728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    sábado, 19 de septiembre de 2015

    Sartre, Jean-Paul en 1964 rechazó el Premio Nobel de Literatura

    Jean Paul Sartre - Jean-Paul Sartre 
    (1905/06/21 - 1980/04/15)




    Filósofo, dramaturgo, novelista francés




    "Incluso el pasado puede modificarse: los historiadores no paran de demostrarlo"
    Jean-Paul Sartre


    Nació el 21 de junio de 1905 en París.

    Hijo de Jean-Baptiste Sartre, un oficial naval, y de Anne-Marie Schweitzer, hermana de Albert Schweitzer, teólogo, filósofo, musicólogo y médico misionero alemán. Su padre murió cuando él tenía pocos meses y pasó su infancia bajo la tutela de sus abuelos.

    Cursó estudios en el Liceo Enrique IV, en la Escuela Normal Superior, en la Universidad de Friburgo (Suiza) y en el Instituto Francés de Berlín (Alemania). Es profesor de filosofía en varios liceos desde 1929 hasta el comienzo de la II Guerra Mundial, cuando se incorporó al Ejército.

    Adoptó su principio básico de que la existencia precede a la esencia en su primera novela, La náusea, de 1938. Los alemanes le hicieron prisionero durante una año (1940-1941) y cuando fue liberado dio clases en Neuilly y algún tiempo después en París. Participó en la Resistencia francesa. Las autoridades alemanas, desconocedoras de sus actividades secretas, permitieron la representación de su obra de teatro antiautoritaria Las moscas(1943) y la publicación de su trabajo filosófico más célebre El ser y la nada(1943). En 1945 abandonó la enseñanza y creó junto a Simone de Beauvoirentre otros, la revista política y literaria Les temps modernes, de la que fue editor jefe.

    Considerado socialista independiente activo después de 1947, crítico tanto con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) como con Estados Unidos en los años de la Guerra fría. En la mayoría de sus escritos de la década de 1950 aparecen cuestiones políticas, incluidas sus denuncias sobre la actitud represora y violenta del Ejército francés en Argelia. En 1964 le concedieron el Premio Nobel de Literatura, el cual rechazó.

    Habiendo partido de la fenomenología de Edmund Husserl, Jean Paul Sartre se forma definitivamente con Martin Heidegger, por aquel entonces indiscutida autoridad del existencialismo alemán. Sin embargo, las lecturas deHegel y Marx lo llevaron a una postura que en un principio se condensaría en El existencialismo es un humanismo, obra primera en la que ya marca sus diferencias con el existencialismo de origen cristiano que se representaría en la figura de Karl Jaspers. Su lógica lo llevó a cuestionarse un axioma clave para su teoría: "Dado que el universo no se puede medir ni determinarse, nosotros, el hombre, tiene la posibilidad de elegir algún camino del cual es absolutamente responsable. Y dada la soledad y el desamparo con que se elige este camino individual puede, y a menudo sucede, transformarse en un proyecto desalentador, pero al mismo tiempo es liberador de toda coerción determinante". Sostuvo que la existencia precede a la esencia, que el infierno son los otros y que el hombre es una pasión inútil. Su teoría del psicoanálisis existencial afirmaba la responsabilidad de todos los individuos al adoptar sus propias decisiones y hacía del reconocimiento de una absoluta libertad de elección la condición necesaria de la auténtica existencia humana.

    En su última obra filosófica, Critique de la raison dialectique (Crítica de la razón dialéctica, 1960), deja el énfasis puesto en la libertad existencialista por el determinismo social marxista. Sostenía que la influencia de la sociedad moderna sobre el individuo es tan grande que produce la serialización, que interpreta como pérdida de identidad. Criticó las intervenciones militares soviéticas en Hungría (1956) y en Checoslovaquia (1968). Se le considera uno de los padres espirituales del mayo francés del 68. Trató de fundar un partido político y a pesar de su apoyo crítico al stalinismo siempre defendió con ahínco la libertad y la responsabilidad individual. Sus últimos años lo encontrará considerando al maoísmo como más revolucionario dentro del espectro mundial. Esto le valió no pocos insultos como el que le propinara Lucien Goldmann de ser "un talmudista extraviado en el maoísmo".

    Entre sus obras destacan las novelas La Náusea (1938) y la serie narrativa inacabada Los caminos de la libertad, que comprenden La edad de la razón(1945), El aplazamiento (1945) y La muerte en el alma (1949); una biografía del escritor francés Jean GenetSan Genet, comediante y mártir (1952); las obras teatrales A puerta cerrada (1944), La puta respetuosa (1946) y Los secuestradores de Altona (1959); su autobiografía, Las palabras (1964) y una biografía del autor francés Gustave FlaubertEl idiota de la familia (1971-1972) entre otros muchos títulos.

    Jean-Paul Sartre falleció el 15 de abril de 1980 en París.




    Obras

    Novelas y relatos

    La náusea (La nausée 1938)
    El muro (Le mur)
    La cámara (La chambre)
    Eróstrato (Érostrate)
    Intimidad (Intimité)
    La infancia de un jefe (L'enfance d'un chef)
    Los caminos de la libertad (Les chemins de la liberté, 1945–1949)
    I: La edad de la razón (L'âge de raison, 1945)
    II: El aplazamiento (Le sursis)
    III: La muerte en el alma (La mort dans l'âme, 1949)
    La suerte está echada (Les jeux sont faits) (1947)

    Teatro

    Barioná, el hijo del trueno (Bariona, ou le fils du tonnerre, 1940)
    Las moscas (Les mouches, 1943)
    A puerta cerrada (Huis clos, 1944)
    Muertos sin sepultura (Morts sans sépulture, 1946)
    La puta respetuosa (La putain respectueuse, 1946)
    Las manos sucias (Les mains sales, 1948)
    El diablo y Dios (Le diable et le bon Dieu, 1951)
    Kean (1954)
    Nekrasov (1955)
    Los secuestrados de Altona (Le Sequestres d'Altona, 1959)
    Les Troyennes (1965)

    Ensayo

    Situaciones (Situations, 1947–1976):
    Situaciones I: El hombre y las cosas (1947)
    Situaciones II: ¿Qué es la literatura? (Qu'est-ce que la littérature?, 1948)
    Situaciones III: La República del silencio: estudios políticos y literarios (1949)
    Situaciones IV: Literatura y arte (1964)
    Situaciones V: Colonialismo y neocolonialismo (Colonialisme et néo-colonialisme, 1964)
    Situaciones VI: Problemas del marxismo 1 (Problèmes du marxisme I, 1964)
    Situaciones VII: Problemas del marxismo 2 (Problèmes du marxisme II, 1965)
    Situaciones VIII: Alrededor del 68 (Autour de 68, 1972)
    Situaciones IX: El escritor y su lenguaje y otros textos (1972)
    Situaciones X: Autorretrato a los setenta años (1976)



    Filosofía

    La imaginación (1936)
    La trascendencia del ego (1938)
    Bosquejo de una teoría de las emociones (1939)
    Lo imaginario. Psicología fenomenológica de la imaginación (L'imaginaire. Psychologie phénoménologique de l'imagination, 1940)
    El ser y la nada (L´être et le néant, 1943)
    El existencialismo es un humanismo (1945 y 1949)
    Crítica de la razón dialéctica (Tomo I) (Critique de la raison dialectique, 1960)


    *buscabiografias.com


    16ene11joharinobel1

    El escritor que rechazó el premio nobel
    Jean-Paul Sartre protagonizó uno de los momentos más polémicos de la literatura


    Fue uno de los momentos más polémicos en la historia de la literatura del pasado siglo. Jean-Paul Sartre, un destacado pensador y escritor del panorama francés, conocido por su activismo político y máximo exponente del existencialismo, se enteraba en 1964 de que había recibido el premio nobel.

    El más codiciado de todos los premios era en aquel entonces igual de valorado, pero quizás más expuesto a la influencia política. El trasfondo de guerra fría y la separación del mundo en grandes bloques eran algunos de los elementos que podían hacer pensar en una recuperación política de los ideales del escritor. Por ese motivo y otros de índole personal, Jean-Paul Sartre rechazó tajantemente el premio.

    Nada más recibir el veredicto de la academia sueca el 20 de octubre de 1964 en el que se le premiaba “por la  calidad de sus escritos, su anhelo de la verdad y la influencia fundamental que su pluma ha ejercido en estos tiempos”, Sartre expone su punto de vista con toda la claridad que requiere el momento. Repudia el premio y, con esta actitud, desata un vendaval de críticas y reacciones de estupor en el mundo intelectual francés.


    Jean-Paul Sartre ya era conocido por desatar polémicas y discusiones interminables, por sus declaraciones en público, pero nadie podía dar crédito a sus palabras. Nadie se esperaba a semejante desaire ni tampoco se imaginaba que fuera capaz de poner a Francia en una situación tan incómoda.

    No obstante, y sabiendo que era considerado como uno de los concursantes mejor situados para el premio, Jean-Paul Sartre había dejado claro sus intenciones una semana antes de que el veredicto se hiciera público. El filósofo se dirigió al comité con una carta fechada del 14 de octubre en la cual explicaba que no quería privar a otro concurrente de la posibilidad de recibirlo (y de encajar los 52,000 dólares de aquel entonces). Así pues, en esa misma carta expresaba el deseo de no ser considerado como aspirante “para no acometer la indelicadeza de rechazarlo en el caso de que le fuera conferido”.

    Palabras mayores para un hombre con un modo de pensar único. Las reacciones fueron tan violentas como variadas. Las columnas de medios especializados se llenaron de detractores y titulares tan ofensivos como “Excrementalismo sartreano” o “delincuente del espíritu”. También se expresaron los defensores del escritor pero quizás con menos argumentos. Era, en efecto, difícil de entender su postura.

    Los rumores y las especulaciones apuntaban a un profundo resentimiento de parte del escritor por haber sido premiado después de Albert Camus. Incluso hablaban del temor que tenía Sartre de despertar los celos de su compañera sentimental, Simone de Beauvoir.

    Todo esto fue desmentido por el propio galardonado en un aviso que publicó en el Figaro el 23 de octubre de 1964 (y que él mismo pagó). En ese artículo decía que “no quería ser institucionalizado por el Oeste o por el Este”. La dualidad de las ideologías y el telón de la guerra fría eran algunos de los elementos que le impedían aceptar el premio por miedo a la recuperación o malinterpretación.

    Como si esto no fuera suficiente ––y ante la virulencia de las reacciones de la intelectualidad––, Sartre concedió otra entrevista  a la revista Le Nouvel Observateur un mes más tarde, el 19 de noviembre de 1964. En ella el filósofo dejaba claro su independencia política y la necesidad de preservar esa libertad de pensamiento con gestos simbólicos. “¿Por qué rechacé ese premio? Porque estimo que, desde hace cierto tiempo, tiene un color político. Si hubiera aceptado el Nobel ––y aunque hubiera hecho un discurso insolente en Estocolmo, lo que hubiera sido absurdo–– habría sido recuperado. Si hubiera sido miembro de un partido, del partido comunista, por ejemplo, la situación hubiera sido diferente. Indirectamente hubiera sido a mi partido que el premio habría sido discernido; es a él, en todo caso, que hubiera podido servir. Pero cuando se trata de un hombre aislado, aunque tenga opiniones extremistas se lo recupera necesariamente de un cierto modo, coronándolo. Es una manera de decir: Finalmente es de los nuestros. Yo no podía aceptar eso”. Luego añadió: “si tuviéramos un gobierno de Frente Popular y que me hubiera hecho el honor de discernirme un premio, lo habría aceptado con placer. No pienso para nada que los escritores deban ser caballeros solitarios, por el contrario. Pero no deben meterse en un avispero”.

    Algunas de sus declaraciones más impactantes fueron las que pusieron fin a esa entrevista: “En la actual situación, el Nobel es otorgado objetivamente a los escritores de Occidente o a los rebeldes del Este. Encuentro esta insistencia en otorgármelo un poco ridícula”.

    Este inolvidable rechazo no volvió a suceder en la historia del premio de literatura. Sartre se expuso como el único escritor laureado en reivindicar una independencia de pensamiento. Sin embargo, se le siguió considerando como un Nobel pero sin Nobel. Una paradoja perturbadora. O tal vez, un premio más grande todavía. 

    16ene11joharinobel
    Sartre, Jean-Paul (1905-1980), filósofo francés, dramaturgo, novelista y periodista político, es uno de los principales representantes del existencialismo. Sartre nació en París el 21 de junio de 1905; estudió en la École Normale Supérieure de esa ciudad, en la Universidad de Friburgo, Suiza y en el Instituto Francés de Berlín. Enseñó filosofía en varios liceos desde 1929 hasta el comienzo de la II Guerra Mundial, momento en que se incorporó al ejército. Desde 1940 hasta 1941 fue prisionero de los alemanes; después de su puesta en libertad, dio clases en Neuilly (Francia) y más tarde en París, y participó en la Resistencia francesa. Las autoridades alemanas, desconocedoras de sus actividades secretas, permitieron la representación de su obra de teatro antiautoritaria Las moscas (1943) y la publicación de su trabajo filosófico más célebre El ser y la nada (1943).Sartre dejó la enseñanza en 1945 y fundó, con Simone de Beauvoir entre otros, la revista política y literaria Les temps modernes, de la que fue editor jefe. Se le consideró un socialista independiente activo después de 1947, crítico tanto con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) como con los Estados Unidos en los años de la guerra fría. En la mayoría de sus escritos de la década de 1950 están presentes cuestiones políticas incluidas sus denuncias sobre la actitud represora y violenta del ejército francés en Argelia. Rechazó el Premio Nobel de Literatura de 1964 y explicó que si lo aceptaba comprometería su integridad como escritor.Las obras filosóficas de Sartre conjugan la fenomenologíadel filósofo alemán Edmund Husserl, la metafísica de los filósofos alemanes Georg Wilhelm Friedrich Hegel y Martin Heidegger, y la teoría social de Karl Marx en una visión única llamada existencialismo. Este enfoque, que relaciona la teoría filosófica con la vida, la literatura, la psicología y la acción política suscitó un amplio interés popular que hizo del existencialismo un movimiento mundial.El ser y la nada En su primera obra filosófica, El ser y la nada (1943) Sartre concebía a los humanos como seres que crean su propio mundo al rebelarse contra la autoridad y aceptar la responsabilidad personal de sus acciones, sin el respaldo ni el auxilio de la sociedad, la moral tradicional o la fe religiosa. Al distinguir entre la existencia humana y el mundo no humano, mantenía que la existencia de los hombres se caracteriza por la nada, es decir, por la capacidad para negar y rebelarse. Su teoría del psicoanálisis existencial afirmaba la ineludible responsabilidad de todos los individuos al adoptar sus propias decisiones y hacía del reconocimiento de una absoluta libertad de elección la condición necesaria de la auténtica existencia humana. Las obras de teatro y novelas de Sartre expresan su creencia de que la libertad y la aceptación de la responsabilidad personal son los valores principales de la vida y que los individuos deben confiar en sus poderes creativos más que en la autoridad social o religiosa.Crítica de la razón dialéctica En su última obra filosófica Critique de la raison dialectique (Crítica de la razón dialéctica, 1960), Sartre trasladó el énfasis puesto en la libertad existencialista y la subjetividad por el determinismo social marxista. Sartre afirma que la influencia de la sociedad moderna sobre el individuo es tan grande que produce la serialización, lo que él interpreta como pérdida de identidad y que es equiparable a la enajenación marxista. El poder individual y la libertad sólo pueden recobrarse a través de la acción revolucionaria colectiva. A pesar de su llamamiento a la actividad política desde ópticas marxistas, Sartre no se afilió al Partido Comunista Francés, y así conservó la libertad para criticar abiertamente las intervenciones militares soviéticas en Hungría (1956) y en Checoslovaquia (1968). Murió en París el 5 de abril de 1980.Otros escritos Otros textos de Sartre son las novelas La Náusea (1938) y la serie narrativa inacabada Los caminos de la libertad, que comprenden La edad de la razón (1945), El aplazamiento (1945) y La muerte en el alma (1949); una biografía del controvertido escritor francés Jean Genet, San Genet, comediante y mártir (1952); las obras teatrales A puerta cerrada (1944), La puta respetuosa (1946) y Los secuestradores de Altona (1959); su autobiografía, Las palabras (1964) y una biografía del autor francés Gustave Flaubert El idiota de la familia (3 volúmenes, 1971-1972) entre otros muchos títulos. 

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Sartre, Jean-Paul en 1964 rechazó el Premio Nobel de Literatura Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba