728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    viernes, 16 de octubre de 2015

    Apasionada, depresiva, enigmática, la figura de Virginia Woolf no deja indiferente

    Cartel del seminario sobre Virginia Woolf que tendrá lugar en la Fundación Entredós.

    Laura Freixas, gran especialista en la autora de ‘Una habitación propia’, dirige un seminario este sábado sobre su obra y el Grupo de Bloomsbury, “antecedente de la contracultura, crítico con los valores del capitalismo y pionero en feminismo y libertad sexual”.

    BEGOÑA PIÑA

    MADRID.- “Las mujeres encontramos en Virginia Woolf algo que es un tesoro”, aseguraLaura Freixas, que este sábado 17 de octubre vuelve a ‘reunirse’ con la autora de Londres y con su obra en el seminario Virginia Woolf: huerta, jardín y campo de batalla. Tras años estudiando sus textos y su historia, la escritora catalana explica que “en su trabajo hay algo que es escaso y, por tanto, valioso y muy útil para las mujeres, algo que no suelen hacer los escritores hombres y es que ella ilumina las experiencias de las mujeres, lo que no han tratado los hombres porque no las conocen”.

    Una introducción a la vida y a la obra de Virginia Woolf y el Grupo de Bloomsbury –presentación que Freixas anima también con imágenes- y una selección de textos –novela, diarios, memorias y ensayo- son la base del seminario que se celebra a los largo de siete horas en la Fundación Entredós y en el que los participantes analizan y comentan los escritos elegidos.
    Crisis social y cultural
    “Virginia Woolf y el Grupo de Bloomsbury dan pie para hablar de muchas cosas. Ellos fueron centro del movimiento cultural, social y político. Fueron el antecedente de la contracultura, la ecología. Era un grupo crítico con los valores del capitalismo, aunque es verdad lo que les achacan, que ellos eran rentistas… También fueron pioneros en cuanto a feminismo y a libertad sexual, practicaban la homosexualidad y bisexualidad con naturalidad, estaban en contra del puritanismo…”

    Si esto no fuera suficiente material de debate, que, evidentemente, lo es, y muy interesante, existe un prestigioso estudio que demuestra “que se habla más de Virginia Woolf en épocas de crisis social y cultural”. La escritora Laura Freixas reconoce que en tiempos como éste la mirada hacia los textos de Woolf es diferente. “En cada época se enfoca más algún aspecto de Virginia Woolf. Es interesante porque se habla más de ella en momentos en que se produce el choque entre la alta y la baja cultura, ella pertenecía a ambas. También en épocas donde se vuelve sobre los derechos de las mujeres, los años veinte, los sesenta y ahora otra vez”.

    Una escritora magistral

    La autora de ‘Una habitación propia’ da, en palabras de Laura Freixas, gran especialista en el tema, con “el miedo. Era una mujer insumisa que siempre ha inspirado mucho respeto intelectualmente y que, además, destaca por su feminismo y por su crítica a los valores del consumo y del éxito. Ella, como todo el grupo, despreciaba el éxito literario convencional”.

    Presidenta de Clásicas y Modernas (Asociación para la Igualdad de Género en la Cultura), Laura Freixas reconoce que no se ha planteado la cuestión de si en el seminario en la Fundación Entredós –“fundación de mujeres… espacio feminista”- se admite o no a hombres. “Desgraciadamente no surge la cuestión porque los hombres rara vez se interesan por seminarios de mujeres hablando de otras mujeres”, admite Laura Freixas, que asegura que literariamente admira mucho a Virginia Woolf “porque, menos teatro y poesía, trató muchos géneros y es magistral en casi todos. Su ‘Diario íntimo’ es uno de los mejores o el mejor que conozco. Ella tiene una materia narrativa básicamente autobiográfica y lo trata en distintos géneros”.

    El drama de mujeres artistas

    Laura Freixas lleva años estudiando la figura y la obra de esta autora, su tiempo y su entorno. Duda mucho si tiene que elegir entre algunos de sus textos, aunque finalmente se decide por los diarios. Sin embargo y a pesar de su gran fascinación por ella confiesa que ha descubierto en los últimos años algo que no le gusta mucho de ella. “Reconozco que he descubierto su clasismo y eso no me gusta”.

    “En su obra eso se ve en el tratamiento a las criadas, es condescendiente. Llega a decir que su cayera una bomba y les matara a ellos en lugar de a los criados… Esa convicción de que ellos valían más humanamente por ser de clase alta y por ser cultos es lo mismo que el machismo”, afirma Freixas.

    El seminario “Virginia Woolf: huerta, jardín y campo de batalla” contiene la posibilidad de hablar de todas estas cosas y de algunas más. Seguramente también de ese tratamiento de los personajes femeninos que no existen en la literatura escrita por hombres. “Hay en su obra, por ejemplo, personajes de artistas mujeres cuyo drama es que no van a tomar en serio su obra precisamente por ser mujeres. También escribe sobre la experiencia de las amas de casa, personajes que los hombres solían tratar solo como adúlteras”.

    Tras esta jornada dedicada a la autora londinense, Laura Freixas regresa a su propia escritura. Con el ensayo ‘El silencio de las madres. Y otras reflexiones sobre las mujeres en la cultura’ (Aresta, 2015) recién publicado, prepara la próxima aparición del segundo volumen de sus diarios, obra que inició con ‘Una vida subterránea. Diario 1991-1994’ (Errata Naturae, 2013). 
    http://www.publico.es/culturas/mujeres-encontramos-virginia-woolf-tesoro.html

    Retrato de una 'outsider'

    Apasionada, depresiva, enigmática, la figura de Virginia Woolf no deja indiferente.

    Virginia Woolf, coraje y lucidez

    MADRID.- “Pienso mucho en mi futuro, y ya decidí qué libro voy a escribir… cómo voy a darle nueva forma a la novela y a capturar miles de cosas ahora fugaces, a englobar la totalidad y a moldear infinitas figuras extrañas”. Con estas palabras, una mojigata de tan sólo 16 años llamada Virginia Woolf dejaba por escrito su plan maestro para revolucionar la literatura contemporánea. Y lo cierto es que, con el permiso de ilustres coetáneos como Joyce o Proust, la joven no andaba muy desencaminada.

    “No cabe duda de que apuntaba maneras. Su padre, incluso, llegó a vaticinar un futuro literario para su hija, pero claro, como escritora de biografías o de perfiles históricos, no como la escritora que finalmente fue”, apunta la periodista y escritora Irena Chikiar, autora de Virginia Woolf. La vida por escrito (Taurus), un meticuloso paseo de 952 páginas por la vida y milagros de esta escritora genial e inclasificable.

    "Pretendía que bastaran sus libros para conocerla, su ansia era que su obra hablase por ella"
    Lejos de satisfacer las expectativas de su padre, Woolf supo trazar su propia línea, convirtiéndose enuna rara avis literaria, capaz de entender el aspecto autobiográfico como un valor puro, netamente literario, pero sin caer en la autoficción y en la literatura del yo. “Digamos que supo transmitir su complejidad mental y su análisis de la vida de una manera genial, con especial talento para las escenas y las texturas, más que para los argumentos”, explica la autora.

    “Me llamo Virginia Woolf. Atrápame si puedes”, de este modo, parafraseando una de sus líneas más reconocidas, la Woolf aludía a esa reputación de escritora críptica y esquiva que siempre le acompañó. “Ella pretendía que bastaran sus libros para conocerla, rechazaba casi todas las invitaciones que recibía, su ansia era que la obra que dejaba hablase por ella”. Y vaya si lo hizo. Todavía hoy se suceden las interpretaciones sobre tal o cual paraje. Los hay, por ejemplo, que buscan respuestas en sus devenires anímicos —padecía brotes maniaco-depresivos—, en una sexualidad marcada por un lesbianismo latente, o en la compleja relación que mantuvo con su madre.
    Editorial Taurus
    Editorial Taurus
    “Los intentos de etiquetarla o clasificarla han fracasado. Sencillamente porque fue capaz de impregnar su obra de esa peculiaridad de la que siempre hizo gala”. En Woolf, vida y literatura se entrecruzan hasta el punto de que es ella la primera notaria de sus padecimientos mentales. Estados de euforia y depresión que se sucedieron a lo largo de su vida y que ya en su más tierna infancia reconoció como un proceso de formación interior de carácter artístico: “A pesar de que tengo la particularidad de recibir estos golpes bruscos, ahora son siempre bienvenidos; después de la primera sorpresa, siempre siento al instante que son especialmente valiosos; el golpe siempre va seguido de la necesidad de explicarlo. Es mi capacidad de recibir golpes lo que me hace escritora”, explicó la autora de Al faro.

    Virginia Woolf. La vida por escrito huye del estereotipo, de esa imagen de escritora maldita que emborronó un “ya no puedo más” de despedida poco antes de echarse un pedrusco al bolsillo y hundirse en el río. Una visión “polifónica” —como le gusta definir esta monumental biografía a su autora— en la que cartas, ensayos, críticas literarias y documentos gráficos nos aproximan no sólo la figura poliédrica de Virginia Woolf, sino también al retrato de una época convulsa como pocas. 

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: Apasionada, depresiva, enigmática, la figura de Virginia Woolf no deja indiferente Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba