Ante la muerte de un ser querido todo lo vivido, leído, aprendido entra  en discusión. Es mentira que los duros golpes que nos da la vida nos hacen recapacitar. Regresamos a eso que la “vida es una pasión absurda”. Pero han sido tan breves esas pasiones. En algunos casos ha sido la siembra de un árbol  de limón. Algunas veces he hurgado en mi memoria de donde proviene ese  afán de tener un limonero?  Hace dos años tuve uno ; a los pocos días murió. En su tronco seco se vio reflejada una figura macabra. Digo macabra ya que nadie sabe como es la cara del diablo si es que existe.  Sintieron temor los   habitantes de esa casa; pensaron que se había secado por las discusiones de la pareja que cuidaban ese sitio.. Sabía que eso no era cierto pero tampoco tenía alguna explicación a lo sucedido. Había estado en ese sitio varios años. Es posible que el limonero se negó a que fuese su dueño.

































Una semana después el limonero se seco.