miércoles, 9 de noviembre de 2011

Anais Nin amor y sexo

“El amor es el eje y el aliento de mi vida. El arte me produce un subproducto, una excrecencia del amor, la melodía, la alegría, la abundancia, sólo eso.”
“Toda la felicidad es neurosis.” 
15 Feb de 1936 del fuego

“Ningún deseo del cuerpo, pero miente adentro , 
qué miente en la carne, el mundo, el pensamiento, 
la creación, la iluminación.” 

2 de marzo de 1936 del fuego
“… Retener de la vida es morir y la elasticidad de la vida es más vida,
te alimentará más.” 
6 de marzo de 1936 del fuego
“Digo que las citas son literarias. 
Son buenas solamente al ocuparse de ideas, 
no de experiencia. La experiencia debe ser pura, única.” 
5 de junio de 1936 del fuego

Tengo una actitud ahora que es inmueble. 
Permaneceré fuera del mundo, 
más allá del temporal, más allá de todas las organizaciones del mundo. 
Creo solamente en poesía.” 

22 de agosto de 1936 del fuego

El.... “Estas y es el momento de la exaltación de la integridad!”

10 de septiembre de 1936 del fuego

El “amor es el eje y la respiración de mi vida. 
El arte que produzco es un subproducto, 
un excrescence del amor, la canción canto, 
la alegría que debe estallar, el overabundance --
ése es todo!” 
21 Oct de 1934 del incesto


“Oh, dios, no sé ninguna de alegría tan grande 
como un momento de acometer en un nuevo amor,
ningúna cosa es mejor como un nuevo amor.
Nado en el cielo; Floto; mi cuerpo es lleno de las flores,
flores con los dedos que me dan agudo, caricias agudas,
chispas, joyas, aljabas de la alegría, vértigos, tales vértigos. 
Música dentro de una, embriaguez. 
Solamente cierro de los ojos y el recordar, 
y el hambre, el hambre para más, más, la gran hambre,
el hambre voraz, y sed.” 
30 de mayo de 1934 del incesto

“Siempre hubo en mí, al menos, dos mujeres una mujer desesperada y perpleja  que siente que se está ahogando y otra que salta a la acción, como si fuera un escenario, disimulando sus verdaderas emociones porque ellas son la debilidad, la impotencia, la desesperación y presenta al mundo sólo una sonrisa, ímpetu, curiosidad, entusiasmo, interés.”

- Anaïs Nin - Les Chambres du Cœur -

"Siempre nace algo del hombre y la mujer que yacen juntos e intercambian las esencias de sus vidas. Siempre es arrastrada algu­na semilla que se abre en el suelo de la pasión. Los vapores del deseo son la matriz del nacimiento del hombre, y a menudo en la embriaguez de las cari­cias se forja la historia, y la ciencia, y la filosofía. Una mujer, mientras cose, cocina, abraza, cubre, ca­lienta, también sueña que el hombre que la posea será más que un hombre, será la figura mitológica de sus sueños, el héroe, el descubridor, el construc­tor. Porque allí donde se mezcla la semilla de hombre y mujer, dentro de las gotas de sangre que se entremezclan, los cambios que ocurren son los mismos que los de los grandes y caudalosos ríos de la herencia, que, además de transmitir los rasgos físicos, transmiten los rasgos del carácter de padre a hijo y a nieto. Recuerdos de experiencias son transmitidos por las mis­mas células que repitieron la forma de una nariz, una mano, el tono de una voz, el color de un ojo. Esos grandes y caudalosos ríos de la herencia trans­mitieron rasgos y llevaron sueños de un puerto a otro hasta su realización, y dieron a luz a persona­lidades nunca nacidas antes. No hay hombre ni mujer que sepa lo que nacerá en la oscuridad de su entreveramiento; tantas cosas además de niños, tantos partos invisibles, tantos intercambios de alma y carácter, tantos florecimientos de personalidades desconocidas, tantas liberaciones de tesoros ocultos, de fantasías soterradas."