Jean-Luc Godard

Francia (1930- ) Director, crítico, productor y actor francés nacido el 3 de Diciembre de 1930 en Paris. Estudio etnología en la Universidad de La Sorbona. Pocos realizadores han tenido un efecto tan profundo en el desarrollo del arte como Jean-Luc Godard. Comenzó como crítico y pensador en los Cahiers du Cinéma, siendo un de los realizadores de la Nueva Ola Francesa de los 60's. Es un ensayista y un poeta del cine. Se pueden distinguir cuatro períodos artísticos en su carrera. La etapa de la Nueva Ola, que se extiende desde su debut con SIN ALIENTO (1959) hasta WEEKEND (1967); la revolucionaria, desde LE GAI SAVOIR (1968) hasta TOUT VA BIEN (1972); la del video, desde la formación de la compañía Sonimage con Anne-Marie Miéville hasta 1978; y la etapa contemplativa, que comienza con SAUVE QUI PEUT LA VIE (1980) y se extiende hasta HELAS POUR MOI (1993)





"À bout de souffle" (1959)

Sinopsis
Michel Poiccard (Jean-Paul Belmondo) es un ex-figurante de cine admirador de Bogart que, tras robar un coche en Marsella, mata fortuitamente, y con un revólver que encuentra en la guantera, a un motorista de la policía camino de París. Allí, tras robar dinero a una amiga, va en busca de Patricia (Jean Seberg), una joven burguesa americana, sin ningún remordimiento por lo que ha ocurrido en la carretera. Patricia es una aspirante a escritora que vende el New York Herald Tribune por los Campos Elíseos. Espera escribir en el periódico y matricularse en la Sorbona. En Europa parece haber hallado una libertad que no existe en América. Michel le propone que se vaya con él a Roma a lo que ella se niega. Después de la negativa, Michel va cobrar un cheque a su código postal. Entonces sabemos que la policía le busca por la muerte del motorista. (FILMAFFINITY)
"À bout de souffle" (1959) es su ópera prima, allí ya se muestra como un innovador y rompe con las convenciones establecidas sobre la narrativa, mezclando elementos de los géneros de detectives, comedia y suspenso.







Vivre sa vie de Jean-Luc Godard (1962)..

Nana (Anna Karina), vendedora en una tienda de discos, ha de encontrar el dinero para pagar el alquiler. Decide prostituirse y conoce a Raoul, que se convierte en su protector. Poco después, intenta venderla a su rival.
Vivir Su Vida (1962) se inscribe dentro de la primera etapa de la obra de Jean-Luc Godard, es decir, en pleno auge de la Nouvelle Vague (Nueva Ola); pertenece al mismo grupo de Sin Aliento (1960) y Una Mujer es una mujer (1961). La opción de Godard de dividir la película en doce cuadros (secuencias) contribuye a que la crónica de la vida del personaje Nana tenga un carácter episódico o capitular que lo acerque a la forma en que están divididas algunas novelas.
El filme sigue el recorrido de Nana a manera de una travesía existencial en la que se observa en los tres primeros cuadros los problemas personales tanto en el plano sentimental como económico que la van orillando a un tipo de vida en la que no habrá vuelta atrás. De otro lado, hay que recordar que Godard no decide poner el nombre Nana a su protagonista por capricho o casualidad sino porque está aludiendo o si se quiere citando a un célebre personaje de la literatura del siglo XIX me refiero a Nana que da el título a la novela del mismo nombre del gran escritor naturalista Emile Zola. Si bien el director no hace un enfoque de la vida de Nana de forma descarnada y visceral como sí lo hace según su estilo Zola, se siente en el filme godardiano la dureza de las pruebas diarias que el personaje debe enfrentar pero priorizando la mesura y la contención.

Godard para realizar esta cinta se basó en documentos que trataban sobre la prostitución escritos por Marcel Sacotte. No obstante esta base documentaria, el director al tratar dicho tema se aleja de cualquier enfoque sociológico más bien decide hacerlo desde la perspectiva de Nana aunque distanciadamente lo cual sirve para hacer una panorámica de lo que ocurre dentro de cualquier ambiente prostibulario. Pocas veces el cine ha hecho un retrato del mundo prostitucional tan sobrio pero a la vez tan cercano sin derivar en sensacionalismos ni en demostraciones maniqueas.
Por otra parte, la cinta tiene todas las marcas reconocibles del Godard inicial con todas las búsquedas expresivas que tenían como fin romper la manera tradicional de hacer y contar cine como el uso de recursos que rompen el hilo narrativo que se viene produciendo en determinado momento (por lo menos por breves instantes) como cuando ocurre alguna situación que no tiene relación con la historia. La secuencia que ejemplifica cumplidamente lo que decimos es aquella en la que Nana baila en un salón de billar durante el tiempo que dura una canción, esta secuencia tiene un efecto digresivo en el conjunto de la historia.
Hay en el filme un uso continuo de referencias artísticas y culturales (cinematográficas, literarias y filosóficas) cuyo objetivo es articular diversas ideas que apunten directa o tangencialmente ,como si de un juego de espejos se tratase, alo que Nana vive, percibe o piensa. A este propósito es válido apuntar que filmes inmediatamente posteriores de Godard tales como: Pierrot el loco (1965) y Week-end (1967), radicalizarían la utilización referencial principalmente literaria. Dentro de los referentes de Vivir su Vida destaca el que se ubica en el tercer cuadro: La Portera. Paul. La Pasión de Juana de Arco. Un Periodista, debido a su mayor carga expresiva y a la resonancia que tiene en buena parte de la historia, en dicho cuadro se ven imágenes de La Pasión de Juana de Arco de Carl Theodor Dreyer.
Las poderosas imágenes del filme dreyeriano en las que se aprecian los magníficos primeros planos de Juana de Arco encarnada por la legendaria María Falconetti se intercalan con los primeros planos de Nana construyéndose así una conjunción entre los dos filmes que a la vez se convierte en una suerte de contrapunto marcado por los planos y contraplanos de ambos rostros, incluso el hecho de que Nana esté sentada y la pantalla se encuentre algo más elevada contribuye a la creación de algunos picados y contrapicados. Nana se conduele del padecimiento de Juana de Arco y sufre por ello pero también sufre por ella misma de tal manera que en los pocos minutos que dura la secuencia se advierte todo ese pesar que queda reflejado en la compunción de su rostro así como en sus ojos llenos de lágrimas. Asimismo los diálogos que se producen entre los ejecutores y Juana de Arco tienen relación, en un sentido importante, con el devenir de la propia Nana.
De otro lado, la huella de Robert Bresson se siente en Vivir su Vida en más de un punto desde misma la puesta en escena en lo que tiene de austera tanto por los movimientos de cámara precisos cuanto por la parquedad de recursos aun por la introducción de alguna pieza musical que se filtra dentro de ciertas secuencias. Empero, en lo que no coinciden es en la construcción de personajes y en el modo de actuación que Bresson aplicaba para sus “actores” que él prefería llamar modelos. La actuación de Anna Karina si bien en muchos instantes es contenida y no tiene grandes desbordes histriónicos está lejos de cualquier semejanza a los llamados modelos.
Los críticos Suzanne Liandrat-Guigues y Jean-Louis Leutrat son más específicos al determinar la película bressoniana que se emparienta no únicamente con la que ahora nos ocupa sino con otra de la filmografía godardiana, ellos afirman lo siguiente: “Vivir su Vida está “programado” por El Soldadito –Dreyer y Pickpocket (Robert Bresson,1959) son referencias comunes a estos dos filmes-”. Y no les falta razón ya que tanto Nana como Michel (protagonista de Pickpocket) tienen un transcurrir de sus vidas signado por un duro camino que al final los conducirá a circunstancias distintas pero decisivas.
La cámara capta los instantes en los que Nana parece volverse reflexiva de lo que está viviendo, los cuadros que con mayor precisión fijan esos instantes son el once y el doce, en el primero Nana conversa con un filósofo y se empieza a dar cuenta de varias cosas; en este mismo cuadro el filósofo le cuenta la historia de uno de los mosqueteros que por reflexionar por primera vez murió, de alguna u otra forma con Nana ocurrirá lo mismo pues cuando empieza a filosofar y sin querer advierte muchos detalles de la vida y que puede tener otras maneras de enfrentar la realidad, el sino trágico se cierne sobre ella. Nana en el cuadro doce al escuchar lo que le lee uno de sus clientes recibirá el último impulso para decidirse dejar la prostitución pero ya será tarde. Su final es similar al de la película, esto es, seco, directo, las explicaciones sobran.
Por César Guerra Linares


Vivre sa vie (filósofo)


Une femme mariee (1964)

" Son mujeres que siempre se están preguntando cosas, se preguntan ellas mismas, o le preguntan a otro personaje, quizas para contestarse lo que en realidad ya sabian: Nana en "VIVRE SA VIE" (1962) durante su encuentro con el filósofo con el que hablan sobre el origen del lenguaje y el pensamiento, La mujer de " UNE FEMME MARIEE (1964) " le pregunta a su amante quien es el del retrato...qué hace realmente un actor... como así también habla acerca del origen de la vida y le pregunta cosas de cuestión moral a su doctor. Es como si las mujeres siempre se encontrasen en un nivel inferior en cuanto conocimiento y busquen en el hombre las respuestas. En "Amore Rabbia" la chica le pregunta al hombre sobre el cine. En "DEUX OU TROIS CHOSES QUE JE SAIS D'ELLE" (1966) Julliette la ama de casa de dia y prostitua de noche también reflexiona, interroga, busca respuestas, así como el resto de las mujeres que aparecen retratadas. El personaje de Anna Karina en "PIERROT LE FOU" (1965) también lo hace, le pregunta y repregunta permanentemente a Pierrot, con quien se ha fugado de la "civilización", y también lee libros junto con Pierrot. Creo que no vi ninguna película en la que no haya algún personaje que lea."

«He encontrado una idea de novela [de película]. No describir la vida de las gentes sino solamente la vida, la vida simplemente; lo que hay entre las gentes, el espacio, el sonido y los colores. Querría llegar a eso. Joyce probó, pero debemos poder... Poder hacerlo mejor.» (Ferdinand Griffon. Pierrot le fou (Jean-Luc Godard. 1965)

" !Pero Godard es Godard! Godard es un artista excepcionalmente innovador y radical que aparece en un momento concreto de la historia de un arte y lo cambia todo. Un Godard no aparece todos los días." ( Conversación con Susan Sontag )
"Además entre muchos de los temas que toca Godard en sus films, un tema muy importante en su obra, es el mundo marginal, el de los gángsters, el de las prostitutas, y lo hace en "Dos o tres cosas que sé de ella", pasa en "Vivir su vida", donde lejos de querer generar empatia o compasión, entre el espectador y el personaje, lo que hace es alejarse y rozar casi con el documental, es mantener una distancia que paradojicamente genera que nos acerquemos más al personaje, como dice el propio director, dejarlos vivir su vida, sin preguntarse demasido ya que cuanto mas nos acercamos menos comprendemos.Para Godard resulta muy difcil hacer en cine lo que un pintor hace con su obra, parar, detenerse, dar marcha atrás alejarse, reiniciar el trabajo, modificarlo... En la entrevista de 1980 Godard habla de la distancia que mantiene entre espectador y personaje, en su filmografia."