728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    jueves, 2 de abril de 2015

    F. Scott Fitzgerald;agudo retratista de la alta sociedad estadounidense


    F. Scott Fitzgerald - Francis Scott Fitzgerald
    (1896/09/24 - 1940/12/21)


    Escritor estadounidense






    Nació el 24 de septiembre de 1896 en Saint Paul (Minnesota). Su abuela murió ahorcada por complicidad en el asesinato del presidente Abraham Lincoln. Fue su padre un caballero del Sur arruinado, y su madre una católica descendiente de una acaudalada familia de origen irlandés.

    Matriculado en Princeton, abandonó su estudios universitarios (1917) para buscar la gloria en el ejército expedicionario estadounidense, que a la sazón combatía en la Gran Guerra Europea.

    En el ejército realiza el primer borrador de su novela, titulada en un principio "El egoísta romántico", que se publicó como A este lado del paraíso (1920) y que le hace un hombre rico. Se casa con Zelda Sayre. Integrante junto con William Faulkner y Ernest Hemingway de la terna que preside la novelística estadounidense del siglo XX, tal vez fuera Scott Fitzgerald el autor más típico de la Generación Perdida. De hecho, fue él quien la definió como aquella que había encontrado "todos los dioses muertos, las guerras combatidas y la fe en el hombre destruida". Hermosos y malditos (1922), que narra las ansiedades y disipaciones de una pareja de ricos, no resultó tan popular como la primera, pero sus relatos tuvieron un gran éxito y con ellos pudo pagarse el estilo de vida extravagante y lujosa junto a Zelda.

    De los más de 150 cuentos que escribió, se reunieron 46 en cuatro libros: Jovencitas y filósofos (1920), Cuentos de la edad del jazz (1922), Todos los hombres tristes (1926) y Toque de diana (1935). En el año 1924 los Fitzgerald viajan a la Riviera francesa. En cinco meses terminó El gran Gatsby (1925), donde se expone la persecución del éxito. Considerada como su gran obra maestra, se vendió mal.

    Su mujer estuvo hospitalizada periódicamente desde 1930 hasta su muerte en 1948 por problemas mentales, fue diagnosticada esquizofrénica en 1932, -moriría en 1948, durante el incendio de la clínica donde estaba confinada-, y Francis nadaba en el alcoholismo, pero a pesar de todo continuó escribiendo sobre todo para revistas. Hasta el año 1934 no se publica su cuarta novela, Suave es la noche, un relato basado en su vida con Zelda. Su escasa repercusión le produce una crisis, que narra en los ensayos de El crack-up (1945). Al final de su vida, Fitzgerald vendió guiones a Hollywood para sobrevivir. Se enamoró de la columnista de chismes cinematográficos Sheila Graham.

    El 21 de diciembre de 1940, alcoholizado y exhausto, F. Scott Fitzgerald muere en Hollywood, California, frente a la máquina de escribir.

    Meses después aparece "El último magnate". Muchos de sus biógrafos quieren ver en esta novela inacabada su testamento, pues lo que en ella narra es la derrota. A la muerte del escritor, su cuerpo fue trasladado en ferrocarril para ser enterrado en Saint Mary junto a su familia paterna, pero la oposición de la jerarquía católica, a causa de la condición de no practicante de Fitzgerald, le obligó a un largo exilio en el cementerio civil de Rockville. Escritor exquisito y amante del lujo, Scott Fitzgerald yace en un pequeño cementerio rodeado por centros comerciales, donde el ruido incesante de un cruce de autopistas ha sustituido al "jazz" que pone fondo a sus novelas. Una cita de su "Gran Gatsby", que puede leerse sobre su tumba y la de su mujer, Zelda Sayre, es lo único que queda de aquellos elegantes y decadentes años 20 en este camposanto católico de la iglesia Saint Mary de Rockville (Maryland).

    Portada original de 'El gran Gatsby', publicada en 1925

    El gran Gatsby nunca deja de enamorarnos

    Por CLARA SÁNCHEZ. 

    Francis Scott Fitzgerald decía que la vida es un asunto romántico y por eso seguramente logró maravillarnos con uno de los personajes más perdedores y al mismo tiempo más triunfadores y soñadores que ha dado la literatura por libros como 'El gran Gatsby'. Jay Gatsby es el nuevo héroe del siglo XX, hecho a sí mismo sin demasiados escrúpulos. Es un fronterizo, un aventurero, pero también un romántico, alguien capaz de arriesgarse hasta las últimas consecuencias por ir detrás de un simple brillo. Y ese brillo es Daisy Buchanan, traslúcida como la ternura, bella como sus vestidos, su casa y su hijita, y tan aparentemente frágil como los diamantes. En medio del calor del verano derrama su mirada lánguida sobre un Gatsby que acaba de salir de las tinieblas con una deslumbrante mansión, buenos trajes, champán, coches, flores, con todo lo que hace juego con la risueña voz de Daisy "llena de dinero". Pero la distancia es abismal, una profunda herida, porque Daisy y su marido respiran un dinero tan antiguo como el fondo de los mares y no recién llegado como el de Gatsby. La novela se publicó en 1925, en el optimista y alegre corazón de la era del jazz, en que "un centenar de pares de zapatos de plata y oro levantaban un polvo luminoso". Desolada, irónica, poética, cruel, tierna y hermosa hasta lograr hacer de la frivolidad y de las enormes gafas del doctor T.J. Eckleburg dos trágicos referentes de la vida contemporánea. También Scott Fitzgerald tenía algo de su personaje. A los veinticinco años ya era un escritor de éxito y, sin embargo, se dejó devorar por la euforia del tiempo que le tocó vivir, por su mundo, por sus sueños.
    http://elpais.com/elpais/2013/05/14/fotorrelato/1368546567_791563.html#1368546567_791563_1368547642


    Del amor

     24 SEP 2012 - 

  • ¿Y qué decir del amor por un país extranjero? Parece una especie de nacionalismo al revés: lo Distinto encanta, lo Idéntico aburre, lo Otro exalta… Llevo años enamorándome de lo extraño, y este septiembre no ha sido la excepción: septiembre viajero en el que vi lugares foráneos, mientras releía a fondo El gran Gatsby (Anagrama), gran historia de amor.
    "A mí me habían invitado de verdad", dice en ella Nick Carraway, el narrador. Y ahora juraría que, como si se tratara de un lugar foráneo, es la propia novela de Scott Fitzgerald la que me invita a hablar aquí del amor. En ella hay una frase bien extraña que recientemente comentó con agudeza Siri Hudvest en Una súplica para Eros (Circe): aparece en la escena en la que Carraway, a petición de Gatsby, ha invitado a Daisy a su casa para que así los antiguos amantes se reencuentren; cuando eso ocurre y Nick les quiere dejar solos, ellos se resisten a que se vaya. "Tal vez mi presencia les hacía sentirse más satisfactoriamente solos", escribe Nick.
    ¿Qué puede significar ese "satisfactoriamente"? Para Hudvest expresa la idea de que el amor, para existir, necesita ser visto. Posiblemente, una pareja la componen tres personas. Y quizás estar enamorado sea un estado tan inenarrable que solo un testigo pueda transformarlo en creíble, real.
    Es sinónimo de incendio y noche rusa, pero también de absurdo y, por supuesto, de humor
    El amor, está claro, es el único sentimiento que introduce la idea del otro, el único que nos permite escapar de la trampa de la identidad propia, de lo neuróticamente abocado a uno mismo. ¿Será verdad que uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única? Aquí no sabría qué decir. ¿Y es cierto que solo nos atraen las historias de amor infelices? A esto puedo responder que se trata de un tópico que desmontan novelas como Ada o el ardor, de Nabokov, donde sin cesar los enamorados son inteligentes y, encima, desenfrenadamente felices, y nosotros leemos la historia con notable entusiasmo. ¿O no?
    ¿Amor y belleza son conceptos idénticos? Quizás sí, pero tampoco está tan claro. Stendhal, por ejemplo, viaja por Italia y se enamora de ese país con tal fuerza que su coup de foudre adopta el rostro de una actriz que canta en Ivrea el Matrimonio secreto de Cimarosa; esta actriz tiene un diente delantero roto, pero la verdad es que eso importa poco para elcoup de foudre. ¿O no nos acordamos ya de que Werther se enamora de Carlota, entrevista por una puerta mientras corta rodajas de pan para sus hermanitos, y esa primera visión, aunque trivial, le conduce a la más fuerte de las pasiones y al suicidio?
    Me atasco de pronto —el amor es un gran atasco, decía Chesterton— y acabo volviendo a Daisy y Gatsby, a los que evoco sentados en los escalones de la casa de su amigo Carraway, vigilados estrecha y "satisfactoriamente" por este, que sigue las instrucciones de Daisy, que le ha pedido que esté bien atento, "por si hubiera un incendio o una inundación".
    ¿Una novela leída recientemente y que me haya emocionado? Sin duda,Hace cuarenta años, de Maria Van Rysselberghe (Errata Naturae). ¿De qué personaje de ficción estuve enamorado? De Aida (Claudia Cardinale) bajando las escaleras en La chica con la maleta de Valerio Zurlini. Y de Anna Karenina, por supuesto. Inolvidable Anna en el tembloroso tren, leyendo una novela inglesa con una pequeña linterna que sujeta en el brazo de su butaca. En un vagón cercano viaja Vronsky, pero ella no lo sabe todavía. Es una escena extraordinaria de la gran literatura: Anna, la novela y la linterna, el iluminado tren cruzando la noche rusa, la conmovedora vida en movimiento.
    Amor es sinónimo de incendio y noche rusa, pero también de absurdo y, por supuesto, de humor. Juan Marsé recordaba el otro día una réplica enPasión de los fuertes, de John Ford, con Henry Fonda en este diálogo:
    —Y tú, Mac, ¿nunca has estado enamorado?
    —No, yo he sido camarero toda mi vida.
    www.enriquevilamatas.com
    Bibliografía:

    Novelas

    A este lado del paraíso (This Side of Paradise) (1922)
    Hermosos y malditos (The Beautiful and Damned) (1922)
    El gran Gatsby, (The Great Gatsby) (1925)
    Suave es la noche, (Tender Is the Night) (1934)
    El último magnate, (The Last Tycoon) (1942)

    Cuentos, novelas cortas, testro y ensayos:

    Flappers y filósofos o Jovencitas y filósofos, (Flappers and Philosophers) (1920)
    Bernice a lo garçon o Berenice se corta el pelo (Bernice Bobs Her Hair) (1920)
    Cabeza y hombros (Head and Shoulders) (1920)
    El palacio de hielo, (The Ice Palace) (1920)
    Día de mayo (May Day) (1920)
    El pirata de la costa, The Offshore Pirate (1920)
    El curioso caso de Benjamin Button (The Curious Case of Benjamin Button) (1921)
    El diamante tan grande como el Ritz , The Diamond as Big as the Ritz (Novela corta, 1922)
    Cuentos de la edad del jazz, (Tales of the Jazz Age) (1922)
    Sueños de invierno (Winter Dreams) (1922)
    Dados, nudillos de hierro y guitarra (Dice, Brassknuckles & Guitar) (1923)
    Todos los hombres tristes, (All the Sad Young Men) (1926)
    The Freshest Boy (1928)
    Crazy Sunday (1932)
    A New Leaf (1931)
    The Fiend (1935)
    Toque de Diana (Taps at Reveille) (1935)
    Regreso a Babilonia (Babylon Revisited and Other Stories) (1931)
    Historias de Patt Hobby (The Pat Hobby Stories) (1962)
    Los relatos de Basil y Josephine (The Basil and Josephine Stories) (1973)
    The Short Stories of F. Scott Fitzgerald (1989)
    The Bridal Party
    The Baby Party
    Los vegetales, o de presidente a cartero (The Vegetable, or From President to Postman), obra de teatro (1923)
    El crack-up (The Crack-Up) (ensayos e historias, 1945)


    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: F. Scott Fitzgerald;agudo retratista de la alta sociedad estadounidense Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba