728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    domingo, 25 de agosto de 2013

    "Necrópolis", una de las novelas imprescindibles sobre el Holocausto.

    Contar la historia

    Volver al pasado propio o ajeno es una de las maneras de cubrir sus fisuras y grietas. Es lo que ha hecho Boris Pahor, cuando regresó al campo de concentración donde había sido deportado por los nazis, historia que narra en "Necrópolis", una de las novelas imprescindibles sobre el Holocausto.



    “Tenía 22 años, un bebé, y estaba aterrada”. Una frase. Eso fue lo que les pidió el periodista Roberto Herrscher a los participantes de “Contar la historia”, el seminario de perfiles y crónicas sobre personajes y hechos del pasado que dictó en Buenos Aires hace dos semanas. A su turno, los asistentes mencionaron las razones por las que estaban allí. Luego Herrscher les solicitó que repitieran la frase o idea que más los había sacudido de todas las que habían escuchado. Porque así se debe empezar una historia: con aquello que nos queda grabado en la memoria. La mayoría repitió aquella que había lanzado minutos antes Josefina Giglio, periodista cuyos padres desaparecieron en 1976. La escuchó de boca de la vecina a la que los habían entregado –a ella y a su hermanito de meses– cuando un grupo de tareas irrumpió en su casa y se llevó a su madre. Ella tenía entonces 6 años, y sólo recordaba que esa mujer había reaccionado como ante un estorbo: “¿Qué quieren que haga yo con estos chicos?”. Ya de adulta, Josefina buscó a esa vecina. Para entender, para acomodar su historia. La encontró. “Siempre me pregunté qué había sido de ustedes –le dijo–. ¿Pero cómo querías que reaccionara? Tenía 22 años, un bebé, y estaba aterrada”.
    Volver al pasado propio o ajeno es una de las maneras de cubrir sus fisuras y grietas. Es lo que ha hecho Boris Pahor –a quien le dedicamos esta tapa de Ñ–, cuando regresó al campo de concentración donde había sido deportado por los nazis, historia que narra en Necrópolis, una de las novelas imprescindibles sobre el Holocausto. La lista de testimonios como el de Pahor es infinita, porque el terror es cíclico y persiste en regresar. A veces en forma camuflada, como cuenta el documental The unfinished film que se exhibe por estos días en Proa, hecho con fragmentos de filmaciones de propaganda nazi sobre la vida de los judíos en el Gueto de Varsovia. Ese relato que manipulaba la realidad terminó desmoronándose frente a esas otras voces que, como la de Pahor, son un relámpago de luz sobre las oscuridades del pasado. Lo demás son fuegos de artificio que más tarde que temprano, se consumen a sí mismos. 
    Boris Pahor (* 26 de agosto de 1913 en TriesteItalia) es un escritor esloveno.
    Tras la anexión de Trieste por parte Italia, Pahor, de la minoría eslovena, presenció aún siendo un niño cómo en julio de 1920 la casa de la cultura eslovena (Narodni dom) de esa ciudad era incendiada por los fascistas. Cuando estaba en la escuela, Mussolini prohibió el uso del esloveno.

    Boris Pahor.
    Realizó estudios de secundaria en el instituto de Koper y en el seminario de sacerdotes de Gorizia, donde estudió teologíadurante dos años. En 1940 fue enviado a Libia. En Italia trabajó después como traductor de oficiales prisioneros yugoslavosen Bogliaco, en el lago de Garda.
    Tras la caída del régimen fascista, se alistó en el Frente yugoslavo de liberación. En 1944 fue hecho prisionero por los colaboracionistas y después trasladado al campo de concentración de Natzweiler-Struthof. Algunos de sus relatos se basan en las experiencias de ese período, como por ejemplo su novela Nekropola (Necrópolis, cuya traducción al castellano ha sido editada en mayo de 2010 por Anagrama)
    Tras su liberación estudió en Padua, donde se doctoró con un trabajo sobre el poeta esloveno Edvard Kocbek.
    De 1953 a 1975 fue profesor en un instituto de Trieste. En 1955 publicó la novela Mesto v zalivu (La ciudad en la bahía), en1956 Nomadi brez oaze (Nómadas sin oasis), en 1975 Zatemnitev (Oscurecimiento) y en 1978 la novela autobiográficaSpopad s pomladjo ("Lucha con la primavera"). En V labirintu (En el laberinto) regresó a las experiencias vividas durante su internamiento en los campos de concentración.
    Dentro de su obra crítica destaca un estudio histórico-literario sobre Srečko Kosovel. Durante muchos años fue editor de la revista Zaliv (La bahía). En 1984 salió a la luz su correspondencia con Edvard Kocbek de 1940 a 1980 .
    Su obra presenta afinidades con las de Primo LeviJorge Semprún e Imre Kertész.
    Boris Pahoe ha sido criticado por su "nacionalismo extremo" en favor de Tito y del tentativo de anexionar la italiana Trieste a su Yugoslavia, llegando hasta negar la tragedia de las Foibe

    Obra

    • Moj tržaški naslov 1948.
    • Mesto v zalivu 1955.
    • Vila ob jezeru 1955.
    • Nomadi brez oaze 1956.
    • Kres v pristanu 1959.
    • Onkraj pekla so ljudje 1961.
    • Nekropola 1967Necrópolis, trad. de Barbara Pregelj. Barcelona: Anagrama, 2010.
    • Varno naročje 1975.
    • Zatemnitev 1975.
    • Spopad s pomladjo 1978.
    • V labirintu 1984.
    • Zibelka sveta 1999.
    • Dihanje morja 2001.
    • Notranji odmevi 2003

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: "Necrópolis", una de las novelas imprescindibles sobre el Holocausto. Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba