728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    jueves, 20 de julio de 2017

    Curzio Malaparte EL CAMALEÓN ( Dossier y Libro completo LA PIEL )

    Resultado de imagen para Curzio Malaparte, la piel portada


    PDF]La piel - EspaPdf

    assets.espapdf.com/b/Curzio%20Malaparte/.../La%20piel%20-%20Curzio%20Malaparte....
    3 oct. 2014 - norteamericanas, es el escenario de la más célebre novela de CurzioMalaparte. Un Malaparte visionario que, en las páginas de La piel.


    Curzio Malaparte, el último condotiero


    Firmó un libro sobre cómo dar un golpe de Estado, caricaturizó a dictadores y mantuvo una relación de escandalosa ambigüedad con el fascismo. Su personalidad contradictoria permite entender la Europa de la Segunda Guerra Mundial.

     Christopher Domínguez Michael 

    15 febrero 2016

    Snob comme le sont toujours 

    les révolutionnaires...

    Daniel Halévy, Pays parisiens (1932)


    En beneficio de quienes hemos repetido como pericos aquello de que en cinco siglos será difícil distinguir a un fascista del XX de un comunista del mismo siglo, Curzio Malaparte (1898-1957) está de regreso para ayudarnos a ganar la apuesta. Por motivos mucho más trascendentales que su bien ganada reputación de vedette del fascismo, Malaparte se reedita en Nueva York, Barcelona, México y París, junto a una biografía al parecer definitiva: Malaparte. Vidas y leyendas, de Maurizio Serra. Sin Malaparte –nacido Kurt Suckert, hijo de un alemán protestante al que odiaba y de una madre italiana quien al parecer lo alejó del resto de las mujeres– es difícil entender lo que significó no solo el común origen revolucionario de los totalitarismos bolchevique y fascista sino lo que la Segunda Guerra Mundial fue para sus protagonistas.


    En sus dos grandes novelas-reportaje, Kaputt (1944) y La piel (1949), Malaparte fue el último en pregonar, estilísticamente, que aquella barbarie también era un momento culminante en la historia de la civilización. Presiento –es decir, no tengo pruebas para afirmarlo– que aquella frase famosa de Adorno sobre la imposibilidad de escribir poesía después de Auschwitz fue una reacción a la lectura de Malaparte, cuya prosa elegante y decadente es poesía de la guerra. En Kaputt, madame Frank, la esposa del comisario del Tercer Reich en esas “tierras de sangre”, alaba a Schumann mientras los invitados les disparan a los judíos que escapan “como ratones” por los muros del gueto de Varsovia. La visión de Malaparte es a veces dantesca, a veces lírica y hasta elegíaca para escándalo de una época dada a creer –con Claude Lanzmann– que el Holocausto, por ejemplo, es, aunque sujeto a filmarse, metodológicamente inenarrable; o aterrada ante un libro como Vida y destino (escrito en 1959 y publicado en 1980), de Vasili Grossman o sus secuelas, ya más bien mórbidas, como Las benévolas (2006), de Jonathan Littell.


    Malaparte no oculta el horror, siendo él mismo uno de los muchos que lo impusieron, pero tampoco se priva de contraponerlo con una Europa donde él y sus amigos aristócratas y diplomáticos gozan de la naturaleza, la gran conversación, los perros y los espectros del Antiguo Régimen. Muchas de sus páginas, sentado el autor a la mesa de los asesinos en la remota Finlandia o en Polonia bajo el dominio del “rey” nazi Hans Frank, las pudo haber escrito un Proust vigorizado por el baño sauna nórdico. No lo hace con cinismo sino con la naturalidad de un hombre de otro tiempo pues él, en efecto, fue un condotiero, aquellos mercenarios alemanes de lujo que bajaban a la península desde el norte para ponerse al servicio de los príncipes italianos. Estos soldados de fortuna trabajaban muchas veces, como lo hizo Malaparte con la literatura, para su propia gloria.


    Formado en la guerra de 1914, ingresa como voluntario a la Legión Extranjera del ejército francés, dada la pereza italiana en entrometerse en esa batalla de los latinos contra los germánicos, tal cual la veía el joven Suckert (quien desde 1925 firma Malaparte en contraposición irónica al Buonaparte de Napoleón). Una vez terminada la guerra y aunque Italia se cuente, con ganancias de escaso valor, entre los vencedores, Malaparte se alista en el llamado fascismo rojo: salido de los sindicatos, quiere nacionalismo en vez de internacionalismo, el predominio del Estado y no su disolución, la guerra y no la paz, el vigor de las razas por encima de un obrerismo al que, por otro lado, nunca renunciará. Como Mussolini, Malaparte viene de la izquierda y su obra maestra, la Técnica del golpe de Estado (1931), según la docta opinión del filósofo Ernst Bloch, solo podía haberla escrito un marxista. El “maquiavelismo” del libro causa escándalo: tras las ilusiones humanistas decimonónicas, alguien pintaba cómo se obtenía el poder absoluto, no cómo debía ser.


    Antes de Hannah Arendt, Malaparte omite la oposición izquierda/derecha como una segunda naturaleza del siglo y afirma que si desde 1919 no triunfaron las revoluciones rojas o negras, se debió a que no abundaban los Trotski y los Mussolini, los únicos capaces de entender la esencia técnica del golpe de Estado totalitario, la gran lección bonapartista del 18 de brumario que solo los tontos confunden con una conspiración militar. El totalitario obtiene legalmente el poder: lo lograron los bolcheviques con la Asamblea Constituyente, Mussolini al hacerse nombrar primer ministro por el rey, Hitler al ganar sus elecciones. La voluntad general no existe: nadie menos rousseauniano que Malaparte.1


    A casi ninguno de los involucrados les gustó que Malaparte los pusiera frente al espejo: el humanitario Trotski, lector de Anatole France y libertador fallido de todos los pueblos, aparece en Técnica del golpe de Estado como el genio sin escrúpulos que se apodera del país más grande de la tierra, tomando los puntos estratégicos de San Petersburgo ante la cobardía de un Lenin disfrazado de obrero convencido de que la Revolución soviética todavía puede diferirse una generación. Trotski le envía en 1932 un telegrama de protesta a Malaparte; años después, enamorado del viejo Stalin, Malaparte –quien siempre disloca nuestra versión de las cosas con ucronías históricas fantásticas– dirá que la Segunda Guerra la ganó Stalin el día que Mercader le dio un pioletazo a Trotski en Coyoacán: ese “místico hebreo”, seguido por una corte de popes, sabía tomar un Estado, pero no ganar una guerra.2 Como si se tratara de la develación de un secreto de Estado (y algo había de eso), Mussolini mandó prohibir el libro.


    En 1931 Hitler todavía no ha llegado al poder y si Malaparte logró morir del lado de la izquierda fue por su antihitlerismo, que fácilmente puede ser interpretado, recurriendo al psicoanálisis de banqueta, como odio hacia su propio padre. Aun cuando no lo haya hecho el propio Hitler, que no era hombre de libros, otros nacionalsocialistas vaya que leyeron Técnica del golpe de Estado en 1933 y después. El bufón Malaparte se permitió llamar a Hitler una mujerzuela histérica con los ovarios dañados (y opinar que “no existen hombres que sean hombres de la cabeza a los pies. Hay siempre en ellos una parte de fémina”)3 y, pese a las reticencias del círculo del Führer, recibió la autorización para ser corresponsal de guerra junto a los alemanes en el Frente Oriental, de donde regresó regañado por haber mostrado demasiada empatía hacia los soviéticos. La sovietofilia de Malaparte, hija sietemesina de su amor por el Cristo ruso, le duró desde La rivolta dei santi maledetti (1923), uno de sus primeros libros, hasta En Russie et en Chine (1959), inmediatamente póstumo.


    Escasamente se toma en cuenta que fue hasta 1935 cuando Mussolini se acercó de verdad a su discípulo Hitler, del cual resultó ser el peor de los aliados, con su ejército rascuache y sus decisiones siempre inoportunas. Antes de ello, el amor secreto de los fascistas originales, los de 1922, era el bolchevismo y la urss, el proyecto de gran imperio a imitar. Eso pensó hasta el fin de sus días Malaparte sin olvidar que Mussolini fue el primer soberano de Europa en reconocer diplomáticamente a los soviéticos. Pensaba lo mismo el conde Galeazzo Ciano, yerno del Duce y protector de Malaparte. Cuando Ciano se confabuló contra su suegro, escapó a Alemania, de donde Hitler lo devolvió a la efímera República de Saló. Ahí fue fusilado por traidor.


    La relación de Malaparte con Mussolini es una de las más extrañas que puedan registrarse entre un intelectual y un tirano. Antes de entrar en materia, deben decirse ciertas cosas. El fascismo italiano, comparado a la Alemania hitleriana y a la urss de Stalin, nunca fue un régimen del todo totalitario. En potencia lo era, pero esa potencia nunca se multiplicó al grado de que Víctor Manuel III, una vez depuesto Mussolini en 1943, le encargó al mariscal Badoglio que Italia cambiase de bando. Castigos como los impuestos a Malaparte –fascista “independiente” y escritor a la vez temerario y travieso que viajaba por las universidades británicas dando sus opiniones heterodoxas sobre la Europa de los dictadores– no fueron más allá de confinamientos a sitios áridos como Lipari entre 1933 y 1938, desde donde, con pseudónimo, siguió colaborando en la prensa italiana y recibiendo a amigos o a escritores judíos como Alberto Moravia (al igual que muchos italianos, Malaparte era antisemita de baja intensidad: solo lamentaba que Marx hubiera sido “hebreo”). Y el aburrimiento en Lipari estuvo a punto de someterlo al matrimonio con la viuda de Edoardo Agnelli, presidente del Juventus y de la Fiat, quien había sido maltratado por el obrerista Mussolini (a diferencia de Hitler, tan obsequioso con el capital financiero, si en algo pecó de totalitarismo Mussolini fue al someter a los empresarios italianos a su capricho).


    Don Camaleón, como nos lo recuerda Malaparte en las ediciones de 1946 y 1953, fue editado en 1928. “No después de 1945, cuando Mussolini estaba muerto e indefenso” sino cuando podía defenderse, como lo hizo, retirando el libro de la circulación. En ese prólogo de la posguerra, Malaparte se presenta como un verdadero disidente del régimen (y se compara con el comunista Gramsci, a quien ni los nazis ni los soviéticos le hubieran permitido escribir los Cuadernos de la cárcel, ni autorizado su muerte en un hospital). Es una deliciosa novela satírica donde Mussolini le sugiere a Malaparte que eduque a un camaleón como su bibliotecario, pero la operación es tan exitosa que don Camaleón se convierte en el segundo hombre del régimen, su confidente, su ninfa Egeria, su eminencia gris, un Talleyrand reptil que visionariamente le advierte al Duce que los italianos detestan contarse entre los vencedores. Lo suyo es la derrota.


    Serra, el biógrafo de Malaparte, advierte que la primera edición de Don Camaleón estaba dedicada al liberal Piero Gobetti, muerto en París en 1926, como consecuencia de la paliza que le propinaron los fascistas. De esa matonería rufianesca, nos recuerda Serra, había participado Malaparte cuando asesinaron al diputado socialista Giacomo Matteotti en 1924, crimen en el cual el escritor estuvo involucrado. El cuadro completo indica que Malaparte era un bufón de la corte al cual le estaba permitido burlarse del Duce, una vez acreditado su fascismo en hechos de sangre, lo cual no niega –y por ello la dedicatoria a Gobetti– que Malaparte aspirase a un fascismo más liberal en cuanto a su trato con los intelectuales. El condotiero era escéptico y juguetón. Arriesgaba, sin duda, su margen de libertad. Y en 1928, el fascismo italiano –como ocurría en la urss con la oposición trotskista– todavía toleraba los conflictos internos.


    Acaso lo más doloroso para Malaparte –concluye Serra– fue la relativa indiferencia con que Mussolini dejó pasar Don Camaleón, en la misma época en que había decidido deshacerse del amenazante Gabriele D’Annunzio, él sí, años atrás un rival de peligro tras su aventura en el Fiume, “sepultándolo en oro como a una muela podrida”. Con buen ojo, el dictador los consideraba a ambos exhibicionistas literarios de la misma calaña. Malaparte, de ser el Architaliano, como se titulaba un libro de poemas suyo en 1928, paso a ser el camaleón, en lugar de Mussolini, quien una vez muerto –aunque Malaparte dudaba que los muertos no pudieran defenderse– se convirtió en Muss y solo después de ser colgado, ya cadáver, de las patas en la plaza Loreto de Milán, en el gran imbécil.4


    Expulsado de la prensa oficial en 1931, Malaparte dijo haber renunciado al partido fascista el 18 de enero de ese año. No le faltaban enemigos en Italia, sobre todo entre los colegas envidiosos en un momento de gran éxito en Francia –aplaudido por los Maurois, los Bernanos, los Giraudoux– del nativo de Prato en Toscana, tanto por la Técnica del golpe de Estado como por Le bonhomme Lénine (1932). Serra no encuentra documentación que pruebe un encono particular del dictador hacia él aunque todas sus andanzas en París eran consignadas religiosamente por los servicios secretos del Duce, a quien le aburrían los frívolos, fuesen D’Annunzio, Malaparte o su yerno Ciano. Más bien quería castigar a Malaparte con el látigo de su desprecio.


    Desde París, Malaparte deseaba ser el caricaturista de los dictadores y por ello escribió su venganza, dice Serra, contra el padre padrone: Muss. Retrato de un dictador. El bufón aspiraba a convertirse en condotiero y batirse por su propio honor, oro y prestigio: no le faltaba inteligencia ni historia. Había visto nacer el fascismo y quería jugar su propio juego como un amante de Italia sin ser un lacayo de Mussolini, capaz de relacionarse con intelectuales antifascistas, como lo hacía con Gaetano Salvemini, íntimos ambos de Daniel Halévy, el contacto de Malaparte en Francia.


    Anarquista de derechas o no –así lo llamó el expresidente italiano Giorgio Napolitano, quien lo trató en la segunda posguerra–, Malaparte creía en la libertad del escritor y no la encontraba incompatible, vaya sorpresa, con el fascismo italiano de su juventud, en el cual se veía como un “restaurador de nuestra fe católica, un hombre de la Contrarreforma, soldado y profeta, un restaurador de la autoridad de la fe, del dogma, del heroísmo” y toda la cantaleta contra el maléfico racionalismo de la Ilustración.5 Aunque lo de Malaparte era más el modernismo en su versión fascista, esas contradicciones entre tradición y vanguardia eran muy propias de la derecha revolucionaria. Malaparte deja al futurista Marinetti en calidad de un provinciano entusiasta de los aviones de hélice pero él mismo es miembro nominal del Strapaese, un ruralismo italiano. La peste en Nápoles, con su desenlace prostibulario, en La piel, está más cerca del Sade de Pasolini que del pobrecito de Asís.


    Muss es un violento libro contra Hitler, que envilece y corrompe a millones de niños alemanes, donde también se deploran las “condiciones de esclavitud a las que el fascismo ha reducido al pueblo italiano”, aunque luego se pierda Malaparte en consideraciones confusas sobre las diferencias entre la violencia legal y la ilegal. Sus sueños totalitarios eran esencialmente proletarios: pan y trabajo para los obreros sin detenerse en las tonterías de la democracia burguesa. Se burla de Muss, a quien no desea volver a ver nunca por concebirse como héroe del cinematógrafo, junto con todos los políticos de la época. Siempre usa a Mussolini como el mal menor junto a Hitler, un austríaco que tradujo al bávaro el fascismo, este mismo la suma de todos los defectos de la civilización católica del sur.


    “John Stuart Mill y Marx se nos aparecen como los últimos herederos de Lutero” mientras que Hitler y Mussolini lo son de Ignacio de Loyola, dice Malaparte. Sus críticas al liberalismo anuncian lo que será el fin de su vida: una última conversión, primero a Stalin, luego a Mao Zedong. Pero en el camino, en un verdadero galimatías, Malaparte recuerda a su maestro liberal Gobetti y afirma: “no es Mussolini el que ha inventado la técnica de la divinidad artificial, pero es quien la ha perfeccionado hasta su grado máximo” dejando como un juego de niños al Estado policíaco napoleónico. Finalmente, se justifica como un italiano acaso indigno de ser compatriota de Maquiavelo (la Técnica del golpe de Estado sería El príncipe del siglo XX), se precia de la heterodoxia de su obra literaria y de “imprudente conducta política”,6 así como de sus duelos, pues fue Malaparte, gran esgrimista, uno de los últimos duelistas de la historia y lamenta (en privado) que el fascismo haya vuelto moralmente indigno al pueblo italiano.


    Salvo los fragmentos contra Hitler, las consideraciones de Malaparte sobre la conversión del fascismo en una bufonada no se publicaron sino póstumamente. Pero este publicista todavía guardaba sus cartuchos contra Lenin. Es propio del fascismo primigenio el tener un horror contra la burguesía aún mayor que el de los distintos socialismos. En Le bonhomme Lénine, se divierte Malaparte burlándose del mito burgués sobre el supuesto Atila de los soviets, quien a los ojos de su Técnica del golpe de Estado resulta un despreciable pequeñoburgués. Marx interpreta la realidad, dice el italiano, Lenin la transforma. ¿Cómo lo hace? Alejándose del bello ejemplo de su hermano terrorista Aleksandr Uliánov y evitando parecerse a Robespierre o a Napoleón. Vive sus exilios europeos en la estrechez y la avaricia, alimentado por su esposa y por su madre, metido en una biblioteca donde se la pasa calculando la crisis del capitalismo y sus ciclos, escribiendo mamotretos de filosofía inepta, mientras en 1905 sus camaradas intentan por primera vez el sovietismo en San Petersburgo. Consagra el fanatismo de su voluntad a deshacerse de los mencheviques. Para tener una visión de Lenin como la de Malaparte habrá que esperar al Taurus (2001), la película de Aleksandr Sokúrov sobre los últimos días del fundador de la urss.


    Como el Lytton Strachey de los tiranos, Malaparte no tiene parangón. Entréguenle a Lenin, a Trotski, a Mussolini, a Hitler como monstruos y les devolverá unos personajes circenses, contorsionistas, histéricos. Quizá solo la estólida e imperturbable maldad de Stalin le pareció a la altura de su sueño de superhombre y por eso no se ocupó de él, mientras que es probable que Malaparte haya muerto ignorando los millonarios crímenes de Mao, su última pasión. Nadie nunca, asegura Malaparte, ha ejercido el arte de la calumnia, de la destrucción de aquellos que le eran más afines, como Lenin, quien sin Trotski no hubiera podido dar el golpe de Estado de octubre de 1917 y habría quedado como un oscuro agente del Káiser (que le dio paso franco en un vagón sellado, para firmar, como ocurrió en Brest-Litovsk, la paz por separado con Alemania). Como todos los ignorantes, Lenin no distinguía las ideas de las personas y por ello a nadie dejó sin traicionar, dice su deturpador. Aunque Malaparte en los años de los procesos de Moscú había decidido callar, disciplinado por Muss, debió ver en la matanza estalinista la consecuencia lógica de la inmoralidad consustancial a Lenin. Una vez que se hicieron del Palacio de Invierno en 1917, el jefe bolchevique solo buscó un tocador para quitarse su disfraz de obrero y tomar el aspecto de comisario del pueblo, escasamente mayestático a ojos de Malaparte. Veinte años antes, tras una ceremonia, Lenin había olvidado su sombrero sobre la tumba de Marx en Highgate.


    A Malaparte nunca lo citan los sovietólogos y hacen mal. Aunque era mentiroso y cambiaba fechas para darle coherencia a su narración, como en Le bal au Kremlin (aparecido en 1971), donde altera el día del suicidio de Mayakovski para inventarse una visita al despacho del poeta, nadie pone tan en duda los tópicos y los clichés como él. Su descripción de la sociedad soviética antes del pleno dominio de Stalin, hacia 1930, es formidable. No podía haber gente en el mundo más despreciable que los soviéticos, porque hablaban el peor francés. Urgidos, los bolcheviques crearon sobre los restos de la antigua nobleza una aristocracia pedestre, ladrona y servil, más decepcionante incluso para el autor de Kaputt que el fascismo italiano que según él se había desviado de su camino revolucionario. Sin embargo, como anotó agudamente Gramsci, nadie supo qué entendía por “revolucionario” Malaparte, el verdadero don Camaleón.7


    Negándose a ser el Thomas Mann italiano, el supremo caricaturista de los dictadores decide, inesperadamente, volver a Italia a principios de los años treinta con la intención de ser el mandamás de la prensa del régimen. Renunciaba a aquello en lo que había emulado a D’Annunzio: ser un escritor italiano cuyos libros se editaban primero en francés y luego en su lengua. Siendo mentira su supuesta renuncia al carnet fascista, tal parece que cayó en desgracia no por hablar mal de Hitler, apenas elegido canciller del Reich en ese momento, ni de Mussolini, el cual toleraba los chistes de su bufón. Y no solo eso: en cuanto se filtró a la prensa que Malaparte estaba enfermo debido a la penosa reclusión a la cual era sometido por el fascio, Muss mismo lo mandó fotografiar totalmente desnudo, en un gesto que hoy es difícil no calificar de homoerótico, para exaltar la belleza muscular de su bello bufón.


    Todo fue una intriga palaciega. Malaparte le faltó el respeto a un condotiero de mayor rango que él, el aviador Italo Balbo (1896-1940), quien en 1933 comandó, ida y vuelta, el vuelo de veinticuatro hidroaviones entre Chicago y Roma. Balbo, más que toda su obra literaria y política, lo remitió a su confinamiento en Lipari, como si fuese un modesto enemigo del zar internado en Siberia. Tuberculoso, al parecer por los gases tóxicos inhalados durante la Gran Guerra, el audaz Malaparte tampoco era un suicida. La nueva guerra se aproxima, carece de permiso médico para reingresar al ejército y Mussolini nazifica el país con las leyes antisemitas de 1938. Pero si los nacionalsocialistas querían imponer el dominio de la raza aria exterminando a los judíos, a Malaparte le entusiasmaba la eugenesia solo para mejorar a las razas caninas. “Ninguna voz humana expresa el dolor universal de manera tan intensa como el ladrido de un perro”, llega a decir en Kaputt.8


    Esos años los dedica Malaparte al arte y a la literatura modernas con Prospettive, una magnífica revista que reúne a toda la vanguardia internacional encabezada por Picasso junto con Joyce, García Lorca, Pound y Heidegger, nada menos, y a muchos escritores italianos, prueba de que el Duce toleraba “el arte degenerado” perseguido por los hitlerianos.9 Cuando Malaparte necesitaba dinero para Prospettive recurría a su magnificencia. Serra insiste en que, contra toda corrección política, los años del fascismo fueron, más prolongadamente, similares en creatividad y riesgo a los inicios de la Revolución rusa.


    Antes de 1939 Malaparte vive a la expectativa, escribiendo secretamente contra Mussolini lo que después será Muss. Retrato de un dictador y cultivando sus dos grandes pasiones: sus perros y la arquitectura. Es difícil leer una biografía moderna donde un varón heterosexual le dé tan poca importancia a las mujeres. A Virginia, la más cercana, la culpa de ser indiferente a los animales, dueña de una feminidad no abstracta, sino distraída. A Febo, su perro favorito y fundador de una dinastía, le escribirá una elegía en prosa, “Un cane come me”, de la misma manera que a su casa en Capri, una de las maravillas de la arquitectura del siglo XX, la llamará “Una casa come me”, sitio iniciático donde filmaron Godard y Bardot y que no ha sido indiferente a la pluma de Tom Wolfe o de Bruce Chatwin, quienes, además de admiradores de la Casa Malaparte, hablan de su creador como uno de los padres no reconocidos del new journalism.


    Otra vez, esta suerte de navío funcionalista (cuyo arquitecto fue Adalberto Libera) que parece aterrizar en el risco de Punta Massullo parece un escenario dispuesto para Sokúrov. Se trataba naturalmente de contraponer, al Vittoriale degli Italiani, en el lago de Garda, donde se había enterrado D’Annunzio en vida, una esbelta fantasía futurista, envidiada por Axel Munthe, el autor de La historia de San Michele, otro de los famosos del vecindario.10 El tercer episodio lo protagonizará, ya no en la arquitectura monumental familiar sino en el cine, el tercero en la dinastía camaleónica, Pier Paolo Pasolini. Según Serra, uno hereda en el otro. Los unió, dice, el perdón y la venganza. Quizás, agrego yo, fueron los primeros cristianos de la no muy católica Italia.


    No siendo posible reseñar aquí sus dos grandes novelas sobre la guerra, solo puedo decir que Kaputt es el norte, la aristocracia, el gueto de Varsovia, el grito de Munch, la anticipación del nazi como ogro propia de Tournier o de Sarban, mientras que La piel es el sur, la pobreza, la peste y la prostitución, es Goya y sus desastres de la guerra. Escritas ante una Italia derrotada, entrampada desde el comienzo con una invasión de Grecia que retrasará la Operación Barbarroja contra la urss, acortando la llegada del General Invierno, el dueto malapartiano no compone, desde luego, un par de novelas patrióticas. Están hechas para corroborar que en 1944 como en 1918, sea cual sea su bando, Italia siempre pierde y Malaparte solo puede ser el dibujante de un bestiario. Cada parte de Kaputt lleva el nombre de un animal y describe una comedia “humana” donde el crimen y la perversión se suman a la melancolía y la indiferencia de la naturaleza ante la historia. Mientras Jünger (que no lo cita en sus Diarios de guerra y ocupación) narra memoriosamente, dice Serra, Malaparte pinta con acentos líricos aun lo más siniestro: ya se trate del grotesco Hans Frank, quien quiso evadir la horca en Núremberg haciéndose pasar por el monaguillo que fue de niño, o del ustacha Ante Pavelić, cuyas orejotas le recuerdan a la música de Honegger o Milhaud. Malaparte se esconde en la noche blanca de Finlandia entre una tropilla de inútiles como él, jubilados por la historia, en la que se destaca el poeta y aristócrata español, el “fúnebre” Agustín de Foxá, embajador de Franco en Helsinki, amistado con el escritor italiano. Serra, en todo caso, las llama “novelas-reportaje” para enaltecerlas: compara a Malaparte con Flavio Josefo y Daniel Defoe.


    El fin de la guerra hace que en Malaparte nazca un cristiano a la rusa, como puede mirarse en la única película que filmó (El Cristo prohibido, que compitió contra Los olvidados de Buñuel en Cannes) y leerse en Le bal au Kremlin, donde Malaparte interroga obsesivamente a Lunacharski y a otros bolcheviques para saber qué hay de cristianismo en ellos. Le dicen todo y nada. Malaparte elucubra tonterías –si el trotskismo es el nuevo judaísmo, etcétera– y al final, como el poeta simbolista Aleksandr Blok, reconoce que la última y desoída oportunidad de recristianizar primitivamente al mundo fue la del apostolado bolchevique. En El gran imbécil, a su vez, Malaparte narra su encuentro seguramente imaginario con el asesino de Mussolini, el hombre que dirigió su fusilamiento en Giulino di Mezzegra, supongo. En sus novelas, quien importa es él, el narrador.


    Este gran stendhaliano quería que todo el mundo, desde su mujer hasta su casa pasando por su perro, fuera como él, grandioso y etéreo, incorruptible entre la peste. Este método egotista vuelve particularmente fascinante la lectura de Kaputt y La piel (de la cual hay una versión ligera, Il compagno di viaggio, editada hasta 2007), libros donde no hay identificación con las víctimas como en Grossman (que llega a ser una incesante mortificación para el lector), pero tampoco la altivez aristocrática de Jünger, su distanciamiento. Malaparte siempre es él y lo que él significa, precisamente esa Europa deliciosa y decadente, delicada y técnica, cosmopolita y nacionalista a la vez, madre de Proust y de Hitler. Por ello insisto en que la empatía fatal establecida por la Escuela de Fráncfort entre la Ilustración y la barbarie del siglo pasado es una lectura malapartiana de la Segunda Guerra, sus causas y sus secuelas. Malaparte fue el último de los intelectuales que creyó que la guerra no solo era la continuación de la política por otros medios. La guerra misma, él que la provocó y la sufrió, era a la vez el gran arte de Occidente y su consumación.


    En 1944, asegura Serra, no queda claro a quién debe obedecer el oficial de reserva Malaparte, si a la República de Saló o a la moribunda monarquía que se ha deshecho de Muss. Nada tonto, Malaparte elige ser oficial de enlace de los vencedores, los estadounidenses, a quienes trata con la habitual condescendencia europea, y luego el condotiero se las arregla para caer parado. Serra demuestra que es falsa su historieta como disidente del exilio interior, cuando más bien fue un tolerado enfant terrible del fascismo, dueño de un relativo fracaso –no llegó a ser un D’Annunzio, rey de una Barataria a modo– y un dandi regañado por ofender a un gran aviador.


    Antes de la Guerra Fría, cuando los comunistas todavía forman parte de los gobiernos vencedores en Italia y Francia, Malaparte se alinea con quienes vencerán en la siguiente ronda, los democratacristianos, y se perfuma de anticomunismo. Y una vez que el Partido Comunista Italiano queda, poderoso pero aislado, lejos del gobierno, Malaparte se saca un as de la manga: Palmiro Togliatti, el jefe de los comunistas italianos y la figura más importante en el mundo comunista después de los jerarcas soviéticos, lo adora y lo necesita. Limpia con gran éxito el expediente de Malaparte, esta vez presentado como un auténtico compañero de viaje. Tras la invasión soviética de Hungría en 1956, no muy exitoso ni como hombre de cine ni de teatro (montó en 1949 Das Kapital, qué habrá sido eso), Malaparte le da por la sinofilia y recorre la China comunista justo antes del Gran Salto Adelante que mataría más seres humanos que varios de los dictadores que él ridiculizó. Se inventa una entrevista con Mao (qué más da: Chateaubriand, uno de sus modelos, había hecho lo mismo con Washington) y de China llegan dos noticias. Una buena y otra mala. La buena es que Malaparte ha logrado la intercesión del Gran Timonel para que libere a los católicos presos en las ergástulas maoístas. La mala es que Malaparte ha caído mortalmente enfermo en una aldea del sur de China. Trasladado a Pekín, los médicos confirman que aquella vieja tuberculosis tóxica contraída en la Primera Guerra se ha convertido en el cáncer de pulmón que le impedirá ser testigo de la tercera, si la hay. El traslado de Pekín a Roma se convierte en una noticia mundial y, según rumores, se realizó en el turbojet de Jrushchov y Bulganin, anota Maurizio Serra.


    En Roma su lecho de muerte queda rodeado de ratas eclesiásticas de todos los colores. La clínica Sanatrix de la ciudad es un desfile de celebridades: tras Amintore Fanfani, líder de la Democracia Cristiana, hacen pasar a Togliatti con el carnet del pci firmado por él mismo para el camarada Malaparte. Se dice que lo rompió una vez que Togliatti salió de la habitación. Se dicen muchas cosas. La curia se mueve con eficacia y pese a que La piel ha sido puesta en el Index, o por ello, consigue que el hijo del protestante Erwin Suckert, el Camaleonísimo al que amaron con pasión lo mismo Togliatti que Henry Miller, se convierta al catolicismo. Roma locuta, causa finita.


    Muchos, muchos años después, vi, una sola vez en mi vida, al más amado de los discípulos de Malaparte, el narrador trilingüe Carlo Coccioli, quien gozó de muy escasas simpatías entre los escritores mexicanos. Una historia de amor lo trajo a vivir a México donde murió en 2003. “¿Ha leído usted a Curzio Malaparte?”, me preguntó muy sangrón como era él. “No”, respondí, seguramente pensando, atolondrado, en Errico Malatesta. “Pues vaya y léalo. No hacerlo es como subirse a un pegaso y no saber que vuela.” ~


    1 Curzio Malaparte, Opere scelte, edición de Luigi Martellini y testimonio de Giancarlo Vigorelli, Milán, Mondadori (I Meridiani), 1997, p. 139.

    2 Curzio Malaparte, Le bal au Kremlin, París, Denoël, 1985 y 2005, p. 161.

    3 Malaparte, Muss, p. 82.

    4 Serra, Malaparte, pp. 146-154.

    5 F. Perfetti, prólogo a Muss, p. 22.

    6 Malaparte, Muss, p. 69.

    7 Antonio Gramsci, Cuadernos de la cárcel, 6, edición crítica de Valentino Gerratana, traducción de Ana María Palos y José Luis González, México, Era, 1999, p. 120.

    8 Malaparte, Opere scelte, p. 735.

    9Ibid., p. XXVII.

    10 Michael McDonough, Malaparte. A house like me, prólogo de Tom Wolfe, Nueva York, Clarkson Potter/Verve Editions, 1999, 198 pp.


    http://www.letraslibres.com/mexico-espana/curzio-malaparte-el-ultimo-condotiero

    Resultado de imagen para curzio malaparte

    El camaleón








     Por Juan Forn

    Imaginen el avance incontenible de las tropas nazis en el frente oriental. Han llegado hasta Finlandia. Con ellas marcha un oficial fascista italiano, que cubre la guerra para el Corriere della Sera. Su nombre es Curzio Malaparte. Mussolini mantiene con él una relación de amor-odio; le inventó esa misión para sacárselo de encima. El frente está a sólo dos horas de distancia, pero Malaparte está cenando en un palacio de Helsinki, entre duques y baronesas. El anfitrión es el conde de Foxá, embajador franquista en Finlandia. Los vinos españoles dan al salmón y a la lengua de reno ahumada “un delicado sabor a sol”. Todos los comensales escuchan a Malaparte, que está contando lo que ha visto en el frente un par de días antes, cuando las fuerzas alemanas y finlandesas hicieron retroceder a la caballería rusa hasta las orillas del Ladoga, incendiando un bosque para cortarles la retirada. Caballos y jinetes tratan enloquecidamente de cruzar a la otra orilla, los finlandeses les dicen a los alemanes que no gasten balas y esperen. Con la caída de la noche la temperatura baja de golpe, el agua se congela, los sonidos se apagan. Al alba, el Ladoga es una enorme lápida de mármol blanco en la que sobresalen cabezas de caballos, congelados en rictus agónicos. Los finlandeses invitan a los alemanes a sentarse sobre esas cabezas, a beber té humeante y contemplar el paisaje, ignorando los cadáveres de rusos congelados que se alcanzan a ver bajo la capa de hielo.
    Meses después, cuando el Duce ha caído y las tropas aliadas avanzan hacia Nápoles, Malaparte logra llegar de incógnito a su casa en Capri y se cruza caminando por el bosque con su vecino Axel Munthe, que había hecho célebre su amor por las aves en su best seller La historia de San Michele. Munthe le pregunta preocupado si es cierto que los nazis matan a los pájaros. El mundo no tendría sentido sin el canto de las aves, dice. Malaparte le contesta que, cuando seguía a las tropas alemanas por Ucrania, cruzaban un bosque en medio de la niebla y se oía un lamento horrible que se fue acallando de a poco hasta que desembocó en el más escalofriante silencio. Entonces se alzó la niebla y Malaparte comprendió qué había sido aquel sonido: judíos clavados vivos a los árboles que rogaban a los que pasaban a sus pies que les acortaran su suplicio con un misericordioso balazo. El espeluznado doctor Munthe quiere retirarse, pero Malaparte no ha terminado: agrega que sólo oyó ese silencio otra vez en su vida, el día anterior en el puerto de Nápoles, mientras buscaba quién lo cruzara a Capri. En un sótano descubrió una perrera clandestina. Rebalsaba de perros enloquecidos pero, inexplicablemente, no ladraban: les habían cortado la lengua al capturarlos para poder hacer acopio de mercadería sin llamar la atención, y luego ir matándolos y vendiendo la carne a precio de oro en el mercado negro.
    Malaparte escribió así sobre la guerra cuando la guerra aún no había terminado. Estas dos escenas pertenecen a Kaputt, un libro que publicó en 1944, cuando ya se había reformulado camaleónicamente como oficial de enlace para los norteamericanos. Un año después de la guerra se hizo comunista, primero pro soviético y luego maoísta. Escribió un libro al respecto. Se llama Yo en Rusia y en China. Las malas lenguas dicen que Malaparte era tan egocéntrico que en toda boda quería ser la novia y en todo funeral el muerto. De hecho, antes de la guerra había publicado en el diario La Stampa de los Agnelli una serie de fantasías autobiográficas tituladas “Una mujer como yo”, “Un perro como yo”, “Una tierra como yo” y “Un santo como yo”, y su casa casi sin ventanas en Capri, construida en la cima de un acantilado y pintada de color sangre de toro, con una enorme terraza donde hacía su gimnasia ritual contemplado desde las colinas por mujeres enamoradas de él, se llamaba “Casa come me” porque era “triste, dura y severa” como había sido su exilio (harto de él, Mussolini lo había hecho encerrar en la prisión romana de Regina Coeli; el conde Ciano, yerno del Duce, logró interceder para que la pena fuera conmutada por un exilio de cinco años en Lipari; Malaparte cumplió sólo uno, luego vino la guerra y logró que lo enviaran adonde había acción).
    Todos los libros de Malaparte tienen el mismo mecanismo: él en palacios, galas y banquetes, o en caminatas a solas con algún ilustre personaje, oropeles por doquier, y él relatando episodios escalofriantes en el barro de las trincheras, en los bajos fondos de la miseria humana. Siempre es él hablando y siempre hay ilustres que lo escuchan pero, cuando cuenta lo que vio, Malaparte se olvida de sí mismo y su prosa es alucinatoria. Que nunca supo callarse es obvio, para bien y para mal. Es casi risible cómo se amaba a sí mismo (“No me perdonan que sea veinte centímetros más alto que la mayoría de los escritores italianos”), pero también es cierto que, en 1932, en un librito que publicó en París porque en Italia no podía (Técnica del golpe de Estado), dijo que Hitler era la mujer que Alemania merecía, así como en su novela La piel (que el Vaticano incluyó en su Index de libros prohibidos) escribió que para los italianos fue una vergüenza ganar la guerra. “Usted no puede ni imaginarse de qué es capaz un hombre con tal de salvar la piel, esta piel asquerosa. Antes se soportaba el hambre, la tortura, los martirios más terribles, se mataba y se moría, se sufría y se hacía sufrir, para salvar el alma. Hoy hacemos lo mismo, pero ya no para salvar el alma, sino para salvar la piel.” Podría jurar que Lina Wertmüller sacó de ahí aquella famosa escena en que Pasqualino, el esmirriado Giancarlo Giannini, acepta hacerle un cunnilingus a la horrorosa kapo del campo de concentración y ella le dice, mientras se deja lamer: “Ustedes van a terminar ganando la guerra, porque son capaces de todo”.
    “Me pasé la vida tratando de ser italiano como el resto de los italianos, pero creo que nunca lo logré”, dijo Malaparte en su lecho de muerte. En una visita a Pekín se había pescado “una pequeña fiebre china” que resultó ser un fulminante cáncer de pulmón. Cuando se internó en la clínica Sanatrix de Roma pidió la habitación 32 porque era la que estaba más cerca del montacargas que iba a la morgue, pero lo primero que hacía cada mañana era leer, en las páginas de sociales de los diarios, la lista de ilustres que había ido a visitarlo la jornada anterior. En aquella clínica aceptó, con alta cobertura mediática, el carnet del Partido Comunista, pero los medios no se privaron de anunciar el día después de su muerte que, a último momento, entre aullidos y lágrimas, había roto el carnet en pedazos y se había convertido al catolicismo. Los curas ya saboreaban el botín: la invalorable casa de Malaparte en Capri. Pero cuando las enfermeras de la clínica limpiaron el cuarto encontraron bajo el colchón el carnet del PC intacto, junto con un testamento donde el finado legaba su casa, como residencia de verano, a la Asociación de Jóvenes Artistas de la República Popular China.

    https://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-206386-2012-10-26.html

    Curzio Malaparte, el dandy canalla

    Malaparte en su último viaje. Aquí en la muralla china en noviembre de 1956.
    Malaparte en su último viaje. Aquí en la muralla china en noviembre de 1956.
    Steven Forti / Historiador e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.
    (Fotos extraídas del libro Il Malaparte illustrato de Giordano Bruno Guerri, Milán, Mondadori, 1998).
    De él dijeron todo y lo contrario. Un genio y un canalla. Un escritor visionario y un modesto taquígrafo del poder. El chaquetero por antonomasia y un hombre coherente con sus principios. Un mujeriego empedernido y un hombre solitario. Un arriesgado reportero de guerra y un acomodado burgués amante del lujo. Probablemente Malaparte fue todo eso a la vez. Y lo contrario.
    Giorgio Luti, uno de los mayores expertos de la literatura italiana, lo definió como “un escritor que antes de todo fue un personaje público, un gran protagonista de la vida cultural y política italiana durante el ventennio fascista y en la posguerra, un intelectual inquieto, constantemente en vilo entre comunismo y fascismo”. Giovanni Pardini, autor de su biografía política, lo juzgó “un esteta de la política”. Maurizio Serra, cuya reciente biografía traducida también al castellano –Malaparte, vidas y leyendas (Tusquets, 2012)– ha sido galardonada con el Premio Goncourt 2011, habla de él como de un gran provocador y un “eterno contreras”, que de todos modos, en una aparente constante incoherencia, mantuvo toda la vida una cierta coherencia: la de ser republicano, antiburgués y anticlerical.
    De Gramsci a Togliatti
    Probablemente el juicio más conocido sobre Malaparte fue el de Antonio Gramsci. En una de sus reflexiones contenidas en los Cuadernos de la cárcel, el marxista sardo le atribuyó “un desenfrenado arribismo, una desmesurada vanidad, un esnobismo camaleonesco”. Mientras Gramsci escribía estas palabras encerrado en las prisiones de Mussolini, donde encontraría la muerte en 1937, Malaparte era un conocido fascista del ala más radical, admirador del Duce y periodista de éxito en la Italia del fascio littorio.
    Distinto fue el juicio, unos años más tarde, de otro de los fundadores del PCI, Palmiro Togliatti, secretario general del partido hasta 1964. Le interesaba la figura de Malaparte, quizás llegó también a admirarlo. Justo después de la caída de Mussolini, cuando Italia estaba dividida en dos por la guerra civil, Togliatti se mostró favorable a concederle el carnet del PCI. En el verano de 1944 le pidió también que escribiera cinco artículos para L’Unità, que firmó con el seudónimo de Gianni Strozzi. La cosa no prosperó por la oposición de Alicata y de otros dirigentes comunistas y Malaparte, como todo buen narcisista, después del “rechazo” empezó a criticar el “fascismo de los antifascistas” y a condenar la peligrosa “raza marxista”.
    Pero la cosa no acabó ahí, porque de otra manera no se trataría de Malaparte, a fin de cuentas. Al cabo de diez años quedó fascinado por la China de Mao. En otoño de 1956, gracias a Maria Antonietta Macciocchi, directora de Vie Nuove, revista ligada al PCI, Malaparte viajó a Pekín a la conmemoración del escritor Lu Xun. Fue el último de sus muchos viajes: en los pueblos del interior del gigante asiático enfermó. Volvió a Roma y murió el 19 de julio de 1957 por un cáncer cuyos orígenes se encontraban en el gas mostaza que respiró durante la I Guerra Mundial. En los últimos meses, en la clínica romana Sanatrix, recibió la visita de muchas personalidades: escritores, periodistas, curas, políticos. Entre ellos el líder de la Democracia Cristiana Amintore Fanfani y el mismo Togliatti, que le entregó el carnet del PCI. El superfascista Malaparte moría oficialmente comunista.
    Malaparte durante su viaje en Etiopía a principios de 1939, como enviado de Il Corriere della Sera.
    Malaparte durante
    su viaje en Etiopía a
    principios de 1939, como enviado de
    Il Corriere della Sera.



















    De una guerra a otra
    En los últimos días de vida de Malaparte encontramos las claves para entender su compleja y polifacética personalidad, y su trayectoria zigzagueante en la Europa de la primera mitad del siglo XX: la guerra y la ambigua relación entonces entre las grandes ideologías.
    Malaparte, cuyo verdadero nombre era Kurt Erich Suckert (su padre era un alemán que se mudó a Italia a finales del siglo XIX), nació en Prato, la capital textil de la Toscana, en 1898. Con solo dieciséis años, en el invierno entre 1914 y 1915, se fue a Francia con los voluntarios garibaldinos que tras el estallido de la contienda decidieron defender el país galo del ataque del Kaiser.
    La guerra lo marcó para toda la vida. Después de la entrada en guerra de Italia se incorporó al ejército de Víctor Manuel III, luchando en el frente alpino. En julio de 1918 regresó al frente Occidental, del que Erich Maria Remarque ofrece un estremecedor retrato en Sin novedad en el frente. Bajo el mando del general Albricci, el cuerpo de expedición italiano del cual formaba parte, Malaparte luchó con los franceses y los ingleses en la batalla de Bligny, a la que dedicó un largo poema a finales de los años treinta.
    No fue esa la única obra literaria de Malaparte en que la guerra tenía un papel relevante. A la derrota de Caporetto de octubre de 1917, cuando los austrohúngaros rompieron la línea de defensa italiana –véase aquí el espléndido relato del acontecimiento contenido en Adiós a las armas de Ernest Hemingway– y llegaron a pocos kilómetros de Venecia, dedicó Malaparte su primera novela. El título era una provocación en sí mismo: Viva Caporetto! Publicado en 1921, cuando las escuadras fascistas, con el visto bueno de las clases dirigentes liberales, empezaban la destrucción sistemática del poderoso movimiento obrero italiano, el volumen fue retirado inmediatamente de las librerías de la península. Se volvió a publicar dos años más tarde con el título de La rivolta dei santi maledetti, una elección más aceptable para la Italia del primer Gobierno Mussolini, que de la experiencia de la guerra y del patriotismo nacionalista hacía su estandarte.
    La guerra, otra vez la guerra. Siempre la guerra. O casi. Periodista extremadamente lúcido y capaz, fue el corresponsal de Il Corriere della Sera en la Etiopía recién conquistada por las tropas italianas. En 1939 viajó varios meses al interior del país africano, donde la guerrilla financiada por los ingleses impuso una serie de derrotas al ejército de Mussolini. Luego vino la II Guerra Mundial y Malaparte siguió por largas etapas el conflicto para el histórico periódico milanés dirigido por Aldo Borelli. Desde los Alpes del valle de Aosta en la guerra franco-italiana de junio de 1940 a la Grecia de Metaxas en el invierno siguiente. De los Balcanes invadidos por Hitler y destrozados por la violencia Ustacha en la primavera de 1941 al frente ruso, entre Rumanía y Finlandia, tras el comienzo de la Operación Barbarroja. Artículos y más artículos –siempre bien pagados– y varios libros sobre estas experiencias, como Il sole è cieco Il Volga nasce in Europa, que recopilan esas corresponsalías.
    Experiencias que en los años siguientes Malaparte consiguió plasmar en sus dos novelas de más éxito: Kaputt (1944) y La piel (1949). Dos obras que le dieron fama, más en Francia que en Italia, y que habrían tenido que ser parte de una trilogía, Mamma marcia, publicada tras la muerte del escritor, hubieran debido ser el cierre de este fresco de la Europa destrozada por la guerra. El crítico Luigi Martellini las ha definido acertadamente como “una fiction based on facts: cada hecho que se relata es verdadero, pero sufre una transformación a través del arte”.
    Malaparte utilizó su experiencia en los frentes del segundo conflicto mundial para crear metáforas. Los animales en Kaputt, ese “monstruo alegre y cruel” que recorre Europa entre 1940 y 1943. “Ninguna palabra mejor que Kaputt –vocablo alemán, que literalmente significa ‘roto, acabado, deshecho, destruido…’– podría dar a entender lo que es ahora Europa, y, por consiguiente, nosotros: un montón de escombros”, explica Malaparte en la prefacio del libro. La piel –cuyo título hubiera debido ser La peste, pero Malaparte lo cambió por la publicación del homónimo libro de Albert Camus– es la piel de Italia, durante la liberación por parte de los aliados, a cuyos ejércitos acompañó como oficial de enlace en 1944. Una piel destrozada y quebrada. Europa era y seguía siendo una madre podrida: una mamma marcia. Imágenes que volverían también en dos obras teatrales malapartianas de la siguiente década: También las mujeres han perdido la guerra, estrenada en la Biennale de Venecia en 1954, y El compañero de viaje, obra inédita que volvía otra vez al paisaje destrozado del mezzogiorno italiano en el verano de 1943.
    La decadencia del Viejo Continente era un hecho incuestionable a esas alturas por un Malaparte que era hijo de las teorías del ocaso de Occidente de Oswald Spengler y era hermanastro, en un cierto sentido, del teatro de la crueldad de Artaud. Y, ¿cómo no?, del mundo de Céline y de Chateaubriand. A este respecto el crítico Giuseppe Panella habla de la capacidad de Malaparte para transfigurar oníricamente los episodios bélicos en puro horror y, al mismo tiempo, en puro lirismo. Un hecho que explica esa técnica de escritura absolutamente peculiar  que el mismo Panella define como “provocación estético-poética”.
    Una de las últimas fotografías de Malaparte. En el hospital, en la primavera de 1957, en los últimos meses de vida, recibe la visita de Palmiro Togliatti, secretario del PCI, que le entregó el carnet del Partido Comunista Italiano.
    Una de las últimas fotografías de Malaparte. En el hospital, en la primavera de
    1957, en los últimos meses de vida, recibe la visita de Palmiro Togliatti, secretario del PCI, que le entregó el carnet del Partido Comunista Italiano.
    Entre el fascismo y el comunismo
    Malaparte tuvo un referente en esa Francia que tanto amó y en la cual vivió dos periodos de su intensa vida: Pierre Drieu La Rochelle. No lo conoció personalmente ni a principios de los años treinta, cuando se retiró a orillas del Sena para escribir, ni a finales de los años cuarenta, cuando volvió a la ville lumière con el objetivo frustrado de convertirse en un intelectual de fama mundial.
    Como Drieu, Malaparte tuvo una trayectoria zigzagueante entre las dos grandes ideologías del siglo XX. Pero si Drieu –también voluntario en la Gran Guerra– pasó del compromiso con el comunismo y con el surrealismo a principios de los años veinte al colaboracionismo en la París ocupada por la Wermacht, Malaparte hizo el viaje al revés. Al comunismo se convirtió solo en el lecho de muerte. Y siempre a su manera. Pero es también verdad que en los años anteriores había mostrado particular interés por la experiencia soviética. En 1929, como joven director del periódico turinés La Stampa, hizo un viaje a la URSS del primer plan quinquenal, desde donde envió una serie de reportajes, recopilados luego en Intelligenza di Lenin. Al país de los soviets volvió durante la II Guerra Mundial y luego, rumbo a China, en el que fue su último viaje. Se publicó póstumo Io, in Russia e in Cina, que fue su diario de aquellos meses entre Moscú, Pekín y Chunking. Entre uno y otro viaje, otras tres obras de Malaparte están centradas en el comunismo y el marxismo: Le bonhomme Lénine, publicado en Francia en 1932; Das Kapital, obra teatral estrenada en París en 1949, e Il ballo al Kremlino, novela inacabada, que debía ser una especie de fresco de la “nueva aristocracia marxista”.
    Technique du coup d’État, publicada en Francia en 1931, junta en una misma obra el interés por el comunismo y el fascismo, aunque no fue el momento en que Malaparte dejó el carnet del Partido Nacional Fascista y se alejó de Mussolini. A la vuelta a Italia, en octubre de 1933, tras el éxito de la publicación de la obra que alababa las técnicas de la conquista revolucionaria del poder (in primis Trotsky, pero también Mussolini y Lenin) en la Europa de la posguerra, es cierto que Malaparte fue detenido y enviado al confinamiento por un año, pero las razones fueron otras y tenían que ver con las relaciones de poder internas del fascismo italiano y la enemistad del jerarca Italo Balbo hacia este escritor narciso y provocador. Malaparte siguió siendo fascista hasta la caída de Mussolini en julio de 1943. Lo que supo hacer, a veces bien, otras veces de forma chabacana, fue contar otra historia, rescribir su historia, mezclar su vida con muchas leyendas que con el tiempo han conseguido esconder los hechos reales.
    Al fascismo, se diga lo que se diga, Malaparte había dedicado gran parte de su vida, viendo en el partido fundado por Mussolini, al cual se afilió en septiembre de 1922, un elemento regenerador de la nación italiana. En los años veinte fue un destacado representante del fascismo más intransigente, cercano a figuras políticas como la de Roberto Farinacci. No consiguió hacer carrera política ni diplomática, esto también es verdad, pero, gracias a su hiperactivismo y a su talento, supo ocupar un espacio importante en el mundo de la cultura comprometida con la política (y con el poder): en 1923 publicó L’Europa vivente, un ensayo teórico sobre el sindicalismo nacional, y en los años siguientes, antes de ser premiado con la dirección de La Stampa, fue uno de los fundadores del movimiento Strapaese con Mino Maccari y Leo Longanesi y, con Massimo Bontempelli, del movimiento Stracittà. Las dos almas del fascismo, aparentemente opuestas y en competición.
    Malaparte era indudablemente un provocador y, como notó su primer biógrafo, Giordano Bruno Guerri, más que un oportunista era un hombre que “vivía de impresiones y de estados de ánimo” y que estaba “dotado de una completa indiferencia ideológica” que le permitió pasar a lo largo de su vida sin excesivos problemas de una posición a otra en el espectro político. ¿Fue efectivamente indiferencia ideológica? ¿O se trató de esa rebeldía inconformista que tanto marcó a los intelectuales de entreguerras? En una cosa se puede estar absolutamente de acuerdo con Guerri: Malaparte era una persona que “quería gustar a toda costa a todo el mundo”. Malaparte era un dandy canalla.
    PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 38, MAYO DE 2015


    Curzio Malaparte

    (Kurt Suckert; Prato, 1898 - Roma, 1957) Escritor italiano. Su padre era alemán, pero desde su infancia fue separado de su familia y confiado a unos pobres campesinos toscanos, en cuyo hogar se mantenía aún viva la tradición popular del republicanismo garibaldino. Seguía con brillantez los estudios secundarios en Prato cuando el 2 de agosto de 1914 se fugó, pasó la frontera y se alistó en el Ejército francés. Combatió durante toda la Primera Guerra Mundial, primero en la Legión extranjera y luego en el 408.º regimiento de infantería. Condecorado por méritos de guerra, en 1918 quedó inútil para el servicio militar por acción de los gases.

    Curzio Malaparte
    Entró luego en la carrera diplomática, asistió a la conferencia de la paz en Versalles y después formó parte de la legación italiana en Polonia. En 1921 regresó a Italia y abandonó la carrera administrativa. Atraído por la figura de Mussolini, entonces todavía muy próximo a sus orígenes socialistas, se adhirió al partido fascista en 1922. Un año antes había publicado su primer libro (La revuelta de los santos malditos) y se hacía llamar Malaparte. Un día Mussolini le preguntó por qué había escogido este nombre funesto, a lo que contestó el escritor: "Napoleón se llamaba Bonaparte y terminó mal, yo me llamo Malaparte y terminaré bien".
    Durante algún tiempo fue delegado de las "haces" en el extranjero, pero no tardó en presentar la dimisión. La decisión obedeció tan sólo a un deseo de independencia, ya que Curzio Malaparte continuó siendo uno de los intelectuales más brillantes del movimiento acaudillado por el Duce. Director del semanario fascista La Conquista dello Stato, publicaba ensayos de títulos virulentos como Las bodas de los eunucos (1922), Italia contra Europa (1923) o La Italia bárbara(1925), en los que exponía un nietzcheísmo político basado esencialmente en la antítesis entre la plebe italiana "que no quiere sufrir", y el héroe-superhombre (evidentemente Mussolini) que debía convertirse forzosamente en un tirano si quería llevar al país al desempeño de un gran papel histórico.
    Con todo, en ese tiempo, Curzio Malaparte ya se permitía pequeñas rebeldías cada vez más frecuentes con respecto a la disciplina del partido y del mismo Duce. Administrador de las célebres ediciones de la Voce, a menudo entraba en conflicto con los dirigentes fascistas. Pero a raíz del pacto de Letrán, en 1929, atacó directamente a Mussolini en un breve libelo aparecido en una revista genovesa bajo el significativo título de Don Camaleón. Las autoridades prohibieron su publicación en volumen y Mussolini decidió alejar a Malaparte de Roma y confiarle la dirección del gran diario turinés La Stampa.

    Curzio Malaparte
    Después de un largo viaje por Europa, África y Asia, nuestro autor abandonó ruidosamente el partido fascista en enero de 1931. Refugiado en París, publicó allí en francés dos obras capitales: Técnica del golpe de estado (1931) y Le Bonhomme Lénine (1932), que le valieron por fin la vasta notoriedad que no había podido alcanzar con su novela Aventure d'un capitano di sventura ni con su libro de poemas, también autobiográfico, L'Archiitaliano, cantate di Malaparte.
    Establecido en Londres, Malaparte iniciaba allí su carrera de corresponsal político cuando Mussolini, en 1933, le ordenó que regresara a Italia. Malaparte obedeció, por bravata, pero fue detenido al apearse del tren "por manifestaciones antifascistas en el extranjero" (sus dos libros Técnica del golpe de estado y Le Bonhomme Lénine estaban prohibidos en Italia y Alemania). Tras un encarcelamiento de algunos meses, el escritor fue condenado a cinco años de confinamiento en las islas Lipari. Allí escribió Fughe in prigione (1936) y Sangue(1937).
    Cumplida la condena, pudo establecerse en Roma, pero quedó bajo la vigilancia de la policía y fue detenido durante la visita de Hitler a Roma en 1938. Con todo, en 1939 fundaba Malaparte la revista de oposición Prospettive, en la que publicó textos de antifascistas notorios como Alberto Moravia y, durante la guerra, poemas de Paul Éluard e inclusive artículos de escritores judíos. Parecía, no obstante, que Mussolini trataba a su antiguo discípulo con cierta benevolencia, por cuanto en 1940, a raíz de la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial, Malaparte, que acababa de publicar su novela Donna come me, recibió el nombramiento de corresponsal de guerra y fue agregado a un regimiento de tropas alpinas.
    Pero, dando una nueva prueba de su incurable espíritu de libertad, Malaparte se puso a escribir su novela Il Sole e' cieco, condenación moral de la agresión contra una Francia que se hallaba ya al borde de la derrota. El libro fue confiscado y Malaparte, enviado al servicio armado, hizo la campaña de Grecia a bordo de un avión de bombardeo. En 1941 pudo reintegrarse a sus funciones de corresponsal de guerra y partió al frente de Rusia con el cuerpo italiano del general Messe. Pero sus artículos desfavorables a Alemania originaron su expulsión del frente ucraniano a fines de 1941.
    Su estancia en la Europa del Este ocupada por los alemanes y sus sorprendentes encuentros con jefes nazis como Franck, gobernador-títere de Polonia, e incluso con Himmler, le suministraron la materia del más conocido de sus libros, Kaputt, que fue publicado en 1944 en Nápoles (ocupado ya por los norteamericanos) y rápidamente traducido a todas las lenguas.
    Después de pasar el año 1942-43 en el frente de Finlandia, Malaparte se refugió en Suecia y, a la caída de Mussolini, pasó a la parte de Italia controlada por los aliados y luchó hasta la paz con los resistentes de la División Potente. Asqueado por el espectáculo de la Italia de la inmediata postguerra (La Pelle, 1949), Malaparte decidió en 1945 instalarse en París e incluso pensó en escribir solamente en francés. En francés estrenó con poco éxito dos obras de teatro: Du coté de chez Proust (1948) y Das Kapital (1949). Vuelto a Italia, vivió en su casa de Capri, donde realizó algunas apreciables tentativas cinematográficas.
    En 1956 hizo un gran viaje a China y afirmó sus simpatías por el régimen comunista. Pero en 1957, poco después de la aparición de su último libro, Maledetti Toscani, sufrió unos ataques pulmonares y cardíacos, secuela de sus heridas de guerra. Llevado a Roma en avión, empezó entonces una patética lucha de cuatro meses contra la muerte, que afrontó con gran valor y plena conciencia, hasta el punto de registrar en una cinta magnetofónica sus impresiones de agonizante. Días antes de su muerte, Malaparte, que era protestante y había visto su libro La Pelle incluido en el índice en 1949, se convirtió al catolicismo.
    Aun cuando es difícil emitir ahora un juicio sobre Curzio Malaparte, no parece aventurado afirmar que fue uno de los más vigorosos temperamentos literarios de su época. A pesar de las exageraciones voluntarias que contienen, libros como Kaputt y La Pelle quedarán probablemente como testimonios decisivos de la tragedia de los años 1939-45. Se le ha reprochado con razón el cinismo de que hace gala, pero es posible que este cinismo no fuese para Malaparte más que la máscara tras la que se ocultaba su lúcida desesperación ante la decadencia europea.

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Curzio Malaparte EL CAMALEÓN ( Dossier y Libro completo LA PIEL ) Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba