Some famous flappers were role models, either in real life or in the movies or other entertainment venues, and others only became famous later, but all looked wonderful in photographs of the  1920s.

Gilda Gray was not the first to dance the shimmy, but she made it popular nationwide in the 1920s.
 The young saloon singer went to New York to perform in vaudeville and joined the Ziegfeld Follies
in 1922. By then Gray was known as the Shimmy Queen, and made several Hollywood movies between
1919 and 1936.

Zelda Fitgerald was an author and the wife of F. Scott Fitzgerald. Her lifestyle made her a celebrity outside
 the literary world, and her husband called her “the first American Flapper.” The two were notorious
 for public
 partying, and their drunken antics were a staple of society headlines in the 1920s. From 1930 on, Zelda
was in and out of mental hospitals for the rest of her life.

Anita Page started her career in silent films and made an easy transition to “talkies” soon after.
She cranked out many films between 1925 and 1933, and came out of retirement occasionally to act
again until her death in 2008. At that time, she was hailed as the last silent film star.

Dorothy Sebastian went from college to musical theater to Hollywood, where she appeared in films
 for about fifteen years beginning in 1925. She was married three times (once to Hopalong Cassidy),
but was known for her long-term affair with Buster Keaton.

Norma Talmadge was one of the biggest silent film stars ever. Between 1910 and 1930, she acted in
160 films and produced 25! Talmadge was also a smart businesswoman. She and her much older
husband, Joseph Schenck, formed the Norma Talmadge Film Corporation in 1917, giving them
control over her work. The corporation generated profits way beyond what a film actress of the
 time could have made.


Bessie Smith began singing in minstrel shows and cabarets in 1912. She toured with vaudeville jazz shows
for two decades, singing the blues, and more importantly for history, recording music. Her last recording
session was in 1933; she died in an auto accident in 1937.

Clara Bow was called the “It” girl of the ’20s because she was so photogenic, every young lady wanted
what she had -and she had “it.” Her career was fast and furious, with 55 films between 1922 and 1933
and almost as many scandals. Bow retired from movies at age 30, married, and lived a quiet life until
her death in 1965.

Dorothy Parker wrote poetry, short stories, and essays, and was a founding member of the Algonquin Round Table,
 a group of fashionable writers and celebrities who met for lunch and drinks and whose lifestyles influenced the
smart set from 1919 to 1929.

Josephine Baker achieved some fame in New York as a singer, dancer, and comedienne, but when she went to Paris
 in 1925, she became an international superstar. Baker’s performances ranged from striptease to opera, and were
acclaimed from all sides. Baker became a French citizen in 1937. Her work with the French Resistance during World
 War II earned her the Croix de Guerre. Baker was also active in the Civil Rights movement in America. However,
during the 1920s, she was just the most exotic, sexy, and talented woman in Europe.

Norma Shearer appeared uncredited in the 1920 film The Flapper when she was 18 years old.
Between 1920 and 1942, she starred in dozens of films, many under the supervision of MGM executive
 Irving Thalberg, whom she married in 1927.

Edna Purviance was best known as Charlie Chaplin’s leading lady. She appeared in 40 films over a dozen years, 33 of them with Chaplin. She was romantically involved with him, but then married another man in 1938. Still, Chaplin kept her on his payroll until her death in 1958.

Marie Prevost was an actress who spanned the transition from silent films to talkies with ease. She appeared in 121 films between 1915 and 1936, including a half-dozen or so in which she portrayed a flapper. After her mother died in an auto accident in 1926, Prevost began drinking heavily and gained weight, and her career suffered. She went into a cycle of crash dieting and bingeing. In 1937, Prevost was found in her apartment, dead from heart failure due to malnutrition and alcoholism. She had died a couple of days before, and was only found because the neighbors complained of her dog barking.

Barbara Stanwyck made movies for 37 years, but is best remembered today for her TV series The Big Valley in the 1960s andDynasty II: The Colbys in the 1980s. Her first film role was an uncredited fan dancer in 1927. Stanwyck’s roles ranged widely, but she always played a strong woman. In the ’20s, she was as cute as a button.

Joan Crawford had a half-century career in film, and many film lovers only recognize her in later roles. But in 1925, she carefully crafted her entertainment persona as a flapper with a campaign of self-promotion. She worked hard for each film role, which led to more roles, until her career snowballed -just as she had planned.

Anita Loos was an author, screenwriter, and playwright, best known for writing Gentlemen Prefer Blondes, first as a magazine series, then a 1925 book, a 1928 film, a 1949 Broadway musical, and the 1953 film musical starring Marilyn Monroe. The story was inspired by Loos’ observations of Jazz Age love and temptation, and featured a flapper as the protagonist.

Coco Chanel had a brief career on stage in the early 20th century, but will always be known for her fashion designs and the line of clothing and perfume that carries her name. By 1920, the French designer had introduced her “chemise,” the simple, short, and loose dress that allowed flappers the freedom of movement to dance the night away.

Colleen Moore was probably the earliest film actress to be typecast as a flapper. She made thirty movies between 1917 and 1924. Moore was a valuable silent film actress with comedic moves and expression. Her “look” was an example to Jazz Age girls, with her short hair, skinny frame, and devil-may-care attitude. Moore later became known for the fantasy dollhouse she created.

Helen Morgan became famous as a nightclub singer in the speakeasies of Chicago during the 1920s. She also had success on the Broadway stage and in film in the 1930s, but alcoholism caught up with her. Morgan died in 1941 from cirrhosis of the liver at the age of 41.

(via Mental Floss)

Early Photos of Celebrities in Venice

These are some retro photos of very famous celebrities on vacation in Venice. The photos range from the 1940s to the 1970s.

Gene Tierney in Venice, 1945. “Laura” star Gene Tierney, wearing a striped short-sleeved shirt, lounges
 on a gondola boat.

Kirk Douglas in Venice, 1953. Hollywood icon Kirk Douglas, wearing a swimming suit and a necklace chainlet, signing on the thigh of painter Novella Parigini, wearing a strapless bikini and round earrings and a woman wearing a strapless polka-dotted bikini, Lido Beach.

Ernest Hemingway in Venice, 1954. “For Whom the Bell Tolls” Literary lion Ernest Hemingway, wearing a
 short sleeves shirt over a plaid shirt, his hurt arm bandaged, drinking vodka from the bottle.

Gary Cooper in Venice, 1955. Hollywood legend Gary Cooper, on a venetian gondola, lighting a cigarette,
the gondolier behind him.

Brigitte Bardot in Venice, 1958. French sexbomb Brigitte Bardot with her partner, the french jazz guitarist Sasha Distel, she is wearing a dress, a diamonds hairband and a precious necklace , surrounded by men in tuxedo.


Anthony Quinn and Barbara Steele in Venice, 1958

Elizabeth Taylor and Eddie Fisher in Venice, 1960. Elizabeth Taylor and Eddie Fisher visit Burano Island in the Venice lagoon in 1960. That year, they would costar in “Butterfield 8,” which would win Taylor her first Best Actress Oscar.

Salvador Dali in Venice, 1961

Sue Lyon in Venice, 1962. “Lolita” star Sue Lyon,wearing a strapless, striped swimming suit and holding her trademark sunglasses, portrayed lying on a gondola.

Paul Newman in Venice, 1963

Rod Steiger in Venice, 1963. With his wife Claire Bloom.

Warren Beatty in Venice, 1965. Actor and director Warren Beatty with a girlfriend poses near the Hotel Excelsior during the Venice Film Festival.

Claudia Cardinale in Venice, 1967. “Once Upon a Time in the West” star, Italian actress.

Catherine Deneuve in Venice, March 1968. French actress Catherine Deneuve on the set of the movie ‘Mayerling’,
 wearing a coat and a beret, a paintbrush in her mouth with photographer behind her.

Sean Connery in Venice, 1970s. Debonair Scottish actor Sean Connery, portrayed on a water taxi with his hair in a mess because of the wind, looking behind his back, in the venetian lagoon with Venice in the background.

Mick Jagger in Venice, 1971. Rolling Stone Mick Jagger, wearing a suit, sitting next to Bianca Jagger wearing a white poncho and sunglasses, in a gondola, with the gondolier behind them.

[via Izismile.com]






Unas frases:
*       Me echó una de esas miradas que se reservan  para los idiotas de cuarta categoría.
*       Hicimos el amor. Hicimos el amor en medio de la tristeza.
*       El dolor era para mi sólo como la mala suerte: lo ignoraba.
*       Hubo un poco de música; la vida parecía entonces un poco más agradable, mejor.

*       Marie: te amo; eres muy buena conmigo. 
Pero debo irme, no sé exactamente porqué; 
estoy loco supongo. Adiós.
*       Nunca sentía soledad; cuanto más 
separado de la especie humana se 
encontraba, mejor se sentía.
*       Nadie comprendería jamás lo que 
sufría Bukowski.
*       Examinar tu propia mente es lo 
peor que puede hacer un loco.
*       Los mayores inventos del hombre 
son la cama y la bomba atómica: el 
primero te aísla y el segundo te ayuda a escapar.

*       La mayoría de la gente va del coño 
a la tumba sin que apenas les roce el 
horror de la vida.
*       Yo siempre fui un solitario. Me cuesta
 empezar la vida cada mañana. No me 
importaría que todos los habitantes del 
mundo se muriesen.
*       ¿Qué demonios saca un hombre 
de pensar?, sólo problemas.
*       Significa que quiero pagar el precio 
que usted pone a su hija.
*       Para los jóvenes todo es nuevo; aún 
no están atrapados.
*       Nuestra sociedad la hemos 
formado con nuestra falta de espíritu; 
es como si nos la mereciésemos.
*       Cualquier cosa puede volver 
loco a un hombre porque la sociedad 
se asienta en bases falsas.
*       Sé lo bastante bueno en cualquier 
cosa y te crearás tus propios enemigos.
*       El alma libre es rara, pero la 
identificas fácilmente cuando la ves.
*       Un viaje de LSD te muestra 
cosas que no abarcan las reglas.
*       Hay veces que un hombre tiene 
que luchar tanto por la vida que 
no tiene tiempo de vivirla.
*       Olía a asesinato e incesto.
*       Ciento cuarenta pavos menos; enfermo, 
viejo, imbécil, desgraciado, verrugas en el alma.
*       Otra cosa en esta sociedad es lo que te 
hace daño... por eso necesitas todas esas porquerías.
*       No estaba seguro del todo de que 
aquello no fuese un montaje gigante del 
delirium tremens.
*       Tuve la sensación de que podía 
caer dentro de aquellos ojos.
*       Dejé atrás todo, salvo el oculto gozo 
de saborear ser.


"La máquina de follar" es más real 
que la vida misma. Bukowski nos muestra 
el mundo tal  cuál es sin hipocresía, 
sin eufemismos, sin medias tintas. 
Nos muestra el lado más profundo 
de la sociedad y del ser humano 
en general, aquello que subyace a 
todo nuestro ser y que se encuentra 
de alguna manera en todos nosotros, 
lo sepamos o no, lo aceptemos 
o no. Bukowski es un visionario, 
un maleducado y un poeta; por 
eso es tan bueno, por eso tiene 
tanto poder. Bukowski no tiene
 miedo, él solo ve, piensa, 
analiza y se expresa; nada 
de rodeos, y nada de fachadas
 y quedar bien. Bukowski lee 
directamente del borrador del 
libro de la vida y nos dice 
cosas que no nos gustaría 
escuchar, pero que inevitablemente 
están ahí desde y para siempre. 
Es un placer escuchar algo tan 
directo en los tiempos que 
corren; un placer y un 
descubrimiento y una cura de 
humildad para ese ser humano tan sobrenatural. 



http://librosenfrases.blogspot.com/2011/02/la-maquina-de-follar-charles.html



El libro clave detrás del nihilismo de True Detective

    El detective Rustin Cohle (Matthew McConaughey) investigando un asesino serial.

El policial que emite la cadena HBO, y que va por la cuarta entrega, no para de cosechar seguidores. De culto y con un público masivo a la vez, fundamenta su éxito en varios elementos. Uno, sin duda, es el guión y el curioso mundo literario de su guionista. 



Según reportó Los Angeles Times, Barack Obama piensa pasar el fin de semana viendo True Detective. Aparentemente el productor, a pedido del presidente mismo, le adelantó la primera temporada completa de esta exitosa nueva serie de HBO (ocho episodios) que velozmente está pasando de ser un fenómeno de culto a un éxito masivo. El resto de los mortales, tanto en el norte como en el sur, sólo llegamos hasta el episodio cuatro, no más, y tendremos que esperar semana tras semana para completar la primera temporada. Mientras tanto hay que matar el tiempo con algo más que rever los cuatro episodios ya emitidos. Esta nota propone un plan de acción para mitigar el síndrome de abstinencia que dispara la espera del próximo capítulo. Específicamente, compartimos un libro para la deconstrucción del aspecto filosófico de este policial negro. 



Primero, un poco de contexto. Hay varios motivos que explican la solidez de True Detective (los actores, el director, la banda de sonido- a cada elemento se podría dedicar una nota, y múltiples medios lo han hecho) pero la base de su excelencia está en el guión. A diferencia de la mayoría de las series, está escrita íntegramente por una sola persona. Nada de comité. Esto se siente. Sí, reúne las virtudes de un buen drama y es un brillante ejemplar del policial negro, pero se siente que es una obra que vino de la imaginación de un autor.



El guionista se llama Nic Pizzolatto. Nació en 1975 en Nueva Orleans y descubrió la literatura tarde, cuando estaba en la universidad estatal de Louisiana, inicialmente siguiendo una carrera en las artes visuales. Tuvo una infancia difícil y tras irse de casa, a los 17 años, nunca volvió a ver a sus padres. Estudió también en la Universidad de Arkansas tiempo durante el cual publicó varios cuentos en prestigiosas revistas. Se publicaron luego en el libro Between Here and the Yellow Sea (2006). Su primera novela,Galveston(2010)-situada en un submundo criminal de Louisiana y la costa sureña de Texas- ganó el Prix du Premier Roman de la Academia Francesa (por mejor primer novela de un extranjero). Pizzolatto trabajó brevemente como profesor de literatura pero disgustado por el mundo académico se fue a California a probar suerte con la Televisión, pero como autor de su propia serie. Lo logró. Ahora volvamos a la serie.


Breve síntesis. True Detective es un relato doble. Por un lado es el cuento de dos policías en el estado sureño de Lousiana, en 1995, investigando un bizarro e siniestro asesinato con rasgos satánicos. La primera escena, en la cual los detectives observan el cadáver de una mujer atada a un árbol en una actitud de postración, con cuernos de ciervo atados a su cabeza y su cuerpo desnudo cubierto de símbolos esotéricos, es escalofriante y perturbadora. Esta sensación se irá profundizando con cada avance de la investigación. El segundo relato de la serie muestra a los mismos detectives, diecisiete años después, mientras son interrogados -por separado- por otros dos detectives, casi mudos, que fueron asignados para rever el caso (el cual, evidentemente, no fue cerrado prolijamente).


Esta descripción es la carcasa, el motor narrativo, y funciona a la perfección. El interrogatorio de 2012 no interrumpe la acción de 1995. Aunque son dos carriles narrativos, no son paralelos ni van separados; al contrario, son complementarios — se entrelazan para hacer avanzar la acción.


En el interior de esta carcasa están las palabras; y en particular las del detective Rustin Cohle (protagonizado por Matthew McConaughey). Cohle es un nihilista con una fría y precisa elocuencia. A través de la investigación con su compañero, el más sólido y convencional detective Martin Hart (protagonizado por Woody Harrelson) Cohle delinea su sombría visión existencial en floridos monólogos, los cuales Hart rechaza tanto por su oscuridad como por su expresión barroca.


Los críticos han comparado a True Detective con la obra de Cormac McCarthy y hay algo de eso, pero hay una fuente mucho más importante, según ha explicado Pizzolatti en una entrevista con el Wall Street Journal, y es la obra del poco conocido pero muy prestigioso escritor de terror (en la tradicción de H.P. Lovecraft) Thomas Ligotti (Detroit, 1953). En particular su libro de no ficción The Conspiracy against the Human Race (La conspiración contra la raza humana, 2010). Este largo ensayo filosófico sobre el horror de la existencia, el terror del vacío cósmico, y el sinsentido de la conciencia humana frente la eternidad de la muerte es un texto clave en la bibliografía no documentada de True Detective. Si han seguido asiduamente a Rustin Cohle, fascinado y tal vez desconcertado por su postura frente a la vida, el libro de Ligotti será una revelación. La conspiración contra la raza humana fácilmente podría estar en la mesa de luz de Cohle. De hecho, muchos de sus monólogos, por abierta admisión de Pizzolatto, son resúmenes de las declaraciones de Ligotti.


Al final de esta nota listaremos una serie de entrevistas y artículos que servirán para profundizar sobre el mundo de True Detective, pero para los lectores que han llegado hasta acá y todavía no han visto la serie, recuperamos uno de los monólogos de Cohle (del tercer episodio):


Esto, (golpea un expediente de la investigación, lleno de fotos de mujeres asesinadas) de esto estoy hablando. Esto es lo que quiero decir cuando hablo de tiempo y muerte y de la futilidad. Hay ideas más amplias funcionando, principalmente lo que nos debemos entre nosotros, como una sociedad, para nuestras ilusiones mutuas. Después de catorce horas seguidas mirando estos cuerpos muertos, estas son las cosas en las cuales piensas. ¿Has hecho eso alguna vez? Los miras los ojos, aunque sea en una foto, no importa si están vivas o muertas, las podés leer de ambas maneras. ¿Y sabes lo que ves? Le dieron la bienvenida. No al principio, pero allí en el último instante hubo un alivio inconfundible. ¿Ves? Porque ellas tenían miedo y ahora vieron por primera vez cuan fácil era simplemente soltarse. En ese último nanosegundo, vieron lo que eran. Que tu, tu ser, se terminaba. Que todo el gran drama de la vida nunca fue más que un ensamble improvisado de presunciones y voluntad ciega. Y podías simplemente soltarlo. Finalmente saber que no tenias que agarrarte tan fuerte. Saber por fin que toda tu vida, todo tu amor, todo tu odio, toda tu memoria todo tu dolor, era todo la misma cosa. Era todo el mismo sueño, un sueño que tuviste dentro de un cuarto encerrado (señala su cabeza). Ese sueño sobre ser una persona. Y, después, como muchos sueños, hay un monstruo en su final.

Policial gótico, sur profundo

  • Sin título
Dentro de muy poco ya va a ser un lugar común escribir elogiosamente sobre la nueva serie de HBO, True Detective . Por eso voy a plantar mi bandera en la arena ahora y no hablar más del tema de aquí en adelante. Sólo van dos o tres capítulos pero me voy a arriesgar y declamar que esto es lo mejor que ha pasado en la TV desde The Sopranos y que una vez que cumpla su ciclo, Breaking Bad va parecer una cosita chica en comparación. Parafraseando el blog Biblioklept, es una serie que podrían haber escrito juntos Cormac McCarthy, James Ellroy y David Lynch. Voy a reproducir un dialogo del principio del primer episodio.
Estamos en el estado de Louisiana, en el profundo sur de los Estados Unidos. Vemos dos detectives en un auto, volviendo de la escena de un crimen, un asesinato macabro con rasgos satánicos. El investigador que conduce es el detective Martin Hart (Woody Harrelson), un tipo un poco cuadrado aunque de ninguna manera necio. A su lado está el torturado e enigmático Rust Cohle (Matthew McConaghey) que se ha unido hace poco a la fuerza. Le dicen “el contador” porque lleva siempre consigo un enorme cuaderno -como un libro de actas- donde toma notas y dibuja. El paisaje es desolado pero verde.
Tras un largo silencio habla Cohle: “La gente, acá, ni sabe que existe otro mundo. Podrían estar viviendo en la maldita luna.” Hart: Hay todo tipo de guetos en el mundo.
Cohle: Es todo un gueto, man . Una enorme cloaca en el espacio.
Hart (tras un largo silencio): Hoy esa... escena. Es la cosa más jodida que he visto. ¿Te puedo preguntar algo? ¿Eres cristiano, sí?
Cohle: No Hart: ¿Para qué tienes la cruz, entonces, en tu departamento?
Cohle: Es una forma de meditación.
Hart: ¿Como es eso?
Cohle: Contemplo el momento en el jardín, la idea de permitir tu propia crucifixión.
Hart: ¿Pero no eres un cristiano? ¿Entonces en qué crees?
Cohle: Pienso que la gente no tendría que hablar de este tipo de cosas en el trabajo.
Hart: Esperá, esperá. Hace tres meses que estamos juntos y no escucho nada de ti. Hoy, en lo que nos metimos, ahora... Haceme una cortesía ¿Ok? No estoy intentando convertirte.
Cohle: Ok. Yo me consideraría un realista, pero en términos filosóficos soy lo que se llama un pesimista.
Hart: Ok. ¿Qué significa eso?
Cohle: Significa que no soy divertido en las fiestas.
Hart: Dejame que te cuente, no eres tan fabuloso fuera de las fiestas tampoco.
Cohle: Creo que la conciencia humana es un trágico traspié en la evolución. Nos volvimos demasiado conscientes de nosotros mismos. La naturaleza creó un aspecto de la naturaleza separada de sí misma. Somos criaturas que no deberían existir por ley natural.
Hart: Eso suena como una porquería total.
Cohle: Somos cosas que trabajan bajo de la ilusión de tener un ser, una secreción de experiencia sensorial. Programados con la seguridad total de que cada uno es alguien. Cuando de hecho cada uno es nadie.
Hart: No iría diciendo esas cosas por acá. La gente de estos lados no piensa así. Yo no pienso así.
Hart le dice a Cohle que no hable más idioteces pero el contador mete una última palabra: “Tengo un mal sabor en mi boca. Aire caliente. Aluminio. Ceniza. Puedo oler la psycoesphera.” Se enfada Hart y declara que de ahora en adelante el auto se convierte en un lugar de contemplación silenciosa.
Las mejores obras de arte, a su primera aparición, demandan silencio. Mientras espero los próximos capítulos de True Detective pienso ver los viejos, callado y en un estado de asombro y gratitud.
Artículos recientes en medios extranjeros


'True Detective' Writer Nic Pizzolatto Tells Tall Tales (Men's Journal)

Hear Nic Pizzolatto's advice for young writers (Simon & Schuster. Video)
Making True Detective (HBO. Video CON SPOILERS)

Nic Pizzolatto's on his novel Galveston (Simon & Schuster. Video)

Nic Pizzolatto. Profile  (The Last Magazine)

Nic Pizzolatto, the brooding poet behind 'True Detective' (Los Angeles Times)

Writers Guild Interview

10 Questions with 'True Detective' Creator Nic Pizzolatto (Lit Reactor)

Interview: Nic Pizzolatto, creator/writer of HBO's True Detective (The Arkham Digest)

"Where I came from a lot of people viewed violence merely as efficient communication"(Feedbooks)

'True Detective' writer Nic Pizzolatto discusses reviving the TV anthology (The Times Picayune)

Influences | Nic Pizzolatto, novelist (The Courier-Journal)

The Most Shocking Thing About HBO’s ‘True Detective’ (The Wall Street Journal)

'Let The Actors Do Their Work:' A Conversation With 'True Detective' Director Cary Joji Fukunaga (Forbes)

Writer Nic Pizzolatto on Thomas Ligotti and the Weird Secrets of ‘True Detective’ (The Wall Street Journal)

http://www.revistaenie.clarin.com/escenarios/television/True-Detective_0_1076892316.html