No se le puede negar un estilazo en la provocación: "El hombre es una máquina de sobrevivir, un vehículo autómata programado a ciegas con el fin de preservar las egoístas moléculas conocidas con el nombre de genes". Cuando Richard Dawkins, hasta entonces un desconocido biólogo de Oxford, expresó esa idea tan crudamente, se levantaron ampollas entre los científicos y, sobre todo, entre los teólogos británicos. Lo decía en su primer libro, El gen egoísta, de 1976 (Labor, 1979), pero desde entonces no ha dejado de generar ideas "irritantemente persuasivas", como dijo un periodista norteamericano, chocantes o sorprendentes.

¿Manipulan los genes el mundo? Todo lo que concierne a los seres vivos, desde la forma de andar hasta el más complicado aparejo tecnológico, ha sido creado por los genes, y su preservación es la única razón de nuestra existencia. Ellos nos diseñaron para sobrevivir mejor en el mundo exterior. Quien no tiemble ante esta idea chocante, casi de ciencia-ficción, es que no tiene corazón, y Dawkins, con su mirada tímida y su sonrisa traviesa, sabe cómo lanzar la frase precisa para provocar la sorpresa, la indignación o la más apasionada de las defensas.

La idea del gen egoísta, capaz de utilizar en ocasiones el altruismo de algunos seres -como los humanos- en beneficio propio, encuentra su remate en una nueva expresión viva no basada en la química, sino en la información. Dawkins la ha llamado meme. Se trata de "entidades autorreplicantes y competitivas", al igual que los genes. Nacieron con la inteligencia y aún no está muy claro su papel en la evolución. "Somos construidos -dice Dawkins- como máquinas de genes y educados como máquinas de memes." Las ideas de Dios, de la vida más allá de la muerte, de los derechos humanos o del darwinismo no son más que memes que triunfaron, paradigmas intelectuales que se fajan en dura competencia con otros.

Según Dawkins, posiblemente se esté generando un nuevo tipo de sustitución genética propiciado por el ambiente cultural. Ya no se basa en el ADN, sino en patrones de información que crecen sólo en los cerebros o en los productos fabricados artificialmente por ellos, como libros u ordenadores. "Estos nuevos duplicadores -asegura- pueden propagarse de cerebro a cerebro, de un cerebro a un libro, de un libro a un cerebro, de un cerebro a un ordenador, de un ordenador a otro..." 
La evolución memética acaba de comenzar y se manifiesta en los fenómenos que llamamos evolución cultural, enormemente más rápida que la evolución basada en el ADN.

¿Por qué no podemos pensar que algún día se produzca una sustitución? En esa línea, Dawkins especula con conceptos casi de ciencia-ficción: "¿Podría ocurrir que un día lejano unos ordenadores inteligentes especulen sobre sus propios orígenes perdidos? ¿Caerá alguno de ellos en la verdad herética de que provienen de una forma de vida remota, anterior, arraigada en la química -orgánica del carbono, en lugar de en los principios electrónicos basados en el silicio de sus propios cuerpos?"

Para Richard Dawkins, el darwinismo ha resuelto el misterio de la existencia, pero la humanidad aún no lo ha comprendido en toda su dimensión. "Es como si el cerebro humano -dice- estuviese diseñado específicamente para no entender el darwinismo o para encontrarlo muy difícil de creer."
Además, "el darwinismo parece necesitar una defensa mayor que otras verdades establecidas de manera similar en otras ramas de la ciencia. Muchos de nosotros no comprendemos la teoría cuántica o las teorías de Einstein sobre la relatividad general y especial; sin embargo, no nos oponemos a ellas". Pero todo el mundo cree comprender el darwinismo, aunque realmente poca gente lo entienda, "quizás porque la verdad, la explicación darwiniana de nuestra propia existencia, no forma parte todavía de los programas de educación".

Dawkins demuestra una seguridad aplastante en sus convicciones, apoyadas por los descubrimientos que aportan la paleontología y la biología. Darwin escribió en El origen de las especies: "Si pudiese demostrarse que ha existido algún órgano que no hubiese podido formarse por una sucesión de ligeras modificaciones, mi teoría se vendría abajo". Dawkins puede apostillar con tranquilidad: "Ciento veinticinco años después, sabemos mucho más sobre animales y plantas que Darwin, y todavía no conozco ningún caso de un órgano complejo que no hubiese podido ser formado por una sucesión de ligeras modificaciones, y no creo que llegue a encontrarse". Su convicción llega al atrevimiento más sorprendente: "Si hay vida en otros mundos, habrá evolucionado según la selección natural darwiniana".

Esta defensa a ultranza del evolucionismo le han convertido en un apasionado y bregado polemista. Las comunidades religiosas británicas se levantaron en pie de guerra cuando Dawkins despotricó contra el discurso "mítico-fabulístico pseudointelectual" que despide la teología. Para Dawkins, el libre albedrío o la espiritualidad no son más que conceptos que residen en la "profunda oscuridad de nuestros genes". Memes, al fin y al cabo... 
En el relojero ciego (Labor, 1988), Dawkins creó otro concepto nuevo que ha dado origen ideológico a toda una rama interdisciplinar de la ciencia: la vida artificial. Todo comenzó en 1984, cuando nuestro personaje escribió en su sencillo ordenador un programa que generaba estructuras arbóreas, algo así como fractales de troncos y ramas. "Cuando escribí el programa -recuerda Richard Dawkins-, nunca pensé que evolucionaría hacia algo más que una variedad de dibujos arboriformes."

Pero el producto evolucionó: "Nada relacionado con mi intuición de biólogo, nada en mis veinte años de experiencia programando ordenadores y nada en mis sueños más salvajes me había preparado para ver lo que surgió en realidad de la pantalla. No puedo recordar exactamente en qué punto de la secuencia comencé a ver que era posible la evolución en la pantalla de algo parecido a un insecto". 

Del concepto vida artificial surge la idea para su último libro, River out of Eden (Basic Book, 1995), en el cual se adentra aún más en su teoría; es decir, en que "toda vida es, en esencia, un proceso de transferencia de información digital". De hecho, insiste, "la información tecnológica de los -genes es digital", aunque utiliza cuatro estados. "Hay poca diferencia, en principio, entre una tecnología informática binaria con dos estados, como la nuestra, y una tecnología informática con cuatro estados, como la de la célula viva", concluye.

Richard Dawkins piensa que las cosas vivas son demasiado improbables y están demasiado bellamente diseñadas como para haber comenzado a existir por azar. ¿Cómo, pues? "La respuesta, la de Darwin -dice él-, es: mediante transformaciones graduales, paso a paso, a partir de unos orígenes elementales, de unas entidades primordiales lo suficientemente simples como para haber comenzado a existir espontáneamente. Cada cambio a   lo largo de este proceso gradual evolutivo fue lo suficientemente simple, comparado con su predecesor, como para haberse producido por azar. Pero la secuencia completa de pasos acumulados constituye cualquier cosa menos un simple proceso alea-torio, si se considera la complejidad del producto final con relación al punto de partida. El proceso total está dirigido por una supervivencia que nada tiene de aleatoria."

La religión, sin embargo, no sólo contempla una mente sabia que origina y organiza la existencia, sino que propone una finalidad teológica a la evolución, cuyo objetivo final podría ser nuestra especie. Para Dawkins, esa idea no es más que una absurda noción alimentada por la vanidad humana. "En la vida real -asegura-, el criterio selectivo es siempre a corto plazo: la simple supervivencia o, en términos más generales, el éxito en la reproducción." 

Salvador Hernáez

https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/richard-dawkins





Resultado de imagen para Richard Dawkins
El biólogo y etólogo, profesor de la Universidad de Oxford, uno de los intelectuales más controversiales de los últimos años, ha reinterpretado la teoría de la evolución, mientras ataca con fuerza a las religiones.



Richard Dawkins no deja a nadie indiferente. En los últimos tiempos, este divulgador científico, famoso por sus conferencias TED, ha dedicado parte de su trabajo a atacar a las religiones, a las que considera ilusiones sin base alguna, y eso lo ha convertido en un personaje muy controversial. En su libro El espejismo de dios, plantea que la idea de la existencia de un creador del universo, que además requiere que los seres humanos lo adoren, es una proposición científica como cualquier otra. Cuestionarla, por lo tanto, no debería ser un tabú, como no lo es hacerlo con cualquier otra idea.
Esos planteamientos y muchos más han convertido a Dawkins en una especie de adalid del ateísmo y en un defensor del derecho a disentir en un tema blindado por el tabú de lo supuestamente sagrado. Pero ese no es el principal motivo de su notoriedad.
Esta reside principalmente en su vehemente defensa de la teoría de la evolución de las especies, reinterpretada y profundizada con el concepto radical del gen egoísta, según el cual la selección darwiniana no se presenta a nivel de los individuos, sino de su ADN. Eso lo lleva a concluir que los seres humanos, y en general todos los organismos, existen como vehículos de la perpetuidad de los genes.

También creó el concepto del meme, que define como una unidad de cultura autorreplicante, que se propaga de persona a persona, como una canción pegajosa, una frase sonora, una leyenda urbana. Ese concepto ha resultado especialmente atractivo para explicar la idea de la propagación en la era cibernética. SEMANA habló con él.

SEMANA: En los últimos años hemos visto resurgir el oscurantismo. Todo el conocimiento científico que nos trajo a donde estamos ahora está en cuestión. ¿Qué tanto tiene que ver con la religión?
RICHARD DAWKINS: La hostilidad contra la ciencia que fomenta la religión es un asunto aparte y también una fuerza muy poderosa, especialmente en Estados Unidos. Alrededor del 40 por ciento de la población estadounidense piensa que el mundo tiene menos de 10.000 años de antigüedad, lo cual es un preocupante y gran error. La gente de fe puede ser miedosamente defensiva de sus puntos de vista, embebidos desde la infancia.
SEMANA: Usted se ha convertido en un apóstol del ateísmo. Pero mucha gente encuentra en la religión, cualquiera que ella sea, un consuelo a su desesperanza. ¿Quitarle a su dios no es negarles ese recurso?
R.D.: Muy bien pueden llevarse su consuelo. ¿Y qué? El universo no nos debe un consuelo. Soy un científico, cuya principal preocupación es la verdad sobre el mundo real. Si la gente obtiene consuelo de falsedades, ¡no me arrepiento por desilusionarlos! Como lo dijo Steven Pinker, “si te está persiguiendo un tigre, puedes obtener consuelo creyendo que es un conejo. Pero en realidad es un tigre y te va a comer”.
SEMANA: La palabra ‘ateo’ es agresiva y asusta a mucha gente. ¿No resultaría más conveniente decir agnóstico, es decir, indiferente a la existencia de dios?
R.D.: Técnicamente, todos tenemos que ser agnósticos sobre las hadas y los unicornios rosados, así como también sobre Thor, Wotan, Zeus, Apolo, Mithras, el dios del sol, el dios de la luna, el dios del trueno, el dios del río y el Gran Juju en el cielo. Y esto es porque no podemos refutar su existencia. Pero en la práctica, todos somos ateos con respecto a ellos. Algunos de nosotros incluimos también a Alá y a Yavé en este listado. No hay mucha más evidencia sobre el dios abrahámico que sobre Poseidón, Afrodita o la tetera china en la órbita solar.
SEMANA: ¿La ciencia y la religión pueden coexistir?
R.D.: Hay un sentido trivial en el que la ciencia y la religión pueden coexistir: coexisten en la mente de los científicos religiosos. Pero si examinas las creencias de esos científicos religiosos, generalmente, encontrarás que ellos juegan con las palabras. Ellos no creen realmente en los milagros ni en el nacimiento virginal, en la resurrección, el creacionismo, la vida después de la muerte, etcétera. Por lo general, se trata de un sentido vagamente ‘espiritual’ –uno que comparto–, aunque sin implicaciones sobrenaturales.

SEMANA: Pero Einstein hablaba de dios…
R.D.: Einstein es un buen ejemplo. Era un panteísta, un seguidor de Spinoza. Enfatizaba que no creía en un dios personal. No creía en ese tipo de dios que escucha tus oraciones, perdona tus pecados, te envía al cielo o al infierno, que diseña el mundo y la vida y hace milagros. Usaba la palabra ‘dios’ como una metáfora de ‘universo’ o ‘aquello que todavía no entendemos’. Le daba curiosidad saber si había una única forma de ser del universo y escogió el lenguaje de dios para enmarcar la pregunta: “¿Dios tenía opción para crear el mundo?”. Quería expresar escepticismo sobre la indeterminación cuántica, pero eligió el lenguaje de dios para decirlo: “Dios no juega a los dados”.
SEMANA: ¿Existe un propósito en la existencia del universo como implican las religiones? ¿Debería la ciencia decirnos para qué es el mundo?
R.D.: No hay ningún propósito en el mundo. Los seres humanos individuales pueden tener propósitos y de hecho los tenemos: nos impulsan los propósitos todo el tiempo. Nuestros cerebros contienen propósitos y trabajan para esos fines que bien podrían ser terminar un libro, ganar un partido de fútbol o conquistar a una mujer, etcétera. Pero la existencia del universo carece de propósito alguno.
SEMANA: ¿Por qué está bien disentir en todos los temas menos en el de la religión?
R.D.: Esa es una buena pregunta. La respuesta es probablemente la tradición histórica. Todos hemos sido criados, durante siglos, para tratar la crítica de la religión como un tabú (o incluso como algo peligroso).
SEMANA: ¿Y qué puede decir del binomio religión y política?
R.D.: La religión es un asunto privado, que debe mantenerse fuera de la política. Esta separación entre la Iglesia y el Estado es la base central de la Constitución de Estados Unidos, pero está bajo continua amenaza allí. Por el contrario, la religión está incorporada en la Constitución británica (no escrita) y, paradójicamente, Gran Bretaña está entre los países menos religiosos.
SEMANA: En términos científicos, usted es conocido por popularizar la teoría según la cual la selección natural ocurre a nivel de nuestro ADN. Así, evolucionamos para un solo propósito: servir a nuestros genes. ¿Esto es así?
R.D.: La selección de Darwin funciona a nivel del gen. La evolución consiste en cambios en las frecuencias genéticas: los cuerpos individuales pueden ser vistos como máquinas de supervivencia para los genes que circulan dentro de ellos.
A medida que pasan las generaciones, algunos genes se hacen más frecuentes en el grupo genético y otros se hacen menos frecuentes: es la selección natural. La razón por la cual algunos de ellos se hacen más frecuentes es porque son buenos en construir cuerpos. Por lo tanto, estos pueden ser vistos como máquinas para la propagación del gen que circulan en su interior. Si un individuo muere, entonces su gen muere con él. Así que el cuerpo individual tiene una participación en todos los genes y viceversa. Esto es una forma distinta de explicar la evolución neodarwiniana, pero no es realmente diferente del énfasis neodarwinista de los años treinta.
SEMANA: Su metáfora del gen egoísta ha causado críticas de quienes dicen que anuncia un mundo despiadado, de competencia feroz, incluso dicen que ofrece una base filosófica para la existencia del capitalismo neoliberal. ¿Qué les contesta?
R.D.: Esta crítica solo podría venir de personas que han leído únicamente el título de mi libro El gen egoísta (que ha engañado a muchos). Si leyeran más allá del título, descubrirían que mi intención –en lo que tiene que ver con política– es opuesta a lo que piensan, puesto que en realidad explica el altruismo. Porque ayudamos a quienes no tienen relación directa con nosotros, pues compartimos con ellos versiones similares de los genes. He repetido este punto muchas veces, por ejemplo, en mi libro A Devil’s Chaplain.
SEMANA: Usted acuñó el término ‘meme’ para describir cómo los principios darwinianos podrían extenderse para explicar la difusión de ideas y fenómenos culturales. Lo define como una unidad de cultura autorreplicante. ¿Podría darnos unos ejemplos?
R.D.: Ropa, moda, maneras de hablar, acentos, dialectos... Cuando los niños imitan el juego del otro, eso se extiende en una escuela como una epidemia. Un nuevo juguete, por decir algo: un niño obtiene un juguete nuevo y luego los otros niños lo quieren, así que deben convencer a sus padres para tenerlo y así se propaga en toda la escuela como una epidemia.
SEMANA: ¿La religión es un meme?
R.D.: Las religiones son un complejo de memes, una colección de memes. Cualquier cosa que se pasa de una cabeza a otra, algo como la idea de vida después de la muerte, puede decirse que es un meme.
*Jefe de redacción de SEMANA
https://www.semana.com/mundo/articulo/entrevista-a-richard-dawkins-profesor-de-la-universidad-de-oxford/547257


Nikolaas Tinbergen
El estudio del instinto (fragmento)

"Las emociones y otros fenómenos subjetivos son factores causales en el sentido científico del término. Uno de los exponentes más extremos de este punto de vista es Johannes Abraham Bierens de Haan.
Una vez más, no es éste el método que seguiremos en nuestro estudio del comportamiento animal. Dado que en los animales es imposible observar de modo objetivo los fenómenos subjetivos, sobra afirmar o negar su existencia. Es más, con frecuencia lleva a conclusiones falsas el atribuir una función causal a algo que no es observable objetivamente; y ello es especialmente peligroso porque el aceptar esa conclusión mata de raíz nuestro impulso a continuar investigando.
Para mencionar un caso: la conclusión de que el animal caza porque está hambriento dejará satisfechas a muchas personas, a primera vista. Sin embargo el uso de la palabra porque es ambiguo, ya que hambriento puede usarse como descripción conveniente del estado del animal, basada tanto en criterios subjetivos como objetivos. Cuando se usa el término de esa manera, se verá claramente que la conclusión es provisional y no satisfará al científico, que desea saber lo que está sucediendo en el interior del animal cuando se halla en dicho estado. El científico intentará descubrir qué impulsos estimulan los músculos utilizados en la búsqueda de alimento, de dónde provienen los mencionados impulsos, etc. Pero si se toma al pie de la letra la conclusión de que el animal caza porque está hambriento, como explicación causal, y si se afirma que el fenómeno subjetivo del hambre es una de las causas del comportamiento en busca de alimento, se confunden el pensamiento fisiológico y el psicológico. Aunque, como ya hemos dicho, el etólogo no pretende negar la posible existencia de fenómenos subjetivos en los animales, sí afirma que es fútil presentarlos como causas, ya que no pueden ser observados por métodos científicos. "

El Poder de la Palabra
epdlp.com

Nikolaas Tinbergen 
(1907/04/15 - 1988/12/21)




Zoólogo y premio Nobel británico-holandés 



Nació el 15 de abril de 1907 en La Haya (Holanda).

Hermano del economista Jan Tinbergen.

Comenzó sus estudios sobre el conducta animal cuando aún era un niño.

Algunos años después ingresó en la Universidad de Leiden, donde impartió clases desde 1936 hasta 1949, año en que se incorporó a la Universidad de Oxford.

Su libro The Herring Gull's World (El mundo de la gaviota argéntea, 1960), por el que es especialmente conocido, trata incluye un examen de las técnicas de solicitud de alimentos.

En el año 1973 le concedieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina, que compartió con otros dos zoólogos, el alemán Karl von Frisch y el austriaco Konrad Lorenz.

Nikolaas Tinbergen falleció el 21 de diciembre de 1988 en Oxford.

https://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/7102/Nikolaas%20Tinbergen


Conociendo a Nikolaas Tinbergen: el otro padre de la etología

Puede que a muchos de vosotros el nombre de Nikolaas Tinbergen no «os diga nada». Por eso hoy en ARISTOPET nos hemos propuesto que esto cambie. Porque Nikolaas Tinbergen, Niko para los amigos, fue un zoólogoneerlandés, conocido por ser uno de los padres de la etología.
Niko nació en La Haya en 1907 y obtuvo el doctorado en Ciencia en la Universidad de Leiden, donde fue profesor de Zoología Experimental. Posteriormente trabajó en la Universidad de Oxford como profesor y responsable del Departamento de Investigación del Comportamiento Animal.
NikoTinbergen-premio
Su pasión por los animales se remontó a su adolescencia. En 1925 descubrió la migración masiva otoñal de pájaros y de los alces, en el Istmo de Curtlandia. A raíz de eso decidió que quería estudiar Biología en la Universidad de Leiden. Donde empezó en 1935. Allí se dedicó enseñar anatomía comparada y a organizar un curso de la enseñanza en el comportamiento animal para los estudiantes.
Un año después, Niko conoce a Konraz Lorenz, el otro padre de la etología, de quien ya hablamos en este post.Lorenz fue invitado a la universidad de Leiden para participar en un simposio sobre los instintos. La afinidad entre ambos fue tal, que Lorenz lo invitó a pasar una estancia de cuatro meses en su hogar en Altenberg (Austria). Esos meses fueron decisivos para consolidar su amistad, que sería de por vida, y para sentar las bases de sus colaboraciones e investigaciones, tal y como podemos apreciar en esta foto.
Lorenz_and_Tinbergen
Su ritmo de trabajo, a partir de 1938, empezó a ser altamente intenso. Durante todo este tiempo intercambió una correspondencia con Lorenz, claro. Hasta que estalló la guerra. Perdieron el contacto hasta 1947. Ya que él estuvo en un campo alemán y Lorenz fue reclutado como médico del ejército.
Por todo su trabajo recibió el reconocimiento y aceptación de la comunidad científica. Fue nombrado miembro de la Sociedad Real en 1962; miembro extranjero del Koninklijke Nederlandse Akademie van Wetenschappen en 1964; le fue conferido el grado de Doctor en Ciencias por la Universidad de Edimburgo; recibió la medalla del Swammerdam del voor Natuur, Genees, en Heelkunde de Genootschap de Ámsterdam en 1973.
En sus estudios comparativos de psicología animal llegó a establecer el valor del estímulo como un signo, en el sentido de que las señales transmitidas por los animales incluyen secuencias de conducta. Fenómeno que relacionó con la existencia de una unidad coordinadora en el sistema nervioso.
Recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en el año 1973, compartido con Konrad Lorenz y Karl R. von Frisch. Este era el segundo galardón de esta categoría que recompensaba a su familia, pues en 1969 su hermano Jan Tinbergen había recibido el premio Nobel de EconomíaLo que nos da pistas de cuán portentosa era su familia, académicamente hablando.
Entre sus obras destacada The Study of Instinct (1951), su libro más influyente, y The Animal in Its World. Field Studies.
En este vídeo puedes ver el experimento llevado a cabo con el pez espinoso, que le permitió aportar una nueva concepción para el término «instinto», entendido como mecanismo nervioso.
Si quieres conocer a otros personajes relevantes en el ámbito del conocimiento animal, de los que hemos hablado ya en ARISTOPET, haz clic aquí. Y si consideras que este post puede ser interesante para tus amigos, ¡compártelo!
https://aristopet.com/aristopeters/conociendo-nikolaas-tinbergen-padre-la-etologia/



Portada original de 1976


“Somos máquinas de supervivencia, autómatas programados a ciegas con el fin de preservar las egoístas moléculas conocidas con el nombre de genes”
Así comienza Richard Dawkins su primer y más importante libro, en el cual expone una nueva visión acerca del neodarwinismo. Richard Dawkins es un etólogo, zoólogo, biólogo evolutivo y escritor británico, conocido por ser uno de los científicos más influyentes de finales del siglo XX y la actualidad. En 1976, y tras tres años de confección y perfeccionamiento de su teoría, publica El gen egoísta, (The selfish gene), libro en el cual presenta una teoría evolutiva –y en gran parte, filosófica- que presenta un nuevo enfoque del neodarwinismo aceptado entonces y ahora. Dawkins trata de cambiar la concepción de la selección natural, desviando la vista de la selección de grupo y de individuo. El autor defiende que la unidad básica de selección es el gen. ”Defenderé la tesis de que la unidad fundamental de selección, y por tanto del egoísmo, no es la especie ni el grupo, ni siquiera, estrictamente hablando, el individuo. Es el gen, la unidad de la herencia”. En la actualidad, dicha teoría sigue teniendo gran importancia, bien tratándose de un enfoque distinto del neodarwinismo, o bien visualizándola de manera metafórica y filosófica. 
Actualmente Richard Dawkins es uno de los escritores científicos divulgativos más importantes, destacando por su gran crítica a la religión, plasmado en su último libro El espejismo de Dios (2006). En dicho ensayo realiza afirmaciones tales como que la creencia en un Dios forma parte de un delirio. Por ello, Dawkins está presente en numerosos debates sobre ateísmo-religión en televisión y radio. No es de extrañar que ya en 1976 en El gen egoísta señalara la religión como un ejemplo de adoctrinamiento mediante la herencia de memes, levantando una gran polémica en la comunidad religiosa, a la cual responde en una reedición en 1989 de la siguiente manera: “He tenido el predecible aluvión de cartas de víctimas de la fe, protestando por mis críticas a ésta. La fe es un lavado de cerebro tan exitoso y autoperpetuador, sobre todo en los niños, que es difícil de desarraigar”. Por otra parte, algo realmente asombroso acerca de El gen egoísta es su doble capacidad de divulgación, siendo un libro que puede ser leído –y comprendido- por personas sin estudios biológicos, pero sin perder a su vez el interés que despierta en la comunidad científica más especializada. Ésta era la intención de Dawkins, y la consiguió sin lugar a  dudas. Tal y como anota el importante periodista científico Matt Ridley en un reciente artículo conmemorativo en la revista Nature (Enero 2016), “Los libros de ciencia tienden a caer en dos categorías […]. Los libros que alcanzan ambas, cambiando la ciencia y llegando al público, son raros. El origen de las especies (1859) de Charles Darwin fue uno. El gen egoísta de Richard Dawkins es otro.”  Pero, ¿qué nos dice exactamente la teoría del gen egoísta? En primer lugar, debemos tener en cuenta que la teoría de Dawkins no desecha, en absoluto, el darwinismo. Se trata, de hecho, en una teoría evolutiva neodarwinista, pero con un importante matiz: la unidad de selección no es la especie, ni los grupos, ni siquiera los individuos (como apunta el neodarwinismo), sino que son los genes. Los genes son la unidad de la herencia, son fragmentos de DNA que se transmiten de generación en generación portando una información codificada, de la cual se obtendrá una proteína. Pero Dawkins va más allá. Dawkins ve en los genes una voluntad -metafórica- de perpetuación, mientras que nosotros, los seres vivos, somos un mero medio de transporte. Los genes tan solo “dan las instrucciones” para la formación del organismo que los albergará. Por supuesto, estas instrucciones tratarán de formar un organismo lo suficientemente competente como para que llegue a reproducirse y propagar los genes a nuevos individuos. “El cuerpo es el medio empleado por los genes para preservar los genes inalterados” Teniendo en cuenta estos argumentos, una conclusión lógica en cuanto a las instrucciones que da un gen a su organismo, cabría esperar una evolución idealizada en la que el techo del gen sería una instrucción del tipo: “haz lo que mejor te parezca con tal de mantenernos vivos y reproducirte”. De este modo, presumiblemente, los genes crearán una competencia entre ellos en busca de la supervivencia. Así, cualquier gen que se comporte de manera que tienda a aumentar sus propias perspectivas de supervivencia –y reproducción- a expensas del resto de genes, tenderá, por tanto, a sobrevivir y pasar de generación en generación. Se tratará, pues, de genes egoístas.

“El gen sería capaz de ayudar a las réplicas de sí mismo que estén situadas en otros cuerpos. Si así fuese, podría parecer como un acto de altruismo individual, pero sería originado por el egoísmo 

Otro punto importante en la teoría de Richard Dawkins es el concepto de altruismo en la naturaleza. Son numerosos los ejemplos de altruismo en diferentes especies. Por ejemplo, en numerosos mamíferos es muy habitual que la madre cuide de su camada y la proteja de depredadores, incluso dando su vida por la de sus crías. Este acto es de puro altruismo, pero, ¿y si lo miramos desde el punto del gen egoísta? Si cambiamos nuestra visión y la adaptamos al pensamiento de Dawkins, vemos como los genes de la madre son compartidos en un 50% por sus hijos, por lo que la pérdida de la vida de la madre no comporta la pérdida de sus genes. De hecho, las camadas de mamíferos suelen ser numerosas, por lo que la pérdida de esa madre merecerá la pena, ya que ha salvado a X copias de sus mismos genes, por la pérdida de una sola copia. Si vemos el acto altruista de que una madre dé su vida por la de su descendencia desde el punto de vista de los genes, vemos que es un acto egoísta. El mismo concepto es igualmente aplicable a hermanos y demás parientes con los que se comparten genes. Aún así, existe un caso que atrae con especial atención a Dawkins, y es el de la donación de sangre. Tal y como indica el autor, la donación no remunerada –ni de ningún otro modo premiada- de sangre es un hecho de difícil análisis biológico. El autor considera la donación de sangre como el único ejemplo exclusivamente altruista. Cabe decir que toda la teoría expuesta por Dawkins sigue siempre una vía metafórica. El autor en ningún momento afirma una consciencia de los genes, ni atribuye a ellos un sentido místico. La ciega selección natural, sin embargo, hace comportarse a los genes como si realmente fueran conscientes. Por otro lado, en El gen egoísta Richard Dawkins trata de extrapolar su teoría a la naturaleza, sobre todo al ámbito de la etología, ciencia que estudia el comportamiento animal. Entre numerosos ejemplos, existe uno que llama especialmente la atención. Es lo que él denomina La guerra de sexos.

Como sabemos, en mamíferos y aves suele ser necesario el acto altruista que realiza la madre con la gestación, la puesta de huevos y la posterior alimentación de las crías hasta que sean autosuficientes. La pregunta es, ¿por qué es la hembra quien realiza este acto altruista en lugar de ser el macho? Son muy escasas las especies de mamíferos y aves en las que los machos tienen un papel altruista, sin embargo, es muy común en los peces. ¿Cuál es la explicación desde el punto de vista del egoísmo del gen? La siguiente hipótesis fue dada por una de sus alumnas, utilizando la idea de “una cruel atadura”. Muchos peces no copulan, y en lugar de ello, la fecundación del óvulo se produce externamente; la hembra expulsa los huevos y posteriormente es el macho quien expulsa sobre ellos los espermatozoides. El orden no puede ser invertido debido a que los espermatozoides en el medio acuoso se dispersan rápidamente, sin embargo los huevos, debido a su mayor peso, quedan sobre la superficie marina. En los animales terrestres, la fecundación externa es inviable debido a la vulnerabilidad de las células sexuales. De este modo, en la fecundación de un animal terrestre la hembra queda en posesión del óvulo fecundado, y el macho puede abandonar y destinar sus energías a seguir reproduciéndose, mientras que la hembra queda provista de una “cruel atadura”. Aun en el caso de los ovíparos, al ser la hembra quien pone el huevo, el macho ya ha tenido tiempo de huir. Así pues, la hembra en todos los casos queda en disposición de decidir si huye y deja morir a su descendencia o permanece cuidando de los huevos. Si vemos el mismo hecho en los peces con fecundación externa, observamos que en esta ocasión es el macho quien pone sus células sexuales después que la hembra, por lo que es él quien tendrá la responsabilidad de dejar morir a su futura descendencia o decidir permanecer cuidándola, mientras la hembra podrá escapar. De este modo, vemos una batalla evolutiva sobre quién expulsa antes sus gametos. Esta hipótesis, dada por T. R. Carlisle, fue contrastada por Mark Ridley en todo el reino animal. Desgraciadamente, no encontró suficientes apoyos. Otro ejemplo referente a la Guerra de sexos es el de la posesión de morfologías aparentemente desventajosas en machos, como puede ser la longitud de la cola en numerosas aves. La longitud de la cola proporciona un atractivo sexual a los machos, pero una desventaja en cuanto la supervivencia. Lo mismo sucede en numerosas especies como son los pavos reales o los ciervos, especie en la que el macho posee cuernos que le convierten en atractivo para la hembra. Pero, ¿cuál es la explicación evolutiva de que una desventaja se acabe convirtiendo en una ventaja, dado que permite al organismo reproducirse? Dichas desventajas le producen una menor esperanza de vida al ser vivo que la posee, ya que una cola larga puede producir dificultades para obtener alimento o escapar de depredadores. ¿Por qué eligen entonces las hembras a los machos con mayor desventaja? Esta pregunta es respondida por A. Zahavi en una hipótesis que Richard Dawkins duda y la ciencia no logra ni aceptar ni rechazar. Zahavi propone “el principio de la desventaja”. Partiendo de la idea de que la hembra selecciona al macho entre todos los posibles buscando los mejores genes para su futura descendencia, cabrá esperar que la hembra busque en su pareja sexual rasgos que potencien la supervivencia y reproducción, tales como, por ejemplo, unos músculos fuertes. Dado este hecho, Zahavi propone la explicación de que el desarrollo de estructuras que producen desventaja en individuos macho, sirven para demostrar a la hembra que tienen tan buenas cualidades de supervivencia que a pesar de tener estructuras desventajosas, son capaces de sobrevivir. Así, sus hijos heredarán una larga cola que les hace llamativos ante las hembras, al mismo tiempo que unas características morfológicas que le faciliten la supervivencia Otro hecho igualmente sorprendente en la naturaleza se da esta vez en las abejas kamikaze. Estas abejas al clavar el aguijón normalmente mueren –debido a que junto al aguijón acompañan gran parte de órganos internos-. Por lo tanto, se trata de un sistema de defensa, pero no propia, sino de defensa de grupo. Podemos de esta manera aceptar que se trata de un acto altruista por parte de la abeja en favor de la supervivencia de su grupo, pero recordemos que la selección natural no se da en cuanto a grupo ni individuo, sino de genes. ¿Cómo explicamos este comportamiento entonces? De nuevo es A. Zahavi quien propone una hipótesis rompedora. 

Debemos tener en cuenta que las abejas viven en comunidad y que tan solo la abeja reina es quien tiene capacidad de reproducirse –las obreras son estériles-, y por lo tanto, la abeja reina es la madre de todas las obreras. Así, podemos afirmar que el sacrificio de una obrera en favor de la supervivencia del resto de la colmena es totalmente viable. Al fin y al cabo, un organismo está manipulado por sus genes para que éstos pasen a otra generación, ya sea por medio de la reproducción del propio individuo o como vemos en este caso, la defensa de otro individuo que porta los mismos genes. Por último, Richard Dawkins reserva el último capítulo para explicar un nuevo concepto. El concepto de meme. Con la introducción de este nuevo término Dawkins trata de explicar la herencia no genética, la transmisión cultural. Por supuesto, ésta es bien conocida en el ser humano con ejemplos de todo tipo, sin embargo, sorprendentemente también está presente, aunque en muy pocas ocasiones, en la naturaleza. Observamos una especie de pájaro en Nueva Zelanda en la que existen nueve tipos de canto distintos, y cada macho tan solo es capaz de producir uno o unos pocos. En un estudio de P. F. Jenkins se demuestra que la capacidad de generar un canto u otro no era transmitida genéticamente, sino por imitación. De este modo, Jenkins logró presenciar el “invento” de nuevas canciones. “Se ha demostrado que surgen nuevas formas de canciones ya sea por cambio de tono de una nota, por repetición de una nota, por omisión de notas y combinación de partes o trozos de otras canciones existentes… La aparición de la nueva forma se producía abruptamente y el producto era bastante estable en un periodo de años. Más adelante, en cierto número de casos, la variante era transmitida con precisión en su nueva forma a jóvenes reclutas, de manera que se desarrollaba un grupo coherente y reconocible de cantores”. Jenkins se refiere al origen de nuevas canciones como “mutaciones culturales”. De este modo, vemos una evolución por medios no genéticos.

“La teoría del gen egoísta es la teoría de Darwin, expresada de una manera que Darwin no eligió pero que me gustaría pensar que él habría aprobado y le habría encantado”

A pesar de encontrar memes en la naturaleza, debemos tener en cuenta que éstos son infinitamente más habituales en el ser humano. Es por ello que Dawkins afirma que la evolución humana ha perdido toda característica genética. El gen ya no es la unidad de selección; lo es el meme. “Ejemplos de memes son: tonadas o sones, ideas,consignas, modas en cuanto a vestimenta, formas de fabricar vasijas o de construir arcos. Al igual que los genes se propagan en un acervo génico al saltar de un cuerpo a otro mediante los espermatozoides o los óvulos, así los memes se propagan en el acervo de memes al saltar de un cerebro a otro mediante un proceso que, considerado en su sentido más amplio, puede llamarse de imitación”. Para finalizar el libro, en la reedición de 1989 Dawkins añade un capítulo extra que sirve como resumen de su segundo libro El fenotipo extendido (The extended phenotype). El autor presenta este libro como su favorito, por delante de El gen egoísta. En El fenotipo extendido se expone una nueva teoría, aunque complementaria a la teoría del gen egoísta, que trata de explicar el largo alcance que tiene un gen. Tal y como observamos en numerosas especies, la acción de un gen no es sólo en el propio organismo que lo alberga, sino que también afecta a su entorno, se trate del entorno físico u otros organismos vivos. El gen tiene un fenotipo extendido. Tal y como el propio autor señala en lo que él denomina "teorema central del fenotipo extendido": "El comportamiento de un animal tiende a maximizar la supervivencia de los genes de ese comportamiento, independientemente de si los genes se encuentran en el cuerpo del animal que tiene esa conducta."

“Nosotros, los biólogos, hemos asimilado la idea de evolución genética tan profundamente que tendemos a olvidar que ésta es sólo uno de los muchos posibles tipos de evolución”

Portada original de The extended phenotype




Entrevista a Richard Dawkins - Biblioteca virtual Omegalfa.

https://omegalfa.es/downloadfile.php?file=libros/seis-entrevistas.pdf
Richard Dawkins (Nairobi, 1941) estudió en la Universidad de. Oxford, donde hizo su ..... ―El fenotipo extendido, aunque se podría decir que es investi-.



Las 65 mejores frases de Richard Dawkins

Un repaso al modo de pensar y de ver la vida de este científico, escritor y divulgador británico.


Richard Dawkins es un polémico escritor, científico, etólogo, biólogo y divulgador británico conocidhttps://elpais.com/cultura/2014/09/18/babelia/1411040618_425569.htmlo por su elevado nivel de escepticismo y su profunda crítica a la religión, en especial hacia la corriente creacionista. 
Este autor profundamente racionalista es uno de los más reconocidos defensores de la teoría evolucionista y ha sido considerado como uno de los intelectuales más influyentes de los últimos tiempos. Es conocido por sus estudios sobre la evolución y la genética, afirmando que el gen es la principal unidad de selección evolutiva, así como por su visión crítica de las pseudociencias y las creencias religiosas. 
A lo largo de este artículo puedes encontrar una serie de 65 frases de Richard Dawkinsque pueden permitirnos ver su pensamiento.

Sesenta y cinco frases célebres de Richard Dawkins

A continuación encontrarás una selección de frases de este autor que permiten visualizar su postura respecto a diversas temáticas: biología, vida, evolución, religión, etc.

1. La selección natural no eliminará la ignorancia de las generaciones futuras

Para Dawkins la selección natural es una de las principales fuerzas que guían la evolución, pero mientras el ser humano no haga un esfuerzo por superar la ignorancia esta no será superada.

2. El hombre es una máquina de sobrevivir, un vehículo autómata programado a ciegas con el fin de preservar las egoístas moléculas conocidas con el nombre de genes

En esta frase el autor establece que el ser humano está supeditado a la función de transmitir los genes, estando prácticamente al servicio de éstos.

3. ¿Podría ocurrir que un día lejano unos ordenadores inteligentes especulen sobre sus propios orígenes perdidos? ¿Caerá alguno de ellos en la verdad herética de que provienen de una forma de vida anterior, arraigada en la química orgánica del carbono, en lugar de en los principios electrónicos basados en el silicio de sus propios cuerpos?

Dawkins establece una analogía entre lo que podría llegar a ocurrir en un hipotético futuro con seres sintéticos creados por nosotros y nuestra capacidad de comprender el proceso evolutivo de nuestra propia especie.

4. ¿No es triste irse a la tumba sin llegar a preguntarse por qué has nacido? ¿Quién, ante semejante pensamiento, no habría saltado de la cama, ansioso por comenzar de nuevo a descubrir el mundo y regocijarse por ser parte de él?

Esta expresa la creencia en la necesidad de explorar nuestros orígenes en base a la ciencia.

5. La fe es la gran escabullida, la gran excusa para evitar la necesidad de pensar y evaluar las diferencias. La fe es creer a pesar (o incluso tal vez debido a) la falta de evidencias

Dawkins considera que las creencias religiosas se basan en un intento de explicar la realidad sin necesidad de explorar explicaciones viables.

6. La esencia de la vida es la improbabilidad estadística a escala colosal

En esta frase el autor indica el factor del azar en la generación de la vida y la inmensa dificultad para que ésta haya surgido.

7. El universo se rige por la ley de la supervivencia de lo estable. La primera forma de selección natural fue la de la selección de formas estables y rechazo de las inestables

Para el autor lo estable es aquello que permanece y se expande, mientras que lo inestable tiende a desaparecer.

8. El altruismo recíproco retardado (yo hago algo por tí y tú después haces algo por mí) puede evolucionar en aquellas especies capaces de reconocer y recordar a cada miembro como individuo

Dawkins considera que el altruismo se da en aquellas especies con capacidades cognitivas que permiten el reconocimiento y el recuerdo de lo realizado, puesto que de otra manera el otro no podría recordar quién ha hecho algo por alguien.

9. Casi todas las culturas han desarrollado su mito de creación propio, y la historia del Génesis es simplemente la que fue adoptada por una tribu particular de pastores del Medio Oriente

El autor establece que el mito de la creación judeocristiana es uno de los muchos mitos del mismo tipo existentes, no siendo ni el único ni el más correcto.

10. Puede haber hadas en el fondo del jardín. No hay ninguna prueba de que sea así, pero tampoco puedes probar que no haya ninguna, de modo que… ¿Deberíamos ser agnósticos con respecto a las hadas?

A pesar de su crítica a la religión, Dawkins no se considera a sí mismo ateo sino agnóstico. Considera que aunque él no cree ello no implica que pueda estar equivocado.

11. Vamos a intentar enseñar la generosidad y el altruismo, porque todos nacemos egoístas

Para el autor el ser las personas son predominantemente egoístas desde el nacimiento. Se deben inculcar valores como la generosidad a lo largo de la educación si queremos que se expandan conductas altruistas y prosociales.

12. Personalmente yo prefiero mirar hacia el futuro en donde un programa de computadora gane el título mundial de ajedrez. La humanidad necesita una lección de humildad

El ser humano se ha erigido a lo largo de la historia como una criatura orgullosa que se ha considerado a sí misma la cúspide la cadena evolutiva. Tener algo más de humildad nos permitiría observar la realidad con mayor perspectiva y de una manera más objetiva.

13. Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos de nosotros simplemente vamos un dios más allá

En esta frase el autor indica que a lo largo de la historia las diferentes creencias se han ido superponiendo y sustituyendo las unas a las otras. En la actualidad no creemos en los mismos dioses por ejemplo que los romanos o los celtas. Lo mismo podría pensarse de un futuro con respecto a las creencias actuales.

14. Una de las preguntas favoritas del creacionista es: ¿cuál es la utilidad de medio ojo?. Realmente esta es una pregunta ligera, fácil de contestar. Medio ojo es simplemente un uno por cierto mejor que el 49 por ciento de un ojo

En esta frase Dawkins critica al creacionismo y sus concepciones a la vez que indica que todo intento de mejorar en el intento de explicar el mundo supone una ventaja con respecto a los intentos anteriores.

15. El universo que observamos tiene precisamente las propiedades que deberíamos esperar si existiera, en el principio de las cosas, ningún diseñador, ningún propósito, ninguna maldad ni bondad, nada, sólo ciega e implacable indiferencia

El autor considera que no existe un creador ni una creación dirigida, sino que las propiedades del universo hacen pensar en simple azar.

16. En un universo de fuerzas físicas ciegas y reproducción genética unos sufrirán daños y otros no, y es imposible encontrarle el sentido o la justicia

El autor indica en esta frase que no existe la evolución de la vida y del propio universo no está dirigida a un fin ni a la obtención de un organismo concreto sino que es azarosa, y como tal adscribirle adjetivos morales o un sentido no es posible..

17. La ciencia es la poesía de la realidad

Dawkins considera que a través de la ciencia es posible vislumbrar y conocer la realidad.

18. Estoy en contra de la religión porque nos enseña a estar satisfechos con el no entendimiento del mundo

En esta frase el autor nos indica que considera que la religión impide conocer y entender el mundo, siendo según su opinión incompatible con la ciencia.

19. La fe ciega puede justificar lo que sea. Si un hombre cree en un dios diferente, o incluso si usa un ritual diferente para adorar al mismo dios, la fe ciega puede decretar que debe morir ya sea en una cruz, empalado, atravesado por la espada de un cruzado, con un disparo en una calle de Beirut o dinamitado en un bar de Belfast.

Esta frase es una crítica al fanatismo religioso que puede causar graves conflictos entre personas o incluso entre pueblos y maneras de entender una misma realidad.

20. Los genes carece de previsión. No planifican con antelación. Los genes simplemente existen, algunos con mayores posibilidades de supervivencia que otros, y a eso se reduce todo

En esta frase el autor vuelve a decirnos que no existe una planificación previa que conduzca a una situación concreta. Las cosas simplemente suceden y se desarrollan tal y como ocurre con los genes.

21. Se ha convertido casi en un comentario cliché, que nadie hoy en día alardea de ser un ignorante en literatura, pero es aceptable socialmente alardear de ignorar la ciencia y afirmar orgulloso que se es un incompetente en matemáticas

Dawkins critica la tendencia social a ignorar lo científico y que esto sea bien visto por parte de la población.

22. La evolución se ha observado. Es solo que no se ha observado mientras estaba ocurriendo

La evolución es una certeza que se puede observar, si bien se trata de un proceso prolongado a lo largo del tiempo que no resulta perceptible mientras está ocurriendo sino a partir de sus resultados.

23. No hay medicina alternativa. Solo hay medicina que funciona y medicina que no funciona

Richard Dawkins es crítico con la homeopatía y con la medicina alternativa a menos que demuestre ser eficaz. Considera a estas disciplinas como dañinas ya que dan falsas esperanzas y pueden hacer que se ignoren tratamiento fiables.

24. La razón construyó el mundo moderno. Es una cosa preciosa, pero también frágil, que puede ser corrompida por irracionalidad aparentemente inofensiva

Dawkins es una persona profundamente racionalista y considera que la razón, elemento fundamental para el desarrollo y la comprensión del mundo, puede influirse por la superstición con gran facilidad.

25. La teoría de la evolución, mediante la selección natural acumulativa es la única teoría que conocemos que en principio es capaz de explicar la existencia de la complejidad organizada

El autor refleja la importancia de la teoría de la evolución como explicación de la existencia de los organismos actuales.

26. La evolución debería ser una de las primeras cosas que se aprendan en la escuela… ¿y qué les dan a los niños en cambio? Sagrados corazones e incienso. Superficial y vacía religión

El autor critica el sistema formativo estadounidense y la popularidad del creacionismo en la enseñanza de muchas escuelas, además de hacer hincapié en la falta de formación en aspectos como la evolución.

27. En la infancia nuestra credulidad nos sirve de mucho. Nos ayuda a llenarnos la cabeza, con extraordinaria rapidez, con la sabiduría de nuestros padres y ancestros. Pero si no crecemos y superamos esa etapa en la plenitud del tiempo, nuestra naturaleza… nos hace un blanco fácil para astrólogos, mediums, gurúes, evangelistas y charlatanes. Necesitamos reemplazar la credulidad automática de la infancia por el escepticismo constructivo de la ciencia adulta

A lo largo del proceso de crecimiento vamos adquiriendo poco a poco más capacidad cognitiva y pensamiento crítico. De lo contrario aceptaremos con facilidad cualquier explicación que nos ofrezcan.

28. A día de hoy, la teoría de la evolución está tan abierta a dudas como la teoría que sostiene que la Tierra gira alrededor del sol

El autor indica que la teoría de la evolución está lo suficientemente validada como para considerarla cierta a pesar de que otras tendencias pretendan desdecirla.

29. Muchos de nosotros veíamos la religión como un sinsentido dañino. Las creencias pueden carecer de todo tipo de evidencias de respaldo pero, pensábamos, si la gente necesita un sostén donde encontrar consuelo ¿donde está el peligro? El 11 de septiembre cambió todo eso

Dawkins considera que la religión puede llegar a ser peligrosa, pudiendo ser utilizada de forma extremista para justificar actos de violencia.

30. Necesitamos favorecer las evidencias verificables por sobre las observaciones personales. O nos colocaremos vulnerables a que nos oscurezcan la verdad.

Para este autor lo científico está ante todo. Es necesario observar la realidad de manera objetiva y falseable sin que nuestras opiniones sesguen nuestra percepción.

31. De todas maneras, seamos abiertos de mente, pero no lo suficiente para que nuestro cerebro se nos escabulla

Tenemos que ser imaginativos y aceptar la posibilidad de que existan más interpretaciones de la realidad que la propia, pero no por ello cualquiera va a estar igualmente fundada.

32. La historia de la ciencia ha sido una larga serie de violentas tormentas mentales, sucesivas generaciones se enfrentaron con crecientes niveles de rareza en el universoLa ciencia ha tenido una historia convulsa en que se han enfrentado una gran cantidad de teorías e investigaciones que han ido evolucionando en diferentes direcciones y con diferentes resultados, a veces contradictorios con los de otras tendencias y teorías.

33. Puedes ir hacia atrás lo más que quieras. Yo propongo ir 185 millones de generaciones atrás; te darás cuenta de que tu ancestro de 185 millones de generaciones fue un pez

El autor hace hincapié en la teoría de la evolución

34. En la vida real el criterio selectivo es siempre a corto plazo: la simple supervivencia o, en términos más generales, el éxito en la reproducción

En esta frase Dawkins hace mención a lo que provoca la evolución, aquello que permite que actúe la selección natural: la capacidad de adaptarse, sobrevivir y reproducir nuestros genes.

35. La mayoría de las características que resultan inusitadas o extraordinarias en el hombre pueden resumirse en una palabra: cultura

La cultura es uno de los elementos que nos resultan distintivos. Tanto para lo bueno como para lo malo, ha permitido la creación de diferentes modos de ver el mundo y de participar en él.

36. La transmisión cultural es análoga a la transmisión genética en cuento, a pesar de ser básicamente conservadora, puede dar origen a una forma de evolución

El autor indica que la cultura es un forma de transmisión parecida a la genética, puesto que genera nuevas perspectivas y maneras de ser y actuar.

37. Ya desde los gametos el macho es más egoísta porque invierte menos que la hembra en fabricarlos. La hembra es explotada desde el principio

En esta frase de “El gen egoísta” el autor nos habla de la presencia de un mayor egoísmo en el varón que en la fémina.

38. Si sólo hay un creador que hizo al tigre y al cordero, al guepardo y a la gacela. ¿a qué está jugando? ¿Es un sádico que disfruta siendo espectador de deportes sangrientos?

En esta frase Dawkins critica la creencia en la existencia de un Dios que dirija la vida y la encamine hacia un propósito, señalando la existencia de aspectos controvertidos como la existencia de la crueldad.

39. Las cosas complejas y estadísticamente improbables son por naturaleza más difíciles de explicar que las cosas simples y estadísticamente probables

El autor indica en esta frase que aquello estadísticamente improbable va a ser siempre más difícil de explicar que los aspectos más simples de la realidad. Un ejemplo de ello lo encontramos en intentar explicar la vida o la existencia.

40. Ya no tenemos que recurrir a la superstición cuando se enfrentan a los problemas profundos: ¿Existe un sentido a la vida? ¿Qué estamos buscando? ¿Qué es el hombre?

En la antigüedad recurríamos a la superstición y a las creencias místicas como explicación para las cuestiones más complejas y profundas. El autor propone que hoy en día esto ya no es necesario, puesto que la ciencia puede llegar a ofrecer nuevas explicaciones basadas en la evidencia.

41. El problema es que Dios, en este sofisticado sentido físico, no tiene ningún parecido con el Dios de la Biblia o de cualquier otra religión. Si un físico dice que Dios es sólo otro nombre para la constante de Planck o que Dios es una supercuerda, debemos tomarlo como una pintoresca forma metafórica de decir que las supercuerdas o el valor de la constante de Planck son un misterio profundo. Obviamente no tiene ni la menor conexión con un ser capaz de perdonar pecados, un ser que quizá escuche oraciones, que le importa si el sabbath comienza a las cinco o a las seis de la tarde, si usas un velo o no, o si se te ve un poco del brazo, y no hay conexión tampoco con cualquier ser capaz de imponer la pena de muerte sobre su propio hijo para expiar todos los pecados del mundo que se cometieran antes y después de él haber nacido

El autor indica que la idea de Dios es un concepto vinculado al misterio, estando en contra de la idea de un ser personal que juzgue a todo lo existente.

42. Los organismos han existido sobre la Tierra, sin saber nunca por qué, durante más de tres mil millones de años, antes de que la verdad, al fin, fuese comprendida por uno de ellos. Por un hombre llamado Charles Darwin

El autor indica la importancia de la teoría de la evolución como elemento que permite explicar cómo se han generado e ido desarrollando los organismos actuales, así como el hecho de que la evolución ha seguido ocurriendo a pesar de que nadie la hubiese observado.

43. Como científico soy hostil a la religión fundamentalista porque pervierte activamente el esfuerzo científico. Nos enseña a no cambiar de opinión y a no querer saber cosas estimulantes que se hallan disponibles para el conocimiento. Subvierte la ciencia y atrofia el conocimiento

Dawkins se declara contrario a las doctrinas religiosas fundamentalistas al considerarlas cerradas e inflexibles y no permitir el desarrollo del conocimiento.

44. Dios existe, aunque sea solo en forma de meme con un alto potencial de supervivencia, o de poder infeccioso, en el medioambiente proporcionado por la cultura humana

El concepto de meme es para este autor análogo al de gen, indicando la unidad teórica de información cultural así como el gen lo es de la biológica. La idea de dios está estrechamente ligada a la cultura, de manera que aunque sea como tal, su existencia es cierta.

45. La fe revelada no es una tontería inofensiva, puede ser una tontería letalmente peligrosa. Peligrosa porque le da a la gente una confianza firme en su propia rectitud. Peligrosa porque les da el falso coraje de matarse a sí mismos, lo que automáticamente elimina las barreras normales para matar a otros. Peligrosa porque les inculca enemistad a otras personas etiquetadas únicamente por una diferencia en tradiciones heredadas. Y peligrosa porque todos hemos adquirido un extraño respeto que protege con exclusividad a la religión de la crítica normal

El autor establece que la religión puede ser peligrosa en manos de extremistas, en esta frase que critica la ausencia de crítica hacia la religión y el hecho de que permita formar endogrupos y exogrupos y que realizó poco después del 11 de septiembre de 2001.

46. El Dios del Antiguo Testamento es, sin duda el personaje más desagradable en toda ficción: celoso y orgulloso de ello, mezquino, injusto, un controlador implacable, un vengativo limpiador étnico sediento de sangre, un misógino, homófobo, racista, infanticida, genocida, filicida, pestilente, megalómano, sadomasoquista, matón caprichosamente malévolo

Dawkins critica la concepción, retrato e imagen original de Dios que hace el Antiguo Testamento, en la que se percibe como una figura cruel y vengativa para con quienes no seguían sus preceptos.

47. Al igual que los genes se propagan en un acervo génico al saltar de un cuerpo a otro mediante los espermatozoides o los óvulos, así los memes se propagan en el acervo de los memes al saltar de un cerebro a otro mediante un proceso que, considerado en su sentido más amplio, puede llamarse imitación

En esta frase se propone una comparación entre genética y cultura, la segunda de las cuales se transmite mediante la imitación de las ideas de otros.

48. Si un científico escucha o lee una buena idea, la transmite a sus colegas y estudiantes. La menciona en sus artículos y ponencias. Si la idea se hace popular, puede decirse que se ha propagado esparciéndose de cerebro en cerebro.

En esta frase el autor indica cómo se van transmitiendo y replicando las ideas, alcanzando a cada vez más gente.

49. Cuando una mujer es descrita en el curso de una conversación es muy probable que su atractivo sexual o la carencia de él se subraye de manera especial. Esto es así tanto si el que tiene la palabra es un hombre como si es una mujer. Cuando se describe al hombre, lo más probable es que los adjetivos utilizados nada tengan que ver con el sexo

La cultura y transmisión de estereotipos provoca la existencia de diferencias en las concepciones entre hombres y mujeres, estando las féminas mucho más sexualizadas.

50. La conciencia es la culminación de una tendencia evolutiva hacia la emancipación de la máquina de supervivencia, la administración diaria de su vida y la capacidad de predecir el futuro y actuar en consecuencia

Dawkins le otorga una gran importancia a la capacidad de autoconciencia como elemento que nos ayuda a ser libres y a no basarnos únicamente en sobrevivir y reproducirnos sino en establecer planes de futuro y dirigirnos hacia diferentes objetivos.

51. Los creacionistas están negando evidencia científica para sustentar un mito de la Edad de Bronce

El autor critica al creacionismo y la negación que hace de la teoría de la evolución.

52. El argumento de este libro es que nosotros, y todos los demás animales, somos máquinas creadas por nuestros genes

El autor habla de una de sus obras, en las que propone que los organismos son únicamente un mecanismo a través del cual los genes sobreviven e intentan replicarse.

53. Durante la primera mitad de la historia geológica nuestros ancestros eran bacterias. La mayoría de las criaturas hoy en día siguen siendo bacterias y cada una de nuestros trillones de células son una colonia de bacterias

El autor indica la importancia de tener en cuenta que estamos conformados por millones de células vivas, y que son los elementos más simples y más antiguos los que se han ido estructurando poco a poco para ir evolucionando hacia otras formas de vida.

54. Si se mira la Vía Láctea con los ojos de Carl Sagan, nos embarga el sentimiento de algo mayor que nosotros. Y así es. Pero no es sobrenatural

Dawkins indica la ausencia de sobrenaturalidad en el universo. Todo lo que existe puede ser explicado racionalmente.

55. He mantenido conversaciones absolutamente maravillosas con obispos anglicanos, y sospecho que en un momento de franqueza podrían decir que no creen en la inmaculada concepción. Pero por cada uno de ellos hay cuatro que le dirían a un niño que se va a pudrir en el infierno por dudar

El autor indica que muchas personas y autoridades religiosas tienen una mentalidad abierta y flexible, si bien impera en las doctrinas religiosas tiende a imperar el dogmatismo estricto y la condena a aquellos que dudan o no comparten el dogma.

56. Lo que no puede entender es porqué no pueden ver la extraordinaria belleza de la idea de que la vida surgió de la nada. Eso es una cosa tan asombrosa, elegante y maravillosa… ¿por qué querer saturarla con algo tan complicado como un Dios?

El autor expresa su consideración de que la vida surja del azar, que seamos fruto de la casualidad, tiene gran belleza y simpleza, mientras que la incorporación de un concepto como la de Dios supone un elemento de complejidad considerable.

57. No puedo estar seguro de que Dios no existe… en una escala de siete, en la que uno significa que sé que él existe y siete que sé que no existe diría que soy un seis. Eso no significa que estoy absolutamente seguro, que lo sé absolutamente, porque no lo estoy

A pesar de no creer en la idea de un Dios, Dawkins indica que puede equivocarse y que no tiene una certeza absoluta de que no exista a pesar de estar prácticamente convencido de ello.

58. Los machos son jugadores de altas apuestas que afrontan un elevado riesgo, y las hembras son unas inversoras seguras

El autor manifiesta la tendencia de los hombres de buscar grandes beneficios asumiendo grandes riesgos para ello, mientras que las mujeres suelen preferir una ganancia menor pero con un mayor nivel de seguridad.

59. El meme para una fe ciega asegura su propia perpetuación por el simple expediente inconsciente de desalentar la investigación racional

Para el autor la fe ciega se propaga a través de impedir el avance y la diseminación de la ciencia y la explicación racional y replicable.

60. El hecho de que la vida surgiese a partir de casi nada, apenas 10.000 millones de años después de que el universo surgiese a partir de literalmente la nada, es un hecho tan asombroso que estaría loco si intentase encontrar palabras que le hicieran justicia

En esta frase el autor indica el gran asombro que supone considerar que haya podido aparecer algo como la vida o incluso el propio universo.

61. En algún punto, una molécula especialmente notable se formó por accidente. La denominaremos el replicador. No tuvo que ser, necesariamente, la más grande o la más compleja de todas las moléculas, pero tenía la extraordinaria propiedad de poder crear copias de sí misma. Éste puede parecer un accidente con muy escasas posibilidades de que acaezca. En efecto: era extremadamente improbable.

Esta frase hace referencia al surgimiento espontáneo y azaroso de la habilidad de las moléculas de replicarse que terminaría por configurar grandes estructuras, y en último término permitieron la evolución hacia formas de vida cada vez más complejas.

62. En nuestros cálculos humanos de lo que es probable y lo que no lo es, no estamos acostumbrados a calcular en cientos de millones de años. Si uno llenara boletos de apuestas cada semana durante 100 millones de años es muy probable que ganase, varias veces, sumas considerables

La probabilidad y la estadística tienden a estar sesgadas por nuestra concepción del tiempo y nuestra esperanza de vida. Lo que puede parecernos imposible es probable que ocurra en algún momento de la historia.

63. La religión está a punto de convertir las creencias no probadas en verdades inamovibles a través del poder de las instituciones y del paso del tiempo

Las creencias y tradiciones transmitidas a lo largo del tiempo pueden llegar a considerarse totalmente ciertas a pesar de no hallarse evidencias que las confirmen su gozan de aceptación institucional y social.

64. Nadie sugiere que los niños, deliberada y conscientemente, engañen a sus padres debido a los genes egoístas que poseen. Y debo repetir que cuando digo algo semejante a : "Una criatura no debería perder ninguna oportunidad de engañar, mentir, embaucar, explotar...", empleo la palabra "debería" de un modo especial. No estoy defendiendo este tipo de comportamiento como moral o deseable. Estoy, simplemente, expresando que la selección natural tenderá a favorecer a las criaturas que actúen de dicha manera y que, por lo tanto, cuando observamos a poblaciones salvajes podemos esperar ver engaños y egoísmo en el seno de las familias. La frase "la criatura debería engañar" significa que los genes que tienden a hacer que las criaturas engañen poseen una ventaja en el acervo génico.

Estas frases indican que independientemente de que el engaño pueda ser una conducta moralmente reprobable, a nivel biológico puede resultar adaptativo.

65. La próxima vez que alguien te diga algo que parezca importante, piensa para tus adentros: “¿Es ésta una de esas cosas que la gente suele creer basándose en evidencias? ¿O es una de esas cosas que la gente cree por tradición, autoridad o revelación? Y la próxima vez que alguien te diga que una cosa es verdad, prueba a preguntarle ¿Qué pruebas existen de ello? Y si no pueden darte una buena respuesta, espero que te lo pienses muy bien antes de creer una sola palabra de lo que te digan.

Dawkins sugiere plantearse de manera científica cualquier afirmación y basarse en la existencia de pruebas antes de considerarla creíble.
Resultado de imagen para El relojero ciego

LIBROS / ENTREVISTA

Richard Dawkins: “No eduquen a los niños en dioses ni hadas”

El biólogo y divulgador, azote de las religiones, se reafirma en sus memorias en el activismo escéptico. “Es perverso instruir en falsedades”, asegura. Él solo cree en Darwin

Richard Dawkins, en su domicilio de Oxford durante la entrevista.
Richard Dawkins, en su domicilio de Oxford durante la entrevista. 

Cuenta que de niño ya se daba cuenta de que Papá Noel era un señor disfrazado que se llamaba Sam. Al británico Richard Dawkins (Nairobi, 1941) no le basta haber llegado a la conclusión de que no hay Dios: quiere que todo el mundo lo entienda así. Sostiene alta la bandera del escepticismo este biólogo (zoólogo) de la Universidad de Oxford, estudioso de Charles Darwin, que saltó al primer plano cuando escribió en El gen egoísta (1976) que no somos más que vehículos de los genes, máquinas programadas para que ellos sean casi inmortales. “El cuerpo del animal no es más que un repositorio temporal”.
Desde entonces Dawkins es un exitoso divulgador científico y ensayista, habitual de los platós de televisión (ha producido documentales, al estilo de su admirado Carl Sagan). Lleva tiempo animando la polémica, también en las redes sociales, donde dispara y le disparan. Considera su misión combatir dogmas religiosos, supersticiones y seudociencias. En 2006 publicó El espejismo de Dios, un libro que aspira desde la primera página a conseguir que el lector pierda la mucha o poca fe que le quedara, un arrebatado e irónico texto que pretende desmontar uno a uno los argumentos del cristianismo y las demás creencias religiosas. En Evolución. El mayor espectáculo sobre la tierra, de 2009, Dawkins explica con lucidez a cualquier profano las pruebas abrumadoras de que ha sido la selección natural la que moldeó y sigue moldeando nuestra realidad. Da así la batalla contra el creacionismo, la idea de que el mundo se hizo en seis días y el hombre convivió con los dinosaurios, que trata de colarse en el sistema educativo de EE UU de la mano de sectores de la derecha como el Tea Party.
A sus 73 años, Dawkins ha encontrado el momento de mirar atrás y abordar sus memorias. Una curiosidad insaciable es el título de la primera parte de su autobiografía, editada por Tusquets. En ella explica cómo llegó a ser quien es desde que nació en Kenia de una familia británica de tradición técnica y científica y empleada del Imperio, lo que le llevó por varios países africanos antes de regresar a Inglaterra cuando tenía ocho años. Sabemos de su visión de la rígida escuela de los años cincuenta, del matonismo de otros y de su tartamudez, de su paso por las universidades de Oxford, clave en su carrera, y Berkeley, donde vivió la explosión hippy. Y conocemos los muchos nombres que cree importantes en su vida: los de sus ancestros y familiares, los de profesores y compañeros de clase, los autores que le influyeron. Y terminamos con la publicación de El gen egoísta. Habrá que esperar a la segunda parte de las memorias para entender su faceta de activista ateo, la que le llevó en el año 2009 a contratar publicidad en los autobuses de Londres con el lema: “Probablemente no hay Dios. Deja de preocuparte y disfruta de la vida”.
Recibe en su domicilio, un caserón tradicional en Oxford con un amplio salón lleno de luz por los ventanales en los dos extremos, donde puede percibirse cierto aroma del colonialismo que marcó su infancia. Grandes tallas de madera de animales, máscaras, jarapas de estilo étnico sobre los sofás. Un piano, un lienzo en su atril. Libros, algún cráneo en la estantería. Dos perros pequeños y de pelo muy largo se alegran de la visita y saltan a menudo sobre los periodistas; al entrevistado parece relajarle acariciar a alguna de sus mascotas. De entrada se niega a posar para la fotógrafa, lo que tiene por costumbre, pero no la ignora y en más de una ocasión parece estar pendiente del objetivo de su cámara.

La tribu y sus dioses

Estamos a horas del referéndum que decidirá si Escocia se independiza, y desata un efecto dominó en Europa, o permanece en el Reino Unido. Pero Dawkins, apasionado en los temas de los que quiere hablar, sabe escaparse de aquellos que prefiere evitar.
—Vivimos tensiones nacionalistas en Escocia, en Cataluña, en Ucrania... ¿Observa un regreso a la tribu?
—Podemos decir que el nacionalismo en esos lugares es una forma de tribalismo. Uno se preguntaría por qué no van a algo más pequeño aún, como Cornualles o Gales. Las ciencias sociales son complicadas, la política lo es... Como biólogo no soy la persona adecuada para responder.
El nacionalismo es una forma de tribalismo. Uno se preguntaría por qué no van a algo más pequeño aún, como Cornualles o Gales
—Le pregunto como biólogo, ensayista y activista. Ha escrito que la religión está en el centro de muchos conflictos actuales, como el de Siria e Irak, Palestina o Ucrania; antes en Yugoslavia o Irlanda. ¿No lucharán por la tierra más que por su idea de Dios?
—No creo que los conflictos estén motivados única y directamente por la religión. Por ejemplo, en Irlanda del Norte es entre católicos y protestantes, pero no creo que las personas que ponían una bomba estuviesen pensando en el dogma de la transustanciación. Lo que hace la religión es poner una etiqueta: en Irlanda del Norte se identifican como católicos y protestantes a pesar de que hablan el mismo idioma y tienen el mismo color. Te identifica hasta el nombre: si te llamas Patrick seguramente eres católico, si William eres protestante. Eso se convierte en la tribu: hay dos tribus en Irlanda del Norte. Y ha sido así durante siglos.
—Cuenta en su libro que era una persona muy religiosa, anglicana, cuando tenía 13 años. ¿Qué pasó? ¿Fue Darwin?
—Desde que yo tenía unos nueve años me di cuenta de que existían distintas religiones: el budismo, el islam, el hinduismo, el politeísmo de los griegos, los vikingos… Cualquier niño pensaba que solo la suya era la que estaba en lo cierto. Yo estaba preparado para ser antirreligioso. No sé cómo me mantuve en el cristianismo, debió ser influencia de la escuela. Pero sí, fue Darwin y fue el darwinismo el que nos salvó de todo eso. Cuando tenía unos 15 años.
—Usted no es un agnóstico, sino un ateo militante. ¿Por qué es necesario movilizarse contra la religión?
—Eso depende de su definición. Agnóstico significa “no sé”. Una definición que yo apoyo dice que es quien no tiene creencias positivas en un dios. El ateo siente una creencia positiva de que no hay Dios. Yo no tengo esa creencia. Lo que tengo es una ausencia de cualquier razón para creer en Dios, como tampoco en las hadas. Como científico, me conmueve la belleza del mundo y del universo. Como educador, veo perverso que a los niños se les eduque en falsedades cuando la verdad es tan hermosa.
—¿Y el ateísmo no puede ser también dogmático o intolerante?
—Siempre hay que argumentar tu causa, no callar a la gente. Durante siglos, hemos aceptado que no puedes criticar la religión. Hacerlo parece intolerante pero no lo es.

Educando escépticos

En un pasaje de su libro, Dawkins se muestra contrario a la forma en que la mayoría de familias inculcan explicaciones mágicas a sus niños. “No puedo evitar preguntarme si una dieta de cuentos de hadas repletos de encantamientos y milagros, hombres invisibles incluidos, es dañina desde un punto de vista educativo”, escribe. “¿Por qué los adultos promueven la credulidad de los niños? ¿Es realmente un error tan descabellado plantearles a los niños que creen en Papá Noel un pequeño y simple juego de preguntas y respuestas que les haga pensar? ¿Cuántas chimeneas tendría que visitar en una noche? No se trata de decirles que Papá Noel no existe, sino de fomentar el intachable hábito del cuestionamiento escéptico”. Él asume que eso es impopular: “Siempre que planteo esta cuestión me echan a patadas de los sitios por querer interferir en la magia de la infancia”.
Su escepticismo no se dirige solo contra la religión: también contra la superstición y las seudociencias (astrología, videncia, tarot o ufología), a las que dedicó su ensayo Destejiendo el arco iris (1998). Es más prudente sobre la llamada medicina alternativa: si se prueba su eficacia deja de ser alternativa. Pero no es el caso de la homeopatía: “Es interesante: con el método de doble ciego [ni el paciente ni el investigador saben cuál es el fármaco y cuál el placebo] no hay diferencias. Ambos son placebo”.
En su libro, Dawkins critica el modelo educativo según el cual el profesor dicta la lección a los alumnos, que la memorizan, en vez de incentivar sus habilidades para instruirse e investigar por su cuenta. “De estudiante, una vez se me olvidó llevar bolígrafo y yo era entonces demasiado tímido para pedir uno a mi compañera sentada al lado. Así que simplemente me senté y escuché, y cuando llegué a casa me di cuenta de que es una forma mejor de aprender. El propósito del profesor no debe ser impartir información sino inspirar a las personas”.
Richard Dawkins.ampliar foto
Richard Dawkins. 

Quemándose en las redes

Dawkins es un pertinaz usuario de Twitter (@RichardDawkins), donde se esfuerza en ser provocador y en replicar o retuitear mensajes de otros usuarios. Ha pisado más de un charco. “Twitter es un sitio extraño porque hay mucha gente que grita. Si vas por la calle, un borracho o un tonto te pueden insultar. En Internet tienes un multiplicador de ese efecto. Hay que tener caparazón”. Él lo tiene, sin duda.
—¿Se ha arrepentido de algún tuit?
—Sí, porque son fácilmente malinterpretados. A veces veo que lo pude evitar.
Uno de sus mensajes desató una tormenta: “La violación en una cita está mal. La violación por un extraño es peor. Si usted piensa que esto es una aprobación de la violación en una cita, váyase a aprender cómo pensar”, escribió en 140 caracteres.
—En un país como el suyo, conmocionado por escándalos de abusos sexuales, esa frase parece una falta de sensibilidad hacia las víctimas.
—Creo que es estúpido negar que hay diferentes grados de crímenes sexuales. Hay gente que por motivos emocionales quiere que todos los crímenes sean considerados del mismo nivel. Es como si alguien te roba la cartera y piensas que es lo mismo que robar un banco a punta de pistola. Son delitos ambos, pero uno más grave que esto. ¿No le parece así?
—Me parece que cualquier violación tiene efectos graves a largo plazo.
—Yo también lo creo.
—Y me cuesta pensar en un grado moderado o leve de violación.
—No dejaré que se escape con esto. Está acompañado por muchos estúpidos en Twitter. Cuando uno dice que algo es peor que otra cosa, no lo está aprobando.
El tuitero Dawkins también ofendió a muchos cuando alguien le pidió consejo sobre qué hacer si el hijo que esperaba fuera a tener síndrome de Down. “Aborte e inténtelo otra vez. Sería inmoral traerlo al mundo si tiene elección”, respondió.
—¿De verdad cree una obligación moral el aborto en caso de síndrome de Down?
—Yo dije que personalmente me parecía inmoral tenerlo. No que fuera una regla universal, pero sí lo es para mí y para el 90% de mujeres que lo haría en esa circunstancia. ¿Sabe lo que les sucede? Mueren muy jóvenes, tienen terribles enfermedades, deficiencia mental. Creo que cuando el feto no está suficientemente desarrollado, y no tiene un sistema nervioso, es mejor abortar. Me han bombardeado en Twitter enviándome fotografías de niños con Down y diciéndome: quiere usted matar a mi hijo. Claro que no quiero matar a su hijo, sino detener la posibilidad de que vengan más niños como él al mundo cuando no son más que un renacuajo.

Ética de ciencia ficción

Cuando se le pregunta por dilemas éticos que podrán surgir en el futuro, Dawkins admite el juego aunque avisa de que entramos en el terreno de la ciencia ficción. La cacareada vida artificial en que trabaja el genetista Craig Venter le deja frío. “Creo que estoy en lo correcto cuando digo que solo está intentando crear nuevas versiones de una bacteria que ya existe. Como las bacterias se reproducen o clonan tan rápidamente, si las empleas para algo útil, como por ejemplo convertir un despojo cárnico en petróleo, estás haciendo un bien real”.
—¿Y le preocuparía la clonación de humanos?
—Un escenario como el de Un mundo feliz, de Huxley, con esas líneas de producción de miles de copias de seres humanos idénticos creados para ser jardineros o cualquier trabajo me horroriza, porque soy un producto del siglo XX y eso es muy lejano al mundo al que estoy acostumbrado, a mis valores. Si alguien me quisiera clonar a mí me interesaría mucho, tendría mucha curiosidad, pero no quisiera que mi clon fuera el primero porque iba a ser víctima de una horrible publicidad.
En un programa de televisión se propuso a Dawkins un experimento que no llegó a ser viable. Pretendían aislar su genoma y enterrarlo en el panteón de su familia, ante las cámaras, con el objetivo de que alguien lo recupere y resucite dentro de, pongamos, mil años. Era una excusa para debatir sobre la clonación, y le preguntaron a Dawkins si su clon del futuro sería él. “Por supuesto que no sería yo. Es como si preguntas a dos gemelos idénticos si son dos personas o si uno es persona y el otro zombi. Otra cosa que iban a pedirme es que escribiera consejos para mi clon, para que, ya que iba a tener los mismos genes, no cometa los mismos errores que yo”.
Estaría muy interesado en una clonación, pero no sería bueno para mi clon ser el primero y tener esa horrible publicidad
—En su libro usted cuestiona el concepto de identidad personal, dado que las células que tenemos no son las que estaban al nacer. Entonces solo somos la memoria.
—Es una cuestión interesante para la filosofía. Imagine que usted pudiera hacer una réplica perfecta de su cuerpo, no un clon en sentido genético sino una copia de cada átomo. Esto no se puede hacer científicamente, pero sí filosóficamente. Probablemente la réplica tendría su cuerpo, todos sus recuerdos, los mismos pensamientos. ¿Cuál de los dos sería usted? Pero una vez que están ahí, se empezarían a separar, tendrían nuevas experiencias y entonces ¿cuál eres? Son cuestiones que no se pueden responder de una manera experimental pero que son filosóficamente fascinantes.
—Sostiene Stephen Hawking que la filosofía ha muerto, porque ahora es la ciencia la que da las respuestas.
—No creo que la filosofía haya muerto, sí que ha perdido terreno.
—Usted ha escrito que la Segunda Guerra Mundial no habría ocurrido si el padre de Hitler hubiera estornudado en un momento determinado. Y en otro capítulo apunta que en otro siglo usted habría sido un clérigo. ¿Somos azar hasta ese punto? ¿Es usted escéptico o ateo debido al azar?
—La realidad depende de detalles muy pequeños. Sabemos que todos los mamíferos vienen de un individuo que existía en la época de los dinosaurios. Si ese pequeño mamífero hubiera muerto antes de reproducirse, quizás también estarían aquí los mamíferos pero serían completamente distintos. Quizás ese mamífero sobrevivió por un estornudo del dinosaurio. Respecto al ejemplo de Hitler, cada uno de nosotros cobramos existencia porque uno entre muchos millones de espermatozoides fertilizó el óvulo. El movimiento más ligero mientras sus abuelos estaban copulando, que un perro ladrara y perdieran la concentración o se movieran, haría que el resultado hubiera sido otro. De ahí que diga que con un estornudo años antes no habría habido guerra. Y ninguno de nosotros existiría ahora si no hubiera existido Adolf Hitler.
Una curiosidad insaciable. Los años de formación de un científico en África y Oxford. Richard Dawkins. Traducción de Ambrosio García Leal. Tusquets. Barcelona, 2014. 311 páginas. 21 euros (en digital, 12,34 euros).

https://elpais.com/cultura/2014/09/18/babelia/1411040618_425569.html