728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    domingo, 12 de junio de 2011

    Alain Touraine "El único movimiento importante hoy en Europa es la xenofobia"

    "En Europa, y esto es extraordinario, estamos sin actores sociales ni políticos", dice Alain Touraine, sociólogo que publica 'Después de la crisis' | "Es la manifestación desesperada de una izquierda abandonada y engañada" dice sobre los indignados
    Cultura | 12/06/2011
    LLUÍS URÍA | PARÍS
    Corresponsal
    Principio del formulario
    Final del formulario
    Premio Príncipe de Asturias 2010 de Comunicación y Humanidades, el sociólogo francés Alain Touraine (Hermanville-sur-Mer, 1925) es un profundo conocedor de la sociedad industrial y el mundo del trabajo. En su último libro, Después de la crisis (Paidós), analiza las transformaciones sociales que germinan tras la crisis económica y financiera desencadenada a partir del 2007.
    La economía mundial da signos de recuperación. ¿Es eso realmente la salida de la crisis?
    En el plano puramente económico, no hemos salido verdaderamente del estancamiento. En Estados Unidos, la capacidad de creación e innovación es tan importante que se puede hablar de elementos de arranque. Pero en Europa, el único país que está saliendo es Alemania, donde han tenido la inteligencia de mantener la sociedad industrial. La situación en Francia, en Italia, no es brillante. En España, hay un 21 % de paro... Y hay tres países en situación difícil. ¿Se puede hablar de salida de la crisis con los casos de Grecia, Irlanda y Portugal?
    Pese a todo, la situación no es tan dramática como la que se produjo tras el crack del 29.
    Ciertamente, hemos evitado 1929. Hemos conseguido, pese a las dificultades, hacer algo para salvar la zona euro. Y los países europeos, salvo excepciones, han entendido que encerrarse, cerrar las fronteras como propone en Francia Marine Le Pen, sería una catástrofe, que abandonar el euro no es una solución. Hemos evitado lo peor. Pero no se puede decir que las cosas se han recuperado. Y esto pasa en un mundo que está en pleno crecimiento: América Latina, India, Corea, China... incluso África.
    ¿La hegemonía mundial se está desplazando con la crisis?
    El gran fenómeno es el desplazamiento hacia los países nuevos. Es el hecho más importante. Los americanos han perdido mucha influencia, pero los europeos todavía más. Hoy no cabe imaginar a Europa como un elemento fundamental de la economía mundial. No hemos salido, no salimos, de la crisis porque no podemos salir sin un cambio cualitativo, profundo, cultural, político, social... y estamos muy lejos. Abordamos pequeños problemas con enormes dificultades.
    ¿Es un declive inevitable?
    Nada es inevitable. Aunque hay que entender que salir de la crisis implica cambiar de visión, cambiar de paradigma, de representación de un tipo societal nuevo. Lo que es extremadamente difícil. En el siglo XIX, en Europa –Inglaterra aparte– el pensamiento industrial tuvo muchas dificultades para imponerse.
    No encontramos el camino...
    En Europa, y esto es algo extraordinario, han desaparecido los actores sociales y políticos. En la derecha no hay nada nuevo.El único cambio es la penetración de las ideas de la extrema derecha. El único movimiento importante hoy en Europa es la xenofobia. Y la izquierda está en retroceso. El problema fundamental es que los actores de la sociedad industrial han desaparecido y no han sido reemplazados. La extrema derecha es un contra-actor. Estamos en un continente sin actores. En un mundo vacío donde no hay grandes movimientos sociales. En la Europa de los últimos años había movimientos de cierta importancia, vinculados a la deslocalización industrial, al cierre de empresas. Después del inicio de la crisis en 2007 se terminó, porque la gente está en una situación mucho más difícil.
    Usted habla en su libro del silencio de las víctimas de la crisis. ¿A qué lo atribuye?
    No tengo respuestas suficientes. Pero es el problema más importante. La gran cuestión son los dominados, el pueblo, los trabajadores. Las fuerzas de oposición ya no son los trabajadores.
    En España han roto ese silencio los indignados.
    La ausencia de respuesta de los países europeos a la crisis ha comportado una crisis política. Los electores, sobre todo los jóvenes instruidos, tienen la conciencia de que se encuentran frente a un vacío político. En varios países, y no sólo en España, ha habido movimientos parecidos de ruptura. No se trata en absoluto de revolución, sino de la conciencia de no estar ya representados. El movimiento español parece una manifestación desesperada de una izquierda abandonada y engañada. Estos movimientos reclaman con urgencia nuevas proposiciones del sistema político. Es la ausencia de propuestas para salir de la crisis la que causa la indignación.
    Si ya no son los trabajadores la principal fuerza de oposición, ¿quién puede serlo?
    Ésa es la gran cuestión... Se puede responder de tres maneras. Se puede decir, de entrada, que en este mundo global la única respuesta con sentido debe ser mundial, es decir, ecologista. Aquí hay una capacidad de acción incontestable. La segunda es la respuesta a la mundialización. Pero los altermundialistas, que se han movilizado formidablemente, no tienen ningún asidero político. Es un movimiento de opinión que no deviene movimiento político. En tercer lugar, yo había formulado la hipótesis, que se ha revelado errónea, de que entre las principales fuerzas estaría el feminismo. No se ha producido.
    "La defensa de los derechos humanos es el gran tema movilizador"
    Sostiene en su libro que ya no hay lucha de clases.
    Estamos en un mundo donde hay una especie de descomposición de lo económico y lo social. En el mundo de lo subsocial está el tema de la ecología y de la desigualdad económica, y por encima, el problema de los derechos morales, de la igualdad, de la lucha contra la xenofobia. Hemos salido de la época que estaba dominada por las categorías sociales. Estamos más allá de lo social. Por eso hablo de una sociedad postsocial, de una situación posthistórica.
    ¿Los nuevos combates son, pues, universales?
    ¿Qué puede ser movilizador? No digo qué gente, sino qué temas ¿qué puede hacer salir a la gente de su casa? Esta es la cuestión que planteo en el libro y que, si todavía tengo algunos meses, intentaré dar elementos de respuesta en un nuevo libro que será probablemente el último. Creo que lo que es movilizador hoy es el tema de los derechos, un tema moral. Es más un juicio moral que un juicio social. En los siglos pasados hemos combatido por los derechos políticos, por los derechos sociales, por derechos culturales en una cierta medida, por los derechos sexuales... Ahora todo esto se funde en la cuestión de los derechos del ser humano. Hay muchos intelectuales, en particular franceses, que pretenden ser modernos burlándose delderechohumanismo. Son unos imbéciles. La capacidad de movilización en defensa de los derechos es hoy considerable y tomará cada vez más importancia.
    ¿Las revoluciones árabes responden a este proceso?
    Se trata de un acontecimiento fundamental. De repente, toda la construcción política sobre el mundo árabe ha devenido un camelo. La realidad es que hay una gente, que ha hecho estudios y no tiene trabajo, y que quieren una vida política y económica –y perdón por la expresión– a la occidental.
    Principio del formulario
    Final del formulario
    http://www.lavanguardia.com/cultura/20110612/54169291662/el-unico-movimiento-importante-hoy-en-europa-es-la-xenofobia.html




    ENTREVISTA: ALAIN TOURAINE Sociólogo
    "El gran movimiento cultural en Europa es la xenofobia"
    JOAQUÍN FERRANDIS 28/10/2006
    ·          

    Alain Touraine es uno de los pensadores franceses que más ha influido en la socialdemocracia europea y latinoamericana. Nacido en 1925, este sociólogo de porte elegante y torrente verbal muestra una creciente fascinación por el papel de las mujeres en la transformación de las sociedades -"Las mujeres son la única fuerza capaz de transformar la sociedad, porque están diciendo que el problema no es conquistar el mundo, sino conocerse a sí mismo, en términos culturales"-. Tanta, como preocupación por la corriente de xenofobia que atraviesa Europa.
    "Hay dos cosas que no se pueden discutir, la razón y los derechos humanos"
    Ayer, Touraine participó en Valencia en un seminario titulado El Estado de Bienestar en España y su contexto, organizado por la secretaría de Bienestar Social del PSPV, que dirige Nuria Espí, y la Fundació Societat i Progrés.
    Touraine se muestra preocupado con la situación que atraviesa Europa y, especialmente Francia. "El gran movimiento cultural en Europa ahora es la xenofobia. Un joven árabe sin trabajo es sinónimo de peligro absoluto", dice el pensador francés. Touraine argumenta que los disturbios que se han repetido en las últimas horas en los barrios de extrarradio de París no se pueden explicar por razones económicas. "Eso no responde a la verdad", sentencia, "la razón [de esa ira] es la discriminación". Una discriminación que establece sus primeras barreras en la escuela y que explica el reducido número de franceses de origen magrebí o africano que alcanzan puestos de relieve en la sociedad francesa.
    Según el sociólogo francés, la solución pasa por combinar "la necesidad de reconocer al otro y otorgarle los mismos derechos individuales". "Hay dos cosas que no se pueden discutir, y que son la base del universalismo, la primera es la razón; la segunda es la noción de derechos humanos universales que están presentes en cada individuo", dice Alain Touraine, que cree que uno de los problemas más importantes de las sociedades actuales es cómo "combinar los movimientos religiosos con la libertad religiosa de cada uno". "En definitiva se trata de saber si hay libertad de conversión religiosa", asegura.
    Firme convencido de la existencia de una opinión pública que impulsa o ralentiza los cambios sociales y de que el progreso siempre arranca desde las bases de la sociedad y no desde sus estamentos superiores, Touraine cree que Ségolène Royal es la única capaz de transformar el Partido Socialista francés para adaptarlo a las nuevas realidades sociales.
    Respecto a España, Touraine, amigo personal de Felipe González, cree que José Luis Rodríguez Zapatero ha conseguido encontrar su propio espacio político y elaborar un perfil singular, aunque no sin asumir riesgos y contar con la suerte.
    Preguntado sobre si cree que es posible encontrar un referente en la socialdemocracia que sirva de modelo, este pensador francés sorprende con dos nombres indiscutibles, Mahatma Gandhi y Nelson Mandela, aunque alejados del contexto histórico actual y la geografía europea.
    Para Touraine, "Europa es un objeto frío" y sólo desde los problemas individuales es posible cambiar la sociedad.
     http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/gran/movimiento/cultural/Europa/xenofobia/elpepiautval/20061028elpval_7/Tes


    Alain Touraine (Hermanville-sur-Mer, 3 de agosto de 1925) es un sociólogofrancés. Sus principales investigaciones tratan sobre la sociedad post-industrial y los movimientos sociales.
    Es famoso por desarrollar el término sociedad post-industrial. Su trabajo se basa en la sociología de «acción» y cree que la sociedad forma su futuro a través de mecanismos estructurales y de sus propias luchas sociales.
    Ha estado interesado a lo largo de su carrera en los movimientos sociales, estudiando y escribiendo sobre muchos, especialmente en Latinoamérica y Polonia (donde observó el nacimiento de Solidaridad, por lo que publicó Solidaridad: Análisis de un movimiento social(1983)). Durante su estancia en Polonia, desarrolló el método de investigación de «Intervención Sociológica», descrito en La voz y la mirada(La Voix et le Regard1981.
    Europa frente a la crisis de 2008-2010
    Frente a la considerada como crisis económica de 2008-2010 Touraine considera que Europa solamente muestra impotencia económica, política y cultural pero que esa impotencia no es consecuencia de la crisis, es su causa general. Para Tourain Europa debe tomar conciencia y romper el silencio, en caso contrario la crisis se profundizará aún más y Occidente perderá sus ventajas. Las soluciones existen, en el plano económico, la ecología política da respuestas frente al suicidio colectivo; en el plano social y cultural, el mundo feminista se opone a las contradicciones mortales de un mundo que sigue dominado por los hombres y en el terreno político, la idea novedosa es, más allá del gobierno de la mayoría, la del respeto de las minorías y su reconocimiento.
    Alain Touraine es popular en Latinoamérica y Europa, aunque no en el mundo anglosajón. Apenas la mitad de sus veinte libros han sido traducidos al inglés. En 1998 recibió el Premio europeo Amalfi de sociología y ciencias sociales por Comment sortir du liberalisme. En el año 2004 recibe el Doctorado Honoris Causa en la Universidad de Valparaíso en Chile. En febrero de 2006 recibe el Doctorado Honoris Causa en la Universidad Nacional de San Martín y en diciembre de 2006 en la Universidad Nacional de Colombia, en el cierre del Congreso Nacional de Sociología. El 19 de junio de 2007 tiene lugar en la Universitat Oberta de Catalunya el acto de investidura de doctor honoris causa de Alain Tourain. En mayo de 2008 obtuvo, asimismo, el doctorado honoris causa por parte de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima.

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Alain Touraine "El único movimiento importante hoy en Europa es la xenofobia" Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba