Las invasiones bárbaras. Les invasiones barbares
Canadá, Francia. 2003. 99 min.
Director: Denys Arcand
Guionista:  Denys Arcand
Fotografía: Guy Dufaux
Intérpretes: Rémy Girard, Séphane Rouseeau, Marie-Josée Croze, Marina Hands, Dorothée Berryman.
Sinopsis: Rémy, divorciado, 50 años y pico, está hospitalizado. Louise, su ex mujer, llama a Sébastien, el hijo de ambos, que vive en Londres. Sébastien se lo piensa; hace tiempo que él y su padre no tienen nada de que hablar. Por fin decide volver a Montreal para ayudar a su madre y apoyar moralmente a su padre.
 El director canadiense muestra en esta obra coral los beneficios del uso de los drogas con fines terapéuticos y de defender con firmeza y naturalidad una muerte digna para quienes así lo elijan, convirtiendo en un auténtico drama esta amarga comedia. La extraordinaria forma de narrar la etapa final del protagonista cubierta con dignidad, emotividad y hasta alegría, en un final en el que cada uno encuentra espacio para su propia reconciliación.
Oscar 2004 a la mejor película en lengua extranjera y Premio al mejor guión y Premio a la Mejor interpretación femenina de Cannes 2003.




Mar Adentro
España. 2004
Director: Alejandro Amenábar
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Guión: Mateo Gil, Alejandro Amenábar
Música: Alejandro Amenábar
Producción: Fernando Bovaira, Alejandro Amenábar
 Intérpretes: Javier Bardem, Lola Dueñas, Belén Rueda, José Maria Pou, Mabel Rivera, Celso Bugallo, Clara Segura, Joan Dalmau, Alberto Jimenez, Tamar Novas, Francesc Garrido, Alberto Amarilla
Sinopsis: Basada en hechos reales, narra la historia de Ramón Sampedro, un hombre tetrapléjico que durante 25 años luchó para conseguir una muerte digna y cuyo caso desencadenó un gran debate social. Prohibida la eutanasia en España, Sampedro acudió varias veces a los tribunales expresando su deseo de morir legalmente, pero fue inútil. Ramón lleva casi treinta años postrado en una cama al cuidado de su familia. Su única ventana al mundo es la de su habitación, junto al mar por el que tanto viajó y donde sufrió el accidente que interrumpió su juventud. Desde entonces, su único deseo es terminar con su vida dignamente. Pero su mundo se ve alterado por la llegada de dos mujeres: Julia, la abogada que quiere apoyar su lucha y Rosa, una mujer del pueblo que intentará convencerle de que vivir merece la pena. La luminosa personalidad de Ramón termina por cautivar a ambas mujeres, que tendrán que cuestionar como nunca antes los principios con que rigen sus vidas. Ramón sabe que sólo la persona que de verdad le ame será la que le ayude a realizar ese último viaje.

¿Muerte con dignidad?. Secuencia fílmica de la película Mar adentro

(El Padre Francisco es un sacerdote que, en silla de ruedas, va a ver a Ramón Sanpedro para convencerle de que deponga su actitud de acabar con su vida)
Padre Francisco: Bueno chicos, vamos allá.
Marido de Manuela: ¡Que no cabe! Por aquí no cabe…
Manuela: Ramón dice que comprende la situación, pero que él no va a bajar.
Padre Francisco: Ya. Bueno, no importa. Hermano Andrés, venga, vete tú arriba, por favor ¿eh? y dile a Ramón lo siguiente, dile…
Hermano Andrés: …y, como estamos dentro de la eternidad, no nos pertenece la vida…entonces, claro, llevamos a un extremo ridículo el sentido burgués de la propiedad privada.
Ramón: (risas) ¡Pero si … pero si la iglesia fue siempre la primera en sacralizar la propiedad privada!
Hermano Andrés: Pero eso no se lo puedo decir…
Ramón: ¿Cómo que no?
Hermano Andrés: ¿Se lo digo? … libertad para elegir mis creencias… no… sus creencias … y decidir sobre su vida.
Padre Francisco:  Bueno pues tú dile que… (El hermano Andrés sube por la escalera musitando las palabras del Padre Francisco)
Ramón: ¿Por qué la Iglesia mantiene con tanta pasión esta postura de terror a la muerte? Porque él sabe que perdería gran parte de su clientela si la gente pierde el miedo al más allá.
Hermano Andrés: …Y le recuerda que según las encuestas, el 67% de los españoles están a favor de la eutanasia.
Padre Francisco: Muy bien, muy bien… Bueno pues tú dile que las cuestiones morales, no se resuelve mediante encuestas.
Hermano Andrés(El hermano Andrés sube por la escalera musitando las palabras del Padre Francisco…porque la mayoría del pueblo alemán también estaba a favor de Hitler.

 Ramón:  ¿Ahora va y me compara con Hitler? (refunfuñando) …si pudiera bajaría…
Hermano Andrés: (repite las palabras de Ramón) Si pudiera bajaría…
Ramón: No eso no… Pregúntele qué tiene que ver Hitler con la magnesia y la gimnasia.
Hermano Andrés: (murmurando)… la magnesia con la gimnasia…
Ramón: No, espera… Padre Francisco ¿me oye usted?
Padre Francisco: Sí, le oigo, Ramón, le oigo.
Ramón: Pero ¿por qué mezcla el culo con las tetas? Espero que no haya venido aquí a hacer demagogia que de eso ustedes los jesuitas saben mucho.
Padre Francisco: No, claro que no. Pero ya que habla usted de demagogia, amigo Ramón ¿no le parece a usted que lo demagógico es decir «muerte con dignidad»? ¿Por qué no se deja de eufemismo y lo dice simple y llanamente, con toda su crudeza, «me quito la vida»?.Y ya está.
Ramón: No deja de sorprenderme que demuestre tanta sensibilidad ante mi vida, teniendo en cuenta que la institución que usted representa acepta el día de hoy nada menos que la pena de muerte y ha condenado durante siglos a la hoguera a los que no pensaban correctamente.
Padre Francisco: Ahora el que está haciendo demagogia es usted.
Ramón: Sí claro, pero dejándonos de eufemismos, como usted dice, eso el lo que habrían hecho conmigo ¿no? quemarme vivo, quemarme por defender mi libertad.
Padre Francisco: Amigo Ramón…
Ramón: Amigo dice…
Padre Francisco: Amigo Ramón, una libertad que elimina la vida no es libertad.
Ramón: ¡Y una vida que elimina la libertad tampoco es vida! Y no me llame amigo. Y déjeme en paz, hombre.



http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/cineutanasia.htm#¿Muerte_con_dignidad._Secuencia_fílmica_de_la_película_Mar_adentro_

La novela en la que se basa la película se publicó dos día antes de iniciarse la Segunda Guerra Mundial.
Es una película dura, antibelicista, que trata con crudeza el tema de la eutanasia, basada en la novela del mismo nombre y mismo director.
¿Qué es mejor? ¿Matar a Johnny o prolongar su tortura mientras se encuentra como un vegetal? ¿Es la mejor opción? ¿La menos mala? Indudablemente, sigue teniendo vida, sigue siendo un ser humano, sigue sufriendo. Pero ¿hasta qué punto es lícito mantener el dolor de un ser humano en favor de su derecho a la vida? ¿No es cruel en este caso?
El jefe del hospital le pregunta a través de su intérprete cuáles son sus deseos. ¡Qué pregunta! ¿Es que puede querer Johnny en estas condiciones otra cosa que la muerte? Pero de repente aquel medio cuerpo se agita... Ha tenido una idea: Podría ser entre la gente un testimonio vivo en contra de la guerra. Y dice:
«Quiero que me saquéis de aquí, que me llevéis por los caminos, que me exhibáis por esos circos... Y que la gente aplauda, silve, ría o llore, pero que se entere de que este muchacho de veinte años es un trozo de carne por haber cometido la torpeza de coger un fusil.»

Johnny cogió su fusil . Johnny Got His Gun.
EE.UU. 1971. B/N
 Director: Dalton Trumbo.
Guión: Dalton Trumbo
Fotografía: Jules Brenner
Música: Jerry Fielding
Intérpretes: Don Barry, Timothy Bottoms, Craig Bovia, Brocco, Judy Howard Chaikin, Kendell Clarke, Eric Christmas, Robert Cole, Maurice Dallimore, Robert Easton, Kathy Fields, Larry Fleischman, Eduard Franz, Anthony Geary, Ed Gilbert, Donald Sutherland
Sinopsis:
El último día de la Primera Guerra Mundial, Joe resulta gravemente herido. En el hospital, sin brazos, ni piernas, sin poder ver, ni alimentarse normalmente, recibe la mejor atención médica. Sólo su consciencia funciona, lo que le permite enfrentarse al horror en que se ha convertido su vida. El joven empieza a reflexionar sobre su existencia, pero sobre todo piensa en su enfermera, que consigue que él pueda comunicarse. Gradualmente, se va consolidando un gran amor entre ambos. Una obra mayor, quizás irrepetible de Dalton Trumbo, sobre su propia novela.


 Premios: Gran premio del Jurado en el festival de Cannes de 1971
Nominada a los Globos de Oro 1972