728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    domingo, 15 de septiembre de 2013

    Murió el sociólogo estadounidense Marshall Berman (biografía y textos)

    Filósofo, docente, y autor de textos clásicos como “Todo lo sólido se desvanece en el aire”.  Sufrió un infarto fulminante ayer, en la ciudad de Nueva York, donde residía.


      Marshall Berman murió ayer 11 de septiembre a los 72 años en Nueva York, Estados Unidos.  Escritor, filósofo y docente, sus trabajos sobre economía, arte y cultura fueron moldeados por su inmersión temprana en la obra de Karl Marx.



      Berman había nacido en el Bronx neoyorquino en 1940, en el seno de una familia judía. Fue profesor de ciencia política en la universidad de la ciudad de Nueva York, participó de varias publicaciones de izquierda y fue un colaborador de The New York Times y The Nation, entre otros.
      Entre sus libros sobresalen “La política de la autenticidad” y “Aventuras del marxismo”, pero sin duda su obra más conocida fue "Todo lo sólido se desvanece en el aire", un título tomado del Manifiesto Comunista que cuenta una historia crítica la modernidad, desde el "Fausto" de Goethe a Jones Beach. Lo publicó hace más de treinta años, y se convirtió rápidamente en materia de estudio en universidades y posgrados de varias disciplinas. Como escribió la revista The Tablet, Berman será recordado por ese visionario libro publicado en 1982:

      Fue una revelación, una evocación y a veces un poema en prosa con pies de página. Acá abrazó a Marx como un profeta, guiado no tanto por la ira del viejo testamento, sino por la idea de que lo que podría recién estar haciéndose visible en el mundo sería “una asociación en cual el libre desarrollo de cada individuo es la condición para el libre desarrollo de todos.” Este Marx, para él, fue “uno de los primeros y más grandes modernistas.”
      Por modernismo quiso decir “cualquier intento de hombres y mujeres de convertirse tanto en sujetos como los objetos de la modernización, de tomar de riendas el mundo moderno y sentirse cómodos en el”. Pero en “Todo lo sólido se desvanece en el aire”, Marshall no anunciaba un futuro visionario, sino que celebraba, y se preocupaba, por las posibilidades del presente. “Ser moderno – escribió- es experimentar la vida personal y social como un torbellino… Ser moderno es sentirse en casa en el torbellino, de hacer propio sus ritmos, de moverse dentro de sus corrientes en búsqueda de las formas de la realidad, de la belleza, de la libertad, de la justicia, que permite su fluir ardiente y peligroso.”

      Marshall Berman (Bronx, Nueva York, 1940 – 11 de septiembre de 2013)1 fue un filósofo marxista y escritor estadounidense de origen judío.

      Escribió una serie de libros influyentes en la sociología de la cultura tales como "La política de la autenticidad", "Aventuras en el marxismo" pero fue con "Todo lo sólido se desvanece en el aire", considerado uno de los libros más influyentes del siglo XX, que logró reconocimiento internacional. Inspirado en las tesis de Karl Marx, fue creando desde esa base sus ideas sobre modernismo y modernidad donde se entiende la cultura contemporánea como un mito permanentemente recreado, tomando así el enlace temático sugerido por la Escuela crítica acerca de entender la modernidad como irracionalidad contenida en racionalidad y "mito ilustrado". Sin embargo, gran parte de sus impulsos creativos y trabajo intelectual tiene una formación liberal. Eso se ha profundizado desde los años 90, en un marcado seguimiento por el arte visual contemporáneo y su afición reconocida por Nueva York, su ciudad natal, la cual ha estudiado urbanística y culturalmente de manera magistral a lo largo de su vida.
      Modernidad y sub-desarrollo

      Como muchos pensadores estadounidenses, al estudiar profundamente su país se han encontrado con que los enlaces culturales lo van acercando al sur inconscientemente, tal como sucede de manera análoga con el trabajo intelectual de Harold Bloom a través de su idea de canon. La modernización incompleta latinoamericana, compleja trama híbrida, se encuentra en las mismas manifestaciones culturales estadounidenses que operan como "pasaporte fantasma" a espaldas de Europa; su comprensión sólo puede ser entendida en clave de tragedia.
      Ser modernos es encontrarnos en un entorno que nos propone aventuras, poder, alegría, crecimiento, transformación de nosotros y del mundo y que, al mismo tiempo, amenaza con destruir todo lo que tenemos, todo lo que sabemos y todo lo que somos...

      Todo lo sólido se desvanece en el aire (Autor: Marshall Berman)



      INTRODUCCIÓN

      En esta primera parte, Berman nos habla en su capítulo de introducción acerca del su punto de vista sobre el modernismo dividiéndole en tres fases las cuales son:

      o   Comienzos del siglo  XVI hasta finales del Siglo XVIII
      o   Siglo XIX
      o   Siglo XX

      Para Berman el hombre moderno es aquel que se encuentra con un mundo en el que similitud y desigualdad son pan de cada día; El hombre moderno se encuentra expuesto a trasformaciones, avance, inteligencia, conocimiento pero también, a destrucción y perdición y, es básicamente esto lo que representa a la modernidad como una notable contradicción de lo que es y no es a la vez.

      Berman inicia con la modernidad de la época que inicia con el siglo XVI y finaliza hacia el siglo XVIII, bajo este parámetro él  nos habla  de aquella humanidad que hasta ahora comienzan a experimentar los comienzos de la vida moderna, una sociedad que no sabe a ciencia cierta lo que viene a su futuro y lo que debe afrontar, hasta ahora en este época, se empieza a hablar de ´´modernidad´´ sin saber si quiera el uso adecuado del término, es básicamente una sociedad que está a punto de caer en la revolución total de lo que hasta ahora habían vivido.

      En una segunda instancia Berman sigue expresando ´´la modernidad´´ en otra fase y, esta contempla la época del siglo XIX. En donde ser modernos es saber vivir en esta experiencia de vida (tiempo presente), es ser capaz de afrontarla y poderla transformar, es crecer con ella pero no dejar que esta crezca más que nuestro propia evolución; de igual forma el hombre moderno está atento a lo que dicha modernidad con lleva y, no se deja acobardar frente al cambio, al contrario aun conociendo sus amenazas y contradicciones, es su saber lo que le permite manipularla. 
      Otro aspecto importante de la vida moderna, es su misma contracción, un ejemplo expuesto en el texto no habla de las maquinas, las cuales se encuentran dotadas de cualquier cantidad de propiedades funcionales, de uso y de su productividad que aunque hacen más fructífero el trabajo humano también provocan una industrialización la cual genera en esta humanidad pobreza, hambre, desempleo ya que su eficiencia resta el trabajo obrero que durante décadas desempeñaban y que era aquel trabajo su sustento para vivir.


      En tercera instancia Berman no habla de la modernidad en el siglo XX, en donde el proceso de modernización abarca la humanidad entera, en la que la cultura del modernismo consigue expandirse y es su expansión lo que produce la fragmentación de este ideal moderno lo cual lleva la perdida de sus raíces, pero ahora,¿ Cuáles son las raíces de la modernidad? Fundamentalmente, se habla de su contradicción constante en relación a la medida con que esta misma avanza, pero de qué sirve esa contradicción si no hay una humanidad capaz de sobrellevarla, de no dejarse manipular por lo existente, de ser capaz de apreciarla pero al mismo tiempo más allá de aceptarla, estar en capacidad de tener criticidad y manipularla. Para esto entonces, sería importante empezar por conocernos, y a tener en cuenta ese pasado que nos antecede durante toda nuestra existencia puesto que por muy atrás que allá quedado, fue ese 1 él nos trajo hoy en día al 2, y es evidente que sin ese primer paso no hubiésemos podido llegar al  segundo.



      CAP 1:

      EL FAUSTO DE GOETHE: LA TRAGEDIA  DEL DESARROLLO


      Primera metamorfosis: el soñador
      Segunda metamorfosis: el amante
      Tercera metamorfosis: el desarrollista
      Epílogo: La época fáustica y la época seudofáustica.


      El capítulo nos habla de EL FAUSTO DE GOETHE, el cual se presente como un persona lleno de un mar de profundidad desde su imaginación, una gran inteligencia política y económica que lo llevan a desarrollar su aspiraciones del futuro así como también, es un personaje sensible y con percepciones especiales en su vida.

      La obra del Fausto de Goethe presenta el desarrollo moderno de la sociedad occidental, en esta obra es importante resaltar que durante todo su proceso el ideal cultural del ´´autodesarrollo´´ se ve influenciado bajo el desarrollo económico como su motor esencial de funcionamiento; Y en esta medida entonces, es importante cuestionar sí es este mismo ideal cultural el motor que durante años ha tenido una sociedad en general para auto desarrollarse en cada aspecto personal de su propias vidas es decir, que el deseo de aspiración en función a ser un personaje intelectual de gran sabiduría no rige entonces este ideal  sino más bien, el motor de la ambición económica y material lo que promueve este desarrollo.

      Por otro lado, en Fausto se muestra que la única forma de transformación del hombre se da solo cuando todo su entorno del mundo físico, social y moral también cambia.

      La obra se desarrolla desde 3 metamorfosis, y de esta forma se prosigue a dar una serie de afirmaciones presentadas por el autor que a mi modo de ver se tornan interesantes e importantes de mencionar:

             
      En la primera metamorfosis: él soñador.
      Su cultura se ha desarrollado apartado de la totalidad de la vida.

      Los poderes de su mente al volverse a su interior se han vuelto contra él, convirtiéndose en su prisión.
      El re descubrimiento de los sentimiento infantiles, pueden liberar tremendas energías humanas, que pueden entonces generar poder e iniciativa para el proyecto de reconstrucción social.


      En la segunda metamorfosis: el amante.
      Confianza en sí mismo.
      Su trágico romance no se hubiese desarrollado si no fuesen por sus espiritus afines desde el comienzo.
      El crecimiento humano tiene sus costes humanos, todo lo que desee deberá pagar el precio, y el precio es alto.


      En su tercera y, última metamorfosis: el desarrollista.
      Conecta sus impulsos personales con las fuerzas económicas, sociales y políticas que mueven el mundo.
      Aprende a construir y a destruir.

      Se lucha por cambiar no solo su propia vida, sino también la de todos los demás.
      Para el desarrollista, dejar de moverse, reposar en la sombra, dejar que los ancianos lo envuelvan, es la muerte.

      De esta manera es ya pertinente mencionar que la obra del fausto de Goethe nos muestra esa primera fase de nuestro propia desarrollo, es un ejemplo que nos ayudaría a concebir en una primera medida esa verdad precisa que se acerca cada vez más, la cual nace de la idea innegable del proceso de crecimiento en todo ámbito que cada humano lleva consigo mismo.



      CAP. 2: Todo lo solido se desvanece en el aire: Marx, El Modernismo y La modernidad.

      POSTURA 1:

      Marx ve la vida moderna como un todo en donde existen 2 dualidades:

      - MODERNIZACIÓN: Político – Económica.
                                            Arte – Cultura – Sensibilidad.
      Marx presenta: ‘’ Todo lo solido se desvanece en el aire´´ como la descripción de lo que era la sociedad burguesa moderna.
      En este sentido, todo lo que está estable tiene a desaparecer, tiende a quebrantarse.
      Esto puede relacionar con el principio de todas las cosas: Todo lo vive, muere. Todo lo que existe deja de existir o al menos sufre alguna transformación.


      En este caso esto no es un dejar de existir de forma completa, es decir no se trata de que todo muere sino más bien, de que todo está en un constante cambio, para ejemplificar más esto que acabo de exponer me retomo a al caso más evidente el ser humano:
      Según lo que dice la ciencia y todos los estudios realizados en el proceso de evolución biológica hace millones de años atrás nosotros la raza humana éramos conocidos en este mundo  como una especie de Homo Habilis y hoy en día somos parte de la especie Homo Sapiens Sapiens, lo que sugiero con este breve ejemplo es que este proceso de transformación y evolución que nosotros mismos hemos sufrido, y que muy probablemente vamos a seguir sufriendo cuando en futuro gracias a las condiciones atmosféricas soportadas nuestro propio organismo deba desarrollar anticuerpos o formaciones externas que nos permitan muy posiblemente una protecciones frente a las condiciones ambientales en las que debamos estar, también lo sufren el resto de lo existente.


      Lo importante no es solo tener conocimiento acerca de estos cambios sino más bien empezar a concientizarnos que la naturalidad de todo está en esta transformación constante, y que como diseñadores debemos entonces pensar siempre a la hora de diseñar en totalidades que comprendas 3 factores importante: pasado, presente y futuro; dicho factores son entonces los criterios primordiales de estudios y análisis complejos cada uno como diseñadores debe evaluar a la hora de diseñar, con esto entonces pensando en una totalidad y de esta totalidad desglosar variables podríamos encontrar respuestas a necesidades o problemas particulares y son las respuestas a estas particularidades lo que nos llevaría a producir cambios en la GLOBALIDAD, si entendemos el principio de que el cambio en las pequeñas cosas a futuro generar respuestas en la totalidad.


      POSTURA 2:

      Al igual que Marx comparto en una pequeña parte la postura que presenta en base a la burguesía en donde se siente maravillado por los alcances al que la misma mediante su metodología y estrategia ha conseguido pero, me cuestiona entonces pensar en el apoyo que se le da a esta forma de proceder.
      Es pertinente resaltar que aunque los logros obtenidos de la industrialización y las ganancias en el desarrollo económico de ciudades han sido grandes, también la manera en como se ha sobre-explotado, desbastado y destruido toda esta mano obrera que antes eran los medios de generación de ganancias para la sociedad,  ha sido también injustificable ya que en ninguno de los casos la clase obrera y artesana ha debido pagar con sus vidas, los beneficios que estos procesos de industrialización han traído.

      De esta forma; ¿Hasta qué punto se debe congraciar la humanidad  con los avances de carácter tecnológico, científico, económico que el mundo ha obtenido? si para conseguir esto nos hemos convertido en una sociedad esclava del consumismo, dependiendo de todo un sin número de objetos que hacen por  ‘’nosotros’’ ; Además de perder la oportunidad de todo aquel trabajo que propiamente podríamos nosotros desarrollar y de esta forma obtener un desarrollo de habilidades motrices que en la actualidad carecemos porque han sido las maquinas las que realizan las actividades que nosotros deberíamos realizar.

      Es importante mencionar también que el desarrollo y la industrialización no son sucesos nefastos al contrario, el progreso y el avance que han dado a estas sociedades han sido magnificas, pero se debería pensar, ¿Hasta qué punto hoy en día, hemos dejado de ser los manipuladores de estos inventos y, nos hemos convertido en los objetos manipulables?

      En la actualidad, observamos que nos hemos vueltos esclavos de la tecnología (como se puede evidenciar en el video presentado en la parte inferior acerca del BlackBerry), es por esto que invito a entender que estos objetos son solo los MEDIOS por los cuales podemos facilitar algunos aspectos en nuestras vidas como por ejemplo la comunicación, PERO esto no pretender que aunque sean facilitadores sean entonces INDISPENSABLES para nuestra existencia y, por esta razón nos volvamos en esclavos de ellos.



      CAP 3: BAUDELAIRE: EL MODERNISMO EN LA CALLE

      Es interesante detenerse y pensar un poco acerca de una de los pensamientos que expresa Baudelaire en el heroísmo de la vida moderna;  nos habla acerca de ese verdadero pintor que está en capacidad de captar el carácter épico de la vida de hoy y hacernos sentir Grandes por ser quien somos y vivir en la época en la que vivimos.

      Ahora bien que pasaría entonces y si suponemos que estos pintores del siglo XIX, son llevados a nuestro actualidad y decidimos cambiar de actores para pensar en los diseñadores del siglo XXI; Diseñadores que sean capaces de hacer sentir ‘’Grandes’’ a sus usuarios por medio de todo lo que diseñan tanto en productos tangenciales como intangibles para ellos; entendiendo que la grandeza no se define como ‘’superioridad’’, sino al contrario entender grandeza como el atributo que se le da al usuario por medio del cual este siente apropiación y gusto por lo que tiene, por lo que es y por quién es, en este caso la grandeza estaría medida por aquello que le permitiría al usuario generar en él un sentido de placer al disfrutar lo que adquiere, en un ejemplo de esto en  cuestiones materiales sería: ¿Qué pasaría sí como diseñadores nos encargamos de comunicar que todo bien material expuesto para la sociedad hace parte de un sin fin de cosas que pertenecen a la modernidad y que la riqueza de estas por mucha variedad que exista, no va a cambiar?

      Es decir,  aunque de un ‘’bien material’’ existan muchas versiones y tipologías del mismo principio funcional, la riqueza de este no está en la mejorías que se le otorgan al pasar del tiempo sino al contrario, la riqueza es en su USO y principalmente el atributo FUNCIONAL que presta para cada usuario.
      Tal vez, convirtiendo  a cada Diseñador en un pintor de la vida moderna como lo expresa Baudelaire, lograríamos que todos estos ´´pintores´´ intentaran causar en la sociedad un cambio en sus propios conceptos en la adquisición de bienes materiales ‘’modernos’’, en donde la importancia de compra no sea la última versión en el mercado sino el entendimiento de su USO y FUNCIONALIDAD.



      CAP. 4: SAN PETERSBURGO: EL MODERNO DEL SUBDESARROLLO.


      Algo para resaltar en el ensayo que presenta Berman es: la visión de San Petersburgo durante los siglos XIX y XX, como una ciudad en donde las tradiciones son de carácter moderno y nacen de la existencia de la misma ciudad como símbolo moderno, en donde la sociedad es la atrasada; Ahora bien, que pasaría si planteáramos esta misma situación en Colombia y en nuestra realidad, ¿Cómo se comportaría la sociedad Colombiana frente a sus propias tradiciones?, ¿Seremos también una sociedad atrasada? y ¿Nacen en nuestra ciudad tradiciones que son llevadas a que se viva en una sociedad moderna?.

      Es  interesante plantear esta misma situación acá,  se podría pensar que tal vez nuestro problema de país tercermundista se debe a  él como se vivió o vive la modernidad en Colombia, si entendemos que es un país subdesarrollado puesto que  los niveles de pobreza son muy altos, y existe gran población dentro de la marginalidad además de la desprotección de los ancianos, los niños y las madres cabeza de familia también,  posee  una deuda externa elevada lo que  impide la inyección de capital propio y para añadir,  no cuenta con una macroeconomía estable o una economía en desarrollo, ni con alto índices de empleo o altos índices en un buen nivel de vida de sus habitantes pero bien, el problema del subdesarrollo que vivimos debe tener una razón de fondo o para así decirlo un motivo que viene de décadas atrás en donde tal vez la sociedad sea el factor clave de nuestro estado actual.


      Me atrevería a decir que al hablar de  la sociedad se podría empezar con que para ser modernistas se necesitar ser  un grupo de diferentes colectivos trabajando en pro de nuestro propio beneficio, entendiendo lo propio como una totalidad del bienestar completo de toda una sociedad, en donde no solo sean las clases altas y medias las relativamente beneficiadas sino, exista un  cumplimiento completo de beneficios para todas las clases sociales; Si entendemos que el pensamiento colectivo es lo que nos llevaría a todos a un desarrollo y progreso como comunidad colombiana que somos, tal vez los problemas que se avecinan no serían tan graves y quedaría la posibilidad de encontrar algunas soluciones porque no serían unos pocos trabajando en sus beneficios sino,  todo un colectivo, luchando por su bienestar  y el bienestar del otro, en el que la estabilidad  o el equilibrio social genere una estabilidad total.

      Por otro lado, ¿Qué pasa con nuestra falta de identidad?, Una sociedad que vive y sigue las tradiciones ajenas sin identificar cuáles son sus propias tradiciones, no podría entenderse nunca  como sociedad ya que, para para ser sociedad  moderna se debería pensar en  nuestras raíces, no en la modernidad que viven agentes de personas ajenos a nuestra realidad.

      Lo importante entonces,  es pensar en nosotros para llegar a construir un mañana propio, ¿Cómo ser una sociedad moderna si acoplamos lo que otros hacen para ellos  y no para nosotros? Es ilógico pensar que se puede conseguir un desarrollo o un pensamiento moderno si lo que acoplamos a nosotros no nace de nuestras raíces sino de las raíces de otros…





      CAP. 5: EN LA SELVA DE LOS SIMBOLOS: ALGUNAS OBSERVACIONES SOBRE EL MODERNISMO DE NUEVA YORK.



      Jacobs nos presenta una visión diferente de la modernidad en donde se resalta la actitud, así como lo llama Baudelaire de  ‘’Tomar un baño de multitud’’. Esta visión nace de los años 70´s donde los modernistas de la década de  1.950 empiezan a enfrentarse al mundo de la autopista. Este enfrentamiento no tiene razón de ser si no se llega a una fuente de vida nueva como se menciona en la lectura que genere energía a esta modernidad. Acá entonces, lo interesante es que dicha visión posee esta característica y dicha característica se encuentra presente en nuestra cotidianidad es decir que está presente en nosotros mismos el sentido dela modernidad.


      De esta forma, esta visón nace de nuestra vida cotidiana en las calles y así pues, lo cuestionan té seria pensar en si se debería, hacer caso en mantener con vida el viejo ambiente de nuestras calles ya que es el único capaz de nutrir las experiencia y los valores modernos ó más bien, ignorar la libertad que sugiere la calle y por el contrario implementar el mundo de la autopista que propone una renovación a lo que décadas atrás hemos estado acostumbrados y en la pequeña medida que esta ha cambiado nosotros también lo hemos hecho.


      Pues bien, esta idea del mundo de la autopista nos traer consigo más allá de una renovación, una destrucción de nuestras calles para dar paso a construcciones de rascacielos, centro comerciales, grandes autopista, construcciones urbanas en viviendas etc.,  depurando cualquier rastro de nuestras raíces y planteando un esquema  totalmente diferente. En esta medida entonces, ¿Qué sería lo correcto?  Persistir  con nuestra identidad descubriendo la modernidad en lo que cotidianamente vivimos o por el contrario, dejar atrás todas estas experiencias y reconfigurar nuestros territorios despojándonos de lo nuestro para adquirir algo nuevo y así apropiarlo como nuestra modernidad.


      En mi opinión, para mí lo ideal sería fusionar ambas, donde el sentimiento de la cotidianidad y las raíces no sean perdidas pero de igual forma se pueda abrir paso a nuevos esquemas a nuevas estructuras de pensamiento en la medida en la que estas no sean producto de los imaginarios que otros proponen sino, sean el resultado de reconfigurar nuestra identidad como sociedad para asi generar nuevas combinaciones y de esta forma lograr nuevos espacios de modernidad los cuales contengan granos de nuestra identidad.

      Santos García Zapata

      Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

      Sitio Web: Editor Director

      • Blogger Comments
      • Facebook Comments

      0 comentarios:

      Publicar un comentario

      Item Reviewed: Murió el sociólogo estadounidense Marshall Berman (biografía y textos) Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
      Ir Arriba