Jean-Paul Charles Aymard Sartre  conocido comúnmente como Jean-Paul Sartre, fue un filósofo, escritor, novelista, dramaturgo, activista político, biógrafo y crítico literario francés, exponente del existencialismo y del marxismo humanista. Fue el décimo escritor francés seleccionado como Premio Nobel de Literatura, en 1964, pero lo rechazó explicando en una carta a la Academia Sueca que él tenía por regla declinar todo reconocimiento o distinción y que los lazos entre el hombre y la cultura debían desarrollarse directamente, sin pasar por las instituciones. Fue pareja de la también filósofa Simone de Beauvoir.


10 libros en pdf de Jean-Paul Sartre para descargar gratuitamente

Jean-Paul Sartre
El Club de los Caminantes

Publicado el: 2004-04-05
    

Uno de los más brillantes pensadores de este siglo, personalidad primerísima del movimiento existencialista. Expresó gran parte de su doctrina en obras dramáticas y novelas que han alcanzado resonancia universal.

http://caminantes.metropoliglobal.com/index.htm

Filósofo y escritor Nació 1905 Murió 1980

Uno de los más brillantes pensadores de este siglo, personalidad primerísima del movimiento existencialista. Expresó gran parte de su doctrina en obras dramáticas y novelas que han alcanzado resonancia universal. Como filósofo reflexionó sobre la soledad, la angustia, el fracaso, la muerte... Sostuvo que la existencia precede a la esencia, que el infierno son los otros y que el hombre es una pasión inútil. Su obra filosófica más importante es El ser y la nada.

"Fue ante todo un hombre público; se mantuvo siempre en la brecha tomando posición ante los avatares políticos contemporáneos y teorizó el compromiso del intelectual con el mundo y la realidad. Pero si su aproximación al partido comunista concluyó abruptamente tras la represión de Budapest, como escritor con los años fue afinando un estilo exquisito que lo hizo merecedor del premio Nobel de Literatura en 1964, galardón que rechazó por razones éticas. Fue profesor en El Havre y en París hasta 1945, fecha en la que renunció para consagrarse plenamente a liderar el movimiento existencialista", dice su biógrafo.

Nació en París. Su padre murió cuando él tenía pocos meses de nacido, por lo que vivió su infancia bajo la cuidadosa y suave tutela de sus abuelos. Estudió en el Liceo Enrique IV y en la Escuela Normal Superior y se graduó con distinción en 1928. Ejerció la docencia en Laon, Le Havre y Neuilly, viajó por Alemania, Grecia y Egipto, y estudió las filosofías existencialistas y fenomenológicas de Kierkegaard, Heidegger y Husserl.

Adoptó su principio básico de que la existencia precede a la esencia en su primera novela, La náusea, de 1938 y en diversas narraciones cortas, en las que trató de representar la trágica angustia de un alma consciente de hallarse condenado a ser libre. Según sus palabras, esta pavorosa libertad significa que el hombre ante todo existe, se encuentra a sí mismo, se agita en el mundo y se define después, y por lo tanto, está condenado en cada instante de su vida a la absoluta responsabilidad de renovarse.

Incorporado al ejército en 1939, cayó prisionero de los alemanes en 1940. Repatriado, intervino activamente en la Resistencia. La primera de sus muchas obras teatrales, Las moscas, es de 1942. Después de la guerra produjo obras dramáticas sobre temas existenciales, Las manos sucias, El diablo y el buen Dios y A puerta cerrada. Entre sus novelas sobresalen La edad de la razón, La tregua y la colección de cuentos El muro. Publicó también El existencialismo es un humanismo, La prostituta respetuosa, Baudelaire, ¿Qué es la literatura?, Situaciones y Crítica de la razón dialéctica.

Falleció en París. Había dicho: "Durante mucho tiempo tomé la pluma como una espada; ahora conozco nuestra impotencia... La cultura no salva nada ni a nadie, no justifica. Pero es un producto del hombre, que se proyecta en ella, se reconoce... Ese viejo edificio en ruinas, mi impostura, es también mi carácter; podemos deshacernos de una neurosis, pero no curarnos de nosotros mismos".



INTRODUCCIÓN A SU PENSAMIENTO


Con la filosofía de Sartre se produce un cierto retorno a la concepción del sujeto como centro de significaciones.Pero le da a esta teoría del sujeto una inflexión diferente.
Para hacer una introducción de su obra filosófica es necesaria distinguir distintas etapas en su producción.
Una primera etapa tendrá que ver con la elaboración de una teoría de la conciencia humana, en donde se inscriben textos como: La trascendencia del ego y sus ensayos La imaginación, Lo imaginario y Esbozo de una teoría fenomenológica de las emociones. La segunda etapa está marcada por su obra capital: El Ser y La Nada.
En la última época hay un intento de establecer las bases de una antropología materialista, tomando como dirección al pensamiento marxista y su obra más importante será: La Crítica de la Razón Dialéctica.
El tema central en la obra de Sartre será el existencialismo o la realidad humana, es decir el hombre en su existencia concreta y lo llama, siguiendo a Heidegger, el hombre como ser en el mundo.
A su vez, Sartre, concibe a la existencia humana como existencia consciente. El ser del hombre se distingue del ser de la cosa por ser consciente.
La existencia humana es un fenómeno subjetivo, en el sentido de que es conciencia del mundo y conciencia de sí; en este punto se diferencia de Heidegger, quien deja fuera de juego a la conciencia.
La otra fuente teórica que Sartre encuentra para abordar su teoría de la conciencia y que le asegura el concepto de unidad de conciencia, es la fenomenología de Husserl. La fenomenología le servirá como método para elaborar una teoría de la conciencia, que le permita comprender la existencia humana y el concepto teórico al fin es el de intencionalidad de la conciencia.
Para Husserl la estructura fundamental de la conciencia es la intencionalidad, es decir, la propiedad de todo acto de conciencia es estar referido a algo, a un objeto o al mundo entero; por lo tanto la conciencia se agota en ese estar dirigido hacia el objeto.
Sartre dirá que es una fuga, es un arrancarse más allá de sí mismo hacia lo que no es ella, hacia el objeto. Por lo tanto la conciencia carece de interior.
Sartre agrega que el mundo es exterior, por esencia, a la conciencia pero a su vez la conciencia y el mundo se dan al mismo tiempo.
Sin embargo se diferenciará de Husserl, en la existencia de un yo unificador de la conciencia, que proponía este último. Sartre decía: La conciencia se unifica escapándose hacia el objeto. No es necesario este yo.
En su libro La Trascendencia del Ego, dice Sartre Cuando corro para alcanzar un tranvía, cuando miro la hora, cuando me absorbo en la contemplación de un retrato, no hay yo, hay conciencia de tranvía que debe ser alcanzado. Es decir que la unidad de la conciencia reside en el objeto hacia el cual se dirige la conciencia.
Sartre admite que en la reflexión, cuando la conciencia se vuelve sobre sus propios actos, por ejemplo sobre un pensamiento, apresa a un yo que es el yo del pensamiento; ésto ocurre porque el yo es producido por la propia actitud reflexiva de la conciencia.
De la intencionalidad de la conciencia deriva en la ontología, debido a que el ser de la conciencia indica un ser distinta a ella.
En su segunda etapa, más precisamente en El Ser y La Nada, distingue dos regiones del ser, que denomina: Ser para sí y Ser en sí apareciendo el ser del existente humano en términos de nada.
La nada es el ser propio de la existencia humana como conciencia, siendo esta nada negación.
El ser para sí es el propio ser de la conciencia o subjetividad. La existencia de la conciencia es anterior a ser conocida, no tiene nada sustancial, porque solo existe en este aparecerse a sí mismo. El para sí define al hombre en su proyecto original, por sus deseos.
El ser en sí, es el ser del mundo, de los objetos, en tanto existe con independencia de la conciencia. Es el ser de la objetividad, trascendente a la conciencia.
El ser en sí es el ser que es, es una totalidad y el ser para sí es el ser que no es, es una pura nada, es negatividad.
El sujeto es un para sí que nihiliza el en sí. El sujeto es deseo de ser (porque es pura nada), quiere ser algo que lo defina por su ser; por lo tanto es deseo de ser un en sí, ésto sería lograr la totalidad, es decir ser Dios, cosa que es imposible.
Simplemente nos encontramos existiendo, y entonces tenemos que decidir que hemos de hacer con nosotros mismos. Como no hemos sido creados para hacer nada en concreto, ni para realizar ningún fin, cada hombre deberá buscarse un fin propio, válido solamente para él y realizar su proyecto particular, que tiene un valor meramente subjetivo.
Pero por el solo hecho de tener el deseo de ser, se es libre; el sujeto elige libremente cualquier camino para definir ese proyecto original que es el deseo de ser.
El hombre está condenado a ser libre, pero también se crea libremente los condicionamientos y los obstáculos cuando los proyectos previamente trazados son erróneos.
De la libertad derivan varias implicaciones, por ejemplo la responsabilidad, en donde el hombre es plenamente responsable del modo de ser que va adquiriendo a lo largo de su existencia. De alguna manera la libertad resulta incómoda, debido a que hay que saber que hacer con ella, por lo tanto será la causa de una gran angustia.
El existencialismo no cree en normas generales válidas para todos, no tiene un sentido de referencia o sea que el hombre bajo su responsabilidad debe crear sus propias normas. Cuando realiza una elección, tiene inseguridad si es buena o mala, por lo tanto va acompañada de angustia.
Puede suceder que ante este miedo a la angustia que produce una elección, tratan de engañarse a sí mismo depositando la responsabilidad sobre algo ajeno, ya sea Dios, el ambiente o la herencia; a ésto Sartre lo denomina la mala fe y un ejemplo que da para ilustrar a este concepto es el siguiente: Una muchacha está sentada con un hombre, ella sabe bien que él desearía seducirla. Pero cuando él le toma la mano, ella intenta evitar la decisión de aceptarla o rechazarla, pretendiendo no darse cuenta deja la mano como si no fue consciente de la situación. Pretende ser un objeto pasivo y no un ser consciente de que es libre y la responsabilidad queda depositada sobre el otro»
Frente a la mala fe, Sartre propone la autenticidad como guía de conducta y consiste en aceptar a la libertad, la angustia y la responsabilidad.
Pero Sartre irá más allá, diciendo que el hombre es un ser absurdo ya que ni el nacer ni el morir tienen sentido. El absurdo de la existencia produce el sentimiento de náusea, sentimiento que se experimenta hacia lo real cuando el hombre toma conciencia de que es absurdo.
A partir de 1949, Sartre intenta revisar el pensamiento marxista enriqueciéndolo con su filosofía existencialista, comenzando la tercera etapa de su producción.
En Crítica de la razón dialéctica (1960), representa un gran esfuerzo para alcanzar la síntesis de las dos concepciones. Hay un pasaje del protagonismo del para sí al protagonismo que asume el movimiento dialéctico de la historia y la acción concertada del grupo para trascender una determinada situación política.
Hasta aquí traté de hacer un desarrollo introductorio del pensamiento filosófico de Sartre, quien fue, sin duda, un fenómeno intelectual que marcó a una generación, pero hablar de Sartre es también hablar del escritor, que a través de sus obras literarias transmitió su pensamiento filosófico con real maestría, convirtiéndolo en uno de los escritores contemporáneos más importantes de Francia. Tema que se desarrollará en una próxima entrega. 

http://www.antroposmoderno.com/antro-articulo.php?id_articulo=619


Quizás el gesto más revelador de la personalidad de Jean-Paul Sartre fue su rechazo al premio Nobel de Literatura que recibió en el año 1964, conviriténdose en la décima persona de nacionalidad francesa en lograrlo en esta categoría. ¿El motivo? tenía por regla declinar todo reconocimiento o distinción. Además consideraba que los lazos entre el hombre y la cultura debían desarrollarse directamente, sin pasar por las instituciones
Jean-Paul Sarte fue un filósofo, escritor, novelista, dramaturgo, activista político, biógrafo y crítico literario francés, exponente del existencialismo y del marxismo humanista. Fue pareja de la también filósofa Simone de Beauvoir.
jean-paul-sartre-muhimu4

Tras cumplir el servicio militar, empezó a ejercer como profesor de instituto; en 1933 obtuvo una beca de estudios que le dio la posibilidad de trasladarse a vivir a Alemania, donde entró en contacto con la filosofía de Edmund Husserl y de Martin Heidegger, quién ejerció influencia en su pensamiento. En el año 1938 publicó La náusea, novela que se convertió en símbolo del movimiento filosófico existencialista. Hombre de gran personalidad y principios desde que en 1945 fundó, junto a Simone de Beauvoir, la revista Les Temps Modernes  y se convirtió en uno de los principales teóricos de la izquierda. Se movilizó en 1939, fue hecho prisionero, aunque consiguió evadirse en 1941 y regresar a París, donde trabajó en el liceo Condorcet y colaboró con Albert Camus en Combat, el periódico de la Resistencia.
En 1943 publicó El Ser y la Nada, su obra filosófica más conocida, versión personal de la filosofía existencialista de Heidegger.
Considerado socialista independiente activo después de 1947, Jean-Paul Sartre criticó tanto a la URSS como a los Estados Unidos durante la época de la Guerra fría. En la mayoría de sus escritos de la década de 1950 aparecen cuestiones políticas, incluidas sus denuncias sobre la actitud represora y violenta del Ejército francés en Argelia.
jean-paul-sartre-muhimu2

Su obra desvela los vaivenes de su personalidad -incluso llegó a pensar en el suicidio-, brindando al lector algunos ápices de lucidez y de profundas reflexiones sobre cómo abordar la vida. Hoy en este artículo recopilamos algunas de estas reflexiones:

40 frases de Jean-Paul Sartre que sacarán lo mejor de ti

1. Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace.
2. Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es.
3. No perdamos nada de nuestro tiempo; quizá los hubo más bellos, pero este es el nuestro.
4. Desconfío de la incomunicabilidad; es la fuente de toda violencia.
5. Soñar en teoría, es vivir un poco, pero vivir soñando es no existir.
6. Basta con que un hombre odie a otro para que el odio vaya corriendo hasta la humanidad entera.
7. Un hombre no es otra cosa que lo que hace de sí mismo.
8. Nadie debe cometer la misma tontería dos veces, la elección es suficientemente amplía.
9. Los cobardes son los que se cobijan bajo las normas.
10. La libertad es lo que haces con lo que te han hecho.
jean-paul-sartre-muhimu3

11. Mi libertad se termina donde empieza la de los demás.
12. La violencia, sea cual sea la forma en que se manifieste, es un fracaso.
13. Cada hombre tiene que inventar su camino.
14. Es por el hombre que hay valores en el mundo.
15. Todo ha sido descubierto, excepto cómo vivir.
16. Si estás solo cuando estás solo, estás en mala compañía.
17. El hombre está condenado a ser libre; porque una vez arrojado al mundo, él es responsable de todo lo que hace.
18. A lo largo de mi vida me he dado cuenta de que todos nuestros problemas provienen de nuestra incapacidad para utilizar un lenguaje claro y conciso.
19. ¿Cree usted que yo cuento los días? Únicamente queda un día, uno que siempre se repite. Se nos da al amanecer y se nos quita al atardecer.
20. Para saber lo que vale nuestra vida, no está de más arriesgarla de vez en cuando.
jean-paul-sartre-muhimu

21. Usted es su vida, y nada más.
22. Con las palabras se cargan las pistolas.
23. La vida no tiene sentido a priori… Es hasta que le das un significado y valor; no tiene más que el significado que elijas.
24. Nunca he podido soportar la idea de que alguien esté esperando algo de mí. Siempre me dan ganas de hacer justo lo contrario.
25. Supongo que es la pereza lo que hace que el mundo sea igual día tras día.
26. No tiene sentido pensar en quejarnos, ya que nada externo ha decidido lo que sentimos, ni lo que vivimos, ni lo que somos.
27. Lo finito no tiene sentido sin un punto de vista infinito.
28. El hombre tiende a contar su vida más que a vivirla. Lo ve todo a través de lo que cuenta, y pretende vivir su vida como si fuese una historia. Pero hemos de elegir entre vivir nuestra vida o contarla.
29. Tu juicio te juzga y te define.
30. Mi pensamiento es mío: es por eso que no puedo parar. Yo existo porque pienso… y yo no puedo dejar de pensar. En este mismo momento – es terrible – si existo, es porque me horroriza existir.
31. Cuanta más arena se escapa del reloj de arena de nuestra vida, más claro se debería ver a través de él.
32. Lo peor de que te mientan es saber que ni siquiera merecías la verdad.
33. Hay que dejarnos llevar por la pasión antes de que podamos sentir.
34. La vida deja de tener significado en el momento en que se pierde la ilusión de que es eterna.
35. El hombre no es otra cosa sino lo que hace de sí mismo.
36. El hombre es lo que él desee ser.
37. El compromiso es un acto, no una palabra.
38. Usted y yo somos personas reales, que operamos en un mundo real. No somos producto de la imaginación de cada uno. Yo soy el arquitecto de mi propio ser, mi propio carácter y el destino. No sirve de nada quejarnos acerca de lo que podría haber sido, soy las cosas que he hecho y nada más. Todos somos libres, completamente libres. Podemos hacer cualquier cosa que queramos. Que es más que la mayoría de nosotros se atreve a imaginar.
39. La actuación es una cuestión de absorción de las personalidades de la gente añadiéndole un poco de nuestra propia experiencia.
https://muhimu.es/inspiracional/reflexiones-jean-paul-sartre/



 [PDF]

LA NÁUSEA

www.infojur.ufsc.br/aires/.../Jean%20Paul%20Sartre%20-%20La%20Nausea.pdf
Jean Paul Sartre 1. La Náusea. HOJA SIN FECHA. Lo mejor sería escribir los acontecimientos cotidianamente. Llevar un diario para comprenderlos. No dejar ...


El filósofo Jean Paul Sartre es recordado con motivo del primer centenario de su nacimiento. Numerosos coloquios y nuevas publicaciones intentan descifrar al padre del existencialismo, que sigue levantando polémica.
default
Rechazó el Nobel de Literatura en protesta a la politización de las asignaciones.
Fue el precursor del existencialismo e ícono de la juventud durante décadas. Su tumba en el cementerio de Montparnasse, donde yace junto a su compañera, la feminista Simone de Beauvoir, sigue siendo la Meca de peregrinos de todo el mundo. Numerosos coloquios y nuevas publicaciones y estudios se ocupan del controvertido pensador que luchó contra el colonialismo, la guerra de Argelia y los valores burgueses.
Sus posturas políticas estaban llenas de contradicciones. Apoyó abiertamente al dictador ruso Josef Stalin, al líder cubano Fidel Castro y al genocida camboyano Pol Pot, así como al grupo terrorista germano Fracción del Ejército Rojo. Su compromiso y polémica visión política, convirtieron al escritor y filósofo en uno de los intelectuales más controvertidos del siglo XX. Como pocos, el padre del existencialismo sigue siendo venerado y odiado.
Descifrando un misterio
Buchcover: Lévy - Sartre
Nuevas publicaciones intentan descifrar un misterio.
"Sartre: de la náusea al compromiso", "Sartre: una biografía sin tabúes", o "La pasión Sartre: el inventor de la libertad", son los títulos de algunas de las nuevas publicaciones francesas que arrojan una nueva luz sobre el célebre intelectual galo, 25 años después de su muerte el 15 de abril de 1980. Intentos, por lo demás, que abordan su pensamiento sin admiración ciega ni prejuicios hostiles. Como resultado se tienen nuevas y detalladas retrospectivas sobre su vida y obra, con abundantes imágenes e ilustraciones. Sin embargo el misterio del genial pensador no es aclarado definitivamente.
El escritor rechazó el Premio Nobel de Literatura en 1964. En una entrevista a la revista Le Novel Observateur, Sartre señala que las asignaciones del premio tienen un color político. "Las relaciones con el dinero son siempre falsas. Rechazo 26 millones y me lo reprochan, pero al mismo tiempo me explican que mis libros se venderán más, pues la gente se preguntará ¿Quién es ese atropellado que rechaza semejante suma?"
Sartre, quien consideraba el escribir una forma de negociar y solía decir: "nada me ata a lo que he escrito", seguirá siendo un fenómeno indescifrable que considera la existencia humana 'condenada a ser libre'. "Vivo mi vida como probablemente la termine: rodeado de libros", dijo Sartre siendo maestro de educación secundaria en la ciudad de Le Havre. Poco después recibió una beca para estudiar en Berlín a Heidegger y Husserl.
Jean-Paul Sartre und Simone de Beauvoir
El filósofo francés y su compañera, la escritora y feminista, Simone de Beauvoir.
Padre del existencialismo
Como escritor, volvió con un brillante ensayo. En 1938 se publicó su novela "La Náusea", en donde describe cómo la contemplación del absurdo de la existencia conduce a la libertad. La editorial Gallimard declinó su publicación argumentando que había pasajes demasiado crueles. La novela lo hizo célebre de la noche a la mañana. Cuatro años después le siguió "El ser y la nada", con la que el filósofo se consagró como figura central del existencialismo.
Sartre escribía, estimulado por cigarrillos, alcohol y anfetaminas, entre seis y ocho horas diarias. Sus novelas, ensayos, obras de teatro y guiones de cine fueron todos leídos y corregidos por su compañera, Simone de Beauvoir. La escritora feminista, autora del Segundo Sexo, fue su pareja desde sus años de estudiante.
Cuando Sartre murió, ciego y agotado a la edad de 74 años, unas 50 mil personas se reunieron en París para despedir al filosofo que cautivó a los intelectuales de una generación completa, uno de los más comentados pensadores del siglo XX. Actualmente unos 800 investigadores estudian su obra y hay unos 400 miembros de sociedades Sartrianas.
https://www.dw.com/es/jean-paul-sartre-venerado-y-odiado/a-1624739









Jean Paul Sartre fue un filósofo, dramaturgo, novelista y periodista político francés, uno de los principales representantes del existencialismo. Sartre nació en París el 21 de junio de 1905 y falleció el 15 de abril de 1980.

Su padre fue militar naval y falleció a los pocos meses de su nacimiento, Jean Paul Sartre fue criado por su madre, Anne Marie Schweitzer, hermana de Albert Schweitzer y su abuelo.
En 1915 ingresó en el liceo Henri IV de París y al año siguiente, debido al segundo matrimonio de su madre, se trasladó a La Rochelle, donde continuó sus estudios. En 1920, Jean Paul Sartre regresó a París e ingreso en la “École Normale Supérieure”, donde conoció en 1929 a Simone de Beauvoir, su compañera de toda la vida.
Se graduó en 1929 con un doctorado en filosofía y sirvió como conscripto en el Ejército Francés durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), durante la cual fue prisionero de los alemanes entre 1940 y 1941. Tras recuperar la libertad, Jean Paul Sartre volvió a Francia y comenzó a trabajar como profesor de filosofía en el liceo Condorcet y colaboró con Albert Camus en “Combat”, el periódico de la Resistencia.
En 1945 abandonó la enseñanza y fundó junto a Simone de Beauvoir la revista política y literaria “Les temps modernes”, de la que fue editor jefe. Unos años después comienza a relacionarse activamente con el socialismo, siendo un severo crítico durante la Guerra Fría (1947-1991).
Jean Paul Sartre tuvo una relación fluctuante con el comunismo, acercándose y alejándose de él. Se opuso a la Guerra de Vietnam, y junto a Bertrand Russell y otros organizó un tribunal con el propósito de exhibir los crímenes de guerra de los Estados Unidos.
En 1964 rechazó el Premio Nobel de Literatura, alegando que su aceptación implicaría perder su identidad de filósofo.
Jean Paul Sartre fue una persona sencilla, sin apegarse mucho a las cosas materiales y con un gran compromiso social, siendo el paradigma del intelectual comprometido del siglo XX.
Sus obras más destacadas son:

El ser y la nada (1943)
El existencialismo es un humanismo (1945)
La transcendencia del ego (1936)
La náusea (1938)
El muro (1939)
Esbozo de una teoría de las emociones (1939)

Algunas de las mejores frases de Jean Paul Sartre


“El mundo podría existir muy bien sin la literatura, e incluso mejor, sin el hombre”

“Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace”

“Lo importante no es lo que han hecho de nosotros, sino lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros”

“Una batalla perdida es una batalla que uno cree que ha perdido”

“Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que ser”

“Al querer la libertad descubrimos que ella depende enteramente de la libertad de los demás”

“Aquello que cada uno de nosotros es, en cada momento de su vida, es la suma de sus elecciones previas. El hombre es lo que decide ser”

“Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad”

“Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren”

“El hombre está condenado a ser libre”

“El hombre nace libre, responsable y sin excusas”
“En el amor, uno y uno son uno”

“Habremos de ser lo que hagamos, con aquello que hicieron de nosotros”

“Incluso el pasado puede modificarse”

“Lo importante no es lo que han hecho de nosotros, sino lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros”

“Lo más desagradable del mal es que a uno lo acostumbra”

“Los hombres son como los dados, se lanzan en la partida de la vida”

“No perdamos nada de nuestro tiempo; quizás los hubo más bellos, pero este es el nuestro”

“No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino por la forma en que se digan”

“No somos libres de dejar de ser libres”

“Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es”

“Ser libre no es querer hacer lo que se quiere, sino querer hacer lo que se puede”

“Temblad ante el esclavo cuando rompe sus cadenas, no tembléis ante el hombre libre”

“Todo ha sido descubierto salvo cómo vivir”

“Todo lo que existe nace sin razón, se prolonga por debilidad y muere por casualidad”

“Todos los medios son buenos cuando son eficaces”

“Trata de amar al prójimo. Ya me dirás el resultado”

http://culturizando.com/quien-fue-jean-paul-sartre/












Título original
The Constant Gardener
Año
Duración
128 min.
País
Reino Unido Reino Unido
Dirección
Guion
Jeffrey Caine (Novela: John Le Carré)
Música
Alberto Iglesias
Fotografía
César Charlone
Reparto
, , , , ,, , , , 
Productora
Coproducción Reino Unido-Kenia-Alemania; Focus Features / UK Film Council
Género
ThrillerIntrigaDrama | ÁfricaPolítica
Grupos
Adaptaciones de John le Carré 
Novedad
Web oficial
http://www.theconstantgardener.com/
Sinopsis
Justin Quayle (Fiennes) es un diplomático británico destinado en Kenya cuya mujer es asesinada junto a un hombre sospechoso de ser su amante, un activista defensor de los derechos humanos de la región. Quayle decide entonces investigar los asesinatos, y comienza a descubrir mucho más de lo que esperaba... (FILMAFFINITY)
Premios
2005: Oscar: Mejor actriz de reparto (Rachel Weisz)
2005: Globos de Oro: Mejor actriz de reparto. 3 nominaciones
2005: Premios BAFTA: Mejor montaje. 10 nominaciones
2005: Nominada al Goya: Mejor película europea
2005: Festival de Cannes: Prix France Musique - Mejor música (Iglesias)
2005: Festival de Venecia: Nominada al León de Oro - Sección oficial
Críticas
  • "Una película turbadora y muy bien narrada. (...) Ralph Fiennes convence y emociona. Rachel Weisz despliega inteligencia y morbo."
  • "Clara vocación de denuncia. Tiene, por consiguiente, todos los tics de ese cine (...) la apariencia del filme, seca, cortante y con un final nada convencional, se distancia del cine comercial al uso.
  • "No se queda en un thriller genérico y logra transmitirnos algo de su indignación (...) 
  • "Pesimista y desencantada (...) Lo mejor: el material de partida. Lo peor: su estética con fecha de caducidad. (...) 
  • "Una obra maestra del suspense, el romance y la intriga política (...) Fascinante (..) Un thriller tenso y absorbente que arrastra a los sentidos y revoluciona la mente como pocas películas recientes han podido lograr. (...) 
  • "Una película poderosa y sutil, impecablemente interpretada y toda una aventura para no perderse"
  • "Una de las mejores y más provocativas películas del año (...) Prepárese para un viaje excitante. (...) El director Fernando Meirelles logra milagros visuales llenos de sentimiento (...) 
  • "The Constant Gardener no es un ejercicio de lógica que comienza con misterio y termina con la verdad, es un círculo alrededor de una escurridiza conspiración (...) Uno de los mejores films del año. (...)