728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    viernes, 19 de agosto de 2016

    Nobel de literatura: Le Clézio, la palabra irreverente

    Jean-Marie Gustave Le Clézio

    Fausto Triana
    París, Estocolmo y La Habana (PL).-
    Escribir es una forma de agrandar mi familia, decía en una ocasión Jean-Marie Gustave Le Clézio, el nombre que hoy recorre el mundo con el brillo del Premio Nobel de Literatura.



    Le Clésio, nacido en 1940, pero también oriundo de Islas Mauricio, de padre británico y madre francesa. Un navegante de caminos irreverentes, fascinado por cada "descubrimiento" de la cultura de todos los países que ha conocido, que son muchos.
    "Mi familia podían ser los libros o la gente que encontraba en la calle. Después quise agrandar la familia. Necesitaba más amor, salir de la soledad", confesó este hombre que alterna su vida en Alburqueque, Nuevo México, y el sur de Francia.
    De Africa tiene hermosos recuerdos, cuando llegó a conocer a su padre desde una Europa pobre y marcada por las guerras a un continente espléndido en riquezas y entornos naturales. "Ahora es todo lo contrario", se lamenta.
    Considerado el mejor escritor francés vivo, distinción concedida en 1994, Le Clézio, doctor en letras de la Universidad de Niza, debutó en la literatura a los siete años y con sólo 23 fue reconocido con el galardón Renaudor por El atestado.
    Tiene una historia de amor con México y Panamá, donde residió en 1970 varios meses al lado de poblaciones indígenas.
    "Esa experiencia cambió toda mi vida, mis ideas sobre el mundo del arte, mi manera de ser con los otros, de andar, de comer, de dormir, de amar y hasta de soñar", relató emocionado en una ocasión.
    Bajo su sello aparecen Terra amata, La Guerra, Desierto, su obra monumental, Onitsha, El pez dorado, Diego y Frida, entre otros trabajos, además del más reciente, Ritournelle de la faim.
    La exigente Academia sueca tomó en cuenta su apego a la naturaleza y subrayó que se trata de un "escritor de la ruptura, la aventura poética y el éxtasis sensual y un "explorador de la humanidad".Como ejemplo de su vuelo, vale terminar con un fragmento de su crónica publicada en el 2003 en España, que revela los manejos británicos y luego estadounidenses para convertir a la isla Diego García en base militar y desaparecer al archipiélago de los Chagos.
    "Habría podido ser el paraíso. Perdido en el océano Indico, a más de dos mil kilómetros de Islas Mauricio y de las islas Seychelles, un rosario de islas de coral sembrado sobre bancos de arena blanca, encerrando lagunas color turquesa, cada isla con una cabellera de cocoteros inclinados por la dulzura de los alisios, lejos de cualquier ciclón. Para los habitantes de estas islas, fue, en efecto, durante generaciones, no el paraíso, sino su tierra, suspendida entre el cielo y el mar, donde la vida no era nada idílica (...)
    Esto habría podido durar eternamente, y Chagos habría podido deslizarse suavemente en el nuevo milenio con la gracia despreocupada de las sociedades criollas, e incluso recoger un poco más de ese maná providencial (...]".
    ******
    Cómo reaccionan los Nobel
    Anubis Galardy
    El escritor francés Jean Marie Gustave Le Clézio recibió oficialmente la noticia del Nobel a la hora piadosa del mediodía, a diferencia de sus colegas de otros lados del mundo, muchas veces despertados al amanecer el día.Es el caso de los latinoamericanos, por ejemplo. Los europeos, en cambio, pueden escucharla incluso en los noticieros de la una de la tarde, cuando el secretario de la Academia Sueca lee, en tono protocolar, el veredicto de sus colegas.Le Clézio, quién no figuraba en las listas de los augures de todos los años, escribía apaciblemente a la hora en que lo llamó la emisora radial RS, de Estocolmo, y por lo menos en apariencia sus nervios estaban controlados.Tal vez en su interior anidaba algún pálpito sobre la posibilidad de ceñir la corona de laurel del Nobel, pues desde hace tres días la prensa francesa había comenzado a especular con su candidatura.El secretario de la Academia Sueca, Ohorace Engdahl, lanzó a fines de la semana pasada una pista cuando afirmó que Europa sigue siendo el centro literario del mundo y no Estados Unidos.No dijo más, pero dejó un hálito perturbador en el aire, interpretado de varias maneras.La respuesta de Le Clézio a la radio sueca, sobre la impresión que le había causado el premio, fue escueta y formal. Es un gran honor, dijo, tras expresar su agradecimiento a la Academia Sueca.Otros laureados han sido mucho más elocuentes, incisivos a veces. José Saramago, a su turno, se apresuró a declarar que el Nobel no iba a cambiarle la vida, que seguiría siendo el mismo escritor de siempre.La recompensa monetaria aparejada al lauro, añadió, solo le serviría para resolver algunas urgencias materiales, siempre postergadas, y hacer más felices a sus familiares y amigos.Únicamente me espantan, comentó, los 12 meses de recepciones, conferencias, encuentros y presentaciones alrededor del mundo que me esperan.La británica Doris Lessing estaba tan desentendida de las apuestas por el Nobel pese a su permanencia en la relación de favoritos- que se fue de compras al supermercado como un ama de casa cualquiera y a los periodistas les costó un arduo trabajo localizarla.Al enterarse en 1976 de que había sido agraciado con el lauro más ambicionado del mundo, al norteamericano Saul Bellow se le escapó del alma una frase de desaliento: Dios mío, que desastre, dijo.Pablo Neruda en cambio, entonces embajador de Chile en Francia, quien se enteró tres días antes por un comunicado oficial de la Academia Sueca, en 1971, invitó a sus amigos a una suculenta cena en París, pero sólo él sabía lo que festejaba.El británico William Goldwing, galardonado en 1983, no interrumpió su rutina cotidiana en el pueblecito de campo Broadchalke donde vivía, cerca de Salisbury, como es típico de la flema inglesa. La noticia transcurrió allí sin aspaviento.Gabriel García Márquez, laureado en 1982, solo pensó, aterrado, en el discurso que debía pronunciar dos meses después. Dos meses de angustia frente a las páginas en blanco luego convertidas en 15 cuartillas memorables.
    Más de una vez confesó que terminó escribiéndolas a cuatro manos con su compatriota Álvaro Mutis. Neruda, en cambio, escribió su discurso de corrido, en el dorso de un menú de restorant, entre el ruido y el fragor urbano, siguiendo la huella incontenible de la tinta verde que usaba siempre.
    ****
    Ganadores del Nobel desde el 2000
    Desde su fundación en 1901, 106 escritores fueron premiados con el Nobel de Literatura, entre ellos 14 franceses, con el lauro recién otorgado al novelista Jean Marie Gustave Le Clezio.Prensa Latina transmite a continuación la relación de premiados desde 2000:
    2000 Gao Xingjian (Francia)2001 V.S. Naipaul (Gran Bretaña)2002 Imre Kertész (Hungría)2003 John Maxwell Coetzee (Suráfrica)2004 Elfriede Jelinek (Austria)2005 Harold Pinter (Gran Bretaña)2006 Orhan Pamuk (Turquía)2007 Doris Lessing (Gran Bretaña)2008 Jean-Marie Gustave Le Clézio (Francia)

    Jean Marie Gustave Le Clezio
    (1940/04/13 - Unknown)
    Jean Marie Gustave Le Clezio
    Jean Marie Gustave Le Clezio
    Jean Marie Gustave Le Clezio 

    Escritor francés



    Nació el 13 de abril de 1940 en Niza, en el seno de una familia bretona.

    Hijo de Raoul Le Clézio, un cirujano que ejerció en África a las órdenes de la armada británica; y de Simone Le Clézio. Sus padres son primos hermanos y provienen de familias bretonas que emigraron a Isla Mauricio en el siglo XVIII, donde adquirieron la nacionalidad británica.

    Se crió en Roquebillière, un pequeño pueblo cerca de Niza hasta 1948 cuando junto a su madre y su hermano se trasladaron a Nigeria.



    Escribió su primer cuento a la edad de siete años, en la cabina de la embarcación que los llevaba a Nigeria, donde encontrarán con su padre, que pasó allí la Segunda Guerra Mundial.

    Después de estudiar en la Universidad de Bristol en Inglaterra desde 1958 hasta 1959, terminó su licenciatura en Niza en el Institut d'études littéraires. Obtuvo un máster en la Universidad de Provence con una tesis sobre Henri Michaux. Se trasladó a Estados Unidos para trabajar como profesor y durante 1967 estuvo en el ejército francés sirviendo en Tailandia, siendo expulsado del país por protestar contra la prostitución infantil y enviado después a México para terminar su servicio militar. De 1970 a 1974, vivió con la tribu  Emberá-Wounaan en Panamá.

    Con sólo 23 años, publica con Gallimard su primera obra: Le procès verbal, con la que se impone en la escena internacional, ganando el prestigioso Prix Renaudot (1963) el más importante de las letras francesas, cuenta también con el Paul Morand y fue elegido en 1994 mejor escritor francés vivo por los lectores de la revista 'Lire'.

    Entre sus obras traducidas al castellano destacan La cuarentena, El africano ( ambos en Tusquets) o El atestado (Catedra). En su obra se distinguen dos etapas: de 1963 a 1975, su obra aborda temas como el lenguaje y la escritura, con la voluntad de explorar ciertas posibilidades formales y tipográficas. Desde últimos de los años setenta publica una escritura más serena, donde evoca los años de la infancia y los viajes relatando una renovada armonía entre el hombre y el mundo.

    El 9 de octubre de 2008 se le proclamó ganador del Premio Nobel de Literatura 2008. La Real Academia sueca lo definió como "el escritor de la ruptura, de la aventura poética y de la sensibilidad extasiada, investigador de una humanidad fuera y debajo de la civilización reinante".

    Casado desde 1975 con la marroquí Jémia, tiene tres hijas (una de su primer matrimonio).


    Premio nobel de literatura 2008

    Predecesora
    Doris Lessing

    Sucesora
    Herta Müller


    Obras

    1963 Le Procès-verbal
    1965 La Fièvre
    1966 Le Déluge
    1967 L'Extase matérielle
    1967 Terra Amata
    1969 Le Livre des fuites
    1970 La Guerre
    1970 Lullaby
    1971 Haï
    1973 Mydriase
    1973 Les Géants
    1975 Voyages de l'autre côté
    1976 Les Prophéties du Chilam Balam
    1978 Vers les icebergs
    1978 Mondo et autres histoires
    1978 L'Inconnu sur la Terre
    1980 Désert
    1980 Trois villes saintes
    1982 La Ronde et autres faits divers
    1984 Relation de Michoacán
    1985 Le Chercheur d'Or
    1986 Voyage à Rodrigues
    1986 Sur Lautréamont, para Complexe
    1987 Les annés Cannes
    1988 Le Rêve mexicain ou la pensée interrompue
    1989 Printemps et autres saisons
    1991 Onitsha
    1992 Étoile errante
    1992 Pawana
    1994 Diego et Frida
    1995 Ailleurs
    1995 La Quarantaine
    1997 Le Poisson d'or
    1997 Gens des nuages
    1997 La Fête chantée, et autres essais de thème amérindien
    1998 L'inconnu sur la Terre
    1999 Hasard
    2000 Coeur brûle et autres romances
    2002 Tarabata
    2003 Peuple du ciel
    2003 Révolutions
    2004 L'Africain
    2006 Raga
    2006 Ourania
    2007 Ballaciner
    2008 Ritournelle de la faim
    2011 Histoire du pied et autres fantaisies
    2014 Tempête

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Nobel de literatura: Le Clézio, la palabra irreverente Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba