728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    domingo, 5 de abril de 2015

    Alejo Carpentier (Dossier) Considerado como uno de los grandes escritores del siglo XX


    Alejo Carpentier
    (La Habana, 1904 - París, 1980) 

    Novelista, narrador y ensayista cubano con el que culmina la madurez de la narrativa insular del siglo XX, además de ser una de las figuras más destacadas de las letras hispanoamericanas por sus obras barrocas como El siglo de las luces.
                                          
    Sobre su biografía existen varias lagunas y contradicciones dada la desigual información de la que se dispone. Según el propio autor, nació en La Habana, fruto del matrimonio de un arquitecto francés y una pianista rusa, y se formó en escuelas de Francia, Austria, Bélgica y Rusia. Tras su muerte, sin embargo, se empezó a documentar una muy distinta biografía que situó el nacimiento del autor en Suiza, procedente de una familia humilde que emigró a Cuba instalándose en el pueblo de Alquízar, donde el futuro escritor trabajó como repartidor de leche.

                                       

    Lo que sí está fuera de dudas es que Carpentier inició su actividad literaria en simultáneo con la musicología, su otra vocación de toda la vida en la dirección de la revista Carteles, entre 1924 y 1928. Además, colaboró en la fundación de laRevista de Avance, en 1927. En 1928 fue encarcelado bajo la dictadura de G. Machado y a la salida huyó de la isla, hasta que regresó a ella, tras un exilio en París de prácticamente una década. De este período fue su primera obra, Ecué-Yamba-O (publicada en 1933, aunque al parecer la escribió ya en 1927), una novela de temática negra con la que Carpentier inauguró su carrera como escritor.

    En 1944 se trasladó a Caracas, donde vivió varios años, dedicándose al periodismo radiofónico y ejerciendo también de profesor universitario y columnista en diarios y revistas, mientras realizaba una interesante difusión de la música contemporánea. Luego de una temporada en Haití, regresó a Cuba tras la Revolución castrista y ocupó varios cargos oficiales hasta que en 1966 fue nombrado embajador en París, donde permaneció hasta sus últimos días.

    Su actividad literaria, aunque iniciada en 1933, no tuvo continuidad hasta 1944, año en que vio la luz una compilación de cuentos titulada Viaje a la semilla. Escribió también antes de su siguiente novela un ensayo titulado La música en Cuba (1946). Finalmente, en 1949, apareció uno de sus trabajos literarios más emblemáticos: El reino de este mundo, un ejercicio de excelente rigor histórico, como serán en adelante la mayor parte de sus obras, en el que Carpentier narró un episodio del surgimiento de la república negra de Haití. Precisamente en el prólogo de esta novela, el autor expuso la tesis que definía "lo real maravilloso".
                                   
    Su definitiva consagración como escritor llegó sin embargo con Los pasos perdidos(1953) novela en la que un musicólogo antillano que reside en Nueva York, casado con una actriz, es enviado a un país sudamericano con el encargo de rescatar y encontrar raros instrumentos.

    En el viaje lo acompaña una amante francesa, que parece representar la decadencia europea y a la que el musicólogo abandona por una mujer nativa a través de la cual entra en contacto con la vida de una comunidad indígena, de donde es rescatado y llevado de nuevo a una civilizada ciudad a la que no llega jamás a adaptarse, hasta que regresa a la selva. Un relato abstracto e irreal donde se funden los conocimientos y la inteligencia del autor con las imágenes más profundas de su expresión literaria.

                                     
    Más tarde llegó El acoso (1956), tras su experiencia en Venezuela, una novela corta de temática entre política y psicológica, donde se refleja fielmente el círculo de represión y violencia de la Cuba anterior a la Revolución, en la década de 1950, aunque no fue una novela documental: en esta obra los episodios se suceden en coincidencia con los cuarenta y seis minutos que dura la interpretación de la Sinfonía Heroica de Beethoven.

    Le siguió el volumen Guerra del tiempo (1958), donde el autor reunió tres relatos que suponían otras tantas variaciones sobre el tiempo en una ambientación pretérita: Camino de Santiago, una reedición de Viaje a la semilla y Semejante a la noche. Fueron tres breves incursiones de Carpentier en el mundo de lo fantástico y de la ficción, protagonizadas por la irreversibilidad de lo ocurrido. Posteriormente, regresó a la novela histórica con El siglo de las luces (1962), ambientada en Francia y las Antillas en el período de la Revolución Francesa.

    En esta obra narró la peripecia de un personaje llamado Víctor Hugues que llevó a la isla de Guadalupe la ideología de los revolucionarios franceses y también la guillotina. Una novela cautivante que confirmó el poder de convocatoria visual de su autor, en la que presenta personajes y ambientes lejanos en la historia y los acerca al lector atrapándolo en un asombroso tejido verbal.

                                    

    A esta célebre novela siguió Concierto barroco (1974), una obra breve donde reconstruyó con minucioso detalle y estricto rigor histórico y musicológico, el viaje de un criollo por la Europa dieciochesca, acentuando la funcionalidad de la música en su narrativa, ya que el libro está organizado y estructurado sobre fundamentos musicales, y el mismo año El recurso del método, en la que recrea la imagen del tirano ilustrado, en versión latinoamericana.

                                

    Cronológicamente se sitúa luego La consagración de la primavera (1978), novela en la que recreó una historia ambientada en tiempos de la Revolución Cubana y que había anticipado en forma de relato breve en Los convidados de plata (1973).La consagración de la primavera muestra su proceso autorreflexivo acerca de las revoluciones, a lo largo de un período que abarca desde la soviética hasta la castrista, incluyendo los hechos de Playa Girón, y donde además aparecen la Guerra Civil española y los ecos de la Segunda Guerra Mundial. Finalmente, El arpa y la sombra (1979), supuso una visión desmitificadora de Cristóbal Colón a través del relato de una íntima confesión en la que el Almirante, a las puertas de la muerte, decide hacer una especie de inventario de sus hazañas y debilidades.

    En su totalidad, la narrativa de Carpentier no se caracterizó por los análisis psicológicos, dada la vastedad de una propuesta que planteaba más bien la diversidad de lo real. No mostró por tanto con excesivo detalle los aspectos de la vida individual, más allá de arquetipos como el Libertador, el Opresor o la Víctima. Su propósito central fue acaso cambiar la perspectiva del lector, trasladarlo hasta un universo más amplio, un cosmos donde la tragedia personal queda adormecida dentro de un conjunto que, aun siendo sencillo, es mucho más vasto y profundo.

    Cabe recordar también sus títulos teóricos, tales como Tientos y diferencias(1964), Literatura y conciencia política en América Latina (1969) y Razón de ser(1976), ensayos recogidos en un volumen publicado póstumamente en La Habana, precisamente bajo el título genérico de Ensayos (1984). En 1977 se le concedió el Premio Cervantes.


    http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/carpentier.htm


    Alejo Carpentier. Cronología de obras

    1944.- "Viaje a la semilla"
    1946.- "La música en Cuba"
    1949.- "El reino de este mundo"
    1949.- "Tristán e Isolda en tierra firme"
    1953.- "Los pasos perdidos"
    1956.- "El acoso"
    1958.- "Guerra del tiempo: tres relatos y una novela; El camino de Santiago; Viaje a la semilla; Semejante a la noche; El acoso"
    1962.- "El siglo de las luces"
    1964.- "Tientos y diferencias: ensayos"
    1967.- "El camino de Santiago"
    1969.- "Literatura y conciencia en América Latina"
    1970.- "La ciudad de las columnas"
    1972.- "Los convidados de plata"
    1972.- "El derecho de asilo"
    1973.- "Alejo Carpentier"
    1974.- "Concierto barroco"
    1974.- "Novelas y relatos"
    1974.- "El recurso del método"
    1975.- "América Latina en su música"
    1975.- "Crónicas"
    1975.- "Letra y solfa"
    1976.- "Cuentos"
    1976.- "Dos novelas"
    1976.- "Razón de ser"
    1978.- "La consagración de la primavera"
    1979.- "Afirmación literaria americanista"
    1979.- "El arpa y la sombra"
    1979.- "Bajo el signo de Cibeles: crónicas sobre España y los españoles, 1925-1937"
    1980.- "El adjetivo y sus arrugas"
    1980.- "Ese músico que llevo dentro"
    1981.- "La novela latinoamericana en vísperas de un nuevo siglo y otros ensayos"
    1983.- "Obras completas"
    1984.- "Ensayos"
    1985.- "La aprendiz de bruja: drama en tres actos: 1956"
    1987.- "Conferencias"
    1990.- "Historia de lunas; Los fugitivos"

    Texto revisado febrero 2012
                                   
                                           
    FRASES DE ALEJO CARPENTIER

    Escritor comprometido soy y como tal actúo... Trataré de realizar las tareas que aún me quedan por cumplir en el Reino de este mundo.

    Considero que el escritor debe empezar a escribir cuando, primeramente, tiene algo que decir y, en segundo lugar, cuando sabe cómo decirlo.

    Debemos buscar el comienzo de todo, de seguro, en la nube que reventó en lluvia aquella tarde, con tan inesperada violencia que sus truenos parecían truenos de otra latitud.

    Silencio es palabra de mi vocabulario.

    Podríamos definir al periodista como un hombre que trabaja en caliente, que sigue, que sigue, rastrea el acontecimiento día a día sobre lo vivo.

    Llego a preguntarme a veces si las formas superiores de la emoción estética no consistirán, simplemente, en un supremo entendimiento de lo creado. Un día, los hombres descubrirán un alfabeto en los ojos de las calcedonias, en los pardos terciopelos de la falena, y entonces se sabrá con asombro que cada caracol manchado era, desde siempre, un poema.

    Callan los grillos bajo la hierba que el viento aplastó. Las auras giran lento por un cielo cargado de pesar. No veremos jamás tu pueblo, tu fanfarria, tu brujo.


    En América Latina, lo maravilloso se encuentra en vuelta de cada esquina, en el desorden, en lo pintoresco de nuestras ciudades... En nuestra naturaleza... Y también en nuestra historia.



    Alejo Carpentier Valmont (Lausana, 1904 - París, 1980). Gran novelista cubano. Intelectual excepcional y descollante figura de la vanguardia estética y el pensamiento cubanos. Cultivó con éxito, además de la narrativa -considerado el culminador de la madurez narrativa insular del siglo XX-, la crítica periodística cultural y el ensayo. Se destacó también como teórico del mundo latinoamericano y caribeño, musicólogo y gestor de proyectos editoriales, plásticos y musicales. Es una de las figuras más destacadas de las letras hispanoamericanas por sus obras barrocas como El siglo de las luces y El reino de este mundo.

    Debido a su obra fue el segundo escritor en recibir el importante Premio Miguel de Cervantes, otorgado en 1977, y considerado el máximo reconocimiento a la labor creadora de escritores españoles e hispanoamericanos cuya obra haya contribuido a enriquecer de forma notable el patrimonio literario en lengua española.

    Sobre su biografía existen varias lagunas y contradicciones dada la desigual información de la que se dispone. Según el propio autor, nació en La Habana, fruto del matrimonio de un arquitecto francés y una pianista rusa, y se formó en escuelas de Francia, Austria, Bélgica y Rusia. Tras su muerte, sin embargo, se empezó a documentar una muy distinta biografía que situó el nacimiento del autor en Suiza, procedente de una familia humilde que emigró a Cuba instalándose en La Habana.


    Nacimiento
    Alejo Carpentier Balmont, nació en Lausana, Suiza, el 26 de diciembre de 1904, hijo del arquitecto francés Georges Julien Carpentier y de la profesora rusa Catherine Balmont o Blagoobrasoff, que había sido estudiante de Medicina en Lausana, Suiza, donde conoció a su esposo.

    Sobre el segundo apellido de Carpentier existen algunas discrepancias. Lisandro Otero en dos artículos periodísticos dedicados a la familia materna del novelista lo da como Balmont;[2][3] Marta Rojas al escribir sobre documentos inéditos de Carpentier, hallados en Francia lo transcribe Valmont[4] y en su expediente de estudios en la Universidad de La Habana, en el certificado de matrimonio de sus padres, aparece como Blagoobrasoff y con este apellido firma Carpentier en el expediente[5].

    En tan importante documento de estudios también se lee que nació en Lausana, Suiza, en la fecha citada, haciendo pensar que esto se debe a que fue inscrito en dicha ciudad, donde vivía la familia materna y que allí se registró como ocurrido su nacimiento, hecho que después él siempre aclaró que sucedió en la calle Maloja, en La Habana. Esta aclaración suya se supone que haya sido una estrategia para burlar la represión machadista, que podía deportarlo como extranjero no grato.

    Infancia y estudios

     
    Fotografía del pequeño Alejo Carpentier.

    Tras casarse los padres de Carpentier se trasladan a La Habana, en 1908 o 1909, junto al pequeño Alejo. Alejo Carpentier gozó de una esmerada educación que combinó una formación bilingüe -en español y francés-, la pasión por la lectura y una gran vocación musical.

    En 1910 Carpentier comienza sus estudios en el capitalino Candler College, institución fundada por la Iglesia Metodista Episcopal del Sur en Cuba. Un años después, a los siete años de edad, ya toca al piano preludios de Chopin, y gusta hacer juegos de pedales con obras de Debussy. En ese 1911 ingresa en el Colegio Mimó de La Habana, institución educativa fundada y dirigida por el notable profesor de geometría y trigonometría de la Universidad de La Habana, doctor Claudio Mimó y Caba, de quien guardará siempre Carpentier como recuerdo el libro Historia de las sociedades humanas, de la Biblioteca Ilustrada, dedicado por su maestro en premio a su aplicación. Durante este tiempo vive con su madre en el Cotorro con quien estudiaba música.

    En 1913 realiza, por circunstancias familiares, un viaje con sus padres de unos cuantos meses a la Rusia pre-revolucionaria. De allí viaja a Francia, Austria y Bélgica. En París estudia en el Liceo Jeanson-de-Sailly durantes tres meses. En 1915 regresa a La Habana donde su padre lo puso al frente de una pequeña granja, confiando en la inteligencia despierta y el gusto por la lectura de su único hijo. Un año después su padre lo introduce en la lectura de las obras de Honorato de Balzac, Emilio Zola y Gustavo Flaubert.

    En 1917 ingresa en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, para estudiar teoría musical, aunque no llego a concluir dichos estudios. Su primer escrito fue una pequeña prosa sobre la importancia del ciclón en la vida del Caribe. Escribe novelas y cuentos influido por las lecturas de Emilio Salgari y Anatole France. En 1920 la familia se va a vivir a una finca en Loma de Tierra, actual municipio del Cotorro.

    Deseoso de seguir los pasos de su padre ingresó en la Escuela de Ingenieros, Electricistas y Arquitectos de la Universidad de La Habana, lo llevó a cabo por examen que realizó el 30 de septiembre de 1922 ante un tribunal compuesto por los ingenieros Aurelio Sandoval García, Plácido Jordán Tremoleda y Virgilio Quiñones Gómez. Ante la ruptura familiar que ocasionó la marcha de su padre, Georges Carpentier, hacia Panamá y luego en Colombia, Alejo decide abandonar el proyecto de estudiar en la Universidad para buscar trabajo. En noviembre de ese mismo año comienza a publicar artículos en la prensa habanera bajo el seudónimo de Lina Valmont[6] pues, según el investigador Sergio Chaple, no contaba con la edad suficiente para ser contratado. El 20 de noviembre firma por primera vez con su nombre. Tres días más tarde aparece en el periódico habanero La Discusión su primer artículo con el título Pasión y muerte de Miguel Servet por Pompeyo Gener con el que inicia la sección Obras Famosas que el redactará. Su último artículo lo escribió en la mañana del mismo día de su muerte para la revista francesa Le Nouvel Observateur con el título Flaubert y el mundo hispano.

    Grupo Minorista

                                            
                                                      Firmas del Manifiesto del Grupo Minorista por el cual
                                                       Carpentier es detenido en 1927 acusado de ser comunista.

    Con apenas 18 años era visto como un joven con un gran futuro en el periodismo. Colaboró con los diarios habaneros La Discusión, Chic, El Universal, El Heraldo de Cuba, donde hace la función de cronista teatral, y Social. En 1923 fue nombrado jefe de redacción de Hispania y, al año siguiente, de Carteles, revista en la que colaboró asiduamente hasta 1948. En el momento de comenzar a colaborar con Carteles ya era miembro del denominado Grupo Minorista (1923-1927), el cual estaba integrado por jóvenes artistas, literatos, músicos y creadores en general, siempre a favor de las causas más nobles, aunque algún integrante postulara tendencias políticas que luego no fueran compartidas por la mayoría, era una agrupación opuesta a la situación de la Isla en aquellos momentos. Fueron los tiempos de la vanguardia y Carpentier participa plenamente en la vida intelectual cubana. Ocupa la jefatura de redacción de una pequeña revista que se proclamaba “órgano de la Unión de Fabricantes de Calzado de Cuba”, en la cual publica una historia del calzado.


    El 18 de marzo de 1923 se produjo la llamada Protesta de los Trece, liderada por Rubén Martínez Villena y otros jóvenes del Grupo Minorista debido a la fraudulenta adquisición del Convento de Santa Clara de Asís por parte del entonces presidente cubano Alfredo Zayas y Alfonso. A pesar de que Alejo no participó directamente en las protestas fue objeto de persecución por el gobierno al igual que el resto de los minoristas.

    Desde el 26 de febrero de 1926 y hasta el 18 de noviembre de 1925 colabora en el periódico El País. En abril participa en el Movimiento de Veteranos y Patriotas organizado contra la corrupción existente durante el gobierno de Alfredo Zayas. En junio ocupa la jefatura de redacción de la revista Carteles hasta 1928. Ese mismo año viaja a México, donde conoce a Diego Rivera y José Clemente Orozco. De regreso en La Habana organiza, junto al músico Amadeo Roldán, conciertos de música nueva, en los cuales se presentan por primera vez en Cuba obras de Stravinsky, Malipiero, Ravel, Poulenc y Erick Satie.

    En 1927 se encuentra entre los firmantes de la declaración o manifiesto del Grupo Minorista. Por tal motivo es encarcelado, el 9 de julio, con otros escritores, acusado de comunista y por haber firmado este manifiesto contra el dictador Gerardo Machado. El 14 de agosto el juez decreta la libertad provisional con fianza para los cubanos y traslada para el buque-cárcel Máximo Gómez a los extranjeros hasta ser deportados. Carpentier está entre los expulsados del país. Por consejo y gestiones legales de Emilio Roig de Leuchsenring se niega a pagar la fianza y permanece preso. Se declara “cubano por nacimiento”. Mientras Roig le arregla los papeles transcurren dos semanas más. Sale bajo fianza y con libertad provisional. Escribe en la cárcel la primera versión de su novela ¡Écue-Yamba-Ó!.

    Escritor reconocido

    Alejo Carpentier y Félix Pita Rodríguez en París junto a dos amigos.


    A pesar de su corta edad ya va siendo un escritor reconocido en la capital cubana. Por esta época colabora en el Diario de la Marina y es uno de los cinco escritores que aparecen en el primer número de la Revista de Avance, vocero del vanguardismo en Cuba, donde publicó su poema «Liturgia». Escribe La hija del ogro, acción coreográfica en un acto y tres episodios con música de Amadeo Roldán. También escribe dos poemas afrocubanos: Marisabel y Juego Santo, musicalizados por Alejandro García Caturla. Colaboró en Revista de La Habana y Aventura en Mal Tiempo, esta de Santiago de Cuba.

    En 1928, durante el Congreso de la Prensa Latina en La Habana (6-15 de marzo) conoce al periodista y poeta surrealista Robert Desnos, quien le ayuda a embarcar en el buque España, prestándole el pasaporte y las identificaciones; Mariano Brull, funcionario de la embajada de Cuba en Francia, le facilita el desembarco en Saint-Nazaire.

    Vida en Francia


    Alejo Carpentier y Félix Pita Rodríguez en París junto a dos amigos.
    Carpentier llega a Francia en 1928 y se establece en París donde comenzó a colaborar con la revista Musicalia, fundada por el compositor mexicano Manuel Ponce, también colaboró en Bifur, Documents, Revista de Oriente, Cahiers du Sud. En la capital francesa estrena Yamba-O, tragedia burlesca, con música de Marius Francois Gaillard, en el Théâtre Beriza. Ese mismo año se estrena en La Habana el ballet La Rebambaramba, página sinfónica de Amadeo Roldán sobre libreto de Carpentier.

    En 1929 escribe el libreto de El milagro de Anaquillé, auto coreográfico, con música de Amadeo Roldán. Ese mismo año publica en París Poèmes des Antilles, nueve canciones con música de Marius Francois Gaillard. El escritor francés André Breton lo invitó a colaborar en La Revolution Surrealista. En 1930 escribe Manita en el suelo, opera bufa en un acto y cinco escenas con música de Alejandro García Caturla. Ese mismo año Edgar Varèse escribe la Canción de la niña enferma de fiebre, para soprano y orquesta, basada en uno de los poemas de Carpentier. Un año después publica, en francés, el ensayo Los puntos cardinales de la novela en América Latina, en la revista parisina Le Cahier. Es nombrado jefe de redacción de Imán, revista publicada en castellano.

    En 1932 Paul Deharme lo contrata para la emisora de radio Poste Parisien. Escribe para el compositor francés Marius F. Gaillard el texto de la cantata La pasión negra, cuyo estreno constituyó un indiscutible éxito en París. En 1933 fue nombrado director de programas en la emisora de radio Le Poste Parisien. A partir de ese año y hasta 1939 dirigió los estudios Fonoric, de París, dedicados a grabaciones musicales y programas de radio.

    Pertenece a una célula de propaganda de la organización clandestina antimachadista ABC en París. Participa, dentro del Comité de Jóvenes Revolucionarios (en Francia), en la publicación de El terror en Cuba con ilustración de Carlos Enríquez y financiamiento del músico Edgar Varèse.

    En 1934 viaja a Madrid, donde publicó ¡Ecué-Yamba-O! y entabló amistad con Federico García Lorca, Rafael Alberti Merello, José Bergamín y Pedro Salinas, allí festeja el fin de la tiranía machadista.

    En 1937 participó, junto a Nicolás Guillén, Juan Marinello, Leonardo Fernández Sánchez y Félix Pita Rodríguez, como representantes de Cuba, en el Segundo Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, celebrado en Madrid, Valencia y Barcelona, en medio de bombardeos y ciudades sitiadas. Publica en Carteles una serie de trabajos titulados España bajo las bombas en los que describe sus experiencias de la España Republicana. Ese año compone una música incidental para la Numanciade Cervantes, presentada por Jean-Louis Barrault en el Thèâtre Antoine.

    En 1938 escribe la cantata para voces masculinas Invocaciones, a la que puso música Darius Milhaud. Realiza la adaptación radiofónica de El libro de Colón, de Paul Claudel. Publica, el 18 de julio, el artículo ¡Abajo la inteligencia! ¡Viva la muerte! en la revista Mediodia de La Habana. Ratifica aquí su condena al franquismo.

    Primer regreso a Cuba

    En 1938 regresa a Cuba y en junio de ese año pronuncia una conferencia titulada Las zonas inexploradas del sonido, en la Institución Hispano-Cubana de Cultura. Comienza a colaborar con las publicaciones Revista Cubana, Conservatorio, La Gaceta del Caribe, Orígenes y Nuestro Tiempo. En 1940 inicia su colaboración con el magazine habanero Tiempo Nuevo y también desempeña la jefatura de redacción. El 17 de abril prepara, junto a Ángel Lázaro, una adaptación radiofónica de El Quijote. Imparte un curso de Historia de la Música en el Conservatorio Nacional.

    El 19 de octubre de 1940 se realiza el estreno del cortometraje El desahucio, auspiciado por la Cuba Sono Film, primer film cubano de ficción de temática social, fotografiado por José Tabío, con textos escritos por Juan Marinello sobre un cuento de Vicente Martínez, musicalizado por Alejo Carpentier e interpretado por obreros aficionados. El estreno se efectuó en el Club Social de Empleados y Obreros de la ruta 20, en La Ceiba, Marianao.

    En 1941 se casa en Santa María del Rosario, con Lilia Esteban Hierro, con cuya familia estaba ligado, desde la adolescencia, por múltiples lazos de amistad. Ese año imparte un curso de Historia de la Música en el Conservatorio Nacional de Música Hubert de Blanck en La Habana. En 1942 organiza la primera exposición de Pablo Picasso en La Habana. La Agrupación de la Crónica Radial Impresa (ACRI), lo seleccionó como el autor dramático más destacado del año.

    En abril de 1942 atiende el laboratorio de sonido de la nueva película de José Tabío El desalojo del Hato del Estero, la cual es escrita por Nicolás Guillén. El 30 de septiembre de ese mismo año se realiza el estreno de Manzanillo, un pueblo alcalde, patrocinado por la Cuba Sono Film, con realización y fotografía de José Tabío, textos escritos por Ángel Augier y musicalización de Alejo Carpentier. El estreno ocurrió en la inauguración del Club Mella, en el reparto Los Pinos.

    En 1943 escribe una novela inédita e inconclusa, titulada el El clan disperso, que habría de evocar la época de creación y actividades del Grupo Minorista. Se realiza por la Cuba Sono Film el documental Azúcar amargo, que denunciaba la explotación de los trabajadores de la caña de azúcar. El texto de la narración estuvo a cargo de Luis Felipe Rodríguez. A Alejo Carpentier le correspondió la grabación en disco y la selección musical. El estreno de Azúcar amargo tuvo lugar en la Federación Nacional de Trabajadores Azucareros, en la calle Tejadillo.

    Visitó Haití con Louis Jouvet y su esposa Lilia en 1944. Ese mismo año viaja a México, donde el Fondo de Cultura Económica le encarga La música en Cuba para su colección Tierra Firme. Regresa a Cuba y se incorpora a la actividad musical y literaria del país. Realiza investigaciones musicales y descubre la obra de Esteban Salas en la Catedral de Santiago de Cuba. El 17 de mayo inicia sus crónicas en el periódico habanero Información, que aparecen ilustradas con su caricatura. Publica el cuento Oficio de tinieblas en la revista cubana Orígenes y, en una plaquette, Viaje a la semilla, con ilustraciones de Esteban Boloña.

    Vida en Venezuela

     
    Carpentier junto a su esposa Lilia Esteban Hierro en Caracas en la década del cincuenta.


    En 1945 viaja a Caracas, capital de Venezuela, a causa de una invitación que le hizo Carlos Eduardo Frías, quien le pidió ayuda para fomentar un Departamento de Radio en Caracas. Esta empresa llega a convertirse en publicidad Ars, en la que trabaja hasta 1959. En este periodo dirige programas radiales y las relaciones públicas requeridas por Ars y comienza a colaborar en El Nacional de Caracas entre 1946 y 1958.

    En 1946 comienza a dirigir la cátedra de Historia de la Cultura en la Escuela de Artes Plásticas, labor que realiza hasta 1957. Es mismo año publica en México La música en Cuba, donde Carpentier mediante un recorrido por la historia musical de la isla y sus interrelaciones con el acontecer cultural y social del país, dotó al catálogo editorial cubano de un volumen profundo y sugerente en sus análisis[7]. También publica en diario El Nacional de Caracas el cuento Los fugitivos, con mención honorífica en el concurso anual de este periódico.

    Un año después comienza un recorrido por la Gran Sabana Venezolana, Alto Orinoco y el territorio amazónico, cuando regresa publica en El Nacional de Caracas la primera parte de Visión de América, colección de cinco artículos que, a partir del 25 de enero de 1948, aparecerán en la revista Carteles. Los elementos de esta bibliografía activa integrarían años después Los pasos perdidos.

    Finaliza en 1948, en Caracas, El reino de este mundo, relato inspirado en su viaje a Haití en 1944. El prólogo de esta obra, titulado Lo real maravilloso de América, había sido publicado por primera vez el 8 de abril en El Nacional de Caracas. Al año siguiente publica en la capital venezolana, tras el estrenó de la ópera Tristán e Isolda del compositor alemán Richard Wagne, el ensayo Tristán e Isolda en Tierra Firme[8] y en México, El reino de este mundo.

    El 1 de junio de 1951 inicia en El Nacional de Caracas la sección Letra y Solfa, en la cual publicaría, hasta 1959, cerca de tres mil artículos de literatura, música y arte universales. En 1952 publica el cuento Semejante a la noche en la revista Orígenes. Dos años después publica un fragmento de El acoso en la revista Les Temps Modernes, de París. Participa activamente en la organización del Primer Festival de Música Latinoamericana de Caracas.

    Realiza un viaje de descanso a París en 1955 y el avión aterriza forzosamente por reparaciones en Guadalupe. En esta isla concibe la idea de escribir El Siglo de las Luces.

    En 1956 publica en Buenos Aires, El acoso. Recibe el premio del mejor libro extranjero (otorgado por once de los principales críticos literarios de París) por su novela Los pasos perdidos, la cual sería llevada al cine al año siguiente por la Tyrone Power Corporation. Toma parte activa en la organización del Segundo Festival de Música Latinoamericana, que tuvo lugar en Caracas en 1957.

    En 1958 realiza un viaje a las Antillas Francesas. Publica en México su obra Guerra del tiempo. Mientras que en Munich, la Editorial Piper publica Los pasos perdidos en idioma alemán bajo el título Die Flucht nach Manoa, siendo proclamado el mejor libro del mes por un jurado de críticos literarios de la ciudad de Darmstadt.

    Regreso definitivo a Cuba


    Alejo Carpentier junto a Carlos Rafael Rodríguez, Blas Roca y Fidel Castro.
    Con el triunfo de la Revolución Cubana, en 1959, regresa a la capital cubana donde es designado administrador general de la Editorial de Libros Populares de Cuba y el Caribe. Publica en la Nueva Revista de Cuba una versión de los capítulos I-III de El siglo de las luces. Colabora, a partir de esta fecha, en publicaciones seriadas cubanas: El Mundo, Revolución, Granma, La Gaceta de Cuba, Unión, Cuba, Islas, Casa de las Américas, Bohemia, Revolución y Cultura.

    En 1960 es nombrado por el Gobierno Revolucionario vicepresidente del Consejo Nacional de Cultura. Siendo ratificado al año siguiente, en el cual también es designado vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Representa a la Isla en, junto con Nicolás Guillén, en el Séptimo Festival del Libro Mexicano.

    Participa en el Primer Congreso de Escritores y Artistas Cubanos. En 1962 es nombrado por el Decreto NO. 3174, Director Ejecutivo de la Editorial Nacional de Cuba, cargo que ocupa hasta 1966. Impartió clases de Historia de la Cultura en la Escuela de Historia de la Universidad de La Habana. Fue uno de los responsables de la revista Unión, junto con Nicolás Guillén y Roberto Fernández Retamar.

    En 1963 Ediciones R publican en La Habana la novela El siglo de la luces. En París, un jurado de nueve críticos de la prensa la eligió como uno de los diez mejores libros del año. Encabeza la delegación de Cuba a la Bienal de Arte de Sao Paulo, Brasil.

    En 1965 Realiza una gira de conferencias por importantes universidades francesas y dos años después presenta testimonio ante el Tribunal Rusell en Estocolmo, donde denuncia los crímenes de Estados Unidos en Viet Nam. Un año después es designado Ministro Consejero de la Embajada de Cuba en Francia hasta 1980.

    En 1968 publica Héroe de América, un homenaje a Ernesto Che Guevara en un número especial de la revista Casa de las Américas, y en 1969 los ensayos Literatura y conciencia política en América Latina. Viaja a Francia como Ministro Consejero para Asuntos Culturales en la Embajada de Cuba en París.

    La Casa de las Américas editó un disco con fragmentos de El reino de este mundo, Los pasos perdidos, El acoso, El siglo de las luces y presentó el 30 de diciembre la exposición Lo real maravilloso en la obra de Alejo Carpentier. El ICAIC edita el cartel Carpentier 70 y realiza los documentales Habla Carpentier sobre La Habana (1912-1920), Habla Carpentier sobre la música cubana, Habla Carpentier sobre el surrealismo y Habla Carpentier sobre su novelística, dirigidos todos por Héctor Veitía[9].

    En 1972 publica en Barcelona El derecho de asilo. Dos años después publica en México El recurso del método y Concierto barroco. Ese año se realiza un homenaje nacional, en Cuba, por su setenta aniversario. El acto inicial fue celebrado el 20 de diciembre en la librería Lalo Carrasco del hotel Habana Libre. El 26 de diciembre, el Comité Central del Partido Comunista de Cuba le rinde homenaje en el Auditorium Amadeo Roldán.

    En 1975 recibe de la Universidad de La Habana el título de Doctor Honoris Causa. Reciben una invitación de la Universidad Central de Venezuela para visitar esa nación, en la cual permanece durante tres semanas. Pronuncia varias conferencias recogidas en Razón de ser. Recibe los Premios Internacionales Alfonso Reyes y el Cino del Duca[10]. El 2 de diciembre del año siguiente es electo Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular por el municipio Habana Vieja, cargo que ocupa hasta su fallecimiento.


    El Rey Juan Carlos I de España le entrega a Carpentier el Premio Miguel de Cervantes 1977.
    En 1978 viaja a España para recibir el Premio Miguel de Cervantes 1977, la más alta distinción literaria de España. Es el primer intelectual latinoamericano que lo obtiene. La personalidad de Carpentier, de formación francesa y raigambre indigenista, fue definida en el acto de entrega del premio por Pío Cabanillas como[11]:
    universal, por su peripecia vital, que le lleva a conocer la civilización de nuestro viejo continente, y a contrastarla con las raíces autóctonas amerindias, por las que siente una visceral inclinación, para desarrollar el concepto de americanía como factor aglutinante de varias culturas: la europea, la americana y la indígena, en un esfuerzo por hallar la identidad cultural hispanoamericana.
    Publica en el propio 1978 La consagración de la primavera en la latinoamericana Siglo XXI Editores. El recurso del método es llevado al cine por el cineasta chileno Miguel Littin[12].

    En 1979 publica El arpa y la sombra (Siglo XXI Editores). En noviembre recibe del mismo año viaja a París para recibir el Premio Medicis Extranjero por la traducción al francés de El arpa y la sombra. Muchos lo ven como un fuerte candidato para ganar el Premio Nobel de Literatura, pero lo sorprende la muerte en la capital francesa el 24 de abril de 1980. A su cadáver tendido en la base del Monumento a José Martí, en la Plaza de la Revolución, le rindieron conmovedor homenaje fúnebre el gobierno revolucionario en pleno y el pueblo habanero en representación de todos los cubanos.

    Obras

                                                    Edición cubana de su obra El reino de este mundo.
                                                           Edición cubana de su obra El reino de este mundo.
    Edición cubana de su obra El siglo de las luces.
    Edición cubana de su obra El siglo de las luces.

    Alejo Carpentier es considerado uno de los artífices de la renovación de la narrativa latinoamericana, en particular por su estilo de escritura, que incorpora todas las dimensiones de la cultura –incluidos sueños, mitos, magia y religión- en su idea de América. Definió su método artístico como expositor de lo "real-maravilloso" americano en su barroca realidad. Incursiono en el periodismo, la poesía, la narrativa, la música (letras para música) y muchas otros géneros que lo convirtieron en un escritor universal. 
    Ejerció la modalidad de periodismo culto, la cual dio a conocer sus extraordinarias cualidades como crítico literario, de teatro, de pintura, de escultura y de cine, sus profundos conocimientos de historia, arquitectura clásica y moderna, etnología, geografía, filosofía y política. Una muestra muy exigua de su virtuosismo, pues su obra total en este campo comprende más de 4 000 artículos, se puede hallar en sus Crónicas, La Habana, 1976, dos tomos, donde se reúnen 146 artículos y en Letra y solfa, Caracas, 1975, con un centenar de los publicados en El Nacional de Caracas, todo lo cual confirma su variada y profunda cultura y su depurado estilo periodístico.

    Escribió los libretos de las cantatas Yamba-O 1928 y La pasión negra 1932, ambos con música de Marius François Gallard, y Las puertas del sol 1970, con música de Michel Pung. Colaboró con Darius Milhaud en la cantata Invocations, con Paul Claudel en Le livre de Cristophe Colombo -para radio- y con René Dahon Maeterlink en La princese Maleine. Textos suyos fueron musicalizados por varios compositores, entre ellos el cubano Alejandro García Caturla. En Social y Carteles, publicó traducciones del francés de cuentos, ensayos y artículos. Tradujo al francés el poema de Pablo Picasso El entierro del Conde de Orgaz.

    A partir de El reino de este mundo, sus novelas han sido traducidas a distintas lenguas occidentales: alemán, checo, danés, eslovaco, finlandés, francés, holandés, húngaro, inglés, italiano, lituano, noruego, polaco, portugués, rumano, ruso, sueco, serviocroata; algunas de ellas han visto numerosas ediciones.

    Sus obras más destacadas en la narrativa fueron:

    Ensayos
    La música en Cuba (1946)
    Tirstán e Isolda en tierra firme (reflexiones al margen 
    de una representación Wagneriana) (1949)
    Tientos y diferencias (1964)
    La ciudad de las columnas (1970)
    La novela latinoamericana en vísperas de un nuevo siglo y otros ensayos (1981)



    Novelas


    Poesía
    Liturgia en Revista de Avance, La Habana, 1927.
    Relato
    Viaje a la semilla (1944)
    Guerra del tiempo (1958)
    El camino de Santiago (1967)
    El derecho de asilo (1972)
    El arpa y la sombra (Madrid, 1979)
    El camino de Santiago
    Semejante a la noche
    Los fugitivos
    Los advertidos
    Oficio de tinieblas
    Testimonio
    Crónicas (1972.2 Vols)

    Premios

    Premio Internacional Alfonso Reyes en Ciencias y Literatura (1975)
    Condecorado con la Orden José Joaquín Palma por la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), por sus cincuenta y tres años de trabajo ininterrumpido como periodista.
    Premio Mundial Cino del Duca[10], (1975)
    Título de Honorary Fellow, por Consejo Directivo de la Sociedad de Estudios Españoles e Hispanoamericanos de la Universidad de Kansas (Estados Unidos, 1976)
    Premio Miguel de Cervantes (España, 1978)
    Premio Medicis Extranjero[1] (Francia, 1979)


    Alejo Carpentier en 'A fondo' (1977), A fondo - RTVE.es A la ...

    www.rtve.es › Televisión › Archivo › A fondo

    Alejo Carpentier en 'A fondo' (1977), A fondo online, completo y gratis en RTVE.es


                   

    Un diario inédito de Carpentier revela sus angustias literarias

    Se publican en Cuba escritos en los que el autor de 'El siglo de las luces' cuenta sus dudas en el proceso creativo, su ocupación en la publicidad, la televisión y su estancia en París en los años 30

    Alejo Carpentier en 1978, cuando recibió el Premio Cervantes. / MARISA FLÓREZ


    Alejo Carpentier (1904-1980) era un hombre meticuloso y capaz de acumular una ingente información enciclopédica que luego vertía en su obra. El novelista y musicólogo cubano anotaba todo lo que veía, oía y le llegaba a través de su cosmopolita vida, ya estuviera en París, Caracas o La Habana. De hecho, varios estudios sobre su obra narrativa han apuntado ese rigor documental que luego se volvía estilo. Faltaban los diarios publicados ahora por la Fundación Alejo Carpentier que revelan sus angustias y preocupaciones durante el proceso de creación literaria. Un hallazgo que permite asistir a parte del asomo creativo de obras como El siglo de las Luces, Los pasos perdidos, El acoso y El camino de Santiago.
    También se sabe que Carpentier estaba ordenando parte de su correspondencia cronológicamente con la idea de publicarla en forma de diario epistolar, empeño que quedó en suspenso a la muerte del escritor. Este hallazgo, editado ahora comoDiario, quizás contenga también las claves del giro copernicano de su obra, su inmersión, por otra parte frustada, en una épica política a la que cantaba desde un corsé tan artificial como evidente.
    De cualquier manera, resulta sorprendente que estos cuadernos se mantuvieran solapados dentro de la papelería de Carpentier, muy estudiada y clasificada, al ser el único escritor cubano, además de José Martí que cuenta con una institución propia dedicada en exclusiva a estos menesteres. Mientras vivió su viuda Lilia, vieron la luz numerosos inéditos de otro carácter, literario o ensayístico, pero no de algo, tan precioso por íntimo y revelador. Puede especularse con que el celo custodio de ella reservara en el tiempo este hallazgo, lo postergara hacia un tiempo donde los testigos oculares y directos, y por enden los aludidos, ya no estarían en el reino de este mundo.
    El Diario consta de 149 folios sobre el día a día de su estancia en Venezuela entre 1951 y 1957. Los textos hallados están escritos a máquina, con notas a mano al margen y correcciones. Para la directora de la Fundación, Graziella Pogolotti, se trata de una "invitación a la relectura de Carpentier, al redescubrimiento de su obra a partir de las pistas que esta confesión parcial -como todas las confesiones- nos da sobre sus búsquedas y sus inquietudes".
    El autor del prólogo de Diario, Armando Raggi, explicó que el texto descubre el "tortuoso" proceso creativo de Carpentier, sus dificultades editoriales, los periodos de poca productividad creativa, su ocupación en la publicidad radiofónica y la televisión, pasajes enigmáticos y episodios de su estancia en París entre 1938 y 1939, así como sus frecuentes sueños y pesadillas.
    Al repasar detalles del texto, Graziella Pogolotti analizó que en 1951 cuando Carpentier está comenzando este diario "responde al apremio de una necesidad interna en un momento de crisis singular". "Necesita encontrar un interlocutor, una suerte de espejo en el que se reconoce y explora una vez más el lugar donde se encuentra, en aquel momento estaba terminando la elaboración de Los pasos perdidos, una novela que significó un punto de giro en su obra".
    "Al leer un diario como este podemos percibir hasta qué punto en la obra de un escritor está su experiencia, su vida", apuntó Pogolotti y adelantó que "tiene de todo", "elementos anecdóticos, de algún modo las mujeres que pasaron por su vida", y también están "algunos amigos y amigos que dejaron de serlo".
    Actualmente la Fundación sigue un plan de publicaciones críticas de su obra que ha incluido la novela Ecué Yambaó, trabaja ahora en Concierto Barroco y tiene en perspectiva "El arpa y la sombra, su última novela publicada, donde hizo un retrato elocuente de la soledad de un pontífice frente a sus decisiones trascendentales
    Para ese fin aseguran que disponen de la documentación esencial y la biblioteca personal de escritor con más de 4.500 volúmenes, un tesoro para dar a conocer y socializar.
    http://cultura.elpais.com/cultura/2013/12/27/actualidad/1388134459_519741.html



    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Alejo Carpentier (Dossier) Considerado como uno de los grandes escritores del siglo XX Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba