Naomi Harris
America Swings
¿Quién dijo que el sexo era sólo para jóvenes? Que los cuarentones y cincuentones no podían (o más bien no debían) mostrar sus genitales en público y practicar en ciclos de semanas enteras el intercambio de parejas y que sólo aquellos que muestren ante la cámara abdominales, 23 cm. de largo por 8 cm. de ancho de miembro viril o unas medidas de 90-60-90 tenían que ser los verdaderos modelos del sexo. Que la revolución sexual sólo sirvió para que vuestros hijos se pajeen sin control por Internet y que las tiradas de las revistas porno se multipliquen. Malditos todos. Naomi Harris se colgó su cámara de fotos al hombro, cargó diesel en el coche para matar un burro y se recorrió los Estados Unidos de forma maratónica para mostrarnos que, en efecto, el sexo es real, lo practicamos todos y no existen tabúes. Los jóvenes no son tan excesivos como las personas normales y la testosterona y las feromonas reaccionan igual de bien, o mejor aún, en los que no tienen ningún tipo de tapujo con su imagen, su físico y su tamaño. Bienvenido al mundo de yuppie, literalmente, retratado por una fotógrafa que pelos en la lengua quizás no tenga, pero de este viaje se habrá traído varios tipos de vello en su cartera.

En el sitio donde se exacerba la naturalidad más extremista y se funde el libertinaje pactado la acción se despereza con un click de la señora
 Naomi Harris, líder espiritual de una generación que se creía perdida y que hoy, gracias a la ingesta de sexo, imperfección y honestidad brutal que nos sugiere America Swings, sale reconfortada, recopilada y recién levantada… de follar sin parar. Harris nos hace creer que la revolución sexual, pese a lo que la gran masa polar piense, ha existido y sigue existiendo, que los ’70 aún son jóvenes, que la liberación de ropajes en modo masivo y la penetración popular son posibles y que todos podemos trasladarnos a la América del Norte más paleta, profunda, pero bien servida sexualmente hablando, al menos. La fotógrafa canadiense hace del retrato natural un juego sísmico, acercándose con sigilo a la imagen de porno amateur con una solvencia documental que hace de America Swings un documento único no sólo porque evita que tengas que meterte en YouPorn o RedTube para cascarte una manola (si tienes estómago de hacerlo con las que ella retrata, todo sea dicho), sino también porque rompe con el tabú de que el sexo público sólo es para jóvenes bien dotados, tetas perfectas, cuerpos monstruosamente esculpidos y vaginas depiladas simulando la imagen de una eterna adolescente virgen. Pues no: aquí tienes veteranos de, en su mayoría, cincuenta palos para arriba teniendo sexo en grupo, lamiendo falos a diestro y siniestro y haciendo de la dilatación anal un acto caníbal de fuera de juego constante pero excitantemente divertido. Porno naturalista. Naomi Harris se convierte en una voyeur de excepción (aunque, en su caso, también es partícipe de estas “barbacoas sexuales”) retratando imágenes que generarán vómito al más pudoroso y escrupuloso, risa y burla al más niñato del patio del recreo y admiración, visión milimétrica para no perder detalle de cada retrato y aplauso al que sepa apreciar la imagen del sexo público realizado por el ser humano medio (el que tiene lorzas, pelos mal depilados y pezones rosados) como un arte pura y estrictamente conceptual que se pasea por Nueva York, Minesota, la Baja California, Fort Lauderdale o Illinois, entre otras tantas regiones de Norteamérica, haciendo de la pureza racial humana (sin distinguir entre los tamaños de penes ni la abertura de la cavidad anal de nadie, sea del color que sea) una bestia que documenta sin precedentes la práctica del sexo swinger (intercambio de parejas) y la libertad y libertinaje sexual como algo divertido, natural, real, posible y, sí, excesivamente placentero. ¿Te apuntas?
"Seguiré leyendo mientras me quede un soplo de vida"

EDUARDO LAGO 04/09/2011


Pasear por la literatura de la mano de Harold Bloom, uno de los mejores críticos de la historia, es un privilegio que ahora se multiplica gracias a 'La anatomía de la influencia', libro-testamento en el que muestra la fuerza su legado
Harold Bloom
Harold Bloom en su casa de New Haven, en Connecticut.- PASCAL PERICH
Luz de agosto, la misma que hace 11 años, cuando lo entrevisté por primera vez, en verano de 2000. La casa, el jardín, las ventanas selladas, todo tiene el mismo aspecto. Entonces Harold Bloom era un hombre de 70 años, pletórico de energía, con bastantes kilos de más. Hoy me recibe un anciano enflaquecido que se apoya fatigosamente en un grueso bastón negro. Todo en la casa sirve de soporte a torres de libros, que se amontonan en los sofás, las sillas, los alféizares de las ventanas, en el suelo. Bloom dice haber superado ciertos problemas de salud, que califica de catástrofes. Constantemente bebe agua de una especie de biberón de plástico que recuerda la retorta de un alquimista. Es el crítico literario más importante de nuestro tiempo, por ser el único que ha sabido hacer llegar su portentosa sabiduría al lector normal, sin renunciar un ápice a la exigencia de calidad que es el distintivo de la gran literatura. Autor de más de 40 obras e innumerables estudios y artículos, Harold Bloom (Nueva York, 1930), que ocupa la Cátedra Sterling de Literatura de la Universidad de Yale desde hace más de medio siglo, acaba de añadir a su importante nómina de publicaciones un nuevo título: La anatomía de la influencia. En él vuelve sobre su más importante aportación al campo de los estudios literarios, el concepto de influencia. Se trata de una noción de considerable complejidad técnica, que Harold Bloom convierte aquí en el eje de un recorrido apasionante por las lecturas en que ha invertido toda su vida o, para decirlo parafraseando el título de su obra más emblemática, El canon occidental, un paseo por las mejores obras literarias de la historia. Simplificándolo al máximo, la influencia poética es un mecanismo que explica el proceso histórico de creación literaria, que Bloom caracteriza como una batalla formidable que los grandes creadores literarios de cada era se ven obligados a entablar con sus precursores, a fin de liberarse de la agónica influencia que ejercen sobre ellos los gigantes que los antecedieron. Alejándose del tecnicismo inherente a tan complejo proceso, Bloom desplaza el énfasis del libro a un terreno más humano y accesible, acercándolo a la realidad del día a día, como subraya el subtítulo que ha elegido para su obra: La literatura como forma de vida.
    

"La literatura ha cedido ante la basura abominable del 'best-seller" "El libro que más me afectó fue 'Moby Dick', con 11 años"
"Me gusta recitar toda la poesía que hay bajo el sol" "Los grandes novelistas vivos son DeLillo, McCarthy, Roth y Pynchon"

-La anatomía de la influencia es mi summa literaria, mi legado como crítico. El testimonio final de una vida dedicada a los libros. El verdadero asunto es la pasión por la literatura. Para mí, leer es la única manera de dar sentido a la vida. En el libro tiendo un puente a los millones de lectores auténticos de todo el mundo, lectores anónimos que contra viento y marea, pese a que corren tiempos terribles para la verdadera literatura, se niegan a renunciar a ella.
-¿Es su canto del cisne?
-En el sentido de que seguramente ya no tendré ocasión de escribir ninguna obra de la misma envergadura.
En lugar de hacer preguntas, sugiero leer en voz alta breves fragmentos, invitándole a iluminarlos con sus comentarios. Bloom acepta. "Gertrude Stein observó en una ocasión", leo, "que uno escribe para sí mismo y para los desconocidos, lo cual yo traduzco como hablar conmigo mismo, que es lo que nos enseña a hacer la gran poesía, y hablar con los lectores disidentes, aquellos que buscan instintivamente en solitario la literatura de calidad, desdeñando a los devoradores de J. K. Rowling y Stephen King, que llevan a sus seguidores al suicidio intelectual, haciendo que se despeñen en el océano gris de Internet".
"Hoy día se ha producido un abandono de toda exigencia estética y cognitiva que son las señas de identidad de la gran literatura. La literatura imaginativa, tal y como la cultivaban Shakespeare, Cervantes, Dante y Montaigne, ha cedido ante la basura abominable de best sellers como los que acaba de citar y cualesquiera sean sus equivalentes en España y el resto de los países del mundo. ¿Qué se puede hacer ante una situación así? Llevo años luchando contra ello, pero sé que es una batalla perdida".
Leo la siguiente frase: "Todos tememos la soledad, la locura y la muerte. Whitman, Leopardi o Hart Crane no nos curarán de esos espantos, y sin embargo esos poetas nos traen el fuego y la luz".
"Comentar eso es decir por qué leemos, por qué vivimos. Supongo que lo esencial es la alusión al fuego y la luz, manifestaciones elementales de la fuerza vital. En realidad, todo se reduce a la emoción y al deseo, a la palabra, el dabar de la Biblia hebrea, el logos de los griegos, o dicho de otro modo, el amor por cuanto vive".
Dentro de unos días regresa a la universidad, a impartir clases. La enseñanza, junto con la lectura y la escritura crítica, son sus grandes pasiones: "Será mi 56º año consecutivo como profesor de Yale. Si algo tengo claro es que jamás voy a retirarme. Jamás dejaré de enseñar ni de escribir". Bloom comenta que en estos momentos está escribiendo tres libros: un estudio de cinco figuras clave de la literatura norteamericana, un novelista y cuatro poetas (Herman Melville, Emily Dickinson, Wallace Stevens, Walt Whitman y Hart Crane). "Los otros dos libros se apartan radicalmente de lo que he hecho siempre: de una parte, unas memorias literarias que espero concluir antes de morir y, más novedoso aún en alguien como yo, una obra de teatro sobre Walt Whitman".
-¿Se sabe de memoria mucha poesía? ¿Le gusta recitarla?
-Toda, toda la poesía que hay bajo el sol. Esta mañana me desperté recitando la estrofa final del Diálogo entre el yo y el alma, de William Butler Yeats:
"Me contenta seguir hasta su fuente / todo evento en acción o pensamiento. / ¡Medirlo todo; perdonármelo todo! / Cuando así me libero del arrepentimiento / fluye tanta dulzura en nuestro pecho / que debemos reír y debemos cantar, / pues todo nos bendice, y es bendecido también / todo cuanto miramos".
Bloom acerca a la boca el biberón de agua. El gesto trasluce la extraña cercanía entre la ancianidad y la infancia.
-¿Recuerda a Harold Bloom cuando era un niño de 5 o 6 años?
-Lo recuerdo muy bien. Era un niño muy solitario, el menor de cinco hermanos, tres niñas y dos niños. Me refugiaba en un rincón del piso, en el Bronx, y me pasaba el día leyendo.
-¿Puede evocar algunas de las lecturas más importantes de aquellos años?
-Ingentes cantidades de poesía, en yiddish, y luego, cuando aprendí a leer inglés por mi cuenta, con 6 años, traducciones de las sagas nórdicas. Pero quizás el libro que más me afectó fue Moby Dick, con 11 años. Me hizo experimentar una angustia y un horror metafísicos que solo había sentido con Shakespeare.
Llega la hora de hacerse la foto, ritual al que Harold Bloom se somete con júbilo casi infantil. Elige cuidadosamente una gorra de los New York Yankees, de los que se declara fervoroso fan. Es conocido su empeño por hacer ejercicio durante las entrevistas. En este caso, se limita a subir y bajar las escaleras de madera que dan al jardín trasero de la casa. "Pregunte lo que quiera", dice. Aprovecho la ocasión para pedirle que se pronuncie sobre la gran novela norteamericana de nuestro tiempo. "Los grandes novelistas americanos vivos", responde con resolución, "son Philip Roth, Don DeLillo, Cormac McCarthy y el misterioso Thomas Pynchon, probablemente el mejor de todos ellos".
Tras decir esto, Harold Bloom da por terminada la entrevista, manifestando encontrarse muy cansado, y nos acompaña hasta la puerta. Inopinadamente, el fotógrafo le espeta: "Profesor Bloom, ¿le viene a la memoria un retrato memorable de un rostro hecho con palabras?". "El espejo de mano, de Edgar Allan Poe, un texto terrible", responde.
Al llegar a Nueva York, busco el poema, que es, en efecto pavoroso, solo que no lo escribió Poe, sino Walt Whitman, y consiste en una descripción escalofriante del cuerpo repugnante de un anciano. El desliz revela qué es lo que Bloom ve al asomarse al espejo: la muerte misma, que él mantiene a raya azogue en mano. Unos minutos antes, en el curso de la conversación, evocaba un verso de su amigo Mark Strand que dice: "El espejo no es nada sin ti".
Harold Bloom cierra la puerta tras de sí, dejándonos con la sensación de que al irnos no se queda solo en la casa. Lo acompañan voces, ecos, versos y frases que necesita recitar: "Decía Valéry que los poemas no se acaban, sino que se abandonan. Tampoco es posible escaparse del laberinto de la influencia. Una vez que se llega a su centro, eres tú quien empieza a ser leído con más fuerza de la que te ha sido conferida para adentrarte en la imaginación de otros. El laberinto es la vida misma. No puedo poner punto final a este libro, porque tengo intención de seguir leyendo mientras me quede un soplo de vida".
La caída del Imperio Americano
La conversación con Bloom duró varias horas, que no resulta posible resumir aquí. Uno de los momentos más intensos fue su evocación de dos obras maestras del siglo XVIII inglés, para él sendos modelos de la prosa ensayística. Una es El cuento de la barrica, una farsa del gran maestro de la sátira y la ironía, Jonathan Swift, que Bloom afirma haber leído 120 veces y saberse de memoria. La otra es el sexto volumen de la Historia del declive y la caída del Imperio Romano, de Edward Gibbon. "Lo lamento, pero no me queda más remedio que denunciar a los Estados Unidos. El libro de Gibbon es un texto profético, que encierra un diagnóstico perfectamente aplicable a lo está ocurriendo hoy en mi país. Se podría titular Declive y caída del Imperio Americano.
Bastaría con cambiar unos cuantos nombres. Nuestros emperadores más recientes, salvo Obama, que es una víctima impotente de las circunstancias, como el resto de los ciudadanos, están cometiendo los mismos errores que cometieron los últimos emperadores romanos. Bush padre e hijo actuaron haciendo gala de un estilo que parece calcado del de los últimos emperadores romanos, emprendiendo guerras irresponsables abocadas a la derrota y la catástrofe incluso en la misma zona geográfica, en áreas que en parte corresponden a lo que es hoy Irak. Y lo mismo vale para Afganistán y Somalia".
Para Bloom, la lectura de Gibbon debiera ser obligatoria en su país. "Gibbon atribuye la caída de Roma al alza de la fe cristiana y la adopción oficial del cristianismo por parte del Imperio. Hoy día Europa, al margen de espectáculos como la reciente visita del Papa a España, es una sociedad casi enteramente secular. La única nación del hemisferio occidental que no se ha emancipado de la fe cristiana son los Estados Unidos, lo cual nos lleva directamente al argumento de Gibbon. Estados Unidos está viviendo un momento histórico terrible, con fenómenos como el llamado Tea Party, que no es ni más ni menos que un partido fascista. Resulta inconcebible que en 2011 un oligarca como Rick Perry, que niega la evolución y el cambio climático, pueda ser nominado por el Partido Republicano como candidato presidencial, pero hay muchas posibilidades de que sea así. El momento actual guarda un parecido alarmante con el que vivió Alemania cuando los nazis accedieron al poder en los años treinta".
Eduardo Lago es escritor y profesor de literatura del Sarah Lawrence College de Nueva York.