728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    jueves, 26 de mayo de 2011

    General serbio Ratko Mladic, el criminal de guerra


    Prófugo desde hace 15 años, era el criminal de guerra más buscado del conflicto.

    Fue detenido en una aldea bajo el nombre falso de Milorad Komadic.

    Está acusado de genocidio por la matanza de musulmanes de Srebrenica y el asedio de Sarajevo.

    Con esta detención, se abre la puerta a que Serbia se convierta en un país candidato para entrar en la Unión Europea.


    El ex general serbio Ratko Mladic, el  criminal de guerra más buscado del conflicto de la guerra de Bosnia en la antigua Yugoslavia, ha sido detenido este jueves por la policía serbia, ha confirmado en Belgrado el presidente de Serbia, Boris Tadic.
    Mladic fue detenido bajo un nombre falso de Milorad Komadic, en Lazarevo una aldea de las proximidades de la ciudad Zrenjanin, en el norte de Serbia.
    Vecinos de la aldea aseguran que no sabían que este se escondía en la región y que ni siquiera le conocieron con el nombre falso que utilizaba. Se escondía bajo el nombre de Milorad Komadic.
    El alcalde de la pequeña localidad, de unos 3.000 habitantes, Radomir Stosic, aseguró en declaraciones a la prensa local que no conocía a nadie con el nombre de Komadic.
    Indicó también que Mladic tiene parientes en esa aldea y que durante la guerra (bosnia, 1992-1995) llegaba con frecuencia a visitarlos.
    "Hoy hemos cerrado un capítulo difícil de nuestra historia reciente", manifestó el presidente serbio ante la prensa.
    Masacre de musulmanes en Srebrenica
    El Gobierno italiano ha expresado también su satisfacción como ha apuntado su ministro de Asuntos Exteriorres, Franco Fattini: "se trata de un auténtico y verdadero hito que acogemos con gran satisfacción. Un hito que deseábamos y esperábamos desde hace tiempo, desde hace más de quince años, desde que Mladic fue acusado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) por los cruentos crímenes de Srebrenica y en las guerras balcánicas de los primeros años de la década de los 90".
    Por su parte, Amnistía Internacional también ha expresado su alegría ante la detención de Mladic, así como el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, quien ha afirmado que se trata de un "momento histórico".
    Por otro lado, Obama se ha mostrado "encantado" ante la captura del exgeneral y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que "hoy es un día histórico para la Justicia internacional" y que  "esta detención marca una etapa importante en nuestra voluntad colectiva de acabar con la impunidad, así como para los trabajos del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY)".
    Croacia,  Francia y Alemania  también se han sumado a las felicitaciones así como el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que lo ha calificado de "acción valiente" e "importante paso hacia delante".

    Srebrenica y Sarajevo

    Mladic, prófugo desde hace 15 años, está acusado de genocidio en relación con la matanza de musulmanes de Srebrenica, el asedio de Sarajevo y otros crímenes cometidos durante la guerra de Bosnia (1992-1995).
    El presidente de Serbia, Boris Tadic, ha declarado que la captura del presunto criminal de guerra Ratko Mladic abre a Serbia la puerta para obtener el estatus de país candidato a la adhesión a la Unión Europea. Afirma que : "ya nadie en el mundo tiene dudas de que Serbia coopera con toda sinceridad con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY)".
    La alta representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, ha reclamado que el criminal de guerra Ratko Mladic sea trasladado "lo antes posible" al Tribunal Penal Internacionalpara la antigua Yugoslavia.
    Sin embargo, el proceso de extradición del acusado puede prolongarse durante varios días, según los mecanismos que estipulan las leyes serbias. La Fiscalía especial de crímenes de guerra informó mediante un comunicado de que, según las leyes serbias, Mladic debe ser primero interrogado por el juez de instrucción, que ha de decidir sobre su encarcelamiento.
    A Mladic y a su defensa les tendrá que ser presentada la acusación formal, ante la que podrán presentar alegaciones. El juez dispondrá de un plazo de tres días para decidir si se cumplen los requisitos para la extradición. El acusado dispone de otros tres días para recurrir la decisión.


    El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) inculpa a Mladic de crímenes de guerra contra civiles en Sarajevo, cometidos durante el asedio entre 1992 y 1995, en el quemurieron más de 10.000 personas, entre ellas unos 1.500 niños.
    Se le acusa también de genocidio por la matanza de unos 8.000 varones musulmanes en Srebrenica, en julio de 1995, después de que las tropas serbobosnias tomaran esa zona, entonces bajo la exigua protección de un puñado de cascos azules holandeses de la ONU.
    El cargo de genocidio es de los más difíciles de demostrar porque se necesita probar la intención a la hora de cometer el crimen. Las otras acusaciones incluyen persecución (cargo 3), exterminación y asesinato (cargos 4,5 y 6), deportación y actos inhumanos (cargos 7 y 8), campañas de terror a civiles, tratamiento cruel e inhumano y ataques a civiles(cargos del 9 al 14) y toma de rehenes (cargo 15).
    Este último cargo se refiere a la toma como rehenes por parte de las fuerzas serbias de unos 200 observadores militares y de cascos azules de la ONU en mayo de 1995.
    Víctimas de la matanza de Srebrenica- REUTERS
    El último prófugo buscado por el TPIY es ahora Goran Hadzic, el líder de los serbios de Croacia durante el conflicto que comenzó en 1991, quien ha sido inculpado, entre otros delitos, de la expulsión de la población croata y no serbia de Krajina, así como de asesinato, persecución, tortura y tratamiento inhumano.

    Ratko Mladic: genocida, albañil y condiderado por muchos como un héroe de guerra


    Sólo el 7 % de los serbios estaba dispuesto a delatar el paradero de Mladic, pese a la recompensa de 10 millones de dólares que se ofrecían por su captura.
    El exgeneral serbobosnio Ratko Mladic, uno de los hombres más buscado de los Balcanes, ha logrado eludir a la justicia durante más de 15 años, una hazaña sólo posible gracias al apoyo de una red de colaboradores que, durante un tiempo, tuvo conexiones también en altas esferas del poder en Serbia.

    Pese a que en 1996 el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ya emitió una orden de captura, Mladic siguió teniendo una apacible vida protegido por el régimen del autoritario presidente serbio Slodoban Milposevic, caído en 2000. En esa época hubo apariciones de Mladic y se dejó ver en partidos de fútbol e incluso siguió viviendo en su domicilio de Belgrado.

    Con la caída de Milosevic, se perdió la pista de Mladic, que sólo reapareció el jueves, en una aldea a 100 kilómetros de Belgrado.Mladic no vivía allí con un nombre inventado, como informaron algunos medios en un primer momento tras su captura, sino que tenía un documento de identidad, aunque caducado, y no estaba disfrazado.

    Durante estos años, las autoridades serbias fueron acusadas de amparar a Mladic, inculpado del genocidio de Srebrenica y del brutal asedio a Sarajevo durante los tres años y medios de la guerra bosnia. La propia exfiscal del TPIY Carla del Ponte afirmó en varias ocasiones que Mladic permanecía escondido en Serbia.

    Considerado héroe de guerra

    Los registros domiciliarios de familiares, colaboradores e incluso de la casa de la esposa de Mladic se sucedieron durante años, en un intento de encontrar pistas en el círculo de colaboradores que protegía al exgeneral. Se considera que el número de personas que ayudaban a Mladic a esconderse se ha ido reduciendo y que el final quedó en un pequeño núcleo, posiblemente de sus familiares.
    La policía ha aumentado las medidas de seguridad en Belgrado, escenario en el pasado de choques violentos
    Pese a la orden internacional de búsqueda y captura, el exgeneral sigue siendo considerado por muchos serbios como un héroe de guerra. Una encuesta publicada la semana pasada indica que sólo el 7 % de los serbios estaría dispuesto a delatar el paradero de Mladic, pese a la suculenta recompensa de 10 millones de dólares que ofrecían las autoridades serbias por su captura. Ese sondeo muestra que el 51 % de los serbios no revelaría el escondite de Mladic, el 40 % lo considera un héroe y sólo el 34 % estaría de acuerdo con su arresto.
    Entre quienes consideran a Mladic un héroe o, al menos, un patriota, se cuenta el ultranacionalista Partido Radical Serbio (SRS), que se opone a la cooperación con el TPIY, y que señalaba ayer que el arresto de Mladic es un "acto indignante".

    Algunas organizaciones "ultras" habían asegurado que protestarán por su captura. La policía ha aumentado las medidas de seguridad en Belgrado, escenario en el pasado de choques violentos, tras la captura, en 2008, de Radovan Karadzic, otro serbobosnio en la cabeza de la lista de acusados del TPIY.

    El analista serbio Dejan Anastasijevic consideró, sin embargo, poco probable que haya incidentes violentos ahora que la situación política en Serbia ha cambiado y porque también han bajado las tensiones reinantes por la independencia de Kosovo. "Creo que las autoridades sienten ahora mucho menos peligro claro y directo de que una oleada de gente pueda salir y demoler Belgrado", según Anastasijevic.

    Trabajaba de albañil

    La prensa serbia asegura este viernes que el presunto criminal de guerra serbio Ratko Mladictrabajaba como albañil en la provincia de Vojvodina, donde se había escondido en la casa de un primo.
    Era como un trabajador cualquiera. Trabajamos juntos y sigo consternado
    El diario Blic entrevista a un estudiante, que afirma haber trabajado el año pasado con Mladic, de 68 años, en una obra de construcción en Zrenjanin, 85 kilómetros al norte de Belgrado. "Era como un trabajador cualquiera. Trabajamos juntos y sigo consternado. No puedo cree que Milorad Komandic es en realidad Ratko Mladic", dijo el joven, identificado por el diario sólo como R.R.

    Algunos medios serbios sostienen que Mladic tenía una identidad falsa, lo que las autoridades han desmentido ya, aunque cabe la posibilidad que el exmilitar simplemente se identificara con otro nombre. 

    El estudiante asegura que en verano del año pasado compartió con Mladic un almuerzo en una obra de construcción financiada en parte por la Unión Europea (UE). Incluso le llegó a decir que tenía un gran parecido con el buscado criminal de guerra, a lo que éste habría respondido entre risas que "muchos se parecen a Mladic".

    El estudiante agrega en la entrevista que Mladic "nunca hablaba de política. Parecía un hombre simple que hacía los trabajos más sencillos". "Lo único que podría relacionar con Mladic era su parecido físico", concluye R.R. en la entrevista de Blic, un diario sensacionalista, de los más leídos de Serbia.

    Esta información llama la atención, ya que el detenido se encuentra según su defensa en bastante mal estado de salud, por lo que ayer fue interrumpido el primer interrogatorio de la fiscalía.
    "Al general Ratko Mladic le gustaba definirse como "un hombre normal que defiende a su pueblo". Y lo hacía en pleno asedio de Sarajevo, quizás al mismo tiempo que ordenaba a sus hombres que llevaran a los musulmanes bosnios "al borde de la locura", como quedó registrado en una grabación en poder del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY).
    Mladic, un hombre de guerra que nació en plena contienda mundial, en 1942, encontró en el sueño nacionalista de la Gran Serbia (la idea de unificar bajo un único Estado a todos los territorios donde vivieran serbios), el marco ideológico para saciar su sed de venganza. Su guerra contra los "turcos", como llamaba con desprecio a los musulmanes bosnios, fue ante todo una cruzada personal; un ajuste de cuentas con su infancia."
    Nacido en la aldea bosnia de Kalinovik, el hombre a quien se considera uno de los mayores criminales de guerra desde la II Guerra Mundial quedó huérfano a los dos años cuando su padre, un partisano comunista, cayó abatido por los Ustachi, batallones de croatas y musulmanes que apoyaron a los nazis.Mladic utilizó su orfandad para justificar su odio a los "turcos". "Mi hijo ha sido la primera generación de mi familia que ha conocido a su padre", le confió un día a un oficial de la ONU.
    Esta herida personal, agravada por el delirio de que los musulmanes pretendían expoliar los supuestos derechos históricos de los serbios en Bosnia (el 30% de la población), le dio carta blanca para la atrocidad. Su ascenso en el escalafón militar le proporcionó el poder que necesitaba para consumar su venganza.
    En mayo de 1992, tras la secesión de Bosnia de Yugoslavia, los serbios que habían proclamado la República Serbia de Bosnia, liderada por Radovan Karadzic, decidieron crear un Ejército y poner a Mladic al mando."
    Sus fuerzas tardaron poco en ocupar el 70% de Bosnia. Casi inmediatamente, el Ejército serbobosnio cercó la capital, Sarajevo. Por órdenes de Mladic, la ciudad quedó aislada, sin agua ni electricidad. También por instrucciones directas suyas, recogidas en las grabaciones en poder del TPIY, sus hombres bombardearon los barrios musulmanes y apostaron francotiradores en las azoteas. En cuatro años de asedio, 12.000 personas murieron asesinadas; 1.500 eran niños.
    Su fama de carnicero ya era notoria en 1994, cuando su hija Ana, de 22 años, se pegó un tiro con la pistola de Mladic. Una de las teorías sobre este suicidio asegura que la joven acababa de leer un articulo que describía a su padre como un criminal.

    Masacre en Srebrenica

    Para entonces, la OTAN había empezado los bombardeos en Bosnia. El 11 de julio de 1995, Mladic entró en Srebrenica, teóricamente protegida por la ONU. Allí, ante la pasividad de los cascos azules holandeses, sus hombres separaron a los hombres musulmanes de las mujeres y los niños menores de 12 años. Todos los varones que superaban esa edad, unos 8.000, fueron masacrados. Estaban desarmados. Según testigos del TPIY, Mladic supervisó personalmente los fusilamientos.
    Srebrenica selló su destino. Ese mismo año, el Tribunal de La Haya le imputó 15 cargos de genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. EEUU ofreció cinco millones de dólares por su captura. De nada sirvió. Es un secreto a voces, confirmado por la exfiscal del TPIY, Carla del Ponte, que tras la guerra Mladic vivió protegido por las autoridades serbias, en un barrio residencial de Belgrado. Se cree que después se refugió en una base militar.
    Del Ponte aseguraba que, hasta 2006, las autoridades serbias conocían su paradero pero "no estaban listas para entregarlo". Serbia incluso reconoció haber pagado una pensión a Mladic hasta noviembre de 2005. Ahora, enfrentada al dilema de entregar al general o bien renunciar a la Unión Europea, Serbia parece haber optado por renegar al fin del siniestro legado de Ratko Mladic.


    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: General serbio Ratko Mladic, el criminal de guerra Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba