21 de junio de 2010). «'The Social Network' Poster Removes Its Privacy Settings» (en inglés)MTV Movies Blog. Consultado el 21 de junio de 2010.
  19.  «No todos están contentos: el creador de Facebook criticó la película que cuenta su historia». El Comercio (21 de octubre de 2010). Consultado el 24 de octubre de 2010.
  20.  Manetto, Francesco (08-01-2008). «La cara oculta de Facebook». El País.
  21.  Majfud, Jorge (24-10-2010). «Democracias virtuales». Milenio.
  22.  Buenavista, Ignacio (03-03-2009). «Facebook se queda con los derechos de autor de nuestras fotos». Antena 3 noticias:  p. D01.
  23.  «Facebook corrige su cláusula sobre derechos de contenidos tras la polémica». EcoDiario. 18-02-2009.
  24.  «Facebook acusado de divulgar vida privada de sus usuarios por dinero». Yahoo! Noticias. 06-05-2010.
  25. ↑ a b Melber, Ari (11-02-2008). «Does Facebook Own You Forever?». The Huffington Post.
  26.  «Como darse de baja en Facebook». Solo Tecnología. 11-05-2010.
  27.  ver artículo
  28.  ver artículo
  29.  ver entrada blog
  30.  ver sitio web