728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    domingo, 5 de abril de 2015

    Pirandello "vivimos en una sociedad morbosa"


    "Pirandello sabía que vivimos en una sociedad morbosa"

     Madrid 15 NOV 2006

    "Una parábola sobre la verdad en equilibrio entre la comedia de la curiosidad y el drama de lo desconocido", así definía Luigi Pirandello (1867-1936) Así es (si así os parece), una de sus grandes obras, estrenada en 1917 y en la que confluyen drama, teatro de tesis, farsa, melodrama, teatro clásico...
    Si algún director escénico conoce en profundidad al autor italiano es Miguel Narros, quien a sus 73 años se embarca en su cuarto Pirandello y con ello vuelve a corroborar que es uno de los directores de escena más activos del teatro español contemporáneo, al que ha proporcionado algunos de sus momentos más gloriosos y recordados. Con el objetivo de incidir en lo mismo ensaya estos días Así es (si así os parece) para estrenarlo como producción invitada del Centro Dramático Nacional en el Teatro Valle-Inclán de Madrid, donde permanecerá del 22 de noviembre al 23 de diciembre. Una vez más, Narros forma equipo con el escenógrafo y vestuarista Andrea D'Odorico (también productor del montaje).





    Como ya es costumbre en el director, su trabajo con los actores es minucioso, de orfebrería. Algunos ya han trabajado con él como Julieta Serrano, Chema León, Mélida Molina, Rosa Vivas, Arantxa Aranguren y Fidel Almansa; con otros, como Rubén Ochandiano y Maru Valdivielso, se estrena.
    "La obra se escribió en la época en la que vivían Jung, Freud y todos los que revolucionan el mundo de la psique y ello está muy presente en esta obra de Pirandello", dice Narros de este texto basado en el relato La señora Frola y su yerno el Señor Ponza (1915). "Ello le permitió la transposición de temas de la narrativa al teatro y jugar con la mezcla de géneros y con el enfrentamiento de personajes nacidos de estilos diferentes", puntualiza Juan Carlos Plaza Asperilla, traductor de la obra.
    La conversión del relato en comedia produjo un salto cualitativo de tal envergadura, que se ha afirmado que la revolución teatral de Pirandello se inicia con esta obra a la que llamaba "farsa filosófica" y "gran diablura".
    Si bien en Seis personajes en busca de autor (escrita en 1921 y con la que se hizo mundialmente famoso) encontramos un curioso antecedente de lo que luego han sido los reality show, en Así es... tropezamos con una bella, lúcida y despiadada metáfora de lo que hoy son los programas televisivos de la prensa rosa. "De lo que habla Pirandello es de la curiosidad y el morbo de la gente, de las personas que no quieren saber la verdad en sí, sino construir su propia farsa y su interpretación de los hechos", señala Narros quien recuerda una frase de Unamuno: "La verdad asusta porque la verdad es desnuda".
    Narros sostiene que lo que cuenta hoy Pirandello al espectador es algo que todos sabemos: "Que vivimos en una sociedad enferma y morbosa en la que interesa saber cosas de cama, de traiciones, pero sin llegar a intentar comprender los motivos..., lo que se pone de relieve es el morbo del ser humano por no querer conocer al hombre, pero sí hacer conjeturas sobre él; Pirandello muestra la punta del iceberg de una sociedad neurótica y además no da lugar a la esperanza, condena a esta sociedad, algo que ha hecho en casi todas sus obras". La obra "nos saca a todos los colores", añade sobre los posibles efectos de Así es..., donde los protagonistas son víctimas y sospechosos, perseguidores y detectives, caricaturas de mujeres cotillas sedientas de enredos y noticias y hombres dispuestos a encontrar soluciones a situaciones incomprensibles.
    "El teatro es un espejo y Pirandello dijo 'si se pusiera al ser humano ante un espejo y observara cómo vive se suicidaría o se moriría de risa'; quizá yo no me miro porque mi vida me podría horrorizar; vivir es la cosa más absurda del mundo, al menos tal y como lo hacemos, marcados por represiones y tabúes", sostiene el director quien ejemplifica con la figura del homosexual: "Durante largo tiempo era algo prohibido y penado con cárcel, al menos en algo hemos mejorado y ahora soy un respetable marido de un señor", dice Narros quien no hace mucho contrajo matrimonio.


    Su Así es... recoge la simbología que Buñuel volcó sobre El ángel exterminador. "En ambas obras nos encontramos con personas que buscan, pero no saben qué quieren", dice Narros de su montaje, planteado con un espacio escénico de D'Odorico casi desnudo.

    "Pirandello habla de las personas que no quieren saber la verdad, sino construir su farsa"

    "Interesa saber cosas de cama, de traiciones, pero sin intentar comprender los motivos"














    http://elpais.com/diario/2006/11/15/cultura/1163545208_850215.html

    Escritor y premio Nobel italiano, considerado como el más importante autor teatral de la Italia del periodo de entreguerras. Pirandello nació el 28 de junio de 1867 en Agrigento, Sicilia, y estudió en las universidades de Roma y Bonn. Fue profesor de literatura italiana en la Escuela Normal Femenina de Roma, entre los años 1897 y 1921, cuando su creciente reputación como escritor le permitió dedicarse por completo a su carrera literaria. Se hizo mundialmente conocido en 1921, a raíz de la publicación de Seis personajes en busca de autor (1921). Las obras más sorprendentes de Pirandello, son las teatrales, cuyos protagonistas, profesores, propietarios de pensiones y curas, entre otros, suelen pertenecer a la clase media-baja. En estas obras se reflejan las ideas filosóficas del autor, como la existencia de un arraigado conflicto entre los instintos y la razón, que empuja a las personas a una vida llena de grotescas incoherencias; igualmente considera que las acciones concretas no son ni buenas ni malas en sí mismas, sino que lo son según el modo en que se les mire; y, por último, cree que un individuo no posee una personalidad definida, sino muchas, dependiendo de cómo es juzgado por los que entran en contacto con él. Sin fe en ninguno de los sistemas morales, políticos o religiosos establecidos, los personajes de este autor encuentran la realidad sólo por sí mismos y, al hacerlo, descubren que ellos mismos son fenómenos inestables e inexplicables. Pirandello expresó su profundo pesimismo y su pesar por la condición confusa y sufriente de la humanidad a través del humor. Sin embargo, éste es singularmente macabro y desconcertante. La sonrisa que despierta procede más bien de lo embarazoso, y a veces amargo, que resulta reconocer los aspectos absurdos de la existencia. Fue un importante innovador de la técnica escénica e, ignorando los cánones del realismo, prefirió usar libremente la fantasía con el fin de crear el efecto que deseaba. Ejerció una gran influencia al liberar al teatro contemporáneo de las desgastadas convenciones que lo regían, y preparar el camino al pesimimismo existencialista de Anouilh y Sartre, así como a las comedias absurdas de Ionesco y Beckett, y al teatro en verso, de carácter religioso, de Eliot. Entre las restantes obras de Pirandello destacan El placer de ser honrado (1917), Así es si así os parece (1917), Enrique IV (1922), y Esta noche se improvisa (1930). Paralelamente escribió narraciones breves que fueron reunidas bajo el título general Cuentos para un año (1933) y la novela La excluida (1901). Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1934 y falleció dos años más tarde, el 10 de diciembre de 1936, en Roma.  © eMe

                                  
                 

    Enrique IV (fragmento)

    ENRIQUE.- ¡Bravo; un poco de luz! Sentaos allí, en derredor de la mesa. (Pausa). No, así no. En elegantes y cómodas posturas. (A Arialdo.) Espera... tú así. (Lo acomoda; luego Bertoldo.) Y tú así (Lo acomoda.) ¡Bien! (Va a sentarse frente a ellos). Y yo acá. (Volviendo la cabeza hacia una de las ventanas) Deberíamos poder ordenar a la luna que nos envíe un rayo decorativo. A nosotros nos conviene la luna, nos ayuda. Yo siento que la necesito y, a menudo, mirándola desde mi ventana, me olvido de mí. ¿Quién podrá creer, al contemplarla, que ella no sabe que pasaron ochocientos años, y que yo, sentado a mi ventana no puedo ser de veras Enrique IV que mira a la luna como un hombre cualquiera? ¡Pero mira, mirad qué magnífico cuadro nocturno: el Emperador entre sus leales consejeros! ¿No os causa placer? ¡Magnífico!. "

    l difunto Matías Pascal (fragmento)

    Tal suerte me tocó también a mí, y desde el primer día concebí un tan mísero aprecio por los libros, tanto si son impresos como manuscritos (como algunos antiquísimos de nuestra biblioteca), que ahora no me habría puesto nunca a escribir si, como he dicho, no considerara realmente extraño mi caso y de tal índole, que pudiera servir de enseñanza a algún curioso lector que por casualidad, realizándose finalmente la antigua esperanza del bueno de monseñor Boccamazza, viniera a esta biblioteca, a la que dejo este manuscrito, con la condición, sin embargo, de que nadie pueda abrirlo hasta después de cincuenta años de mi tercera, última y definitiva muerte.
    Ya que, por el momento (y sólo Dios sabe cuánto me duele), yo me he muerto ya dos veces, la primera por equivocación, y la segunda... ya veréis.
    La idea, o mejor, el consejo de escribir, me la ha dado mi reverendo amigo don Eligio Pellegrinotto, que en la actualidad tiene en custodia libros de la Boccamazza, y al cual confiaré el manuscrito en cuanto esté terminado, si llega a estarlo.
    Lo escribo aquí, en la ermita desconsagrada, a la luz que me llega de la claraboya, allá arriba, en la cúpula; aquí, en el ábside reservado para el bibliotecario y cerrado por una baja cancela de columnas de madera, mientras don Eligio resopla bajo la tarea que ha asumido heroicamente de poner un poco de orden en esta babilonia de libros. Me temo que no lo consiga nunca. 
    "
                         
    El mantón negro (fragmento)

    Creía firmemente que no se levantaría ya más de aquel sillón; creía que de un momento a otro se moriría de congoja. Pero no; al contrario, algunos días después pudo sostenerse en pie y dar algunos pasos, apoyada, por la habitación; luego, con el tiempo, pudo incluso descender la escalera y salir al aire libre del brazo de Gerlando y de la sirvienta. Finalmente, tomó la costumbre de ir, hacia la puesta de sol, hasta el borde que limitaba la finca por el sur. Desde allí se divisaba una vista magnífica sobre la playa que estaba a sus pies, y el mar abierto. Allí fue los primeros días acompañada habitualmente por Gerlando y Gesa; después, sin Gerlando; finalmente ella sola. Sentada sobre una roca, a la sombra de un olivo centenario, contemplaba toda la orilla lejana que apenas se curvaba, con pequeños golfos y salientes recortándose en el mar que cambiaba de tonalidades a los soplos del viento. "
    Trovarsi (fragmento)

    ¿Por qué ficción? No, todo es vida en nosotros. Vida que es revelada a nosotros mismos. Vida que ha encontrado su expresión. Ya no se finge más, cuando nos hemos apropiado de esta expresión hasta convertirla en la fiebre de nuestro pulso, en lágrimas de nuestros ojos, o en risa de nuestra boca. Comparen las muchas vidas que puede vivir una actriz, con la que cada cual vive cotidianamente: de una estupidez, a menudo, deprimente.... No lo advertimos, pero todos, cada día, sofocamos el florecer de quién sabe cuántos germenes de vida, posibilidades que están dentro de nosotros, obligados como estamos a continuas renuncias, mentiras, hipocresías...¡Evadirnos, transfigurarnos, convertirnos en otros!
    (...)
    Ahora bien, el ejecutar una acción, nunca es el espíritu todo quien la ejecuta, toda la vida que está en nosotros, sino aquel que somos únicamente en ese momento. Y, sin embargo, hete aquí que aquel acto momentáneo nos aprisiona, nos demora allí, con obligaciones, responsabilidades, de ese modo determinado y no de otro. Y de tantas semillas que podrían engendrar una selva, una sola semilla cae ahí; el árbol nace ahí, nunca podrá moverse de ahí... Todo ahí, para siempre... Este horror, justamente, yo lo estoy viviendo con los ojos bien abiertos, cada noche, frente a un espejo, cuando terminada la función me encierro en el camarín a quitarme el maquillaje. 
    "             
                         

                              

                 
    Obras

    Teatro

    L'Esclusa, 1908
    Il Turno
    El difunto Matías Pascal (Il Fu Mattia Pascal) 1904
    Suo Marito (Su marido)
    La vira nuda, 1911
    Terzetti 1913
    Le due maschere, 1914
    I Vecchi e I Giovani (Los viejos y los jóvenes), 1913
    Quaderni di Serafino Gubbio o Si gira (Los cuadernos de Serafino Gubbio o Se filma) 1915
    Uno, Nessuno e Centomila (Uno, ninguno y cien mil), 1912-1925
    Seis personajes en busca de autor (Sei Personaggi in Cerca d'Autore)
    Cada uno a su manera (Ciascuno a Suo Modo)
    Así es (si así os parece) Così è (se vi pare)
    Questa Sera si Recita a Soggetto
    Enrique IV 
    El hombre de la flor en la boca (L'Uomo dal Fiore in Bocca)
    La vida que te di (La Vita che ti Diedi)
    El juego de roles (Il Gioco delle Parti)
    Diana e La Tuda
    El placer de la honestidad (Il Piacere dell'Onesta)
    El imbécil (L'Imbecille)
    El hombre, la bestia y la virtud (L'Uomo, La Bestia e La Virtù)
    El injerto (L'injerto)
    Los gigantes de la montaña

    Poesía

    Mal Giocondo
    Pasqua di Gea
    Elegie Renane
    La Zampogna
    Fiore di Chiave



    *buscabiografias.com

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Pirandello "vivimos en una sociedad morbosa" Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba