728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    domingo, 5 de mayo de 2013

    LOS RUSOS Y LOS OTROS


    Convertido en uno de los nombres más relevantes de la nueva literatura francesa, Emmanuel Carrère parece haberse decidido definitivamente por narrar las vidas de los otros, personajes en general extremos o protagonistas de situaciones límite y, sobre todo, bastante lejanos a su tranquila juventud de lector encerrado, aspirante a escritor. Limónov narra la vertiginosa vida del escritor ruso que enfrentó a Putin, fundó un partido nacionalista bolchevique y sufrió arrestos por todo eso, pero convirtiéndose en el ídolo de los jóvenes intelectuales.







     Por Juan Pablo Bertazza
    Al promediar el libro que nos ocupa, Emmanuel Carrère cuenta que la frase que sigue se la escuchó por primera vez a su amigo Hervé Clerc: “El hombre que se considera superior, inferior o incluso igual que otro hombre no comprende la realidad”. En esa frase de un sutra budista, radique acaso una vía de ingreso a la esencia de la literatura. Pero, sobre todo, la frase encarna a la perfección una idea que recorre cada libro de uno de los escritores franceses más destacados del momento, Emmanuel Carrère. Sus libros parecen ser, en todos los casos, la respuesta a una pregunta que implica y construye, desde distintas modalidades, la relación con el otro. ¿Qué sensaciones puede inspirar un asesino serial? Esa es, por ejemplo, la cuestión que aborda Carrère en El adversario, novela sobre Jean-Claude Romand, un criminal condenado a prisión perpetua en 1993 por matar a su mujer y sus hijos. La novela tuvo su versión cinematográfica dirigida por Nicole Garcia y protagonizada por Daniel Auteuil, que llevó a Carrère no sólo al éxito literario sino también al hallazgo de un registro que ahora parece definitivo. Luego apareció Una novela rusa, acerca de su abuelo materno, colaboracionista nazi que tuvo una vida trágica y generó una especie de maldición en cadena entre los miembros de su familia. Sin ir más lejos, la publicación del libro le valió a Carrère enemistarse con su propia madre.
    Pero acaso su obra maestra –y la cumbre de esa indagación acerca de los otros– es, precisamente, De vidas ajenas. Elegida de manera unánime como mejor obra narrativa de 2011 según la prensa cultural francesa, arranca con el maremoto del Indico de 2004 que devastó las costas de casi todos los países que bordean el océano. Con una magnitud de 9,3 en la escala de Richter, se trató de la segunda catástrofe más grande de la historia y dejó 229.866 pérdidas humanas. Carrère y su esposa estaban de vacaciones en Sri Lanka y lograron salvar su vida gracias a una cancelación de último momento que los mantuvo a resguardo en su hotel. Sin embargo, el episodio significó un verdadero trauma ya que, además de ver cadáveres por todos lados, sufrieron la muerte de Juliette, la pequeña hija de un matrimonio francés del que se habían hecho amigos.
    Así, entre tanto otro, llegamos finalmente a Limónov, la flamante ¿novela? de Carrère. Lo curioso es que esta obra sobre el célebre escritor y político ruso obtuvo el prestigioso Premio Renaudot (sólo superado en importancia por el Goncourt, que es, sin dudas, su próximo objetivo), acaso uno de los galardones más celosos en materia de género. Nunca en la historia del Renaudot había sido premiada una obra que rebasara tanto del género de la novela porque Limónov parece más bien una biografía realizada por un escritor, un intento de autoconocimiento a partir del otro, una atípica forma de compensación.

    Limónov. Emmanuel Carrère Anagrama 396 páginas













    “Incluso como lector perdí el gusto por la novela, y a medida que envejezco me doy cuenta de que los escritores que más me marcaron estos últimos años son W. G. Sebald, Daniel Mendelsohn y el neurólogo Oliver Sacks. Las novelas actuales me parecen muy poco necesarias”, explicó Carrère en una reciente entrevista con Radar.
    Carrère viajó a Moscú en 2008 con el objetivo de hacerle una entrevista a Edouard Limónov para la revista XXI. Por ese entonces, ya tenía en mente el proyecto de escribir un libro sobre esa personalidad compleja y multifacética: autor de libros luminosos como Diario de un fracasado o El asesinato de un centinela, pero a la vez fundador y líder del ilegalizado Partido Nacional Bolchevique, Limónov (fervoroso oponente de Putin e incondicional aliado del campeón Kaspárov) fue perseguido, arrestado, demandado y condenado por organizar protestas pacíficas pero organizadas. Calificado como “el más escandaloso de los escritores rusos vivientes y uno de los más importantes novelistas de la Rusia contemporánea”, numerosos escritores jóvenes lo consideran su maestro. Lo interesante es que, al mismo tiempo que describe minuciosa y exhaustivamente a Limónov –su cerebro descomunal, sus eléctricos amores, su adrenalina inagotable–, Carrère confecciona también –y casi por oposición– su propio autorretrato. Y no es que no lo juzgue: intenta permanentemente exponer a Limónov a su propio paradigma de valores. Pero los esfuerzos resultan infructuosos y desembocan, casi siempre, en un inevitable “quién sabe”. Por ejemplo, Carrère compara con cierto remordimiento cómo mientras Limónov iba acumulando experiencias extremas (como vagabundo, como un amante incontinente), él veía pasar su juventud rodeado de libros (sobre todo de Dumas y Julio Verne). La comparación juega su efecto incluso con respecto a las relaciones entre las sociedades de Rusia y Francia, relaciones que volvieron a la agenda, dicho sea de paso, con el exilio fiscal del actor Gérard Depardieu, algo que aunque parezca mentira generó las burlas de los rusos y el último conflicto diplomático entre ambos países.
    Más allá de que le reprocha a Limónov cierto potencial fascista (aunque se trata de un extraño fascista que siempre estuvo del lado de los débiles), Carrère se ve fascinado, sobre todo, por su disciplina literaria siempre en acción: su capacidad para leer y escribir aun en los momentos límite.
    Sería interesante reflexionar acerca de cuánto logró saber Carrère acerca de Limónov una vez terminado este libro, tema que retoma, precisamente, en el epílogo. Y, a diferencia de lo que reza el mantra budista, da la impresión de que Carrère se va sintiendo, alternativamente, mejor, peor y hasta igual a Limónov. No obstante, todo eso le alcanza para superar su naturaleza escurridiza e inmortalizarlo, sí, como el hombre que encarna el sueño de la revolución permanente.

    http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-5020-2013-05-05.html
    Eduard Limónov
    Eduard Limónov en 2011

    Eduard Limónov (en ruso: Эдуард Лимонов; su nombre real es Eduard Veniamínovich Savenko, en ruso: Эдуа́рд Вениами́нович Саве́нко; Dzerzhinsk, 22 de febrero de 1943) es un escritor y político ruso, fundador y líder del ilegalizado Partido Nacional Bolchevique. Se autodefine como nacionalista moderado, socialista "de línea dura" y activista por los derechos constitucionales.
    Frecuentemente perseguido, arrestado, demandado y condenado por organizar protestas pacíficas y organizadas, recientemente se ha reafirmado en la lucha por el derecho a la reunión pacífica (artículo 31 de la Constitución de la Federación Rusa) y en protesta contra una ley que limita el citado derecho a eventos únicamente aprobados con anterioridad por las autoridades locales.
    Como oponente político de Vladímir Putin y aliado del excampeón munidal de ajedrez Gary Kaspárov, Limónov es uno de los dirigentes del bloque político Otra Rusia.
    Limónov ha sido calificado como "el más escandaloso de los escritores rusos vivientes y uno de los más importantes novelistas de la Rusia contemporánea". y numerosos escritores jóvenes lo consideran su maestro.


    Carrera política

    Su actividad política comienza en 1991, cuando Limónov vuelve a Rusia y funda el periódico Limonka (juego de palabras entre esta, que significa granada de mano, su apellido y el ácido limón), que se convertirá en el órgano del pequeño partido extremista que funda, llamado primero Frente Nacional Bolchevique, y después Partido Nacional Bolchevique (NBP). El NBP —que declara como objetivos construir un estado con mayor justicia social, preferiblemente compensando a todas las regiones pobladas por eslavos— aboga por crear un gran imperio que incluya al conjunto de Europa y Rusia, así como la parte noroeste de Asia (Siberia), para ser gobernada bajo dominio ruso. Aunque el grupo nunca logró obtener el estatus oficial de partido político, ha sido muy activo en protestas de diversa índole y se caracterizado por una dura crítica al régimen de Vladímir Putin.
    Durante la década de los 90, Limónov apoyó a los serbios de Bosnia en las Guerras Yugoslavas y llegó a combatir junto a ellos en una patrulla de francotiradores (también se ha solidarizado con Abjasia y Pridnestrovie en su lucha contra Georgia y Moldavia, respectivamente). La BBC mostró a Limónov con Radovan Karadžić, el expresidente de la República Srpska acusado de crímenes de guerra y de genocidio contra los musulmanes bosníacos. El vídeo contenía imágenes de Limónov disparando un rifle de francotirador desde un tanque hacia la capital bosnia, Sarajevo.7
    Limónov admira a Stalin, Bakunin, Julius Evola y Yukio Mishima, según se puede leer en sus obras. Ha contado con Alain de Benoist, ideólogo del think-thank de la Nueva Derecha, entre sus aliados políticos. Inicialmente fue aliado del nacionalista Vladímir Zhirinovsky, llegando incluso a ser nombrado Ministro de Seguridad de un gabinete a la sombra creado por éste en 1992. Sin embargo, se cansó pronto de las tácticas políticas de Zhirinovsky y se distanció de él, lo que quedó reflejado en el libro Limónov contra Zhirinovsky.

    Su periódico ha sido blanco de demandas,8 al igual que su partido, que fue finalmente prohibido de forma definitiva en 2007. Numerosos activistas del NBP han sido detenidos y algunos condenados a largos años de prisión tanto en Rusia como en el extranjero (por ejemplo, en Riga, a raíz de la ocupación de la Iglesia de San Pedro en noviembre de 2000; una de las acciones más espectaculares fue la realizada en mayo de 2005, cuando dos jóvenes, colgando desde el hoy desaparcido Hotel Rossía, extendieron una pancarta que decía: 'Putin, vete tú mismo4 ).
    En los años 2000 el NBP de Limónov se liberalizó, llegando a denunciar en su página web la xenofobia y antisemitismo, y pasó a formar parte del Frente de Unidad Civil impulsado por Gary Kaspárov.
    Limónov fue encarcelado en abril de 2001 acusado de terrorismo, conspiración por la fuerza contra el orden constitucional y tráfico de armas. Basándose en un artículo publicado en Limonka, el gobierno ruso lo acusó de planear una revuelta en el ejército para invadir Kazajistán. Estuvo primero en la cárcel de Lefórtovo9 y después, a principios de junio de 2002 el Tribunal Supremo, en sesión a puertas cerradas, ordenó trasladar el juicio a Sarátov,10 uno de cuyos juzgados, tras un año en prisión preventiva, lo sentenció a cuatro años de prisión por la compra de armas, siendo absuelto de los otros cargos. Cumplió dos años más de condena antes de salir en libertad por buena conducta; Limónov aprovechó su privación de libertad para escribir varios libros.
    "No he retrocedido ni un milímetro, mis ideas siguen siendo las mismas y por supuesto que seguiré dedicándome a la política", declaró Limónov al salir de la cárcel.2

    El Partido Nacional Bolchevique fue ilegalizado por primera vez en junio de 2005, acusado de promover actos vandálicos, pero a los dos meses pudo retomar sus actividades.
    Limónov ha participado en prácticamente todas las marchas de protestas contra los gobiernos de Dmitri Medvédev y Putin, y ha sido detenido en numerosas ocasiones. La primera vez en que no fue arrestado en un mitin fue el 31 de mayo de 2010 en la tradicional manifestación de los días 31 en favor de la libertad de reunión, garantizado teóricamente por el artículo 31 de la Constitución rusa.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Eduard_Lim%C3%B3nov





    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Item Reviewed: LOS RUSOS Y LOS OTROS Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba