Los documentos no solo ponían en aprietos al entonces gobierno de Richard Nixon sino a sus antecesores pues demostraban, una vez más, que las administraciones de Dwight Eisenhower, John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson habían mentido sistemáticamente al pueblo norteamericano sobre los antecedentes de la guerra en ese lejano país asiático y sus motivaciones para ir y mantener un conflicto que terminó matando a más de 55,000 militares estadounidenses. Sin contar, claro, a las 1.5 millones de víctimas civiles vietnamitas, tanto del Norte como del Sur.

Se trataban de informes diplomáticos, militares y de inteligencia elaborados en su mayoría por el Departamento de Defensa que dejaban en evidencia que los gobernantes estadounidenses habían mentido al pueblo con tal de llevar al país a una guerra por conveniencias ideológicas –en el marco de la Guerra Fría– y económicas –nutrir a la poderosa e influyente industria militar–.

La Casa Blanca de entonces intentó por todos los medios detener la filtración pero fue en vano pues el caso fue llevado hasta la Corte Suprema que dictaminó que la prensa tenía todo el derecho de informar.

El caso se extendió no solo hasta el The New York Times sino también al The Washington Post, The Boston Globe y otros 17 periódicos más a nivel nacional que sacaron, a modo de telenovela, los capítulos más negros de esa historia.

Sin embargo, no se llegó a filtrar todo. Quedó material y en abundancia por lo que este lunes 13, después de 40 años, el gobierno estadounidense los pondrá a disposición del público en general.

La noticia, que fue revelada el fin de semana, ha causado gran expectativa de los medios de comunicación que tras cuatro décadas podrán, por fin armar, el rompecabezas de la historia.

Daniel Ellsberg habla a los reporteros en junio de 1973.  


En 1971 se hizo público un informe secreto sobre la actuación de EE UU en la guerra de Vietnam. Los papeles del Pentágono es el nombre con el que se conoce un informe secreto del Departamento de Defensa de EE UU sobre la implicación militar y política del país en Vietnam entre 1945 y 1967.

VIDEO DE HACE 5 AÑOS  











EE UU publica los Papeles del 
Pentágono sobre la guerra de Vietnam

Los documentos desclasificados prueban las revelaciones de engaños sobre el conflicto que reveló 'The New York Times' en 1971

YOLANDA MONGE | WASHINGTON
14 JUN 2011 -
Cuarenta años después se confirma lo que ya se filtró en 1971, que dos Administraciones distintas de Estados Unidos mintieron a sus ciudadanos sobre la guerra de Vietnam. Aquella revelación, que entonces se filtró primero por el diario The New York Times y luego por otros periódicos, queda ahora probada con la salida a la luz de las 7.000 páginas de documentos desclasificados por el Departamento de Defensa denominados Papeles del Pentágono. Excepto por 11 palabras que siguen tachadas y permanecerán desconocidas para el gran público.


Podría decirse que los Papeles del Pentágono y Daniel Ellsberg son -en los años setenta y la edad de la fotocopiadora- los antepasados de Wikileaks y Julian Assange -en pleno siglo XXI y la era de Internet.

Ellsberg, analista en nómina del grupo de estudios (think tank) Rand Corporation -organización que fue contratada por el Pentágono para realizar una serie de análisis secretos sobre la guerra-, descubrió que tanto la Administración de Kennedy como la de Johnson engañaron a la opinión pública sobre la guerra de Vietnam, desde los ataques del Golfo de Tonkin hasta el bombardeo de Camboya y Laos pasando por las declaraciones de Johnson en 1964 que aseguraban que se estaba procediendo a una salida del conflicto cuando en realidad se preparaba una escalada. Todo era una fabricación para implicar más al país en un conflicto que perdió y cuyas cicatrices siguen sin cerrarse. El presidente Richard Nixon no estuvo implicado en los Papeles del Pentágono aunque dos de sus cercanos colaboradores intentaron un robo frustrado con el que buscaban información para desacreditar la salud mental de Ellsberg.

Ellsberg, quien trabajó durante dos años en la embajada de EEUU en Vietnam, conoció de primera mano que era imposible que su país ganase aquel conflicto. Tras mucho elucubrar una salida a la contienda y contactar con diferentes grupos de defensores de la paz y anti Vietnam concluyó que la única manera de hacer reaccionar a la sociedad y a la Casa Blanca era filtrando los documentos que el Pentágono había preparado durante años y que oficialmente se llamaban Relaciones Estados Unidos-Vietnam, 1945-1967: Un estudio preparado por el Departamento de Defensa y que fue solicitado por el entonces secretario de Defensa Robert McNamara. En esos 7.000 folios, funcionarios de los departamentos de Estado y de Defensa documentaron al detalle la historia previa a la guerra y el proceso de decisiones en Washington. Ellsberger tardó días en copiar los textos y finalmente ofreció el resultado al New York Times y luego a otros diarios.

Desde hoy, la documentación completa se puede consultar en la sede del Archivo Nacional que existe en College Park (Maryland, afueras de Washington) así como en tres bibliotecas presidenciales.

El escándalo provocó que tanto Ellsberg como el Times acabasen en los tribunales. A Ellsberg se le acusó de espionaje pero los cargos fueron retirados. Y el Tribunal Supremo acabó dando la razón al rotativo de Nueva York en una decisión histórica en la que prevaleció la Primera Enmienda, el derecho a la libertad de información.

Con la guerra de Vietnam (1964-1975), Estados Unidos intentó frenar lo que en Washington se denominaba la Teoría del Dominó: Los avances del comunismo preocupaban casi más que el fin de la Segunda Guerra Mundial. Países como Malasia, Indonesia o Filipinas habían estado muy cerca de caer del lado comunista; ya lo habían hecho China, Vietnam del Norte, Birmania, Cuba y todas las naciones europeas bajo la ocupación soviética. Estados Unidos temía quedar rodeada de una constelación comunista de la que Vietnam sería una pieza más de una cadena. El caos en el que se sumió EEUU en Vietnam ha dejado amplias lecciones para la historia. EEUU perdió casi 60.000 hombres. Vietnam contaba con una cifra de tres millones y medio entre muertos y desaparecidos.


http://internacional.elpais.com/internacional/2011/06/13/actualidad/1307916016_850215.html

Portada del Time



Papeles del Pentágono



En junio de 2011, los Papeles del Pentágono fueron hechos públicos y la documentación puede ser consultada en el Archivo Nacional en College Park, en el estado norteamericano de Maryland, así como en tres bibliotecas presidenciales.

Contenido

1 Antecedentes
2 Estudio
3 Fuga
4 Contenido
5 Impacto
6 Juicio
7 Lanzamiento completo
8 Fuentes
Antecedentes
Las revelaciones de los Pentagon Paper cambiaron para siempre las relaciones entre los gobiernos estadounidenses y la opinión pública y los medios de comunicación de Estados Unidos, en la década de 1970, que tras la sobrecargada década anterior de geopolítica y Guerra Fría, y sobre todo de la Guerra de Vietnam, se destapó como la década que vería nacer una especie de mayoría de edad de la opinión pública estadounidense, conducida por una “prensa libre”, autónoma respecto a los poderes políticos y mordaz que se alzaría con el liderazgo moral para denunciar hechos promovidos desde el poder, destapándolos, analizándolos y desmenuzándolos, obligando finalmente con esos análisis a las instituciones políticas y judiciales a actuar.

El nacimiento de lo que posteriormente se denominaría “el cuarto poder” (tras los tradicionales tres poderes de Estado, Ejército e Iglesia): los medios de comunicación y la prensa libres que con sus investigaciones y revelaciones con un afán informativo obligaban a los poderes judiciales a proceder. El acontecimiento que inauguraría éste concepto, acontecimiento dado a conocer por el periodismo independiente norteamericano de la década de 1970, fue el Escándalo Watergate (1972-1974), que acabó provocando la caída y fin de la presidencia de Richard Nixon. Pero el hecho que desencadenó el Watergate fue la publicación en 1971 de los Pentagon Paper, por Daniel Ellsberg, investigador, analista y académico en Ciencias Políticas, un teórico de las Ciencias Políticas, ex alto funcionario de la administración Lyndon Johnson y analista del Departamento de Defensa de Estados Unidos, quien para esa época laboraba en la Rand Corporation, Tanque pensante de investigación socio-política-militar ubicada en California, patrocinada por el “Complejo Militar-Industrial” estadounidense y dependiente del Departamento de Defensa.

El 4 de agosto de 1964 ocurre el segundo incidente del Golfo de Tonkin, que luego se revelaría como la implicación estadounidense directa en Vietnam.

El capitán del navío estadounidense supuestamente atacado por patrulleras norvietnamitas envió un comunicado al Pentágono restándole importancia al supuesto suceso y recomendando que se olvidara ante la imposibilidad de confirmar que el hecho hubiera tenido lugar, justo lo contrario de lo que hizo la Administración Johnson, que lo usó como excusa para lanzar el primer bombardeo contra Vietnam del Norte presentándolo como una represalia, e iniciando así la intervención militar directa de los Estados Unidos en Indochina, intervención que llevaba gestándose de forma concreta desde 1959 y que había sido acelerada por Kennedy desde 1962.

Ellsberg se convirtió en uno de los “arquitectos de la guerra”; el equipo de analistas que trabajaban estrechamente en el Pentágono elaborando informes, planes bélicos y manejando estadísticas que literalmente construían la guerra, argumentando de todas las formas posibles en pro de la guerra, redactando tesis e hipótesis que constantemente convencieran al Presidente Johnson y a su equipo de la necesidad de ir a la guerra en Vietnam, dando bases teóricas que enfocaran los procesos de toma de decisiones hacia la intervención militar directa en Vietnam. Tanto el Departamento de Estado, dirigido entonces por Dean Rusk, como fundamentalmente el Departamento de Defensa, encabezado por el principal arquitecto de la guerra, Robert McNamara, usaban todas aquellas argumentaciones suministradas por varios analistas como Ellsberg para convencer a Johnson de que era imperativa una guerra en el Sudeste Asiático.

Estudio
Los Pentagon Papers que Ellsberg contribuyó a elaborar en su etapa de planificador del Departamento de Defensa, fueron un completo estudio que ordenó a mediados de 1967, Robert McNamara, aún Secretario de Defensa y arquitecto principal de la Guerra de Vietnam, que tras diseñar la guerra mostraba ya por entonces enormes dudas sobre su viabilidad, hasta que dimitió de su cargo en febrero de 1968, justo tras la Ofensiva Tet.

La Ofensiva Tet fue una victoria militar estadounidense, pero un gigantesco fracaso de imagen de cara a la opinión pública de EE.UU, que a pesar de ver cómo sus soldados repelieron la agresión norvietnamita, también vio imágenes como la incursión en la embajada estadounidense en el mismo Saigón, y comprobó la inviabilidad de ésta guerra ya que tras cuatro años de combates y de recibir mensajes optimistas y promesas de victoria, los vietnamitas aún tenían fuerzas para lanzar ofensivas por todo Vietnam y hasta la capital Saigón.

Tras el Tet, la mayoría de los norteamericanos ya no creían en una victoria militar en Vietnam, como su gobierno seguía sosteniendo que ocurría.

El nombre técnico original del estudio fue “Relaciones Estados Unidos-Vietnam, 1945-1967: Un estudio preparado por el Departamento de Defensa” (“United States - Vietnam Relations, 1945-1967: a Study Prepared by the Department of Defense”).

El encargo recayó en la Rand Corporation, una institución de investigación socio-política-militar ubicada en California, patrocinada por el “Complejo Militar-Industrial” estadounidense y dependiente del Departamento de Defensa.

En lugar de utilizar a los historiadores del Departamento de Defensa, McNamara asignó a su cercano colaborador y secretario de Defensa John T. McNaughton para acumular los documentos. McNaughton murió en un accidente aéreo un mes después que comenzó a trabajar, en junio de 1967, pero el proyecto continuó bajo la dirección del Departamento de Defensa a cargo del oficial Leslie H. Gelb, quien contrató a 36 oficiales militares y expertos civiles e historiadores para escribir las monografías de la investigación. Los analistas utilizaron en gran medida los archivos existentes en la Oficina del Secretario de Defensa.

McNamara dejó el Departamento de Defensa en febrero de 1968 y su sucesor M. Clark Clifford recibió el estudio terminado el 15 de enero de 1969, cinco días antes de la asunción de Richard Nixon.

El estudio contiene 3.000 páginas de análisis histórico y 4.000 páginas de documentos originales del gobierno en 47 volúmenes, y fue clasificado como "Top Secret-Sensitive".

Fuga
El estudio fue hecho a nivel interno, no pensado para ser divulgado al público, pero Ellsberg, que tenía por su condición de empleado de la Rand Corporation libre acceso a los documentos, tras analizar el estudio completo tomó conciencia de los errores, las tergiversaciones y las mentiras de las sucesivas administraciones estadounidenses respecto a Vietnam, e incluso el Congreso, que en 1964 había aprobado la Resolución del Golfo de Tonkin que dio luz verde a la guerra, aprobación hecha bajo engaños como los Pentagon Papers demostraban, y el Senado habían sido engañados desde el poder ejecutivo, y de que todo el mundo debía saber las verdaderas motivaciones de la guerra para detener definitivamente ese conflicto que ya por entonces, 1971, le había costado la vida a 55.000 estadounidenses, y decidió que debía difundir y hacer público de alguna manera el estudio.

En octubre de 1969 Ellsberg comenzó a fotocopiar en secreto las 7.000 páginas de documentos del Informe considerados como “top secret” de la copia de la caja fuerte de la Rand Corporation. Le ayudó su compañero de la Rand Corporation y activista anti-Vietnam, Anthony Russo. Ambos estuvieron fotocopiando varias semanas, siempre con el mismo método: Ellsberg sacaba diariamente algunos capítulos del Informe de la caja fuerte en su maletín, y los fotocopiaban de madrugada en una fotocopiadora propiedad de Russo.

Se trataba de actos que violaban todos los acuerdos de confidencialidad que los empleados de la Rand Corporation debían firmar, que implicaban condenas de cárcel, y que implicaban indirectamente a la propia Rand Corporation como colaboradora del Departamento de Defensa. Una vez fotocopiado todo el Informe, Ellsberg se decidió en 1970 a hacerlo público. Al principio buscó alguna fórmula legal: trató infructuosamente con destacados líderes contrarios a la guerra, como el Senador William Fullbright, entonces presidente del comité de relaciones exteriores del Senado y destacado líder anti-Vietnam, quien sin embargo se mostró comprensivo pero se negó a colaborar para no violar la ley.

Lo intentó también con otro destacado opositor a la guerra, George McGovern, quien tampoco se mostró dispuesto porque una acción así dañaría su carrera política.

Tras todos los intentos fallidos, finalmente Ellsberg se decidió a hacer público el Informe a través de un viejo amigo que conoció en Vietnam, al periodista Neil Sheehan, corresponsal del New York Times.

Fue así como filtró todo el informe y el 13 de junio de 1971 comenzó la publicación de los Pentagon Papers con la primera de nueve entregas.

Cuando se publicaron los Pentagon Papers, el mundo se enteró del doble discurso de las sucesivas administraciones estadounidenses, ya que el discurso oficial durante décadas decía una cosa, mientras que las intenciones y las acciones obraban de forma diferente.

Contenido
El estudio que a modo de resumen e investigación histórica sobre la implicación de EE.UU en Vietnam, evaluó y determinó las causas del fracaso, ya evidentes a finales de 1967 (incluso antes del Tet), de la intervención militar estadounidense en Vietnam.

Contiene los aspectos más secretos y confidenciales de las relaciones entre Estados Unidos y Vietnam, incluyendo cables, telegramas y documentos clasificados como de alto secreto, desde que Washington puso sus ojos en el Sudeste Asiático, en 1945.

Éste estudio puso de relieve los procesos de toma de decisiones, las actuaciones más indecentes y erróneas, las tergiversaciones y las mentiras intencionadas de todas las presidencias estadounidenses desde Truman hasta Johnson, cinco presidencias en total, encaminadas todas ellas a perpetuar la presencia estadounidense en el Sudeste Asiático sin que ningún presidente, uno detrás de otro, se atreviera a abandonar esa región que estaba en plena efervescencia anticolonialista expulsando a los europeos, a pesar de que en varias ocasiones así se aconsejaba, por miedo a ser tachado de poco enérgico con el comunismo, una actitud heredada de presidente a presidente y perpetuada por sus equipos de consejeros y que provocó la primera escalada directa con Eisenhower desde 1959, a la que siguió la intervención militar directa de Estados Unidos con Kennedy para 1961-1962, y finalmente la guerra con Johnson en 1964-1965.

Los Pentagon Papers revelaban que el primer presidente en fijarse en Indochina fue Truman, quien financió a los franceses para recuperar su ex colonia a pesar de saber que los franceses luchaban contra un movimiento nacional apoyado por los vietnamitas que además contaba con la legitimidad que tenían todos los movimientos emancipadores de Asia y África de la post-guerra que pretendían acabar con los obsoletos imperios coloniales europeos. El siguiente presidente, Eisehhower, apoyó al brutal dictador de Vietnam del Sur para que no se celebraran las elecciones que unificarían Vietnam previstas para 1956 según los acuerdos de Ginebra de 1954; EE.UU se opuso ferozmente a la celebración de unas elecciones al mismo tiempo que declaraba promocionar la democracia en Vietnam. Kennedy amplió la participación estadounidense de 1.000 a 16.000 hombres mintiendo a la opinión pública y al Congreso, al asegurar que sólo harían falta algunos pocos miles de asesores militares para estabilizar Vietnam, a pesar de que los propios asesores de Kennedy la dijeron que sin el envío masivo de unidades de combate, Vietnam era una causa perdida.

Johnson continuó con las mentiras, comenzando con el Incidente del Golfo de Tonkin, hasta lograr que el Congreso le autorizara para lanzar una gran guerra en Vietnam. Todos los presidentes querían a toda costa evitar perder Indochina bajo su mandato y usando la excusa de ayudar al pueblo libre de Vietnam del Sur. Y por último Nixon, que tras desescalar la guerra y reducir la presencia estadounidense desde 1969, la prolongó otros cuatro años más a base de gigantescas campañas de bombardeos sobre Vietnam del Norte, tras haber anunciado en las elecciones de 1968 que acabaría con la guerra.

La parte más escabrosa del informe reveló que el gobierno de Johnson ya sabía desde al menos finales de 1966, el segundo año de la guerra directa de EE.UU en el Sudeste Asiático, que la guerra no podría ser ganada nunca en los términos concebidos por los planificadores de Washington (ir a Vietnam, acabar para siempre con la insurgencia por medios militares convencionales, y retirarse), y que tenía escasísimas probabilidades de lograr la estabilización y la autodefensa de Vietnam del Sur, el objetivo mínimo perseguido, aún empleando hasta medio millón ó más de soldados estadounidenses. Se asumía por tanto que la prolongación de la guerra sólo sería un gigantesco gasto y provocaría muchas más bajas que las que fueron admitidas en ese momento públicamente.

Los Pentagon Papers demostraban que la Guerra de Vietnam fue una causa perdida prácticamente desde los inicios de la intervención directa estadounidense (1964-1965), que era una guerra que estaba estancada en sus objetivos y en su desarrollo, que tenía otras finalidades diferentes a las expuestas en el discurso oficial, y que todos éstos aspectos eran sobradamente conocidos por los dirigentes estadounidenses, pero uno tras otro fueron dejando a un lado éstas objeciones y prolongaron la guerra indefinidamente, hasta llegar a la Administración Nixon, que si bien limitó la guerra iniciando la retirada estadounidense, la prolongó durante cuatro años más e incluso la extendió a Camboya, provocando la mitad de las bajas totales estadounidenses, y obligando a aceptar a Vietnam del Norte acuerdos que éste ya estaba dispuesto a aceptar en 1968.

Aún asumiendo todo ello, el tándem Johnson - McNamara prolongó la guerra, y en buena parte lo hizo simplemente de cara a la opinión pública norteamericana, que si bien en 1968 apostaba mayoritariamente por una retirada, para 1966 no hacía más que recibir mensajes en tono de victoria, y no hubiera podido digerir una retirada repentina, que además hubiese supuesto el hundimiento y la muerte política de la Administración Johnson.

Demostraron, además de las mentiras oficiales que condujeron a la Guerra de Vietnam, el cinismo de los planificadores y funcionarios de alto nivel, sobre todo de la época de Johnson, cuando se inició la guerra, cinismo de cara a la opinión pública, y cinismo al no tener apenas en cuenta el enorme coste humano que significaba la contienda.

Impacto
La filtración de los Pentagon Papers y su publicación por el New York Times y otros periódicos provocó uno de los mayores escándalos políticos en EE.UU, iniciaron el proceso de caída de la Administración de Richard Nixon, e iniciaron igualmente la prontitud de la ya acelerada retirada estadounidense de Vietnam, erosionando aún más la ya pésima imagen que la guerra tenía entre los norteamericanos para 1971, abriendo además una controversia en lo tocante a la libertad de prensa y a la libertad de expresión, siempre con el telón de fondo de la seguridad nacional.

Dado que el contenido de estos papeles ponía a la Administración estadounidense en un serio compromiso, el entonces fiscal general, John Mitchell, intentó bloquear la publicación a través de tribunales federales que dictaron una orden que obligaba al periódico a cesar la publicación.

The Washington Post tomó el relevo del Times en la publicación de los documentos, lo que le valió otra denuncia. Ambos diarios recurrieron la decisión al Tribunal Supremo el cual, en una histórica sentencia hecha pública el 30 de junio de 1971, dictaminó que los mandatos para evitar la publicación de estos documentos eran inconstitucionales, lo que daba a la prensa el derecho a seguir publicando el contenido de los papeles.

La prensa norteamericana hizo causa común con el New York Times y por la libertad de prensa y la libertad de expresión, y un buen número de periódicos de todo el país tomaron el testigo del diario neoyorquino y continuaron publicando la práctica totalidad de los Pentagon Papers.

Para el verano de 1971, y ante la imposibilidad de detener la publicación de los Pentagon Papers y para evitar posteriores filtraciones como aquella, la administración Nixon puso en marcha desde el mismo Despacho Oval una unidad que se conocería como “los fontaneros” (para “tapar filtraciones”) con la intención de manchar clandestinamente la imagen de Ellsberg ante la opinión pública, dando a entender la peligrosidad que Nixon y Kissinger atribuían a Ellsberg. Esa unidad irregular, que se prodigó durante casi un año en acciones totalmente al margen de la ley y violando toda clase de normas para lograr, supuestamente, objetivos políticos de cara a las elecciones de 1972, daría lugar un año más tarde al estallido del Escándalo Watergate, por lo que las revelaciones de Ellsberg pusieron en marcha el suceso que acarrearía el mecanismo de caída de la Administración Nixon, que dimitió de la presidencia en agosto de 1974.

Juicio
Ellsberg y Russo fueron acusados de robo, conspiración, espionaje y violación de la Espionage Act. Estos cargos incluían acusaciones de recepción, retención y comunicación de documentos de la defensa nacional.

El FBI, a instancias de la Casa Blanca y del Fiscal General, lanzó una auténtica cacería humana contra él para destruir su reputación.

Un año más tarde, y ya en el contexto del Escándalo Watergate, se supo que durante esa cacería sobre Ellsberg, justo tras su entrega a la justicia, el grupo denominado “los fontaneros” efectuó su primera acción ilegal irrumpiendo en septiembre de 1971 en la consulta del psiquiatra de Ellsberg, Louis Fielding, en Los Ángeles, para lograr expedientes psiquiátricos que pudieran hacerse públicos desacreditando así la imagen de Ellsberg.

Tras un largo proceso judicial en el que Ellsberg y su colaborador Athony Russo llegaron a enfrentarse hasta a 115 años de cárcel, el juicio fue anulado y sobreseído en 1973 al constatarse que la Administración Nixon y la Fiscalía habían cometido toda clase de transgresiones de la ley y de atropellos legales contra ambos, incluyendo prevaricación, supresión de pruebas, ocultación de testigos, obstrucción a la justicia, e incluso robo de información.

La Administración Nixon, para lograr una dura condena contra Ellsberg y Russo, mintió, estafó, ocultó pruebas, cometió allanamiento e incluso trató de comprar al juez del caso, por lo que finalmente el juicio fue declarado nulo.

Lanzamiento completo
El 4 de mayo de 2011, los Archivos Nacionales y Administración de Documentos de los Estados Unidos anunció que los Pentagon Papers serían desclasificados y entregados íntegramente a la Biblioteca y Museo Presidencial de Richard Nixon en Yorba Linda, California, el 13 de junio de 2011.

Fuentes

  • EEUU hace públicos los “papeles del Pentágono” 
  • sobre Vietnam 40 años después. Disponible en:Cubadebate
  • Los papeles del Pentágono. Disponible en:[1]
  • "Pentagon Papers". Disponible en:Wikipedia
  • Analogías de la historia I: Julian Assange 
  • y Wikileaks vs. Daniel Ellberg y los ‘
  • ‘Pentagon Papers’’. Disponible en:Redalyc.
  • Papeles del Pentágono, Contenido, 
  • Fuga, Impacto, Caso legal, Lanzamiento 
  • completo. Disponible en:Centro de Artigos
La revolución de la computación comenzó durante la década de 1970 , pero los equipos que salieron eran máquinas grandes, a menudo ocupando todo el piso de la sala en la que estaban. Mientras que las máquinas eran grandes sólo nos ofrecieron alrededor de la misma potencia de procesamiento como un teléfono de hoy ofrece. En 1981 el equipo personal IBM 5150 salió con un procesador Intel 8088 y tenía el PC-DOS OS 1.0 con el lenguaje de programación BASIC. IBM fue el nombre más conocido entre los ordenadores en este momento y que desencadenó los ordenadores Windows que conocemos hoy en día. De Apple reveló el ordenador Macintosh en 1984 y fue la primera en ofrecer una interfaz de usuario que es gráficos basados.

macintosh
Computadora








El término Generación X se usa normalmente para referirse a las personas nacidas tras la generación de los baby boomers.1 Aunque no existe un rango universal con fechas exactas el término suele incluir a las personas nacidas a principios de los años 1960 hasta aquellos nacidos a inicios de los años 1980. Debido al retraso tecnológico de ciertos países, la clasificación dentro de la llamada Generación X y demás generaciones se puede extender varios años más, así en países de Latinoamérica y España por ejemplo; las personas nacidas hasta finales de los años 80, aún son considerados como los remanentes de la Generación X.Los miembros de la Gen X son hijos de los Baby Boomers y padres de los Millenials (Generacion Y).
A esta generación se le llama de varias formas, las más populares son Generación MTV y Generación Jones, haciendo alusión al deseo de ser alguien en la vida. Son responsables, se muestran comprometidos y preocupados por el mundo. Los miembros de la generacion X son los grandes impulsores de la tecnología, ya que nacieron justo en el boom en el que se dejó de hablar de aparatos eléctricos y botones analógicos para hablar de dispositivos electrónicos, pero aunque gustan por la tecnología, al segmento más longevo de esta generación, el internet, las redes sociales y el comercio electrónico todavía les resulta ajeno. Para ellos el ocio significa salir y encontrarse con personas y disfrutar del aire libre, como paseos, andar en skate y el pool/billar, en vez de encerrarse con los juegos muchas horas. Fueron los que aprendieron a jugar en la calle, los primeros usuarios del chat y los últimos en usar "pelo largo", La última generación de las botellas de a litro.
A esta generación le toco vivir la llegada del CD, la PC de escritorio, el flipper/pinball, el walkman y el fin de las cintas en cassette y videos,el nacimiento de Internet y la burbuja del .com en la década de los 90´s, por eso actualmente parte de esta generación se resiste a utilizar estas tecnologías. Todavia prefieren ir a elegir y comprar discos en las disquerias , en vez de pagar y descargarlos.Nacieron en una época de cambios y no necesitan de Internet para vivir sus vidas o divertirse.


Origen



A esta generacion le tocó insertarse al mercado laboral, era una época de mucha incertidumbre y especulaciones culturales, por el fin de la Guerra Fría (y en matemática, esa es la letra que representa una incógnita).



El fotógrafo húngaro Robert Capa refirió inicialmente a la juventud post segunda guerra mundial como "Generación X"



Douglas Coupland popularizó el término "Generación X" en una novela sobre los estilos de vida de los jóvenes adultos a finales de los 80.




El término Generación X fue acuñado por el fotógrafo y periodista Robert Capa a principio de los años 1950. Lo usó más tarde como un título para un ensayo fotográfico sobre los jóvenes hombres y mujeres que crecieron después de la segunda guerra mundial. Su proyecto apareció primero en Picture Post (UK) y Holiday (US) in 1953. Describiendo su intención, Capa dijo "nombramos esta generación desconocida, la generación X, y ni siquiera en nuestro primera aproximación nos dimos cuenta que teníamos algo tan grande capaz de enfrentar a nuestros bolsillos y talentos".  El término fue utilizado por varios subculturas o contraculturas después de la década de 1950.
El nombre fue popularizado en el escritor canadiense Douglas Coupland con su novela lanzada en 1991 Generation X: Tales for an Accelerated Culture, acerca de los los jóvenes adultos y sus estilos de vida a finales de los 1980. . Anteriormente Coupland en un artículo de revista de 1989  atribuyó erróneamente el nombre Generación X al músico británico Billy Idol. En realidad, Idol fue miembro de la banda punk Generation X desde 1976 a 1981, la cual fue nombrada por el libro de sociología Generation X de 1965.
El término "Generación X" fue relativamente popular entre los medios de comunicación de la década de 1980 cómo forma de designar a quienes eran adolescentes en ese momento (y que irónicamente son los últimos miembros de dicha generación) y asociándolos generalmente con el canal de televisión MTV.


Nombres alternativos



La generación X también se ha denominado Generación Perdida o generación de la apatía17 Además, se ha llamado generación "peter pan" o Generación H.



Características



Esta generación se vio afectada por el bombardeo del consumismo de los años 1980 y principios de los años 1990, la manipulación del sistema político, la llegada de Internet, cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, la aparición del sida entre muchos acontecimientos que crearon el perfil X. Aparte se manifiestan sin tecnología.



Iconos de la Generación X



-Pamela Anderson -Michael Jackson -Kurt Cobain -Kim Bassinger -Bon jovi -Bruce Willis -Jean Claude Van Dame -actores de la serie Friends -Raquel Mancini



Generación X en el mundo



Estados Unidos



Literariamente hablando, la Generación X estadounidense o Nex Generation surgió a mediados de los sesenta y consta de David Foster Wallace, Jonathan Franzen, Jeffrey Eugenides, George Saunders, Jonathan Lethem y Bret Easton Ellis, entre otros: los que recibieron el espaldarazo de la revista Granta en 1996 con un número especial dedicado a los mejores novelistas jóvenes americanos.



España



En España, esta generación llamada también Generación Nocilla o Afterpop, es una de las más preparadas de la historia de ese país. Nacidos en los 65-76, son universitarios y saben idiomas. Pero la llamada Generación tapón, los bajos sueldos, la sobreabundancia de licenciaturas y los cambios sociales les han impedido llegar a donde pensaban llegar. Comparten piso; no tienen coche, ni casa, ni hijos y ya se han dado cuenta de que el futuro no estaba donde creían. El equivalente español es el de los llamados JASP, "Jóvenes aunque sobradamente preparados". Universitarios que se encuentran en un mercado sobresaturado de universitarios. El llamado Mileurismo -denominación que le dio su principal estudiosa, Espido Freire, en sus ensayos Mileuristas: cuerpo, alma y mente de la generación de los 1000 euros (Barcelona, Editorial Ariel, 2006) y Mileuristas II: la generación de las mil emociones (Barcelona, Editorial Ariel, 2008), se ha descrito a una promoción humana de jóvenes trabajadores que con poco más de mil euros debe sostener una vida de adultos, por lo cual no pueden permitirse hijos ni relaciones estables, comparten piso con otros mileuristas y, aunque están mejor formados que sus jefes y saben idiomas y manejan instrumentos informáticos que éstos no conocen, son sistemáticamente ninguneados y despreciados por estos y no acceden a puestos de superior retribución. No se comunican por los habituales medios de comunicación de masas, sino por internet o móvil, medios que sus jefes no valoran e ignoran, son individualistas y carecen de conciencia de clase social. Son víctimas del consumismo, emplean casi todo su dinero en el ocio, dejando entrever, además, una cada vez más acusada inmadurez.



México



Es la primera generación que estudió usando herramientas informáticas, pero fueron la última en usar las tradicionales por lo cual tienen habilidades apreciables para hacer uso de la computadora e internet pero a diferencia de las generaciones posteriores (que prácticamente no leyeron libros) suelen tener el hábito de la investigación por lo cual no creen fácilmente todo lo que encuentran en la red, esto los ha marcado como la generación de los «escépticos» o «desconfiados», ya que además hablando de las novedosas formas de socializar, usan la tecnología, pero prefieren marcadamente los amigos reales a las amistades «virtuales».

Esta generación creció en un momento en el que la historia de México estuvo plagada por crisis económicas que abarcaron desde el final del sexenio de López Portillo, casi la totalidad del sexenio presidencial de Miguel de la Madrid, y hasta el fin al del sexenio de Carlos Salinas. Por lo tanto, la generación X fue la más perjudicada en cuanto a la economía.
En la música, surgen grupos como Caifanes, Maná, Café Tacuba, Maldita Vecindad y los hijos del quinto patio, Los de Abajo, Panteón Rococó, Molotov, Fobia, entre otras. La disponibilidad de información y material artístico, en gran medida por la aparición de internet, hace que esta generación sea radicalmente abierta comparada con las anteriores en cuestión musical, y logre conocer propuestas musicales de todo el continente, Europa y el mundo, prácticamente en el mismo momento de su lanzamiento mundial.

Predecesor: Baby Boomer
Generación X (1965-1978)




Sucesor:Generación Y


https://es.wikipedia.org/wiki/Generaci%C3%B3n_X




¿Cómo son los miembros de la Generación X?


 Ni mediocres, ni inseguros, ni angustiados. Según un nuevo estudio a largo plazo realizado por la Universidad de Michigan (EE UU), la mayoría de los miembros de la llamada Generación X (nacidos entre 1961 y 1981) tienen vidas activas, equilibradas y felices, y dedican su tiempo libre a la cultura, el ocio al aire libre o a la lectura, entre otras actividades. "Son activos en sus comunidades, mayormente satisfechos con sus empleos y capaces de equilibrar el trabajo, la familia y el esparcimiento", explica el científico John D. Miller, coautor del informe, que incluye ahora respuestas de unos 4.000 integrantes de la Generación X.


Los 84 millones de estadounidenses de esta generación, con edades entre los 30 y los 50 años, son los padres y madres de los niños que ahora van a la escuela, explica Miller. Y en las próximas dos o tres décadas los miembros de la Generación X estarán al frente de la nación. Por eso es importante entender sus valores, su historia, los desafíos del presente y sus metas para el futuro, añade. 



Los resultados indican que, al menos en Estados Unidos, comparados con una muestra nacional de todos los adultos, los miembros de la Generación X son más propensos a estar empleados, y pasajan trabajando y viajando de casa al trabajo y del trabajo a casa significativamente más horas por semana que el adulto típico. Por otra parte, dos tercios de los adultos en la Generación X están casados y el 71 por ciento tiene niños menores de edad en su casa. El treinta por ciento de los adultos de la Generación X son miembros activos de organizaciones profesionales, de negocios o sindicales. El noventa y cinco por ciento habla por teléfono, al menos una vez por semana, con amigos o familiares, y el 29 por ciento asegura que lo hace al menos una vez al día.



"Estos datos indican que los miembros de la Generación X no van solos a jugar a los bolos; tienen extensas redes sociales, de ocupación y comunidad", aclara Miller, que añade que son participantes activos en las organizaciones de padres y maestros, los clubes de deportes juveniles, clubes de libros y otras organizaciones comunitarias.



Miller señala que, además, casi el 90 por ciento de los adultos de la Generación X participa en al menos una actividad al aire libre cada mes, como el montañismo, la natación o la pesca, y el 40 por ciento ha participado en dos o más actividades de ocio por mes. En el aspecto cultural, el 45 por ciento de los adultos de la Generación X encuestados habían asistido a por lo menos una representación teatral, sinfonía, ópera o ballet durante el año anterior, y el 13 por ciento indicó que había asistido a tres o más acontecimientos culturales durante el último año.



Los adultos de la Generación X también son lectores?, apuntó Miller. El 72 por ciento lee un periódico, impreso o en línea, al menos una vez a la semana, y el 80 por ciento ha comprado y leído al menos un libro durante el último año. Casi la mitad de los encuestados dijo que habían leído seis o más libros en el último año.



Finalmente, Miller asegura que los adultos de la Generación X se declaran satisfechos con sus vidas, con un nivel promedio de 7,5 en una escala de diez puntos en la cual el 10 equivale a "muy feliz". (...)



http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/icomo-son-los-miembros-de-la-generacion-x





La Generación X



LosRecursosHumanos.com 15 de octubre del 2010



La Generación X o Baby busters, es la generación nacida entre mediados de 1960 a 1980 (incluso algunos toman hasta los nacidos en 1985). La denominación de esta generación tomó fuerza por la novela de Douglas Conpland, de 1991. Estas personas son los hijos de los últimos conservadores por un lado (aquellos que se horrorizaban con los Beatles o añoraban que su hijo fuese sacerdote o militar) y quienes rompieron con todo lo establecido hasta el momento por otro (hippies, sexo libre, LSD, etc.)  Crecieron junto a la tecnología y tienen como característica principal la capacidad de dominarla, ajustándose a los cambios aunque equilibran con su gusto por la vida al aire libre y los deportes. 
Han vivido todo: desde la TV blanco y negro, el Pacman y el boom de las hamburgueserías. Desde la cocina de la abuela al delivery, del balero a la Commodore 64 y el iPod.
La Generación X es una generación donde se lucen los mandos medios ya que la problemática social de esta generación es similar a la  problemática de las corporaciones: tienen la presión de los seniors (la alta dirección) desde arriba y la presión de los empleados rasos desde abajo (Generación Y).
La Generación X si bien aburguesados, aman el rock and roll, y los gustos de los ’80, las amistades duraderas y la perpetuidad de valores que absorbieron cuando eran niños.
Son buenos para adaptarse a los cambios. Más comprometidos en las relaciones interpersonales y laborales que los Y, y más adpatados a los cambios que los boomers.
En España por ejemplo se los conoce como la camada de la "educación de los 80" la mejor educación formal hasta ahora.
Para los X, Internet es más un espacio para el beneficio propio: desarrollar negocios o leer los tradicionales periódicos en papel y no para juegos en línea apuestas o entretenimiento como los Y. Valorizan la vida al aire libre y los deportes, especialmente los desafiantes: rollers, escalar, maratones, trekking, etc.
La Generación X sufrió grandes cambios sociológicos en su medio ambiente, desde el hogar, fueron los primeros hijos de familias disfuncionales, y muchos han conocido al psicólogo. Pasada la adolescencia, dejaron las utopías y sueños de lado y se dedicaron a trabajar sobre lo seguro, creyendo únicamente en ellos mismos.
Les gusta no perderse lo bueno de la vida. Al crecer en un mundo posmoderno, con un sistema económico afianzado, son sibaritas; amantes del buen vivir. La tecnología, el confort, la buena vestimenta, buena comida y bebida, los viajes son sus debilidades. Buscan productos que los identifiquen y que tengan personalidad, que se adecúen a ellos y que no pertenezcan al montón de la producción en serie. 
Los pertenecientes a la Generación X, son individualistas y solitarios, tuvieron independencia desde pequeños por la falta de padres presentes, poseen una conciencia fuerte sobre la diversidad. Muchos de ellos vieron a sus padres ser fieles (a empresas, matrimonios, religiones, etc.) quienes no obtuvieron buenos finales, por ello, antes que nada son fieles a sí mismos.
Al haber crecido bajo la influencia televisiva, son más realistas y escépticos que sus antecesores, buscan que todo tenga una solución o una respuesta rápida. Cuestionan la autoridad e imponen sus propias reglas y están en la búsqueda constante de atención. Tienen la necesidad de competir, de aprovechar cada oportunidad que aparezca.
En el ámbito laboral las personas de la Generación X, tienen diferentes formas de trabajar con respecto a sus antecesores, los baby boomers. Son más colaborativos, les gusta trabajar en equipo, no creen en las jerarquías y se manejan de manera informal frente a cualquier autoridad, tratando a estas como pares. Són más líderes que gerentes. 
Son desinteresados, pueden trabajar en un proyecto que tal vez no tenga que ver con su posición en la empresa, se comprometen en buscar logros en los proyectos. En comparación con los empleados de mayor edad, se sienten más cómodos trabajando en grupos mixtos.
Sus facetas más interesantes son la facilidad con que utilizan a la tecnología para el trabajo, la búsqueda constante del equilibrio entre la vida personal y laboral y la comunicación con los otros.
Muchos emprendedores que crecieron con la burbuja tecnológica de finales de los ’90 pertenecen a la Generación X. Son emprendedores y cuando emprenden van por todas. No renuncian al sueño de la empresa propia o hacerse millonarios antes de los 40 y suelen utilizar la experiencia obtenida en una empresa de envergadura para su propio provecho.
Al haberse criado en un mundo donde la imagen predominaba (radio, cine y televisión en auge) tienen una consideración sobrevalorada sobre la belleza y la estética en general. Suelen lucirse en trabajos relacionados a ella y con la creatividad: el diseño, la publicidad, el periodismo, la televisión y el cine. Por otro lado, tienen una contracara interesante, los puestos administrativos les sientan muy bien. Algunos ejemplares de esta generación, dejan su faceta creativa para su vida perosnal y el trabajo es sólo una fuente de ingresos y crecimiento profesional. Por ello no es raro encontrarse con un Gerente X de traje, corbata, formalmente ataviado en la oficina, un fin de semana con una camiseta gastada de The Ramones, jeans rotos y zapatillas gritando en algún concierto.
A diferencia de la Generación Y, los GX son muy buscados por caza talentos para ocupar puestos importantes. Son los principales beneficiarios de estrategias de retención en las empresas.
Las recomendaciones para trabajar con un individuo de la generación X: 
1) Valorar el talento y la experiencia de vida que poseen, hacerles notar que el resto puede aprender de ellos. 
2) Reunirse lo necesario, y comunicarse preferentemente a través de medios tecnológicos  
3) Ofrecer flex-time o equilibrio entre vida laboral y personal. 
4) Dejar que trabajen en libertad, empoderarlos que sean tomadores de decisión. 
5) No manejarse a través de órdenes, el clima debe ser distendido e informal. 
6) Ofrecerles no los beneficios que se da a todos los empleados sino algún beneficio a medida, por ejemplo trabajar por objetivos, y tener una laptop o teléfono móvil pagados por la empresa. 
7) Si no tienen persona a cargo, asignarles a un junior para que pueda asistirlos y puedan capacitar.
Tienen una relación más cercana con los Baby Boomers, que con la Generación Y quienes los desesperan. Los GX ya ocupan mandos medios, despiden y contratan personas, o son expatriados exitosísimos y muchos van camino a ser importantes líderes empresarios.


En resumen:



Son individualistas y el dinero es el medio para el buen vivir

Buscan el balance entre vida personal y laboral
Se orientan a resultados, más que a procesos
Aunque formales en el trato valoran lacomodidad, vestimenta informal en el trabajo y el tiempo libre
Buscan una relación directa de a igual a igual con la autoridad
Buscan desafíos, adrenalina y proyectos. Si es para crecer profesionalmente bien, si además colabora en mejorar el mundo mucho mejor

http://www.losrecursoshumanos.com/la-generacion-x/




La Generación X ó 

Generación “sándwich”
Con que mentalidad crecieron los miembros de esta generación?


Estas personas nacieron entre los años de 1962 y 1980. Crecieron con la filosofía de Ronald Reagan, con la música de Michael Jackson y sentados en los carritos de los supermercados mientras sus padres hacían las compras. Desde muy chiquitos vieron la gran incongruencia en el pensar, decir y hacer de sus padres.



Se tuvieron que enfrentar con una sociedad multirracial y decepcionada de prácticamente todo.

Crecieron con la televisión en sus hogares y las reflexiones filosóficas de los líderes de su época lo mismo que se identificaron con las comodidades de un mundo materialista conglomerado con modas atrevidas al contrario de sus padres los “baby boomers” que crecieron en una generación de poder político y en la escuela del avance tecnológico en cuanto a armas nucleares se refiere.


La Generación X no pareciera que tuvo muchos ideales o filosofías políticas, se centraron mucho en el uso de drogas, modas y libertinaje. En su mayoría crecieron en la clase media con alguna comodidad por lo tanto no se preocuparon por estudiar y se conformaron con trabajos de bajos salarios lo cual les permitiría vivir haciendo el mínimo esfuerzo.





Lo que prefieren los miembros de la Generación X


Las personas de la Generación X prefieren comer pizza, comida rápida, hamburguesas, hot dogs en frente del televisor y consumir cigarrillos mientras miran un concierto o una película del género comedia o dramático. Son bastante egocéntricos y algunos se preocupan más por su vanidad que por los mismos hijos.



Se movilizan en grupos y van a eventos donde pierden su identidad, algunos son rebeldes y participan en actos vandálicos. Otros, los que han escogido el mundo de las drogas se refugian en la euforia que les produce una dosis de “éxtasis” que los hace sentirse el centro del mundo.



Las familias de la Generación X



En esta generación el rol de las personas en la familia tradicional cambió. La Generación X está acostumbrada a que el hombre y la mujer trabajan fuera del hogar por igual. No es nada fuera de lo común para esta generación que una mujer sola con hijos sea considerada una familia completa. Ver a las madres y esposas de esta generación trabajar fuera de la casa no es nada extraño.



Las familias son mucho más pequeñas que las de las generaciones anteriores. La educación universitaria de la mujer no es nada de que sorprenderse en esta generación. Esta liberación femenina disminuyó el número de hijos que las familias conciben y aumentó el número de divorcios. Los hombres aprendieron a la fuerza a lavar los platos de la cena, a limpiar la casa, a cambiar los pañales de sus hijos y el rol exclusivo de proveedor de la familia les fue arrebatado.



Este nuevo escenario obligó a los hombres a compartir funciones domésticas, también les permitió abrirse al mundo de la paternidad. Los padres “X” tienen un rol mucho más activo en la crianza y educación de los hijos, asisten a los partos, van a las reuniones del colegio y los ayudan con sus tareas.





Diez características


Aquí les presento diez características de las personas de la Generación X:



1. Las mujeres tiene más éxito en el campo profesional y demuestran mayores aptitudes y conocimientos que algunos hombres.



2. Si las mujeres tiene ingresos superiores que los de sus esposos aumentan los riesgos de divorciarse.



3. La generación X no quiere saber nada de los valores de la generación de los “baby boomers” . Rechazan sus personalidades, religiones y algunas de sus tradiciones.



4. El sexo y la droga los ven como una salida del aburrimiento o la monotonía de sus vidas. Algunos viven una fiesta sin parar y no se envuelven en una relación formal o se permiten sentir amor.



5. Los miembros de la Generación X se acostumbraron al trabajo de equipo. Le dan menos importancia a las jerarquías y les gusta tratar y ser tratados como iguales con sus superiores.



6. Es la primera generación a las cuales no les importa si sus jefes son hombres o mujeres.



7. A estas personas es de suma importancia disfrutar de una vida independiente del trabajo, se comunican con menor diplomacia con sus superiores sobre todo a nivel de trabajo, son más abiertos y directos.



8. Los de la generación X son menos leales. No se quedan en una misma compañía por lealtad únicamente, buscan mejores oportunidades de trabajo ya que tienen más confianza en la tecnología que los “baby boomers”. No tienen miedo de actualizar su curriculum e ir en busca de mejores oportunidades.



9. Para la Generación X la verdad no es algo primordial, consideran que la frontera entre la verdad y la mentira hay que derribarla para poder ser más felices y aliviar su tensión y su estrés. Son más audaces que los “baby boomers” que viven muy apegados al valor de la honestidad.



10. Es una generación a la que le encantan los juguetes tecnológicos y estar al día compitiendo con las aptitudes tecnológicas de la Generación Y. Prefieren ignorar la política, las huelgas, les da flojera ir a votar en las elecciones presidenciales y están absolutamente desilusionados de los políticos.



El futuro que les espera a los X es medio grisáceo. El presente es más importante para ellos. Esta generación vive el presente y se aísla mucho de los comerciales televisivos pues han visto, oído y olido casi todo lo que es anunciado y no hay nada que los sorprenda en los comerciales. Por eso la generación X es considerada la generación sándwich porque tiene un poco de los “baby boomers” aunque rechazan esa cultura y un poco de la generación Y a la cual admiran.


http://www.psicologicamentehablando.com/la-generacion-x-o-generacion-sandwich/



Generación X; Douglas Coupland

 Consumismo y sociedad de consumo. 
Poder de la imagen en la juventud


LA GENERACIÓN X :

REFLEJO DE LA SOCIEDAD DE CONSUMO

La Generación X se desarrolla en un mundo posmoderno y como tal es el reflejo de este, especialmente el reflejo de una de sus principales características “ La cultura de la imagen ” la cual se refleja a través del consumismo, pero antes de analizar este aspecto es necesario aclarar conceptos como la posmodernidad y el consumismo, con todas sus implicaciones.

“El capitalismo - soporte de la modernidad - tuvo cambios con el surgimiento del capital financiero ( fines del siglo XIX), en sus características básicas sigue siendo el mismo modo de producción. En consecuencia, la modernidad no ha terminado. A la luz de un análisis científico de la historia, la posmodernidad solo existe en la cabeza de su letrados ”. Por esto, ubicar los inicios de la posmodernidad no es fácil. “ Sus raíces culturales son deudoras de una revolución juvenil que estallo en el mayo francés del 68. Se llamo contracultura porque los jóvenes encarnaron la conciencia critica y el malestar que siempre acompaño a la modernidad. Fracasaron los jóvenes porque no contaban con un amplio pensamiento alternativo y vigoroso. En el ámbito industrial se suele señalar como un preludio el año de 1973, en que se le acabo a Occidente la energía barata del petróleo y, en compensación, comenzaron a proliferar nuevos inventos de la tecnología: microelectrónica, informática, telemática, cibernética, robótica, etc.” .

Uno de los rasgos característicos de la posmodernidad es la sociedad de la comunicación, esta se caracteriza por la llamada cultura de la imagen, la cual se refleja en un fenómeno tecnológico y sociocultural de nuestra época: la televisión, con sus ampliaciones informáticas y multimedias. La televisión y sus implicaciones, en nuestro mundo es considerado un factor de socialización y masificación que ha hecho que esta cultura de la imagen se refleje en la sociedad de consumo y de lo desechable, lo cual tiende a la fabulización del mundo debido a que “ las imágenes del mundo que nos ofrecen los media (...) constituyen la objetividad misma del mundo y no solo interpretaciones diversas de una realidad de todos modos data ” La publicidad y el marketing son los encargados de comercializarlo todo a través de los diferentes medios de comunicación y de convertir las ciudades en maravillosas vitrinas que presentan un mundo imaginario.

La sociedad de la comunicación y la cultura de los medios ha venido estableciendo “ una equivalencia entre ser y aparecer en los medios: todo aquello que ignoran o silencian los medios de comunicación masiva y en la medida que lo hacen, parece condenado a la inexistencia ”. Todo esto con lleva al fenómeno denominado como “Masificación” en el cual los mas afectados son los jóvenes debido a que estos son más vulnerables.

A los jóvenes “ se les acusa de vivir con un ideal consumista, pero... perdón, quien les vende las porquerías que consumen. Se les reprocha que solamente piensan en el modelo del calzado o del vestido, ¿ pero, en que otras cosa piensan los padres de cada criatura? ; que con las motos ya nos tienen hartos ¿ y la publicidad, que solamente convierte en niños hermosos y alegres a aquellos que usan las motos o los automóviles de onda? ”

Este fenómeno de los medios de comunicación y el fuerte influjo que este ha tenido en la juventud se ve reflejado en el libro “La Generación X” de Douglas Coupland. En donde se ve claramente que los jóvenes de esta generación X están subyugados por la imagen, tan es así que uno de los capítulos de este libro se titula NO SOY UN OBJETIVO DE MERCADO, a través de las páginas de este se puede apreciar toda la influencia que la publicidad y los medios de comunicación tienen en la juventud.

Dag es el reflejo de esto, el trabajaba en publicidad (marketing); y en una descripción que él hace de si mismo dice “ yo era uno de sus pijos a los que ves todas las mañanas en el distrito financiero conduciendo un coche deportivo con el techo bajado y una gorra de béisbol en la cabeza, encantados y satisfechos de lo decididos y perfectos que parecen. Yo me sentía emocionado y halagado, y notaba que tenia no poco poder al pensar que la mayoría de los fabricantes de artículos que estaban de moda en el mundo occidental me consideraran su objetivo de mercado mas deseable ” . Dag sabe cuales son las estrategias que se usan para convertir a las personas en objetos que quieren consumir ( es publicista ) pero aun así es víctima de todo esto. Otra forma por la cual se puede reconocer la influencia del consumismo en los jóvenes es todo lo alusivo a las marcas; Dag también es ejemplo de esto : “ Yo no estaba haciendo nada en especial y miraba fijamente mi IBM rodeado de un mar de adhesivos Post it ” ; o cuando dice: “ dando tormento a las muñecas Barbie de mi Hermana ” ; al igual que Dag , Andy es un ejemplo de esto “ recuerdo aquellas fotos Kodak ...” y Claire también lo es: “ Un sedan Buick negro lleno de jóvenes turistas japoneses” . Igualmente Dag refleja y critica la forma de como la publicidad logra sus objetivos: cuando se refiere a su jefe Martín; él dice que este piensa que el objetivo de una cadena de hamburgueserías es: “ conseguir que a esos monstruitos los excite tanto la idea de tomar una hamburguesa que vomiten de la excitación ” ; y cuando reflexiona sobre el antiguo estilo de vida que llevaba: “ El marketing consiste esencialmente en conseguir que te vuelvas a comer la mierda con tal rapidez que llegues a pensar que todavía comes comida de verdad . No es creativo, de hecho, sino que se trata de un robo, y a nadie le hace sentir bien el robar ” .

Como se puede apreciar en el libro Generación X se refleja la fuerte influencia que tiene el consumismo en la vida de los jóvenes, especialmente en el personaje de Dag, quien al ir al desierto reflexiona acerca de su trabajo y lo falto de ética que este era.


AMEZQUITA, Pascual. El posmodernismo : expresión de la ideología neoliberal. Revista Javeriana. Abril 1997

GASTALDI, Italo. Posmodernidad y Educación. Pag 12

PÉREZ, Gabriel J. Aspecto ético de la posmodernidad. Revista Javeriana . Noviembre-Diciembre 1996. Pag 404

Ibídem 3 . Pag 406

RODRÍGUEZ KAUTH, Ángel . La generación X. Revista Disenso. Volumen III . No 11.1997. Pag 28.

COUPLAND, Douglas. Generación X. Traducción de Mariano Antolín Rato. 1995 Pag 37.

Ibídem 6. Pag 38.

Ibídem 6. Pag 53.

Ibídem 6. Pag 35.

Ibídem 6. Pag 82.

Ibídem 6. Pag 39.

http://html.rincondelvago.com/generacion-x_douglas-coupland.html


http://www.semana.com/especiales/articulo/la-generacion/34049-3