728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    viernes, 17 de febrero de 2012

    Citas y las mejores películas de Woody Allen


    Soy lo suficientemente feo y lo suficientemente bajo como para triunfar por mí mismo.

    ¡Qué equivocada estaba Emily Dickinson!. La esperanza no es esa cosa con plumas. La cosa con plumas ha resultado ser mi sobrino. Tengo que llevarle a un especialista en Zurich. (Sin plumas)

    El sexo entre dos personas es una cosa hermosa; entre cinco es fantástico…

    Sólo se vive una vez, pero una vez es más que suficiente si se hace bien.

    Mis padres no solían pegarme; lo hicieron sólo una vez: empezaron en Febrero de 1940 y terminaron en Mayo del 43.

    Hay dos tipos de personas: los buenos y los malos. Los buenos duermen bien, pero los malos parece que se lo pasan mejor cuando están despiertos.

    Nietzsche dice que nosotros viviremos la misma vida nuevamente. Dios!, yo tendré que ver de nuevo a mi agente de seguros.

    Puede el hombre conocer el universo?, Dios santo, no perderse en Chinatown ya es bastante difícil.

    Trabajo de psiquiatra: actualmente estoy tratando a dos parejas de hermanos siameses que sufren de doble personalidad. Me pagan ocho personas. (Zelig)

    El hombre consta de mente y cuerpo, pero el cuerpo es el único que se divierte. (La última noche de Boris Grouchenko)

    Image Hosted by ImageShack.us
    El sexo es lo más divertido que he hecho sin sonreir. (Annie Hall)

    El dinero no lo es todo, pero es mejor que la salud. A fin de cuentas, no se puede ir a la carnicería y decirle al carnicero: -Mira que moreno estoy, y además no me resfrío nunca; y suponer que va a regalarte su mercancía (A menos que el carnicero sea un idiota). (Sin plumas)

    Me gusta leer pornografía en Braile. (Bananas)

    Para tí soy ateo. Para Dios, soy la fiel oposición. (Recuerdos)

    Téngase presente también que para el amante la amada es siempre el más bello objeto imaginable, si bien para un extraño resultará indistinguible de cualquier variedad de salmónidos. (Sin plumas)


    Cuando escucho a Wagner durante más de media hora me entran unas ganas de invadir Polonia. (Misterioso asesinato en Manhattan)



    Tú usas el sexo para expresar cualquier emoción menos amor. (Maridos y mujeres)

    Métodos de desobedencia cívica: Huelga de Hambre: en ella los oprimidos renuncian al alimento mientras no sean satisfechas sus exigencias. Los políticos solapados acostumbran a ponerles bizcochos al alcance de la mano o tal vez queso de cabra, pero hay que resistir. El problema que plantea la huelga de hambre es que al cabo de unos ciertos días se puede estar francamente hambriento, sobre todo cuando camiones con altavoces han sido pagados para desfilar anunciando -Um… que pollo!-. Una variante para aquellos cuyas convicciones políticas no sean tan radicales, es dejar de comer cebollinos.
    Sentada: se efectúa el traslado al lugar previsto y se procede a sentarse, pero hay que estar sentado todo el tiempo. De otro modo, como se estaría es en cuclillas, postura que carece de significado político.
    Manifestaciones: el aspecto clave de una manifestación es que tiene que ser visible. Si una persona se manifiesta con carácter privado en su domicilio no constituye técnicamente una manifestación, sino meramente una acción estúpida o comportarse como un asno. (Sin plumas)

    Me divorcié de mi mujer porque me dejó por otra mujer. (Manhattan)

    No creo en una vida posterior, pero por si acaso me he cambiado de ropa interior. (Sin plumas)

    La diferencia entre la muerte y el sexo es que la muerte es algo que puede hacer uno solo y sin que nadie se ría después de tí.
    Yo no quiero casarme, sólo quiero divorciarme. (La última noche de Boris Grouchenko)

    La CIA no se la juega, parte de sus hombres luchan con el presidente y otros luchan contra él. (Bananas)

    Para el ejército me declararon inutilísimo. Si hubiera una guerra yo sólo serviría de rehén. (Annie Hall)

    El león y la gacela yacerán juntos, pero la gacela no dormirá muy bien. (Sin plumas)

    Acabo de conocer a un hombre maravilloso; es de ficción, pero no se puede tener todo. (La rosa púrpura de El Cairo)

    En Beverly Hills no tiran la basura, la convierten en televisión. (Annie Hall)
    El dinero es mejor que la pobreza, aunque sólo sea por razones económicas.
    No es que tenga miedo a morirme, es tan solo que no quiero estar allí cuando suceda. (Sin plumas)

    Una relación es como un tiburón; tiene que estar continuamente avanzando o se muere. Y me parece que lo que aquí tenemos es un tiburón muerto. (Annie Hall)

    Nunca debes matar a un hombre, sobre todo si eso significa quitarle la vida. (La última noche de Boris Grouchenko)

    Hoy vi un crepúsculo rojo y gualda y pensé ¡Qué insignificante soy!. Naturalmente, también pensé eso ayer, y llovió. Me sentí asaltado por el odio hacia mí mismo, y proyecté de nuevo suicidarme… esta vez aspirando hondo cerca de un vendedor de seguros. (Sin plumas)

    Él era tan duro y romántico como la ciudad que amaba. Tras sus gafas de montura negra se agazapaba el vibrante poder sexual de un jaguar. Nueva York era su ciudad y siempre lo sería. (Manhattan)

    Lo asombroso de cuando uno está enamorado es que experimenta un impulso de cantar. Hay que resistirlo a toda costa, y debe procurarse también que el macho ardiente no recite las letras de las canciones. (Sin plumas)

    Yo intento hacer con las mujeres lo que Einsenhover ha estado haciendo al país. (Annie Hall)

    Nunca he tenido un orgasmo no adecuado. El peor orgasmo que tuve fue uno que me costó dinero. (Manhattan)

    La última vez que estuve dentro de una mujer fue cuando visité la estatua de la Libertad. (Delitos y faltas)

    Se suicidó, era el mayor intelectual que he conocido, y dejó una nota que decía “salgo por la ventana”.

    El aspecto positivo de la muerte es que es una de las pocas cosas que pueden efectuarse estando cómodamente tumbado. (Sin plumas)

    Nunca había sido capaz de enamorarme, no había encontrado a la mujer perfecta; siempre había algo malo. Y entonces conocí a Doris, una mujer maravillosa, con una gran personalidad. Pero por alguna razón, no me atraía sexualmente, no me preguntes por qué. Luego conocí a Rita, un animal, indecente, problemática. Me encantaba irme a la cama con ella, pero después siempre deseaba volver con Doris. Entonces, pensé, si pudiera poner el cerebro de Doris en el cuerpo de Rita sería maravilloso. Y pensé, por qué no?. Así que preparé la operación y todo fue perfectamente, cambié las personalidades e hice a Rita una mujer ardiente, dulce, sexy, maravillosa, madura… Y me enamoré de Doris. (Recuerdos)

    El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores.
    Yo fui expulsado del colegio por copiar en el examen de metafísica; miré en el alma del muchacho que se sentaba al lado de mí.
    Mi psicoanalista me advirtió que no saliera contigo, pero eras tan guapa que cambié de psicoanalista. (Manhattan)

    No quiero alcanzar la inmortalidad mediante mi trabajo, sino simplemente no muriendo.(La última noche de Boris Grouchenko)

    La mayoría del tiempo no me divierto mucho. El resto del tiempo no proporciono ninguna diversión a los demás.
    Las mujeres más lindas resultan casi siempre las más aburridas, y ese es el por qué de que ciertas personas no crean en Dios. (Sin plumas)

    Todos los hombres son mortales. Sócrates era mortal. Por lo tanto, todos los hombres son Sócrates. Lo que significa que todos los hombres son homosexuales. (La última noche de Boris Grouchenko)

    Un vendedor ambulante sigue su camino calle abajo vendiendo bollos calientes. Le atacan unos perros y se sube a un árbol. Para su desgracia, hay más perros en la copa del árbol. (Cómo acabar de una vez por todas con la cultura)

    Te quiero contar una historia tremenda acerca de la anticoncepción oral: le dije a esa chica que si quería hacer el amor conmigo y me dijo que no.
    Mi cerebro es mi segundo órgano favorito. (El dormilón)

    Si Dios me hiciera una señal, como abrirme una buena cuenta en un banco suizo. ( La última noche de Boris Grouchenko)

    Hay peores cosas en la vida que en la muerte. Si has pasado una tarde con un vendedor de seguros sabes a lo que me refiero.
    Los estudiantes que logran la unidad no podrán luego salir por la puerta de clase.
     No creo en las relaciones extramatrimoniales.La gente debería aparearse para siempre, como las palomas, o los católicos. (Manhattan)

    Hoy soy una estrella. ¿Qué seré mañana? ¿Un agujero negro?.
    ¡Señor, Señor! ¿Qué has estado haciendo tú últimamente?. (Sin plumas)

    No te metas con la masturbación. Es hacer el amor con alguien a quien yo quiero. – Audio (Annie Hall)

    Yo sufría de incontinencia cuando era pequeño, y como solía dormir con una manta eléctrica, estaba continuamente electrocutándome. (Bananas)

    ¿Es sucio el sexo?. Únicamente si se hace bien.


                                 Annie Hall (1977)

    Las mejores películas de Woody Allen

    5. Annie Hall (1977)
    Allen conoció el brillo de los Óscares con Annie Hall, la primera gran cima de su entonces aún joven carrera (uno de los mejores guiones escritos en mancuerna con Marshall Brickman). Y aquí, claro, nos enteramos de que antes de Mia Farrow fue Diane Keaton, nunca mejor dirigida que por su entonces compañero sentimental (o como quiera decirse: nunca se casaron), y eso que ya la había dirigido Francis Ford Coppola en El padrino, cinco años antes. Aquí están todos los descubrimientos de Allen, o bien, su más grande epifanía: burlarse, sin piedad, de sí mismo y de las siempre enloquecidas, pero indispensables, relaciones de pareja. Todo es bueno en Annie Hall, desde el pequeño papel de Christopher Walken como Duane, el hermano de la protagonista, hasta el cameo de Marshall McLuhan cuando Allen detesta a los imbéciles que, junto con él, hacen fila para ir al cine, y el lo cita, presencialmente, a sacarlos de su error sobre la naturaleza de la comunicación.
                                         Manhattan (1979)

    Las mejores películas de Woody Allen
     Manhattan (1979)
    1. Manhattan (1979)
    Aquí sí, no me queda duda: es Manhattan la película quintaesencial de Woody Allen. Allí están todos sus temas, todas sus obsesiones, volcadas en la isla de la que es el habitante más reconocido y reconocible, la cima definitiva de su producción de la década de los años setenta. El comienzo es notable y escalofriante: el escritor que narra su ciudad, en ese blanco y negro que tan bien le va, con la "Rhapsody in Blue" de Gerswhin de fondo, in crescendo, hasta una explosión de fuegos artificiales sobre Central Park. Y eso sólo es el comienzo…

    Las mejores películas de Woody Allen
      Interiores (Interiors1978)
    Primer homenaje evidente de Allen a su mentor e ídolo Ingmar Bergman, Interiors es una película cruda y poderosa, teatral y no por ello poco cinematográfica. Todo lo que Allen ya había explorado en clave de comedia en Annie Hall, aquí aparece como tragedia. Visualmente impactante, esta película muestra el pathos de la vida moderna a finales de los años setenta, una decada y un año después del utópico verano del amor americano. Con Diane Keaton, Mary Beth Hurt, la desconocida y tontamente bella Kristin Griffith y la aparición estelar de Geraldine Page, Allen se muestra como un director al que lo serio se le da con una naturalidad pasmosa. Las escenas finales son abrumadoras, estéticamente perfectas.


    Las mejores películas de Woody Allen


     Stardust Memories (1980)
    Pocos americanos entienden tan bien a Fellini como Allen. Stardust Memories es el mejor acercamiento a este lado del Atlántico que se ha hecho al padre de facto del cine italiano, un homenaje a 8 ½ sin parangón, además de una crítica feroz a la manera de hacer cine en Estados Unidos. Pude verla en cine, finalmente, en 2001, y no me queda duda: es una obra maestra, en un blanco y negro a la altura de la mejor película de Allen (la número uno de esta lista) y con Charlotte Rampling, más bella que nunca, como fantasmal musa. Para los adictos a la trivia, Sharon Stone aparece en la primera escena, onírica, en la que al protagónico Allen se le va, tal cual, el tren de la vida.
    Las mejores películas de Woody Allen

    Hannah y sus hermanas ( Hannah and Her Sisters1986)
    Con Hannah and Her Sisters tuve mi toma de conciencia sobre el significado de hacer y ver cine. Comedia y algo más, esta película de Allen, acaso su cima de la década de los años ochenta, bien podría haber sido bautizada como Manhattan II (o Manhattan Reloaded, como se estila ahora). No recuerdo mejor elenco: Michael Caine, Barbara Hershey, Max con Sydow, Carrie Fisher, Diane Wiest, Sam Waterstone, Mia Farrow en su justa medida, el propio Allen… Vaya, hasta John Turturro tiene un papelito por allí. La historia del triángulo Caine-Hershey-von Sydow es, sin más, formidable, aderezada con la poesía de e.e.cummings.



    Las mejores películas de Woody Allen
    Crímenes y pecados (Crimes and Misdemeanors, 1989) 
    Gran película sobre los dilemas, Crimes and Misdemeanors es una rara avis dentro de la filmografía de Allen. Filmada con un elenco coral –pensemos en una suerte de Magnoliade P. T. Anderson, once años antes–, esta película de Allen es seria pero con un twist de comedia, quizá para no hacerla tan terrible como es (la música que sirve de tema principal al filme es el inquietante cuarteto para cuerdas La muerte y la doncella, de Schubert, para más señas). Aquí las palmas se las llevan los formidables Martin Landau y Anjelica Huston, pareja malograda, y el rabino ciego encarnado por Sam Waterston, además de la voz del filósofo suicida, el doctor Levy, superviviente del Holocausto… Una de esas pequeñas obras mayores.


    Las mejores películas de Woody Allen
     Poderosa Afrodita (Mighty Aphrodite, 1995)
    Tal vez sea debatible la inclusión de Mighty Aphrodite en esta lista, pero me parece una de las cimas de Allen durante la década de los 90. Construida como una comedia griega –incluye un coro–, esta película explora, con acierto, los vericuetos de la paternidad y de la adopción. Nada más entrañable que la pareja imposible representada por el propio Allen y Mira Sorvino –a pesar de su voz de pito se llevó un Oscar–, una prostituta que endereza su camino. Una gran comedia que sirve de aperitivo a esta lista.

    Las mejores películas de Woody Allen
      El gran amante (Sweet and Lowdown, 1999)
    El cine de época siempre ha obsesionado a Allen –Shadows and FogRadio DaysLove and Death, por mencionar un trío dentro de su filmografía– y, dentro de ese rubro, me parece que la más lograda y entrañable de sus películas es Sweet and Lowdown, la historia de Emmet Ray, un guitarrista de jazz acosado por la mera idea de Django Reinhardt –una de las tantas figuras tutelares de nuestro director–, encarnado por un magnífico Sean Penn. Además, la película incluye un tierno homenaje a Chaplin, representado por Samantha Morton, en el papel de la muda Hattie, y sus ojos siempre abiertos como platos.




    Las mejores películas de Woody Allen
      La provocación (Match Point, 2005)
    Cuando todos dudaban de la sanidad fílmica de Allen, se estrenó Match Point, una versión moderna de Crímenes y pecados, situada en Londres –asunto que provocó mucho escepticismo: ¿que no Allen sólo conocía Manhattan?– y llevada a consecuencias aún más últimas que su predecesora (Allen quiso hacer lo mismo con Anything Else, en donde revisita, con bastante éxito y más de una década después, Annie Hall, aunque la película no pasa de hilarante divertimento). Pocos guiones tan bien logrados en la carrera de Allen como éste, además de que nos mostró a Scarlett Johansson como pocos lo han hecho: mojada bajo la lluvia… Gran película sobre los parásitos que se nos pegan en la vida y, siempre oportunistas, terminan por chuparnos la sangre y salirse con la suya.



    http://www.cinepremiere.com.mx/node/1631

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Citas y las mejores películas de Woody Allen Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba