Vigilancia del FBI y documentos retenidos

Después de la muerte de Lennon, el historiador Jon Wiener presentó una Acta para la Liberación de Información de los archivos del FBIsobre los intentos de deportación. El FBI admitió que había 281 páginas de archivos sobre Lennon, pero se negó a publicar la mayor parte de ellos debido a que contenían información de seguridad nacional. En 1983, Wiener demandó al FBI con la ayuda de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles del Sur de California. Se tomaron 14 años de litigio para obligar al FBI a liberar los archivos retenidos. La ACLU, en representación de Wiener, ganó una decisión favorable en su demanda contra el FBI en el Noveno Circuito en 1991 El Departamento de Justicia apeló la decisión de la Suprema Corte en abril de 1992, pero el tribunal se negó a revisar el caso.En 1997, respetando la recién promovida regla del presidente Bill Clinton que consistía en que los documentos sólo deben ser retenidos si su publicación conlleva a «daño previsible», el Departamento de Justicia resolvió la mayoría de los asuntos pendientes fuera de la corte para la publicación de todos los controvertidos documentos excepto 10 de ellos. Wiener publicó los resultados de su campaña de 14 años en enero del 2000. Gimme Some Truth: The John Lennon FBI Files contenía facsímiles de los documentos, incluidos los «largos informes de los espías confidenciales que detallan la vida cotidiana de los activistas contra la guerra, las notas a la Casa Blanca, transcripciones de los programas de televisión en los que aparece Lennon, y una propuesta para que Lennon fuera detenido por la policía local por delitos de drogas.» La historia es contada en el documental The U.S. vs. John Lennon. Los últimos 10 documentos de los archivos del FBI sobre Lennon, que informaban sobre sus vínculos con activistas de Londres en 1971 y que habían sido retenidos por contener «información de seguridad nacional suministrada por un gobierno extranjero bajo una promesa explícita de confidencialidad», fueron publicados en diciembre de 2006. No contenían ninguna indicación de que el gobierno británico había considerado a Lennon como una seria amenaza; un ejemplo del material publicado fue un informe proveniente de dos izquierdistas británicos que esperaban que Lennon financiara una librería de izquierda y una sala de lectura.

Legado


El memorial Strawberry Fields para John Lennon en Central ParkNew York.
Lennon tuvo un gran impacto en la cultura de la música popular. Los historiadores musicales Schinder y Schwartz, escriben sobre la transformación en los estilos de la música popular que se llevó a cabo entre los años 1950 y 1960, señalando que la influencia de The Beatles no puede ser exagerada: habiendo «revolucionado el sonido, el estilo y la actitud de la música popular y abrió las puertas del rock and roll a una ola de grupos de británicos», el grupo «pasó el resto de la década de 1960 ampliando las fronteras estilísticas del rock». Liam Gallagher y su grupo Oasis son entre los muchos que reconocen la influencia de la banda, identificando a Lennon como un héroe; en 1999 nombró a su primer hijo Lennon Gallagher en su honor. Las canciones icónicas de Lennon han llegado a inspirar y simbolizar los ideales de las masas. En el Día de la Poesía Popular de 1999, después de la realización de una amplia encuesta para identificar la letra de canción favorita del Reino Unido, la BBC anunció a «Imagine» como la ganadora.
En 2006 en un artículo de The Guardian, Jon Wiener escribió:
«En cierto modo, Lennon era ingenuo. Cuando se mudó a Nueva York, pensó que iba a venir a la tierra de la libertad. Tenía poca idea del poder del Estado para echar abajo a aquellos que consideraba sus enemigos. Sus afirmaciones de que el FBI lo tenía bajo vigilancia fue rechazada como la fantasía de un ególatra, pero 300 páginas de los archivos del FBI, publicados después de su asesinato, muestran que tenía razón (...) Para los jóvenes en 1972, fue emocionante ver el valor de Lennon en la defensa de Nixon. Esa disposición a correr riesgos con su carrera y su vida, es una de las razones de por qué la gente todavía lo admira en la actualidad.»
La vida de Lennon fue una de búsqueda, enfrentándose a la yuxtaposición paradójica de sus ideales y de su propio temperamento humano. De acuerdo a los historiadores musicales Urish y Bielen, «lo que sigue siendo lo más intrigante y en última instancia lo más significativo son los autorretratos que Lennon dejó en sus canciones. Utilizando su propio reflejo y el detalle que vio para el público, Lennon fue más allá de sí mismo, tanto interior como exteriormente. Ese fue el regalo dado a él como un artista, y el regalo que le dio al público.» Expresando tanto sus experiencias como sus ideales a través de sus letras, escriben que Lennon fue capaz de «transformar lo intensamente personal en lo profundamente universal (así como a la inversa), a menudo con humor y perspicacia. Sus canciones hablaban con, para y sobre la condición humana
Madre, tu me tuviste,
pero yo nunca te tuve.
Yo te quize, pero tu no me quisiste.
Por eso tengo que decirte
Adios, Adios.

Padre, tu me dejaste,
pero yo nunca te dejé
Yo te necesite, pero tu no me necesitaste.
Por eso tengo que decirte
Adios, Adios.

Hijos, no hagan lo que yo hice
No pude caminar asi que traté de correr.
Por eso tengo que decirles
Adios, Adiós.

Mamá, no te vayas.
Papi, regresa a casa.



Discografìa 


Reconocimientos y ventas


Estatua de Lennon en elCavern Club, Liverpool.
El trabajo del dúo compositor Lennon/McCartney es calificado como uno de los más influyentes y trascendentes del siglo XX. Como interprete, escritor o co-escritor Lennon es responsable de 27 sencillos número uno en el Hot 100 estadounidense. Las ventas de sus álbumes en los Estados Unidos alcanzan los 14 millones de unidades. Double Fantasy, lanzado poco antes de su muerte, y su álbum de estudio mejor vendido con tres millones de copias vendidas en los Estados Unidos, ganó el Premio Grammy por álbum del año en 1981. El año siguiente, le fue concedido el Premio BRIT por Contribución Destacada a la Música. En 2002, participantes de una encuesta realizada por la BBC lo votaron octavo de «los 100 británicos más grandes». Entre 2003 y 2008, Rolling Stone reconoció a Lennon en distintas listas de artistas y música, colocándolo en el quinto puesto de la lista de «los 100 mejores cantantes de todos los tiempos» y 38º en la de «The Immortals: Los 50 artistas más grandes de todos los tiempos», y sus álbumes John Lennon/Plastic Ono Band e Imagine, en el 22º y 76º respectivamente en la de «los 500 mejores álbumes de todos los tiempos». Fue nombrado Miembro del Imperio Británico (MBE) junto con los otros Beatles en 1965. Posteriormente, fue inducido al Salón de la Fama de los Compositores en 1987 y al Salón de la Fama del Rock en 1994.