La perspectiva de Chomsky respecto a la humanidad es signficativamente positiva. Su obra como lingüísta no es sino una afirmación respecto a que el uso corriente del lenguaje es una clara evidencia del enorme potencial creativo del ser humano. Su línea teórica se caracteriza por el innatismo, en tanto y en cuanto postula la existencia de una 'gramática universal' común a todos los seres humanos. En este sentido se opone claramente a las posiciones conductistas del estruturalismo norteamericano.

Antecedentes o un breve recorrido por la historia de la lingüística

En occidente, el estudio del lenguaje fue iniciado por la cultura griega. En efecto algunas problemáticas inherentes al lenguaje fueron abordadas por Platón y en el siglo I d.C. Dionisio de Tracia, elaboró un complejo sistema gramatical de la lengua griega que se lo conoce como 'gramática tradicional'.
Los gramáticos romanos Elio Donato y Prisciano, del silgo VI d.C. tomaron el sistema de Dionisio de Tracia y lo adaptaron al Latín. Esto fue posible porque ambos lenguajes comparten la raíz indoeuropea razón por la cual el linaje y la estructura es similar.
La filosofía gramatical de los antiguos griegos fue transmitida a los romanos, y la tradición grecolatina fue legada posteriormente a la europa medieval, momento en el cual se intentó aplicarla a las lenguas europeas modernas. Pero como el latín había dado lugar a las lenguas romances (italiano, francés y español) que pese a su origen común eran estructuralmente diferentes, estas requerían otro tipo de análisis ya que el de la gramática tradicional resultaba inaplicable.

Prescresptivismo lingüístico

Tal es el nombre que recibe la opinión de los estudiosos que consideran que los cambios que se produjeron en las lenguas son una suerte de 'corrucpión' del latín clásico y promovieron el retorno a formas aracaicas del lenguaje.

Hacia la búsqueda de una gramática universal

En el siglo XV, comienza la etapa de exploración de las rutas comerciales y colonización europea. De esta manera, se establece contacto con lenguas no europeas que al no tener raices griegas o latinas la gramática era completamente diferente. Este hecho motivó la búsqueda de una gramática cuyos principios tuvieran un marco de aplicación más amplio que el de la 'gramática tradicional'. Este afan por encontrar cánones de una lógica universal lllevó a las 'gramáticas generales' del siglo XVII.
El intercambio de la cultura europea con el mundo americano generó un análisis gramatical extensivo a lenguas no europeas, pero estos análisis fueron bastante improductivos en el sentido que se realizaban a partir de una matriz latina.

Origen de la lingüística moderna

Fue el intelectual indio Panini quien durante el siglo IV a.C, elaboró una descripción gramatical que, siendo diferente de la concepción de la 'gramática tradicional', fuera redescubierta tras la colonización inglesa de la India.
En efecto, el sánscrito, la antigua lengua sagrada del hinduísmo (actualmente se la considera una lengua indoirania) fue descubierta por los colonizadores ingleses observando que la importancia que los indios le asignaban a esta lengua, era comparable a la que en occidente se le otorgaba al griego y al latín. No solo determinadas palabras eran semejantes sino que tambien encontraron similitudes en la morfología (forma y estructura de las palabras) y la sintaxis (modo en que se reunen las palabras para formar propociones, oraciones, etc.):
Sánscrito: Mata sti
Griego: Meter esti
Latín: Mater est
Los hindúes habían estudiando la gramática del sánscrito durante tres milenios, por lo tanto, desde el punto de vista de la presición analítica y profunidad filosófica, ésta superaba amplicamente los alcances de la gramática occidental. Panini había recopilado el saber respecto a esta disciplina basándose en el análisis directo de los textos y expresándose en signos cuasi matemáticos se convirtió prácticamente en el modelo de los lingüistas europeos.
Las similitudes entre el latín, el griego y el sánscrito generaron numerosas investigaciones entre los lingüístas europeos. Sir Williams Jones, un gran experto en sáncrito, sugirió al respecto que las tres lenguas habrían surgido de una fuente extinguida común.
Así fue como la lingüística de siglo XIX fue principalmente histórica y comparativa puesto que los estudiosos se esforzaban en hallar relaciones entre lenguas "muertas" ales como el sánscrito, el grielgo, el latín, el germánico, el celta y otras lenguas indoeuropeas...

Nacimiento de la lingüística sincrónica

Pero hacia finales del siglo XIX, comenzaron a descentrar la atención en los aspectos evolutivos de la lengua para analizar la organización y funcionalidad del lenguaje. Ferdinand de Saussure, es quien introduce esta nueva perspectiva en el análisis de la lengua.
En la década del 20, la lingüística sincrónica se ve estimulada en los EEUU por la gran variedad de lenguas aborígenes que captan la atención de los lingüistas de la época: Franza Boas, Edward Sapir y Alfred L.Kroeber, quienes fueron también importantes antropólogos sociales. Hacia los años 30, los lingüistas profundizaron el análisis descriptivo, buscand fundamentos teóricos... en efecto, el conductisa Leonard Bloomfield, sentó los principios del pensamiento lingüístico nortemericano.

Lingüística esctructural

El modelo conductista de Bloombielf fue desarrollado con mayor profundidad por Bernad Bloch, Zellig Harris, Charles Hockett, Eugene Nida y Kenneth Pike, claros representantes del "estructuralismo norteamericano".
El conductismo, fiel al objetivo de emular las ciencias físico naturales, restringió su campo de estudio a los fénomenes observables. De esta forma, el "significado" quedaba excluído del ámbito estudiado por los estructuralistas.

La lingüística como ciencia

A principios de la década del 50, Zellig Harris, inició una serie de estudios que llevaron a la creación de técnicas para en análisis científico del significado, dando origen a una verdadera revolución en el campo de la lingüística. El análisis estructural se extiende más allá de la oración crando fórmulas (las "transformaciones") con el objeto de abarcar las relaciones lingüísticas sistemáticas de diferentes tipos de oraciones.

Lingüística transformativa-generativa

Chomsky era discípulo de Harris cuando incorpora el concepto de tranformación a la lingüística. En este sentido, podría decirse que Chomsky se aparta del estructuralismo por cuanto construye una síntesis en la que se reúnen los elementos teóricos y metodológicos de las matemáticas y la filosofía del lenguaje. El trabajo de Chomsky podría entenderse como una oposición al conductismo en una línea neoracionalistaque se vincula a la gramática general del siglo XVII.
El concepto de transformación otrogó a la lingüística uan poderosa herramienta descriptiva y analítica y al barrer con as estrechas limitaciones de la doctrina conductista abrió una amplia área de indagación.
Mientras que los lingüistas tradicionales estudiaban comprativamente las lenguas en su pronunciación, gram´tica, léxico y relaciones dentro de la comunidad lingüística, Chomsky, prentende apartarse de esta línea descriptiva a fin de darle a la lingüística un genuino status científico. De esta forma, seguirá claramente la rigurosidad del métido científico con el objeto de hallar los principios explicativos de la lengua e incluso una más profunda comprensión de la naturaleza humana. La lingüistica, pasaria de esta manera, de ser un estudio al servicio de otras disciplinas para convertirse en una ciencia por derecho propio y de profundos alcances.
En su búsqueda de principios causales, Chomsky elegió centrarse más en las similitudes que en las diferencias entre lenguas. Su estrategia fue centrarse en unas pocas lenguas bien conocidas y estudiadas con el objeto de explicar el funcionamiento efectivo de la lengua.
Chomsky señala que lo que caracteriza a la ciencia es la búsueda de soluciones para los problemas, intentando responder al por qué de las cosas. De acuerdo a este principio, las características relevanetes de su método cientrífico son:
1. Buscar explicaciones antes que descripciones y clasificaciones
2. Limitar el campo de estudio con el objeto de hallar teorías más sólidas, aún cuando esto fuera en perjuicio de encontrar respuestas más abarcativas
3. La abstracción posibilita la construcción de modelos más realistas que los datos obtenidos simplemente mediante los sentidos
Chomsky agregará que el sistema nervioso central y la corteza cerebral están bilógicamente programos no solo para los aspectos fisiológicos del habla sino también para la organización del lenguaje mismo, de esta forma, la capacidad para organizar las palaras es una capacidad inherente a los seres humanos. El uso corriente del lenguaje es pues, creativo, innovador y mucho más que la mera "respuesta" como sugería el conductismo.

Gramática generativa universal

Chomsky afirma que existe una gramática universal que forma parte del patrimonio genético de los seres humanos, los cuales al nacer, poseemos un patrón lingüístico básico determinante al cual se amoldan todas las lenguas. Esta capacidad singular es propia de la especie humana y el uso corriente del lenguaje evidencia las enormes posibilidades del potencial creativo de la humanidad.
En efecto, observará Chomsky que la habilidad con la que los niños aprenden la lengua aún poseyendo una escasa experiencia externa y careciendo aún de un marco de referencia en el cual basar su comprensión, puede deberse a que no solo la capacidad para el lenguaje sino también una gramática fundamental son innatas Es casi seguro, afirma, que las personas no nazcan 'programadas' para un lenguaje en particuar (un bebé chino criado en USA hablará en inglés idénticamente a un norteamericano en tanto que un norteamericano rodeando de gente que hable chino hablará chino idénticamente a un chino), de moda tal que existe una gramática universalsubyacente a la estructura de todas las lenguas. Chomsky empleará un sistema de símbolos comparables a las operaciones matemáticas con el objeto de formular las operaciones de tal gramática universal.

Innatismo

Chomsky postula que algunas reglas gramaticales son excesivamente complejas como para que los niños puedan "inventarlas", por lo tanto, estas hablidades no pueden ser 'adquiridas' sino que son innatas. Un niño no ha incorporado aún la cantidad de información suficiente como para elaborar por sí mismo un sistema tan complicado como el de la gramática de su lengua materna ni tampoco, por lo tanto, la capacidad de improvisar fluidamente dentro de ese sistema sin "cometer errores".
En este sentido, es necesario diferenciar entre:
1. Adquisción del lenguaje: estapa evolutiva espontánea. La lengua materna se asimila con gran rapidez y con un estímulo mínimo y asistemático del mundo externo. Chomsky dirá que este proceso es innato puesto que sigue un a línea determinada como consecuencia de los estímulos exteriores.
2. Aprendizaje del lenguaje: más adelante se producirá de manera similar a cauqluier otro tipo de aprendizaje: a través de la ejercitación, la memorización, etc.

¿Genético o adquirido por experiencia?

La polémica entre estas dos posibilidades dadas por la herencia o por la influencia del medio, tiene una larga historia. Lo cierto es que resulta harto difícil realizar una separación estricta entre ambas categorías, porque su despliegue sobre la realidad parece evidenciar que ambas se fusionan y retroalimentan.
Como es sabido, la línea teórica del conductismo, sostiene que toda conducta es adquirida a través del aprendizaje puesto que al nacer, los seres humanos son tablas en blanco y que por tal motivo, es posible moldear cualquier tipo de conducta en los seres humanos a través del entrenamiento. Chomsky critica la posición conductista puesto que considera que su simplismo no condice con lo que sucede en la realidad. En el caso particular del lenguaje, es notable como los niños alcanzan a dominar algo tan complejo en poco tiempo y sin instrucción sistemática alguna. Sin embargo, todo niño al rededor de su segundo año de vida, comenzará a utilizar con fluidex un sistema que comprende numerosos principios gramaticales que no pudieron se aprendidos puesto que los datos de los que disponen respecto al sistema en sí mismo, es claramente insuficiente.
La pregunta es pues, si es posible aprender la gramática, porque incluso para un lingüísta profesional resulta difícil por elaborado y complejo, enumerar las sutilezas gramaticales que intervienen en la creación de las frases para que sean tenidas por 'correctas', esto se expresa claramente en la amplia variedad de combinaciones posibles. Estudiar un sólo párrafo pone sobre la mesa de análisis un riquísimo sistema de sutiles interrelaciones coherentes dentro de un sistema gramatical. En efecto, la mayoría de las oraciones reductibles a una estructura matemática son, probablemente 'antigramaticales' y sin embargo, resulta difícil explicar por qué estas son 'incorrectas'.
Chomsky considera que para estudiar la naturaleza del lenguaje es necesario comprender lo que sucede en el organismo del niño con la información que ingresa en él y las construcciones gramáticas que luego surgen de él a través del uso de la lengua. De esta forma es posible construir una idea a cerca de las operaciones mentales del organismo y la transición entre lo que entra y lo que sale. A fin de comprender el tipo de reglas gramaticales que se empelan en oraciones simples, tenemos que proponer estructuras abstractas que caraezcan de conexión directa con los hechos físicos que adquieren forma de datos al ingresar y solo puede ser derivados de ellos mediante operaciones mentales de naturaleza abstracta.

Universales lingüísticos

¿Por qué es posible afirmar que la frase "¿De qué color son los girasoles que pintó Vincent?" es 'correcta' y "¿Qué Vincent son girasoles que de color pintó?" no lo es?

Es posible que una propiedad común a todas las lenguas es que ciertas frases nominales complejas, como "El color de los girasoles que fue pintado por Vincent" no pueda mantenerse igual cuando se requiere transformar la proposición afirmativa en interrogación. Chomsky postula que esto es un universal lingüístico que no se aprende puesto que los datos con los que contamos son insuficientes como para que se produzca aprendizaje alguno al respecto.
Por otra parte, la situación no sería reducible al modelo propuesto por el conductismo (estimulo-respuesta). Tal modelo, solo podría dar lugar a un sistema de hábitos o a una red de asociaciones; pero dicho sistema nunca podría explicar la relación entre el sonido y el significado que todos poseemos intuitivamente al alcanzar el dominio de una lengua.
Por otra parte, las gramáticas que utilizado mos son creativas puesto que caracterizan un número virtualmente incabable de oraciones. En efecto, un hablante puede utilizar y comprender oraciones que carecen de similitud física entre sí con cualquier otra oración que haya escuchado antes.
Chomsky llamará pues gramática universal al conjunto de propiedades que siendo comunes a cualquier lenguaje por necesidad biológica, funciona como una estrcutra compleja y articulada dentro de la cual existen estrictas restrcciones sobre las operaciones que son consideradas correctas (aunque sea simple el modo en que estas pueden ser transgredidas).
http://comunicacion.idoneos.com/index.php/335041


Ronald Barthes es conocido por el tiempo dedicado al estudio de los signos, la semiología. Esta disciplina, entiende que los seres humanos se comunican no solamente a través de los signos lingüísticos (el lenguaje) sino también de otros elementos culturales tales como la ropa, el peinado, los gestos, las imágenes, las formas y los colores a fin de convencernos unos a otros respecto de las emociones, valores e imágenes que deseamos transmitir.

Lo natural

Barthes señaló que con frecuencia, cometemos el error de llamar "natural" a lo que consideramos socialmente aceptable, moralmente deseable o estéticamente placentero. Por cierto, es natural comer, dormir, tener relaciones sexuales y usar el lenguaje... sin embargo, qué comemos, cuándo dormimos, cómo tenemos sexo y qué palabras usamos es algo que varía de acuerdo a la cultura o subcultura de la que formemos parte.

La actuación y los signos

En su ensayo "Le monde ou l’on catche", Barthes expone su explicación respecto en lo que ocurre en la mente del lector de ficción o del público del teatro. Su trabajo se basa en el análisis de "Catch" lo que podríamos describir como "luchas guionadas", espectáculo que se diferencia de un deporte genuino porque los contrincantes no compiten "de verdad" y no se esmeran por disimularlo tampoco, esto es, actúan sin hacerse daño con el objeto de reiterar las funciones, noche tres noche. Lo que Barthes puntualiza es que el público, sabe que el combate es fingido.
Barthes establece una analogía entre el espectador de una lucha de catch y el público de un espectáculo teatral o una novela de ficción. Así como Otelo no asesina "realmente" a Desdémona sobre el teatro (y el público lo sabe, aunque pueda conmoverse), los combatientes de catch no se pegan en "realidad". Sólo se trata de signos que carecen de contenido "real"

Introducción a la lingüística estructural

De acuerdo a la terminología acuñada por , no hay un centro de verdad última que garantice que los signos funcionen como en verdad lo hacen. En definitiva, el ensayo de Barthes sobre el catch pretende aplicar los conceptos de la lingüística desarrollada por Saussure a la cultura popular.
Las palabras funcionan debido al lugar que ocupan dentro de la estructura del lenguaje, porque siendo diferentes unas a otras se ajustan a un esquema particular. De modo similar, los gestos de los luchadores de catch tiene un significado aunque este no sea coincidente con lo que ellos pudieran pensar "realmente" en el momento en que están actuando. En efecto, de los gestos, se deriva el significado de las convenciones mediante las cuales los seres humanos expresan su emociones e interpretan las de los demás.
Los gestos de los luchadores parecen "naturales", del mismo modo que a nosotros nos resulta "natural" hablar fluidamente nuestra lengua materna. Pero Barthes observa quetodas las formas de comunicación son artificiales pues su funcionamiento se debe a una estructura y la estructura solo puede funcionar en tanto y en cuanto vivamos dentro de una sociedad y no en estado "natural".
Los signos, pues, dirá Saussure, son arbitrarios, por lo tanto, no deberían ser considerados "naturales". Al observar un combate de catch, la primera impresión puede ser que la lucha es "natural", pero luego se advierte una cuidadosa codificación de modo tal que cada gesto significa algo específico: enojo, frustación, agresividad, venganza, etc, de modo tal que el público pueda interpretarlos al decodificarlos.
Del mismo modo, no es que un semáforo funciones porque exista una conexión "natural" entre el color rojo y el peligro o el verde y la seguridad sino porque aceptamos y convenimos una significación puntual para ese código cromático. El sistema funcionaría también si "detenerse" se indicara mediante un conjunto de líneas negras sobre un fondo amarillo y avanzar sobre líneas azules sobre un fondo rosado. La diferencia sería suficiente para establecer la convención.

Elementos de semiologia

En Elementos de semiología (1965), Barthes reconoce el lugar de central de en el desarrollo de la lingüística moderna especialmente por centrar el interés en el funcionamiento estructural.
De acuerdo a Saussure, la peculiaridad del lenguaje reside en la arbitrariedad de los signos, lo cual permite una combinación tan variada como los diferentes significados que se deseen comunicar. Barthes introducirá además, el concepto de signos motivados que resulta más preciso para explicar el funcionamiento de ciertos signos gráficos.

Clasificación de los signos según Barthes

Barthes enumera tres clases de signos: los signos icónicosmotivados y arbitrarios. La diferencia entre estos se corresponde con una escala progresiva, los signos icónicos cumplen una sola función y se ubican en un extremo, con posibilidades muy amplias de significación, los signos arbitrarios, se encuentran en el otro extremo.
Por ejemplo, la cruz en la cultura cristiana o la luna creciente en el Islam, tienen un único significado icónico. Estrechamente relacionados con este tipo de signos (cuya aceptación se da por convención social) se encuentra las marcas de identidad de las banderas nacionales, o los uniformes, por ejemplo que comienzan a confundirse consignos motivados cuando ocasionan el uso de ropas civiles dotadas de significación para la sociedad que las originó. El tradicional sobrero hongo y el paraguas cerrado del funcionario civil británico es un ejemplo de signo motivado, pero es posible imaginar los mismos signos con un significado diferente... en La Naranja Mecánica (1971) el joven pandillero Alex y su amigos, llevaban sombreros con las mismas características... En efecto, la carga de connotaciones que pesa sobre esos signos nos impide considerarlos simplemente arbitrarios.
En realidad, lo que se intenta destacar es que sería inusual encontrar un signo que, siendo absolutamente natural careciera de ambigüedad alguna... ¿es esto posible?
Se dice, por ejemplo, que levantar un puño cerrado a la altura del hombro es claro signo de enojo, sin embargo, este mismo gesto, en los círculos izquierdistas de la década del 30, significaba camaradería y solidaridad proletaria.

La inmersión del mundo en el lenguaje

Los seres humanos, viven un mundo lingüístico tan completo, que existen muy pocos signos capaces de funcionar correctamente sin una explicación que utilizando el lenguaje, explique su significado. Aquellos que sí pueden hacerlo (cómo las señales viales o el código morse) son muy limitados y sólo alcanzan pra producir un conjunto muy reducido de mensajes. Incluso las viñetas humorísticas, que pueden parecer a primera vista fomas no lingüísticas de humor, solo cobran sentido cuando son mediatizadas por el lenguaje. Porque aunque la risa de la persona que ve la caricatura sea aparentemente instantánea, lo cierto es que el humor es posible solo cuando ésta realiza internamente un comentario verbalizado de la misma.

Los Tabúes

Barthes observará así, que nada en la sociedad carece de significado, y en esta línea avanzará sobre el estudio semiológico de los tabúes.
Para el antropólogo, los tabúes nunca carecen de sentido aún cuando resulten extravagantes para el observador externo puesto que son un medio a través del cual la sociedad se habla a sí misma y rara vez tiene una función utlitaria directa. Según Barthes, es muy probable que el tabú alimentario respecto al consumo de carne de cerdo de acuerdo al judaísmo o el alcholo entre los musulmanes tenga su orgien en una pauta sanitaria como la de evitar la intoxicación o la borrachera... sino tan solo operar como diferenciación respecto a otros grupos humanos.
En efecto, la prohibición del alcohol por parte del islam, permitía a los musulames diferenciarse de los cristianos: no es un dato menor que el vino cumpla un papel central en el ritual de la misa (eucaristía) y el primer milagro de Jesús fuera precisamente, transformar el agua en vino (Bodas de Caná, Jn 1:1-11).
Del mismo modo, las leyes Kasher (pureza), conforman una serie de signos dietéticos que se expresan en tabués alimentarios y signos corporales (circunsición, pelo y barba sin cortar, etc.).
La aplicación de la semiología de Barhtes al estudio de los tabués, subrraya la distinción esencial entre hechos físicos e instituciones o acontecimientos sociales, mientras que los primeros pueden ser considerados neutros, los segundos siempre están cargados de significación. La importancia de los tabúes como signos no puede seprarse de su necesidad de ser mediados por el lenguaje y expresados por él.