El cantautor Facundo Cabral. - Redacción Central Los Tiempos

Arte de Facundo Cabral trasmite vida

Por Redacción Central - Los Tiempos - 8/08/2008

El cantautor argentino Facundo Cabral nunca sabe exactamente cómo va a ser su espectáculo. En el escenario se deja llevar por lo que le dice el corazón, improvisa con sus palabras y la guitarra, y utiliza su música y canciones para transmitirle al público que ama la vida, que hay que vivir el aquí y el ahora.
"Soy un compinche de los profetas", expresó Cabral en una extensa entrevista con la AP en un hotel de Miami. "Mi madre decía que era un alcahuete espiritual. Yo vivo cerca de ellos (de los profetas) y luego le cuento a la gente lo que dicen. Soy un agitador, a veces siento que soy un bautista", dijo el cantautor, quien se define como "cristiano ecuménico, no católico".
Cabral, que a los 71 años se enorgullece de que la Unesco lo haya declarado Mensajero de la Paz en 1996, asegura que su espectáculo "Antología 1960-2008"
-que presentará en Miami este fin de semana como parte de una gira por diferentes países del continente-
"nunca es igual" porque no sube al escenario para conquistar a la gente sino a contarle qué es lo que lo conquistó a él.
Tal vez tenga suficiente experiencia como para poder llevar ese mensaje de paz y libertad, sobre todo después de haber pasado hambre de niño, de haber sido abandonado junto a su madre y seis hermanos por el padre, de soportar la muerte de su mujer e hija en un accidente aéreo, de haber quedado ciego durante dos años en la guerra de Vietnam y de haber enfermado de cáncer.
Todas estas situaciones, que podrían ser consideradas adversas por muchas personas, han sido para él experiencias de aprendizaje que lo han fortalecido. Y se siente un afortunado.
"Todos los días me siento en el sillón y doy gracias a la noche", manifestó Cabral, cuya canción "No soy de aquí ni allá" ha sido interpretada por Julio Iglesias, Lola Flores y Vicente Fernández, entre otras reconocidas estrellas. En total existen cerca de 700 versiones de ese tema, en 27 lenguas.
http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/tragaluz/20080808/arte-de-facundo-cabral-trasmite-vida_16431_21443.html

Facundo Cabral: Cada ser humano que nace es una Buena Noticia !
Mayo 13th, 2010 

” El amor nunca se muere, sólo cambia de lugar.”
Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente”. La definición de un sueño es exacta. Facundo Cabral es quien a partir de su biografía tiene la legitimidad para dar testimonio de cómo logró llevar su esperanza a la práctica.
Y de eso se trata, VidaPositiva.Radio es un programa que alienta a los sueños, a llevarlos a cabo y tal cómo dice Facundo Cabral a ejercer la dicha en el día a día porque “fuera de la felicidad son todas excusas”.
El pasado martes 11 de mayo, el programa tuvo el privilegio de contar con la presencia del artista y el hombre, de quien ejerce esto que se llama vivir de una forma positiva, reflexiva y generosa. VidaPositiva.Radio entrevistó como su protagonista absoluto a Facundo Cabral.
El autor de “El arte del encuentro”, “No estás deprimido, estás distraído”, y de tantos textos motivadores para millones de personas en todo el mundo, fue la voz de un programa en el que sólo el talento y la solidaridad del estímulo para salir adelante fueron las palabras que ocuparon este espacio.
“Hablo de la infancia pobre que tuve, de mis hermanos que murieron de frío en la niñez, de mi hija que murió a la semana de haber nacido. Y, ¿cuál es la causa para salir adelante? Dar servicio, ayudar al prójimo. Desterrar el egoísmo de nosotros. Ser verdaderos discípulos de quienes necesitan ayuda”, afirmó Facundo en su conmovedor testimonio a VidaPositiva.Radio.
Sus palabras son testimonio de su existencia, no son consejos al azar. Tras la muerte de su esposa y su hija, en un accidente aéreo, Facundo Cabral recibió la llamada de la Madre Teresa de Calcuta a quien había conocido tiempo antes en Méjico.
“Ahora de verdad me necesitas”, escuchó su voz en el teléfono y Facundo, decidió inmediatamente, cómo lo hizo tantas veces en su vida, resignificar su dolor en ayudar a quien más lo necesita. Así, junto a la Madre Teresa de Calcuta, tras la muerte de sus seres más queridos, se abocó a la cura y asistencia de personas con lepra. Convirtió su pena más honda en solidaridad.
Así es Facundo, no hay mucho más que decir, sino escucharlo y hacer algo al respecto. “La vida no es lo que debería ser, lo que uno se imagino. La vida es lo que es, y nuestro peor enemigo es el miedo. Hay que ser valiente. Lo mejor de uno son los otros. Esa gente que le puso alas a mi vida, imagen, que me transformó en esto que soy; un hombre rico, inmensamente rico, en la condición que sea y donde fuere.”
VidaPositiva..Radio los convoca a escuchar a un hombre valiente. No sólo al talentoso artista que nos conmueve, sino al ser humano que atravesó la pobreza, la muerte y el dolor con la entereza, dignidad y alegría que sólo conocen los grandes de corazón.
Facundo Cabral, ese ser que es coherente en las palabras y en los hechos y tal como le dijo su madre “me dejas el orgullo de saber que SOS lo que cantás”.
http://www.radiopositiva.com/index.php/facundo-cabral-cada-ser-humano-que-nace-es-una-buena-noticia/

En 2007, BBC Mundo conversó con el cantante argentino Facundo Cabral sobre el significado de la muerte. En su respuesta, Cabral hizo referencia a la forma como una comunidad indígena en Guatemala interpreta la muerte. Irónicamente, fue en ese país donde su vida terminó trágicamente.
El poeta falleció el sábado, en Ciudad de Guatemala, después de que el vehiculo en el que viajaba fue blanco de varios disparos. Pese a que la investigación continúa en marcha, las autoridades dudan que el cantante haya sido el objetivo del ataque.
Les presentamos fragmentos de la entrevista que, con preguntas de los lectores de BBC Mundo, la periodista Alejandra Martins le hizo a Facundo Cabral en 2007.
En ese diálogo, Cabral dijo cómo quería ser recordado: “Como un hombre agradecido”, dijo, porque “el agradecido siempre es agraciado”.

¿Cómo se debe tomar la muerte?
La muerte trabaja para recrear la vida. Es un reordenamiento. La que llamamos muerte es en realidad una mudanza. Uno deja el cuerpo que le fue tan útil para caminar en esta etapa terrena y vuela con su espíritu, que es lo que pasa con el sueño cada noche. Estamos para siempre, por eso tenemos que empezar a llevarnos bien con la vida porque la muerte es una recreadora de la vida.
Hay una comunidad indígena en Guatemala, (cuyos miembros son) descendientes directos de los Mayas, que cuando se retiran de una reunión en la noche no dicen “voy a dormir”, sino que dicen “voy a ensayar la muerte”. Tal vez la vida es lo que va de la mañana a la noche. Vivimos 365 vidas por año.
¿Cómo se puede vivir el presente?
Todo está aquí, ahora. Nuestro hermano mayor, Jesús, decía el mañana no interesa, él traerá nuevas experiencias, porque a cada día le basta con su propio afán. Por pensar en el mañana, que es una ilusión, me pierdo el presente. Por desear lo que no tengo, no gozo lo que tengo. Estoy aquí y ahora.
Dios nos ama. Por eso siguen naciendo niños. Cómo no voy a seguir confiando en el ser humano, si (Dios) nos sigue mandando niños, que quiere decir: “Yo sigo creyendo en ustedes”.
La vida es aquí y ahora. El ayer ya fue. El mañana nunca llega.
¿Por qué el hombre sigue corriendo?
Porque está distraído, porque le tiene miedo a la vida. Busca compromisos, va de tarea en tarea, no porque sea un gran trabajador sino porque huye de él mismo.
La historia ha sido una sucesión de errores constantes, separándonos cada vez más, no solamente en países, hay gente que se mata hasta en un partido de fútbol en lugar de armonizarnos.
Yo creo que es temor a la vida porque la vida es un acto de valentía. Si uno escucha su corazón antes de que intervenga la cabeza, es decir, si hace las cosas fundamentalmente por amor, después la cabeza -con la razón- lo va a acompañar en ese viaje, la gente viviría tan bien como ha vivido uno.
Si (el hombre) hiciera una sola cosa bien e intensamente, con todo el amor, en la sociedad no habría ni siquiera problemas de pobreza.
¿Cómo hace el hombre para poder escuchar su corazón?
Si Dios me pusiera de presidente del mundo por cinco minutos, lo único que pediría es “deténganse, por favor, y piensen”. Cuando uno se detiene y piensa, los problemas se van solucionando por sí solos.
Lo que llamamos problemas son lecciones. Si lo tomo como un problema me agobia la furia o el miedo. Si lo tomo como una lección, es una provocación a mi voluntad y voy a salir.

http://revistavirtualpro.com/blog/2011/07/facundo-cabral-la-muerte-trabaja-para-recrear-la-vida/


Anécdotas de Facundo Cabral contadas por el.


La muerte nunca podrá separar de la tierra a un cantautor de las condiciones de Facundo Cabral, la violencia no podrá jamás callar su voz y  su desaparición física  aunque dejará huérfanos los escenarios que tanto le aclamaron, nunca  borrará  aquellos grandes momentos en que sus monólogos acompañados de cuerdas de guitarras dejaban embelesados a todo ser que era parte de su auditorio.

Por tal motivo tomamos de la página oficial: http://www.facundocabral.net, estas anécdotas que nos regaló una vez Facundo Cabral.

"El ahijado"

El poeta indio Tagore, que bautizara "mahatma", es decir, alma grande, a Ghandi, decía que cuando el hombre trabaja, Dios lo respeta, más cuando el hombre canta Dios lo ama.
Mi madre poco antes de morir, me dijo: muero contenta porque cada vez te pareces más a lo que cantas.
Juan Francisco, mi ahijado, dice, a sus dos años de edad, que soy artista porque canto, y que canto para poder comprarle chocolates, que es lo más razonable que escuché sobre mi oficio.
Borges
 Cuando le pregunté a Borges porqué no había libros suyos en su biblioteca, me dijo: porque sigo teniendo el hábito de la buena lectura.
Cuando le pregunte qué le había parecido Arreola, que acababa de visitarlo, me dijo: es un verdadero caballero, me dejó dos o tres silencios.
Cuando le pregunté por Cien años de soledad, que le habían leído, me dijo: los primeros cincuenta años son memorables...

Al verme asombrado por su presencia en mi concierto, Ray Bradbury me dijo: me asombra que se asombre de encontrar un Bradbury viniendo de un país que tiene un Borges que es asombroso.

La Madre Teresa de Calcuta

Pregunté a la Madre Teresa en Calcuta: ¿cuándo descansa? y me dijo: Descanso en el amor. Le pregunté:

¿cuál es el lugar del hombre? y me dijo: Donde sus hermanos lo necesitan. Le dije: nunca la escuche hablar de política, y me dijo: Yo no puedo darme el lujo de la política, una sola vez me detuve 5 minutos a escuchar un político, y en esos 5 minutos se me murió un viejecito en Calcuta.

Cada vez que yo entraba a la casa de la Madre Teresa, sentía que Dios recién había salido.
Una señora, impresionada por verla bañar a un leproso, le dijo: yo no bañaría a un leproso ni por un millón de dólares, a lo que Teresa contestó: Yo tampoco porque a un leproso solo se lo puede bañar por amor.

El viejo Tarahumara, el campesino chino

Pregunté a un viejo Tarahumara porqué no usaban armas para defenderse de los cuatreros, y me dijo: Si las armas fuesen necesarias, habríamos nacido con ellas.

Me dijo un campesino chino: Si quieres ser feliz un día emborráchate, si quieres ser feliz una semana cásate, si quieres ser feliz toda la vida se jardinero.

El maestro Rubinstein

En el Campo di Fiore, en el trastevere romano lo encontré, dándoles migajas a las palomas. Le pregunté:
¿Usted es el que yo creo? y me dijo: Yo soy el que tú quieras. Le pregunté: ¿Usted es el maestro? Y me dijo: No, maestro es el que te puso delante de mí y a mí delante de ti. Yo soy Arthur Rubinstein.
El regalo de la libertad
 Cuando me fui de mi casa, niño aún, mi madre me acompañó a la estación, y cuando subí al tren me dijo: Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte, el primero fue darte la vida, el segundo la libertad para vivirla.
La oración dilecta de mi madre decía: Señor, te pido perdón por mis pecados, ante todo por haber peregrinado a tus muchos santuarios, olvidando que estás presente en todas partes. En segundo lugar, te pido perdón por haber implorado tantas veces tu ayuda, olvidando que mi bienestar te preocupa más a ti que a mí. Y por último te pido perdón por estar aquí pidiéndote que me perdones, cuando mi corazón sabe que mis pecados son perdonados antes que los cometa, ¡tanta es tú misericordia amado Señor!

La mayoría es buena gente

Alguna vez me preguntó mi madre: ¿cuándo vas a dejar de pelear para comenzar a vivir?, ¡porque no se pueden hacer las dos cosas a la vez!

Mi madre creía que el día del Juicio Final el Señor no nos juzgará uno por uno -ardua tarea- sino el promedio, y si juzga el promedio estamos salvados porque la mayoría es buena gente.

El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso -una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que construyen la vida-.

Diría mi madre: Si los malos supieran qué buen negocio es ser bueno, serían buenos aunque sea por negocio.

LOS MEJORES CITAS Y PENSAMIENTOS DE FACUNDO CABRAL 

“ Cada mañana es una buena noticia, cada niño que nace es una buena noticia, cada hombre justo es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor, es un soldado menos. Todo esto y mucho más, lo aprendí de mi madre, se llamaba Sara, la elegí como madre por la misma razón por la que Dios la eligió como hija. Nunca pudo aprender nada puesto que, cada vez que estaba por aprender, llegaba la felicidad y la distraía. Nunca usó agenda porque hacía sólo lo que amaba y eso, se lo recordaba el corazón. Se dedicó sólo a vivir y no le quedó tiempo para otra cosa.”

“ Me marché del pueblo dejando una novia. Muchos años después, al volver, me encontré una cuñada. Me quedé mirándola y, al ver lo que había hecho el tiempo con ella, me acerqué a mi hermano y le dije: ¡ Gracias¡. En aquella ocasión, mi hermano, acudió borracho a una fiesta del pueblo y sacó a bailar a una gorda vestida de negro, la que le dijo: No quiero bailar con usted por tres razones, porque usted está borracho, porque no sé bailar y porque soy ¡¡ el obispo¡¡¡.”

“ Me sorprendí cuando los periodistas corrieron a la casa de la madre de García Márquez, tras haber ganado éste el Nóbel. Todos estaban deseosos de conocer la opinión de la madre de Gabo, a lo que la señora les contestó: Yo no se nada de literatura, yo sólo sé que el Gabo tiene mucha memoria porque todo eso que escribió se lo contaron. Esto me recuerda al inefable Juan Rulfo, cuando las gentes le pedían, casi le reclamaban del porque no escribía, a lo que él respondió: No escribo porque la gente que me contaba las cosas, se murió.”

“ Me gusta volver a Roma, principalmente al Trastévere. Una tarde de otoño me encontré, en el Campo di Fiori con un señor al que todos quisimos mucho. Le estaba echando migas a las palomas. En aquella época el maestro tenía 88 años. Estaba allí, con su mujer. No me pude resistir; me acerqué y le dije: Es usted quíen yo creo ?. Me contestó. ¡Yo soy el que tú quieras!. Entonces le dije: ¡Es usted el maestro!. A lo que me respondió, el maestro es el que te puso a ti delante de mí, y a mí delante de ti, yo sólo soy Arthur Rubistéin.

“ Me gusta volver a México, allí, en San Cristóbal de las Casas acudí al templo donde oran los Chamulas y me quedé perplejo. Cambiaron las ofrendas. Ahora le llevan al templo huevos de gallina y Pepsi-Cola. ¡ Como si Dios no supiera que no hay nada como la Coca-Cola¡.

“ Un día me dijo Alberto Cortez: “ Facundo: vos sabés porque los argentinos hasta los cuarenta años somos engreídos, petulantes, soberbios. ¿ Sabes por qué?. ¡ Porque a partir de los cuarenta somos perfectos¡”. Y yo le dije: ¡ Gracias, Alberto¡

“ Me apasiona volver a Guadalajara. México es como mi casa. La Guadalajara de Arriola. Me encanta escuchar al maestro Juan José Arriola. Él me dijo un día: “ Nosotros, que somos buenas gentes, vamos a tener muchos hijos para que los malos no nos sigan ganando las elecciones.” Me gusta volver a la Guadalajara del Chente Fernández, que me dijo un día: “ Hay dos cosas que un buen charro debe tener; una buena vieja y una buena mula, eso sí, que la mula no sea muy vieja y que la vieja no sea muy mula.”

“ Dios tomó forma de mendigo y bajó al pueblo para acercarse a la casa del zapatero en que le dijo: “ Hermano, soy muy pobre, no tengo una sola moneda encima y mis sandalias están rotas, si tu me hicieras el favor.” A lo que el zapatero le respondió: “ Aquí todo el mundo viene a pedir y nadie a dar.” Dios le dijo: “ Yo puedo darte todo aquello que tú necesites.” ¿ Tú podrías darme un millón de dólares para que yo fuera feliz?. Yo puedo darte diez veces más que eso a cambio de algo; a cambio de tus piernas. A lo que el zapatero le respondió: “ Para qué quiero yo diez millones de dólares si no voy a poder caminar sólo”. Puedo darte, continuaba el Señor, cien millones de dólares a cambio de tus brazos. El zapatero, inquieto le dijo: “¿ Qué puedo hacer yo con cien millones de dólares si no voy a poder comer solo?.” El Señor le hizo la última tentativa al zapatero. Te voy a dar mil millones de dólares a cambio de tus ojos. El zapatero, asustado ante el mendigo le respondió: “ Qué hago yo con mil millones de dólares si no puedo ver a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos.” El señor le dijo: “ Ah, hermano, hermano, qué fortuna tienes y no te das cuenta”.

“ Mi hermano trabajaba en correos y un día le pidió dos horas de permiso a su jefe y éste se las negó. Mi hermano le dijo: “ Mire usted, es que voy a ser padre. El jefe le dijo, haber empezado por ahí. Tómese el tiempo que quiera y que le vaya bien. Como a las cinco horas regresaba mi hermano y el jefe le dijo: “ ¡Qué, niño o niña?. “ Que se yo, viejo, ahora hay que esperar nueve meses.”

“ Mi abuelo era un genio para los números. Pasábamos un día por un campo y me dijo; “ Ahí hay trescientas ochenta y cuatro vacas.”. Yo, estupefacto le pregunté: ¿ Cómo haces para saber tanto de números, para saber con exactitud el número total de vacas?. Muy sencillo: cuento el total de las patas y las divido por cuatro.
“ Un marinero le dijo a mi abuelo: “ Si me das cuatro hierros te construyo un barco.” Y mi abuelo le respondió: “ Si tú me das a tu hermana, te hago la tripulación.”

“ Mi hermano fue comunista hasta que el capitalismo le dio una oportunidad. Y es comprensible: el joven que no es socialista no tiene futuro y el adulto que no es conservador es que no tiene cabeza. Mi hermano decía que el dinero no hace la felicidad, pero la pobreza menos, así que decidió pasar esta desdicha que es la vida, con comodidad.”.

“ Mi sobrino escuchó a su padre que un día le dijo: “ Siéntate ahí que vamos hablar del sexo.” Mi sobrino, con doce años, se quedó mirando a su padre y le dijo: “ ¿Qué quieres que te explique, papá?”

“ Estábamos un día en Nueva York y, a la salida del teatro Lincon Center, se me acercó un periodista y me espetó: “ Señor CabraL. Yo estoy de acuerdo en todo lo que usted ha dicho esta noche, excepto en que Dios es siempre justo. Si Dios fuera siempre justo, usted debería tener tanto difusión, tanto éxito como Julio Iglesias.” A lo que yo le respondí: “ Claro que Dios es siempre justo. Julio Iglesias tiene más difusión, más éxito que yo puesto que necesita del dinero mucho más que yo para vivir. Yo, que necesito más libertad que Julio para vivir, por eso Dios me hizo más libre.”

“ América, Estados Unidos, es el único lugar del mundo donde uno puede ser un mal actor y un mal presidente, todo a la vez. Allí, en Estados Unidos, los negros se hacen boxeadores para poder pegarles a los blancos ¡¡ legalmente¡¡.

“ Mi tío, que sabia casi todo, me dijo un día: “ Si nos sacaran todas las pendejadas que nos han enseñado, por lo menos seríamos Octavio Paz.”. Mi tío me decía que fue seis años a la escuela, ¡ pero nunca entró¡.

“ La gente es todo lo vieja que quiera ser. He visto algunas muchachas con 20 años y estar totalmente envejecidas, por el contrario, conozco a una muchachita con 83 años, Teresa de Calcuta, que nos enseña a vivir todos los días.”.

“ Un negro en la nieve es un blanco perfecto.”

“ Me contaba mi abuela en torno al día que murió Carlos Gardel. Esto ocurría en el año 1935. La noticia fue difundida por la radio. Se hicieron eco todos los barcos extranjeros anclados en el puerto de Buenos Aires. Se pusieron a sonar todas las sirenas al mismo tiempo, alguien dijo que en señal de duelo. ¿ Qué sentiste ante la muerte de Gardel, abuela?. A lo que ella me contestó: “ Caramba, ahora si que somos pobres de verdad¡”.

“ Si amas al dinero a lo sumo llegarás a un banco, pero si amas a la vida, seguramente llegarás a Dios.”

“ Me temo que Dios, a la hora del juicio final, nos juzgará por el promedio ya que, sería una ardua tarea juzgarnos uno por uno. No creo que Dios diga La Madre Teresa, 10 puntos, Margaret Tácher 2 puntos; no. Como digo, Dios nos juzgará por el promedio y, siendo así, estamos salvados ya que la mayoría son buena gente.”

“ Un hombre que habla con las palomas no está loco, sino, benditamente enamorado.”

“ La humanidad no es una caravana de desesperados, sino una bendita familia festejando el amor.”

“ Pregunté a un viejo Tarahumara porque no usaban armas para defenderse de los cuatreros, y me dijo: “ Si las armas fueran necesarias, habríamos nacido con ellas.”

“ Un campesino chino me dijo un día: “ Si quieres ser feliz un día emborráchate, si quieres ser feliz una semana, cásate, y si quieres ser feliz toda la vida, se jardinero.”

“ Un día la pregunté a la Madre Teresa; ¿ Cuándo descansa?. A lo que ella me respondió: Yo descanso en el amor. Le dije, ¿ Madre, cual es el lugar del hombre?. Donde su hermano lo necesita. Ella, la Madre, a la que nunca le escuché hablar de política, un día le pregunté por qué?. Me dijo: Yo no puedo darme el lujo de la política, una vez estuve 5 minutos escuchando a un político y en ese tiempo se me murió un viejecito en Calcuta. Una señora al ver como la Madre Teresa curaba a un leproso se atrevió a decirle que ella no haría aquello por ningún dinero en el mundo. Y la Madre le respondió: “ Ni yo tampoco; esto lo hago por amor.”. Cada vez que yo entraba a la casa de la Madre Teresa, sentía que Dios recién había salido.”
“ Mi madre, poco antes de morir me dijo: “ Muero contenta porque cada vez te pareces más a lo que cantas.” Juan Francisco, mi ahijado, dice, a sus dos años de edad, que soy artista porque canto, y que canto para poder comprarle chocolates, que es lo más razonable que escuché sobre mi oficio.”

“ El poeta indio Tagore, que bautizara “Mahatma”, es decir, alma grande, a Gandhi, decía que cuando el hombre trabaja, Dios lo respeta, más cuando el hombre canta, Dios lo ama.”

“ Al verme asombrado por su presencia en mi concierto, Ray Bradbury me dijo: “ Me asombra que se asombre de encontrar un Bradbury viniendo de un país que tiene un Borges que es asombroso.”

“ Yo sigo siendo tan inocente que, me sigue alumbrando la bendita esperanza de que un día, los poetas gobernarán el mundo.”

“ Me gusta volver al Ecuador y sentarme frente al Cotopaxi, el volcán sagrado, principalmente en sábado. Me gusta volver a Calcuta porque ese es el centro de la Madre Teresa. Me gusta volver a España, porque allí reina la alegría.

“ Un día, al volver a mi pueblo me encontré a mi hermano llorando porque lo había abandonado su mujer. Mi madre me preguntó que cuantos habitantes habrán en el mundo. No lo se con exactitud, le dije, pero se calcula que habremos unos cinco mil doscientos millones de personas en el mundo. Y dijo mi madre: “ Y con tantos miles de millones de personas que hay en el mundo, hay algunos que lloran por uno solo. Es como si tuviera uno cinco mil millones de pesos y lloraras porque has perdido un peso.”

“ Bienaventurado el Mahatma Gandhi que fue el que dijo que hace casi dos mil años que estamos festejando el amor; o sea, el nacimiento de Jesús, no el de Herodes.”

“ Escapa de los que compran lo que no necesitan, con dinero que no tienen, para agradar a gente que no vale la pena.”

“ Si los malos supieran lo buen negocio que es ser bueno, serían buenos, aunque sólo fuera por negocio.”

“ El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso. Una bomba hace mucho más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, existen millones de caricias que construyen la vida.

“ Cuando me marché de mi casa, niño aún, tenía siete años, mi madre me acompañó a la estación, y cuando subí al tren me dijo: Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte, el primero fue darte la vida y, el segundo, la libertad para vivirla.”
“ La oración dilecta de mi madre decía: “ Señor, te pido perdón por mis pecados, ante todo por haber peregrinado a muchos santuarios, olvidando que estás presente en todas partes. En segundo lugar, te pido perdón por haber implorado tantas veces tu ayuda, olvidando que mi bienestar te preocupa más a ti que a mí. Y por último te pido perdón por estar aquí pidiéndote que me perdones, cuando mi corazón sabe que mis pecados son perdonados antes de que los cometa. ¡ Tanta es tu misericordia amado Señor¡”.

“ La señora Indira Gandhi le encantaba desayunar conmigo, me invitaba muchas veces para que le contara historias de Eva Duarte, a la que admiraba de forma profunda, tanto como yo la admiré. Cuando ya le conté todo cuanto supe de Evita, comencé a inventarme bellas historias de ella, pensando que la señora Indira no se iba a dar cuenta. Un día, la señora Indira me dijo: “ Facundo, te espero mañana para desayunar, espero me sigas contando historias de Evita...., aunque sean inventadas.”

“ La maestra de mi pueblo se llamaba Dorotea. Era muy respetada por todos. ¡ Por eso se marchó del pueblo, para ver si tenía más suerte!.

“ Mi pueblo tenía una sola calle. Un día, un alcalde progresista, dijo que la calle sería de dirección única. Así que los que nos fuimos, nunca pudimos volver sin cometer una infracción."
" Yo les digo a los pobres lo mismo que les digo a los ricos: Contar conmigo ya que, con amor todo es posible.”

“ Un día me encontré a un mendigo sentado junto a un basurero, al que le pregunté cual era el mejor lugar del mundo, a lo que él me respondió: ¡ Este¡. Si aquí me trajo Dios, dudo que en el mundo hubiera encontrado un lugar mejor para mí.”

“ La ignorancia es un modo inconsciente del mal.”

" Mi abuelo persiguió a las muchachas hasta los noventa años. Pero ya no se acordaba para qué."

" Usted bebe mucho, le dijo el médico a mi abuelo que tenía el mal de parkinson. Y mi abuelo le dijo: no crea se me cae bastante."

" Somos hijos del amor, por lo tanto no es difícil sospechar que nacemos para la felicidad. Fuera de la felicidad son todo pretextos. Además debemos ser felices por nuestros hijos, pues nada hay como recordar padres felices."

" Somos hermanos de Heráclito, aquel que sabía que no bajaremos dos veces al mismo río, porque no nos bañaremos dos veces en las mismas aguas. La vida es cambio constante."

" Somos hermanos de Macedonio Fernández, el que decía: no creo en la vida de lo que no se ama ni en la muerte de lo amado."

" Somos hermanos de Demócrito, el que se hizo quemar los ojos para poder pensar; porque decía que el mundo era tan bello que lo distraía."

" Somos hermanos de la Madre Teresa, la que sabía que el lugar del hombre está donde sus hermanos le necesitan. ¡Vean que familia!."

" El que no está dispuesto a perderlo todo, no está preparado para ganar nada."

" La pobreza no es una virtud, salvo que favorezca tu libertad."

" El conquistador por cuidar su conquista, se convierte en esclavo de lo que conquistó. Es decir, que jodiendo se jodió."

" Por el mundo caminado, he podido comprobar que el que facílmente halaga, facílmente insultará."

" El amor nunca se muere, sólo cambia de lugar."

" La vida es el presente y eternamente lo has de gozar."

" Tienes un cerebro como Einstein, tienes un corazón como Jesús, tienes dos manos como la Madre Teresa, tienes una voluntad como Moises, tienes un alma como Gandhi, tienes un espíritu como Buda. Entonces, cómo puedes sentirte pobre y desdichado."

“ No hieras ni ofendas a nadie, pues de uno en otro, puede volver a tí convertido en una bomba."

" No hay que ser pobre para alegrar a Dios, porque el Señor no tiene problemas sociales. Por eso el sol y la lluvia son para todos."

" Dios te quiere féliz y para ser féliz hay que hacer lo que uno ama; porque el amor te acerca a todo, porque el amor es valiente; es la antítesis del miedo, que es el peor dictador"

" Nunca voy con los que lloran y siempre con los que cantan. Los paisanos de mi pueblo cuando tienen un dolor, en lugar de andar llorando, cantan debajo del sol."

" La sociedad humana esta tan mal por las fechorías de los malos, como por el silencio cómplice de los buenos."

" Bienaventurado el que no cambia el sueño de su vida por el pan de cada día."

" Bienaventurado el que sabe que compartir un dolor es dividirlo y compartir una alegría es multiplicarla."

" Olvidar cosas malas, también es tener buena memoria, decía Martín Fierro. Yo digo: el olvido es una gentileza de Dios."

" Lo mejor de uno son los otros. Esa gente que le puso alas a mi vida, imagen, que me transformó en esto que soy; un hombre rico, inmensamente rico, en la condición que sea y donde fuere."

" Siempre, con lo que tengas, se puede, se debe empezar de nuevo. Tenemos el deber de ser felices."

" El Señor no nos va a preguntar que hicimos con el dinero, sino qué hicimos con la alegría, inevitable para vivir."

" La vida es hambre o festín. Tú eliges."

" Para vivir mejor, hay que ser mejor. Nadie puede hacerlo por vos."


   http://davidruizenliteratura.blogspot.com/2011/07/anecdotas-de-facundo-cabral-contadas.html


09 julio 2011


Facundo Cabral

"No perdiste a nadie, el que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón"

Niños frente al pelotón de ejecución

La Guerra Civil segó la vida de cientos de menores. Sus historias permanecen en el olvido. Muchas veces, la falta de descendencia apaga la llama del recuerdo
POR MARÍA COMES Y MARÍA CENTENO

Resultado de imagen para Ofrenda de flores en la fosa de Menansalbas, donde se encontró el cadáver de Félix Gálvez. Foto: F E Foro por la Memoria

Ofrenda de flores en la fosa de Menansalbas, donde se encontró el cadáver de Félix Gálvez. Foto: F E Foro por la Memoria
Mercedes González contesta al teléfono rápidamente, como si estuviera esperando a que alguien la llamara para poder contar la historia que su madre le narró antes de morir. Es la historia de su tío, Dionisio Martínez, que siendo solo un niño conoció la muerte. Su crimen, ser hijo de un hombre de izquierdas. Había regresado al pueblo por vacaciones y esos dos meses de verano eran la antesala de su adolescencia. En septiembre iba a cumplir 14 años y empezaría a estudiar en otro colegio, el de San Juan de Dios, en Madrid. “Estaba muy emocionado”, dice Mercedes recordando el testimonio de su madre. Pero Dionisio nunca llegó a esa escuela. Nunca se hizo adulto.
La madre de Mercedes oyó cómo le pegaban cinco tiros a su hermano pequeño sin poder intervenir. Luego escuchó cómo arrastraban el cuerpo. Nunca lo encontraron. “Con el tiempo, llegamos a la conclusión de que lo tiraron a los alrededores de Fuentecén [a una hora de Burgos], porque se desviaron para volver a Aranda de Duero (Burgos)”.
Niños que nunca crecieron, adolescentes que nunca llegaron a madurar e historias, escondidas en las fosas, en las que el protagonista es un pequeño de no más de 13 años.
Félix Gálvez tenía esa edad cuando le mataron. Era una tarde de julio de 1939 y la guerra había acabado. Los hombres del pueblo volvían a casa, a Menasalbas (Toledo), cabizbajos y abatidos por la victoria del Frente Nacional. Regresaban con sus familias sin imaginar que su vida terminaría esa noche.
Oyó cómo le pegaban cinco tiros a su hermano. El crimen del niño de 13 años era ser hijo de
un hombre de izquierdas
Pedro Gálvez, de apodo Reniega, era uno de esos hombres, aunque solo contaba con 17 años. Su hermano pequeño, Félix, quiso ir a recibirlo con el puño en alto, como lo hacían los republicanos, pero el pueblo había cambiado de bando. De republicano a nacional. Los amigos y vecinos se convirtieron en verdugos. Y Félix fue una de las víctimas.
Los soldados republicanos aún no habían puesto un pie en su casa cuando fueron sorprendidos por escuadrones de vecinos falangistas. Se los llevaron a una pequeña casa cuartel y allí los torturaron. Entre los detenidos había cuatro menores, tres identificados: Juan Gómez, de 16 años; Pedro Gálvez, de 17, y su hermano Félix, de 13. En la madrugada del 3 al 4 de julio, a Félix lo ataron junto con el resto de detenidos y los condujeron al cementerio, a la tapia que durante los siguientes 72 años sería su tumba.
Los hermanos Gálvez tuvieron un golpe de suerte cuando uno de los detenidos consiguió desatar la cuerda que los apresaba. Vieron su oportunidad y salieron corriendo campo a través. Pedro había estado en el frente y sabía manejar la situación. Corrió hasta desaparecer en la sierra sin darse cuenta de que su hermano pequeño no le seguía. Félix había puesto rumbo a casa. Un vecino que lo vio lo denunció. Los falangistas no tardaron en apresarlo de nuevo. Fueron a la tapia del cementerio y le pegaron varios tiros antes de arrojarlo a la fosa junto con los otros fusilados.
“Fue una vergüenza lo que pasó en ese pueblo”. Antonia Moreno relata el horror que sufrieron sus familiares, entre los que estaba Félix. Sentada en el salón de su casa de Toledo, a 38 kilómetros de Menasalbas, recuerda la historia tal y como se la contaba su padre, Serapio Moreno, primo de Félix y Pedro. Lo que pasó la noche de los fusilamientos se supo gracias a que Pedro consiguió escapar.
Carlos, el hijo de Antonia, comenta que Félix, a pesar de ser un crío, tenía vocación política. “Pertenecía a la UGT. Durante la guerra era aficionado a dar mítines por las calles del pueblo”, cuenta. Su madre, Antonia, sentencia que eso no es motivo para fusilar a un niño: “¿Qué mal puede hacer un chiquillo de 13 años?”.
Abrir una fosa conlleva muchos problemas: luchas con los Ayuntamientos y con los vecinos, conseguir los medios para iniciar la exhumación... Una vez se resuelven llegan otros: identificar los cuerpos y, lo que es todavía más difícil, determinar los años que tenían en el momento de su muerte. Marina Martínez-Betinillos, estudiante de Antropología, llegó a Fontanosas (Ciudad Real) para realizar esta tarea como objeto de su tesis doctoral. “Es muy complicado. La edad se precisa analizando los dientes molares, y en muchas ocasiones se les han caído”, explica. Cuenta que hay otras fórmulas para averiguarla, como examinar la parte de la pelvis, el cráneo y la longitud de los huesos, pero estas pautas son menos fiables. Nada como los dientes. Si le ha salido el tercer molar, tiene 18 años o más.
Julián López, doctor en Antropología Social por la Universidad Complutense de Madrid, opina que las fuerzas nacionales intentaron hacer pasar por mayores de edad a los niños fusilados. “Eran casos mucho más duros y con una contestación social mucho mayor, incluso en una dictadura”, señala. Además, el franquismo intentaba ofrecer una imagen positiva de los niños, aunque fueran hijos de vencidos. “Por eso lo ocultaban”, concluye López por teléfono.
Julián López, doctor en Antropología Social por la Universidad Complutense de Madrid, opina que las fuerzas nacionales intentaron hacer pasar por mayores de edad a los niños fusilados. “Eran casos mucho más duros y con una contestación social mucho mayor, incluso en una dictadura”, señala. Además, el franquismo intentaba ofrecer una imagen positiva de los niños, aunque fueran hijos de vencidos. “Por eso lo ocultaban”, concluye López por teléfono.
Lo demuestran unos documentos de la Memoria Histórica de Valladolid. A Celedonio Maroto, de 16 años, lo fusilaron por ser socialista. Fue detenido el 28 de agosto de 1936 en Ataquines (Valladolid) junto a otros 10 vecinos del pueblo. Al día siguiente, los sacaron del calabozo para llevarlos a la cárcel de Salamanca, pero en el kilómetro 19 de la carretera de Peñaranda el coche paró y allí mismo los ejecutaron. Un peón que trabaja en aquella zona recogió los cuerpos en un carro y los llevó a Fuente el Sol, también en Valladolid. Intentó enterrarles en el cementerio, pero las autoridades locales lo evitaron. Prefirieron meterlos en una fosa en el extramuro del camposanto. Sesenta y nueve años después, entre el 16 y el 19 de marzo de 2005, fue posible exhumar los cuerpos y contar la historia de Celedonio.
Juan Gómez Sánchez, de 16 años, era pastor y no enarbolaba ninguna bandera. Estaba en el lugar equivocado en el momento inapropiado. Así lo cuenta Salud Gómez mientras juguetea con el hueso de un níspero en su casa de Menasalbas. Para ella es duro recordar la historia que se llevó a su tío Juan. Sus ojos azules hablan por sí solos.
Juan regresaba del monte con su madre y sus ovejas cuando un escuadrón lo apresó. “¿Adónde van con ese niño?”, preguntó una vecina. Su madre le quiso dar una manta, pensaba que el niño solo iba a pasar una noche en el calabozo, pero no lo dejaron y le dijeron que a donde iba “no le iba a hacer falta”. Juan fue uno de los 16 fusilados toledanos y, al igual que Félix y Dionisio, una víctima demasiado joven de la guerra.
Las heridas se están cerrando. Los restos de las víctimas de Menasalbas ya han vuelto a su tierra. Esta vez fueron sepultados con dignidad. Todos juntos, para no olvidar la barbarie.
MUERTOS TIRADOS A LA FOSA
En España hay 2.346 fosas comunes. Solo se han abierto 231. El Ministerio de Justicia calcula que unas 100.000 personas desaparecieron en la Guerra Civil. Diez años después de abrir la primera fosa común en 2000 se han exhumado un total de 5.277 cadáveres.
La fosa más grande de España se encuentra en Málaga, en el cementerio de San Rafael, y hasta octubre del 2009 se habían exhumado restos de 2.840 personas; 349 eran de menores de 10 años. “Los restos de los niños que están enterrados aquí murieron por inanición, enfermedad o en algún bombardeo, pero al ser familiares de personas consideradas rojas los tiraban a la fosa”, explica Rafi Torres, presidenta de la asociación de la Memoria Histórica de Málaga.
En Castilla-La Mancha y Castilla y León se fusilaron unos 40 menores, según la Asociación para la Memoria Histórica.http://www.elpais.com/especial/aniversario-sublevacion-militar/ninos-frente-peloton-ejecucion.html
Con la muerte del general Balmes, víctima de un supuesto accidente, se inició la ejecución del golpe de Estado de julio de 1936. A partir de ahí se produjeron el ascenso imparable de Franco a la cúpula del poder y la cadena de tópicos con la que se ha pretendido justificar sus actos

Franco, conspiración y asesinato

POR ÁNGEL VIÑAS
No se necesita indicar año. Día y mes apuntan a la Guerra Civil, el parteaguas de nuestra historia contemporánea. Catástrofe para la inmensa mayoría. Ningún partido la reivindica hoy. Sin embargo, todavía hay políticos, comentaristas y algún que otro historiador que la justifican como inevitable.


Resultado de imagen para El general Franco (primer plano, centro de la foto) y el general BalmesEl general Franco (primer plano, centro de la foto) y el general Balmes (primer plano, derecha de la foto) con otros jefes militares, en mayo de 1936. Foto: archivo de la familia Balmes.

Los mitos tras el 18 de julio

Tal justificación cuenta con una larga tradición. Durante 35 años España entera se vio obligada a comulgar con la interpretación de los vencedores. Durante otros tantos años historiadores del más variado pelaje la hemos contrastado, penosamente, con la evidencia relevante de época. Salvo para algunos autores, los tres grandes mitos franquistas del 18 de julio no han resistido la contrastación:
— Desde las elecciones del Frente Popular de febrero de 1936 la República funcionaba en condiciones de crisis, con un Gobierno desbordado por las masas y en una situación en la que la democracia había desaparecido de España.
— La Patria se despeñaba por la senda de la revolución, impulsada por los malvados comunistas y por socialistas bolchevizados. En el primer caso, con el invalorable apoyo de Moscú, siempre atento a penetrar por el bajo vientre de Europa.
— El ejército y los sectores más sanos de la sociedad no tuvieron otro remedio que alzarse en armas contra un Gobierno que había perdido su legitimidad, si es que alguna vez la había tenido.
Los tres mitos se subsumen en uno solo: la culpa de la guerra, inevitable, recayó en las izquierdas. Tal fue la piedra berroqueña sobre la cual se asentó la “legitimidad de origen” del régimen orgullosamente autoproclamado del “18 de julio”. El nuevo Estado de Franco.
De esta manera, republicanos, socialistas y anarcosindicalistas se mantuvieron desde principios de junio en una agotadora espera de la rebelión, los primeros repitiéndose que era necesario que el grano estallase para así extirparlo mejor; los segundos, convencidos de que la iniciativa de los militares abriría a la clase obrera las puertas del poder cabalgando sobre una huelga general; los terceros, decididos a responder en la calle con las armas. Las voces de alerta que llegaban de gentes más cautas cayeron en oídos sordos. No había más que esperar.

Una doble tenaza contra las reformas

La conspiración antigubernamental se desató en serio en 1932. Abortado el golpe del general Sanjurjo en agosto, los descontentos pronto reanudaron sus actividades subversivas. Las vastas reformas políticas, sociales, culturales y económicas del bienio progresista constituyeron un desafío inaceptable. Sobre todo las últimas, con su promesa de reforma agraria que una buena parte de las derechas trató de aguar todo lo posible. Lo demostró hace muchos años Alejandro López. En 1933 monárquicos, militares y carlistas establecieron prometedores contactos operativos con la Italia fascista. En marzo de 1934 (¡atención a esta fecha!) Mussolini prometió su apoyo, en dinero y material, ante una sublevación mejor preparada. Al principio no fue necesaria llevarla a la práctica. El vaciado de las reformas se haría desde el Gobierno. El catolicismo político, nucleado en torno a la CEDA, se encargó de impulsar la tarea en el denominado bienio negro.
Resultado de imagen para El general Balmes,

El general Balmes, muerto en extrañas circunstancias la víspera de la sublevación. Foto: archivo de la familia Balmes.




Esta estrategia pudo dar resultado. La ulterior revolución en octubre de 1934 permitió desmantelar a una izquierda exasperada y provocada por la paralización de las reformas. Las represalias chocaron incluso al embajador británico. En diciembre de 1935, el líder cedista, José María Gil Robles, ministro de la Guerra y que se había rodeado de militares hiperconservadores, pensó que tenía a su alcance la presidencia del Gobierno. Hélas!El presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, le vetó. No se fiaba de él. Algunos generales y jefes empezaron inmediatamente a pensar de nuevo en la apartada insurrección. A las iniciales reuniones se invitó a un general hoy olvidado y que había participado en las operaciones de Asturias, Amado Balmes. No asistió.
El momento no era propicio. No cuando iban a convocarse unas elecciones generales que las derechas confiaban en ganar. En febrero de 1936 sus expectativas se frustraron. El triunfo lo obtuvo la coalición del Frente Popular. La reacción fue pavloviana: había que derribar por la fuerza al nuevo Gobierno, sin ministros socialistas o comunistas, y apoyado por toda la izquierda.
Franco no desempeñó un papel de primera línea en la preparación de
la sublevación.
Lo hizo Mola desde Pamplona
De forma un tanto optimista, el nuevo cerebro de la futura sublevación, el general Emilio Mola, sucesor del general Manuel Goded, la previó para abril. Demasiado pronto. Había que contribuir a crear el adecuado clima de inestabilidad. Los pistoleros se aplicaron a ello aprovechando la impaciencia que la paralización de las reformas había generado. En cuatro meses se registraron mínimos de entre 262 víctimas mortales y algo más de 351, según Rafael Cruz y Eduardo González Calleja, respectivamente. Cifras importantes. Más aún si se desglosan por origen y adscripción político-ideológica. En las causadas por atentados y actuaciones de la fuerza pública, particularmente fuera de las grandes ciudades, predominaron las de izquierda (un mínimo de un 42%), indicio de por dónde iban los tiros. La competencia intersindical socialista-anarquista lubrificó la agitación social. Las huelgas fueron notables en Madrid y, desde aquí, su impacto se repercutió sobre el resto del país. Todavía hoy se le presenta en estado de anarquía.

Destrucción de los mitos franquistas

La investigación ha identificado, entre otros, los siguientes extremos:
1. La izquierda no recurrió al apoyo extranjero. Los conspiradores, sí. Tras las elecciones intensificaron sus conexiones con la Italia fascista. También promovieron la intoxicación del Gobierno británico. En el primer caso para conseguir el apoyo prometido e incluso más. En el segundo, para que aislase a su homólogo español.
2. La actitud de los malvados bolcheviques quedó demostrada en los mensajes de la Komintern a su microagencia de Madrid, que tutelaba al PCE. Antonio Elorza y Marta Bizcarrondo los sacaron a la luz hace más de diez años. Muchos fueron interceptados por los servicios de inteligencia británicos. Reflejan lo mismo: apoyo a la República burguesa, apoyo a los republicanos moderados y de izquierda, apoyo al Frente Popular. Moderación a todo trapo. Santos Juliá aclaró brillantemente el papel de los socialistas. El próximo libro de Julio Aróstegui sobre Largo Caballero rematará la tarea. No menos brillantemente.
3. Franco no desempeñó un papel de primera línea en la preparación de la sublevación. Lo hizo Mola desde Pamplona por cuenta de Sanjurjo, exiliado en Portugal. Franco ocupó un lugar secundario.
4. En contra de lo aducido en la mayor parte de la literatura, Franco decidió sumarse a la sublevación hacia mitad de junio. Necesitaba, eso sí, dejar su puesto de comandante general de Canarias con sede en Tenerife para, siguiendo las instrucciones de Mola, ponerse a la cabeza del ejército de Marruecos.
5. La trama civil le proporcionó el medio de salida: un avión que se fletó en Londres gracias al apoyo económico de Juan March. Franco sondeó a finales de junio o principios de julio a su compañero, el general Balmes, a la sazón subordinado suyo como comandante militar de Las Palmas. Todo hace pensar que Balmes no quiso secundarle.
6. El golpe no estalló ni el 17 ni el 18 de julio. Estalló, en realidad, el 16 cuando Balmes sufrió un accidente y el avión ya estaba en Gando. Franco empezó su ascenso hacia la cúspide con un asesinato. Balmes empero no murió en el acto y, naturalmente, reconoció a su asesino. Ingresado en la Casa de Socorro, pidió no un médico o un sacerdote sino un juez o un notario. Cabe imaginar la consternación de los conspiradores que le rodeaban. Entre ellos figuraba quien iba a ser el juez militar que se encargó de la instrucción del caso, un comandante llamado Pinto de la Rosa, ligado por lazos familiares con la esposa del general. A esta, ya le había dicho el marido que era un hombre “muy peligroso”.
7. Durante el franquismo estuvo de moda presentar la muerte violenta, a manos de unos electrones libres de la Guardia Civil y de Asalto, del proto-mártir José Calvo Sotelo como evidencia del grado de depravación del Gobierno. El único crimen de Estado fue el inducido por Franco. Quienes no me crean, aduciendo que no he encontrado ninguna orden suya escrita, como si hubiera debido reflejarla en papel, deben saber que en la sentencia de un consejo de guerra en Canarias los sublevados reconocieron paladinamente que no todo se ponía por escrito. Lógico.
La sublevación fracasó como golpe de Estado. Se afirma que sus promotores no habían pensado en una guerra civil. Hay indicios que permiten intuir lo contrario. La reversión de las reformas republicanas bien lo merecía. En lo que nadie había pensado fue en que Franco pudiera encaramarse hacia la cúspide.

Un ascenso imparable

Naturalmente, Franco no lo hizo guiado por la mano de Dios. Resultó de un prosaico proceso determinado esencialmente por los siguientes factores:
1. Muerte en accidente de Sanjurjo en los primeros días de la sublevación. Esta quedó acéfala. Fue el factor esencial.
2. Llegada a manos de Franco de la ayuda militar italiana (prometida a los monárquicos, entre ellos Calvo Sotelo, y a los carlistas) así como de la más rápida —e inesperada— que le envió un personaje tan poco recomendable como Hitler.
3. Fracaso de su competidor, el general Goded, en Barcelona en condiciones que ha examinado pormenorizadamente la tesis todavía no publicada de Jacinto Merino Sánchez.
4. Rápida apreciación de que la sublevación había de desarrollarse bajo la bandera bicolor, una concesión a los ímprobos esfuerzos desplegados por los monárquicos durante la etapa conspiratorial. Franco, a diferencia de Mola, no debió nada a los carlistas.
5. Fulgurantes éxitos militares en Andalucía y Extremadura, impulsados por la “columna de la muerte” (caracterización de Francisco Espinosa en una impactante monografía) frente a masas desorganizadas de campesinos y milicianos sin la menor experiencia de combate y prácticamente desarmados. Mola, en cambio, fracasó en tomar Madrid. No por azar Franco le dosificó cuidadosamente los vitales suministros exteriores.
6. Apreciación exacta de que sus conmilitones no podían prescindir de él. En septiembre ya hablaba con diplomáticos italianos autodefiniéndose como jefe de un futuro Gobierno que sería proclive, ¡cómo no!, a la Italia fascista. Ya lo habían prometido monárquicos, militares y carlistas. El general Alfredo Kindelán, monárquico, le puso en el camino del mando único.
El golpe no estalló ni el 17, ni el 18 de julio. En realidad fue el 16, cuando Balmes sufrió un ‘accidente’. Franco empezó su ascenso a la cúspide con un asesinato
Mientras tanto la “no intervención” hacía estragos contra la República. El mismo mes Azaña llegó a considerar que se había perdido la partida. Igual valoración hicieron los servicios secretos militares soviético y británico. Lógico. La actitud de la única gran potencia que hubiera podido torcer algo la evolución quedó reflejada en un informe de la inteligencia militar británica (MI-3). En él se presentó la lucha en España bajo la eufónica y significativa fórmula de rebels versus rabble (rebeldes contra chusma). Esta última, por supuesto, despreciable.
La Guerra Civil, básicamente de columnas dirigidas por militares profesionales y alimentadas en el caso de Franco desde el inagotable vivero de feroces tropas marroquíes trasladadas en aviones italianos y alemanes, hubiera debido terminar hacia octubre de 1936. Quizá un poco más tarde. En Londres, por si las moscas, ya se preparaba el reconocimiento de los derechos de beligerancia de los sublevados tan pronto como tomaran Madrid.
La capital no cayó. Con dos meses de retraso frente a las decisiones de Hitler y de Mussolini, Stalin puso en marcha el poderoso rodillo soviético. Temporalmente al menos, salvó a la República. Los republicanos no ignoraron lo que ello significaba y redoblaron su aproximación a las democracias. Vano intento. Fue entonces cuando la contienda se convirtió en, ya sí, una auténtica guerra civil. En las cunetas quedaron millares y millares de víctimas, asesinadas en caliente por los defensores de valores conexos con “una concepción de España católica y libre de los ataques de la revolución comunista” (según uno de los autores del reciente Diccionario Biográfico Español).
¿Y la revolución? No hubiera habido la menor posibilidad de que se produjera antes del golpe. La desataron el semifracaso de este y el colapso de los mecanismos coercitivos gubernamentales. Para muchos observadores extranjeros sus víctimas demostraron, sin embargo, la aparente exactitud de las profecías previas.
La responsabilidad por la guerra recae sobre quienes desencadenaron la sublevación. Claro que, probablemente, hubieran deseado que sus víctimas se hubieran dejado matar sin resistencia. Donde no la encontraron, mataron sin pensárselo dos veces. Todo para salvar a España.
(Agradezco a Julia Balmes Alonso-Villaverde y a sus hijas, Pilar y Julia, así como a mi colega de Facultad, la profesoraRosa Faes, sus informaciones y las fotos para este artículo).
Ángel Viñas, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, prepara una edición ampliada de 
La conspiración del general Franco.