728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    domingo, 5 de abril de 2015

    CESAR VALLEJO: uno de los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX





    César Abraham Vallejo Mendoza (Santiago de Chuco, 16 de marzo de1892-París, 15 de abril de 1938) fue un poeta y escritor peruano. Es considerado uno de los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX y el máximo exponente de las letras en su país. Es, en opinión del críticoThomas Merton, «el más grande poeta católico desde Dante, y por católico entiendo universal» y según Martin Seymour-Smith, «el más grande poeta del siglo XX en todos los idiomas».

    Publicó en Lima sus dos primeros poemarios: Los heraldos negros (1918), con poesías que si bien en el aspecto formal son todavía de filiación modernista, constituyen a la vez el comienzo de la búsqueda de una diferenciación expresiva; y Trilce (1922), obra que significa ya la creación de un lenguaje poético muy personal, coincidiendo con la irrupción delvanguardismo a nivel mundial. En 1923 dio a la prensa su primera obra narrativa: Escalas, colección de estampas y relatos, algunos ya vanguardistas. Ese mismo año partió hacia Europa, para no volver más a su patria. Hasta su muerte residió mayormente en París, con algunas breves estancias en Madrid y en otras ciudades europeas en las que estuvo de paso. Vivió del periodismo complementado con trabajos de traducción y docencia.
                                 
    En la última etapa de su vida no publicó libros de poesía, aunque escribió una serie de poemas que aparecerían póstumamente. Sacó en cambio, libros en prosa: la novela proletaria o indigenista El tungsteno (Madrid, 1931) y el libro de crónicas Rusia en 1931 (Madrid, 1931). Por entonces escribió también su cuento más famoso, Paco Yunque, que saldría a luz años después de su muerte. Sus poemas póstumos fueron agrupados en dos poemarios: Poemas humanos y España, aparta de mí este cáliz, publicados en 1939 gracias al empeño de su viuda, Georgette Vallejo. La poesía reunida en estos últimos volúmenes es de corte social, con esporádicos temas de posición ideológica y profundamente humanos. Para muchos críticos, los “poemas humanos” constituyen lo mejor de su producción poética, que lo han hecho merecedor del calificativo de “poeta universal”.

    http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A9sar_Vallejo

                     

    Los heraldos negros
    [Poema: Texto completo.]
    César Vallejo
    Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!
    Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
    la resaca de todo lo sufrido
    se empozara en el alma... ¡Yo no sé!

    Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
    en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
    Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
    o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

    Son las caídas hondas de los Cristos del alma
    de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
    Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
    de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

    Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos,
    como cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
    vuelve los ojos locos, y todo lo vivido se empoza,
    como charco de culpa, en la mirada.

    Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!


                                             

    Sauce
    [Poema: Texto completo.]
    César Vallejo
    Lirismo de invierno, rumor de crespones,
    cuando ya se acerca la pronta partida;
    agoreras voces de tristes canciones
    que en la tarde rezan una despedida.

    Visión del entierro de mis ilusiones
    en la propia tumba de mortal herida.
    Caridad verónica de ignotas regiones,
    donde a precio de éter se pierde la vida.

    Cerca de la aurora partiré llorando;
    y mientras mis años se vayan curvando,
    curvará guadañas mi ruta veloz.

    Y ante fríos óleos de luna muriente,
    con timbres de aceros en tierra indolente,
    cavarán los perros, aullando, ¡un adiós!

                                                  

    España, aparta de mí este cáliz
    [Poema: Texto completo.]
    César Vallejo
    Niños del mundo,
    si cae España -digo, es un decir-
    si cae
    del cielo abajo su antebrazo que asen,
    en cabestro, dos láminas terrestres;
    niños, ¡qué edad la de las sienes cóncavas!
    ¡qué temprano en el sol lo que os decía!
    ¡qué pronto en vuestro pecho el ruido anciano!
    ¡qué viejo vuestro 2 en el cuaderno!

    ¡Niños del mundo, está
    la madre España con su vientre a cuestas;
    está nuestra maestra con sus férulas,
    está madre y maestra,
    cruz y madera, porque os dio la altura,
    vértigo y división y suma, niños;
    está con ella, padres procesales!

    Si cae -digo, es un decir- si cae
    España, de la tierra para abajo,
    niños, ¡cómo vais a cesar de crecer!
    ¡cómo va a castigar el año al mes!
    ¡cómo van a quedarse en diez los dientes,
    en palote el diptongo, la medalla en llanto!
    ¡Cómo va el corderillo a continuar
    atado por la pata al gran tintero!
    ¡Cómo vais a bajar las gradas del alfabeto
    hasta la letra en que nació la pena!

    Niños,
    hijos de los guerreros, entre tanto,
    bajad la voz, que España está ahora mismo repartiendo
    la energía entre el reino animal,
    las florecillas, los cometas y los hombres.
    ¡Bajad la voz, que esta
    con su rigor, que es grande, sin saber
    qué hacer, y está en su mano
    la calavera hablando y habla y habla,
    la calavera, aquélla de la trenza,
    la calavera, aquélla de la vida!

    ¡Bajad la voz, os digo;
    bajad la voz, el canto de las sílabas, el llanto
    de la materia y el rumor menor de las pirámides, y aún
    el de las sienes que andan con dos piedras!
    ¡Bajad el aliento, y si
    el antebrazo baja,
    si las férulas suenan, si es la noche,
    si el cielo cabe en dos limbos terrestres,
    si hay ruido en el sonido de las puertas,
    si tardo,
    si no veis a nadie, si os asustan
    los lápices sin punta, si la madre
    España cae -digo, es un decir-
    salid, niños del mundo; id a buscarla!...

                      

    La copa negra
    [Poema: Texto completo.]
    César Vallejo
    La noche es una copa de mal. Un silbo agudo
    del guardia la atraviesa, cual vibrante alfiler.
    Oye, tú, mujerzuela, ¿cómo, si ya te fuiste,
    la onda aún es negra y me hace aún arder?
    La Tierra tiene bordes de féretro en la sombra.
    Oye, tú, mujerzuela, no vayas a volver.
    A carne nada, nada
    en la copa de sombra que me hace aún doler;
    mi carne nada en ella,
    como en un pantanoso corazón de mujer.
    Ascua astral... He sentido
    secos roces de arcilla
    sobre mi loto diáfano caer.
    Ah, mujer! Por ti existe
    la carne hecha de instinto. Ah mujer!
    Por eso ¡oh, negro cáliz! aun cuando ya te fuiste,
    me ahogo con el polvo;
    y piafan en mis carnes más ganas de beber!

                     


    Y si después de tantas palabras
    [Poema: Texto completo.]
    César Vallejo
    ¡Y si después de tantas palabras,
    no sobrevive la palabra!
    ¡Si después de las alas de los pájaros,
    no sobrevive el pájaro parado!
    ¡Más valdría, en verdad,
    que se lo coman todo y acabemos!

    ¡Haber nacido para vivir de nuestra muerte!
    ¡Levantarse del cielo hacia la tierra
    por sus propios desastres
    y espiar el momento de apagar con su sombra su tiniebla!
    ¡Más valdría, francamente,
    que se lo coman todo y qué más da...!

    ¡Y si después de tanta historia, sucumbimos,
    no ya de eternidad,
    sino de esas cosas sencillas, como estar
    en la casa o ponerse a cavilar!
    ¡Y si luego encontramos,
    de buenas a primeras, que vivimos,
    a juzgar por la altura de los astros,
    por el peine y las manchas del pañuelo!
    ¡Más valdría, en verdad,
    que se lo coman todo, desde luego!

    Se dirá que tenemos
    en uno de los ojos mucha pena
    y también en el otro, mucha pena
    y en los dos, cuando miran, mucha pena...
    Entonces... ¡Claro!... Entonces... ¡ni palabra!


                                              

    Entre el dolor y el placer median tres criaturas
    [Poema: Texto completo.]
    César Vallejo
    Entre el dolor y el placer median tres criaturas,
    de las cuales la una mira a un muro,
    la segunda usa de ánimo triste
    y la tercera avanza de puntillas;
    pero, entre tú y yo,
    sólo existen segundas criaturas.
    Apoyándose en mi frente, el día
    conviene en que, de veras,
    hay mucho de exacto en el espacio;
    pero, si la dicha, que, al fin, tiene un tamaño,
    principia ¡ay! por mi boca,
    ¿quién me preguntará por mi palabra?

    Al sentido instantáneo de la eternidad
    corresponde
    este encuentro investido de hilo negro,
    pero a tu despedida temporal,
    tan sólo corresponde lo inmutable,
    tu criatura, el alma, mi palabra.



    Obras seleccionadas

    Poesía

    Los heraldos negros
    Trilce
    Poemas humanos
    España, aparta de mí este cáliz

    Narrativa

    Escalas melografiadas
    Fabla salvaje
    Hacia el reino de los Sciris
    El Tungsteno
    Paco Yunque
    El niño del carrizo
    Viaje alrededor del porvenir
    Los dos soras
    El vencedor 


    LOS HERALDOS NEGROS 

    Hay golpes en la vida, tan fuertes ... ¡Yo no sé! 
    Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, 
    la resaca de todo lo sufrido 
    se empozara en el alma... Yo no sé! 
    Son pocos; pero son... Abren zanjas obscuras 
    en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte. 
    Serán talvez los potros de bárbaros atilas; 
    o los heraldos negros que nos manda la Muerte. 
    Son las caídas hondas de los Cristos del alma, 
    de alguna fe adorable que el Destino blasfema. 
    Esos golpes sangrientos son las crepitaciones 
    de algún pan que en la puerta del horno se nos quema. 
    Y el hombre... Pobre... pobre! Vuelve los ojos, como 
    cuando por sobre el hombro nos llama una palmada; 
    vuelve los ojos locos, y todo lo vivido 
    se empoza, como charco de culpa, en la mirada. 
    Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no sé!


    *buscabiografias.com


                                                 Portada




    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: CESAR VALLEJO: uno de los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba