728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    sábado, 19 de febrero de 2011

    MAO (Una biografía por dos autores:¿sesgados? )

    www.ojosdepapel.com

    Título: Mao. La historia desconocida
    Autor: Jung Chang y Jon Halliday
    Editorial: Taurus
    Lugar y fecha: Madrid, 2006
    Traducción: Amado Diéguez y Victoria E. Gordo del Rey
    Páginas: 1.032



    Cisnes salvajes, de Jung Chang, fue un extraordinario éxito editorial, con diez millones de ejemplares vendidos, y se convirtió en el libro sobre China más leído en todo el mundo. Ahora, Chang y el historiador Jon Halliday, su marido, han escrito una biografía de Mao realmente sobrecogedora.

    Basada en diez años de investigaciones y en las entrevistas realizadas a muchas de las figuras que se movieron en los círculos más cercanos a Mao -y que hasta ahora no habían hablado- y con casi todo aquel que, fuera de China, mantuvo alguna relación significativa con el líder chino, ésta es la biografía de Mao más seria y autorizada que se ha escrito. Está repleta de revelaciones sorprendentes, hace añicos el mito de la Larga Marcha y nos presenta a un Mao totalmente desconocido: no le impulsaban la ideología ni el idealismo; su íntima e intrincada relación con Stalin se remonta a los años veinte y fue decisiva para alzarle al poder; saludó con buenos ojos la ocupación japonesa de buena parte de China; y labró su camino por medio de conjuras, chantajes y envenenamientos. Después de conquistar China, a partir de 1949 tuvo el secreto objetivo de dominar el mundo. En la persecución de esta fantasía causó la muerte de 38 millones de personas en la mayor hambruna de la historia. En conjunto, bajo el gobierno de Mao perecieron, en tiempos de paz, más de 70 millones de seres humanos.

    Combinando una meticulosa investigación histórica con las extraordinarias facultades literarias que la autora ya demostró en Cisnes salvajes, esta biografía nos traslada a la vertiginosa vida de Mao, a las intrigas y las luchas intestinas en que se embarcó para imponer sus impopulares decisiones. La autora nos lleva a las sombrías estancias de su corte y nos deja observar el drama hasta en los rincones más recónditos. La personalidad de Mao y su relación con sus esposas, hijos y amantes salen a la luz por primera vez.

    Un libro sobre Mao absolutamente rompedor por su contenido y enfoque, que asombrará tanto al lector general como al historiador.

    Jung Chang (entrevista) nació en la ciudad china de Yibin, provincia de Sichuan, en 1952. A los catorce años se hizo miembro de la Guardia Roja y después trabajó como campesina, «médica descalza», trabajadora del metal y electricista antes de estudiar inglés y, más tarde, convertirse en profesora de la Universidad de Sichuan. En 1978 dejó China para trasladarse al Reino Unido y, poco después, recibió una beca de la Universidad de York, donde obtuvo el doctorado en Lingüística en 1982 (fue la primera ciudadana de la República Popular China en recibir un doctorado de una universidad británica). En 1991 publicó su aclamado libro Cisnes salvajes. Jon Halliday ha sido profesor en el King’s College de la Universidad de Londres. Entre las obras que ha escrito y las que ha dirigido, ha publicado ocho libros.

    Mao. La historia desconocida constituye, sin ningún género de duda, la biografía más extensa, más crítica y más controvertida del fundador de la República Popular China. Representa la antítesis del trabajo idílico del norteamericano Edgar Snow, su mejor hagiógrafo, pero es también mucho más dura y rupturista que otras biografías publicadas hasta la fecha. Nunca hasta ahora se había presentado una imagen tan desmitificadora y negativa del líder revolucionario chino: «Mao Zedong, que durante décadas ejerció un poder absoluto sobre la cuarta parte de los habitantes de la Tierra, fue responsable de la muerte de más de setenta millones de personas en tiempos de paz.

    De ningún otro líder político (ni siquiera de Hitler o Stalin) puede decirse tanto», señalan los autores al inicio del primer capítulo, «En el umbral entre lo viejo y lo nuevo», dedicado a describir la infancia y primera juventud del Gran Timonel, y en el que se recoge el amor que éste profesaba por su madre y el odio hacia su padre. Su madre era una mujer tolerante. Él habló durante toda su vida con gran emoción de ella. Posiblemente, fue la única persona a la que quiso: «Yo adoraba a mi madre […] La seguía a todas partes». De su padre, en cambio, los autores reseñan un gran resentimiento: «Mi padre era malo. Si estuviera vivo habría que hacerle el avión». El avión, se explica en el libro, era una postura atroz en la que se tiraba hacia atrás de los brazos de la víctima al tiempo que se empujaba su cabeza hacia abajo. De las mujeres no tenía, sin embargo, una gran opinión. A su segunda esposa, que estaba pese a todo muy enamorada de él, la abandonó, al igual que a sus hijos. Por la última, la terrible Jiang Qing, componente de la famosa Banda de los Cuatro, sentía una especie de miedo y desprecio. Eso sí, disfrutaba mucho reuniendo en lo que Kissinger llamó su «guarida intelectual» a jóvenes con las que se entretenía sexualmente mientras bromeaba y hablaba de ópera china, de la que era un entusiasta a pesar de haberla prohibido. Su higiene corporal era nula.

    LAS FUENTES DE LA INVESTIGACIÓN

    Los profesores Chang y Halliday han basado su investigación en más de trescientas entrevistas, casi la mitad procedentes del entorno del político fallecido en 1976, entre ellas a su hija y a la viuda de su hijo mayor, así como a numerosos dirigentes extranjeros, como los presidentes de Estados Unidos Gerald Ford y George Bush padre, el consejero y secretario de Estado de Nixon Henry Kissinger, el primer ministro británico Edward Heath, el ex líder y fundador de Singapur Lee Kwan Yew, el Dalai Lama, o el ex dirigente comunista español Santiago Carrillo, entre otros. En el caso de muchos de los entrevistados durante su investigación dentro de la República Popular China, los autores han preservado el anonimato de la fuente por razones de seguridad con el compromiso de hacerla pública una vez fallezca. Los autores reconocen haber encontrado una gran disposición a la hora de hablar por parte de muchos entrevistados. Lo novedoso de este trabajo es que por primera vez se ha podido tener acceso al voluminoso material de documentos sobre el maoísmo procedentes de los archivos históricos de la extinta Unión Soviética recientemente abiertos (esa parte ha correspondido sobre todo a Halliday), pero también de Albania, Bulgaria y Japón.

    UN TIRANO DE UNA CRUELDAD EXTREMA

    El libro muestra la imagen de un tirano de una crueldad extrema, no sólo durante la etapa de la Revolución Cultural (1966-1976) («Sed violentos», les instaba a sus jóvenes Guardias Rojos), sino desde el primer momento. Mao desconfiaba de todo y de todos. No tenía aliados y siempre pensó que podía ser asesinado. Resulta significativo cómo desde sus primeros inicios de liderazgo exigía siempre que las casas donde se alojaba tuvieran una puerta trasera para poder huir llegado el caso. Era pragmático y nada idealista. Jamás creyó en el campesinado. Se comportaba ya como un emperador déspota desde los primeros compases de la Larga Marcha (1934-1935). Obligaba a que le portaran en volandas los milicianos. Nunca aceptó el concepto de igualdad, pese a que en sus escritos dijera lo contrario. Ingresó en el partido por encontrarse en el momento y lugar adecuado, una tienda de libros comunistas donde trabajaba. Y ascendió gracias al apoyo soviético. Los autores sostienen que nunca se identificó con el marxismo y, si acaso, sintió admiración por el estalinismo como régimen basado en el terror. Para entender al personaje es muy interesante la relación con Stalin, y lo que siente hacia él, que está entre el miedo y la admiración. La China de Mao nunca condenó las barbaries cometidas por éste, desenmascaradas luego por Jruschov, lo que dio pie a la ruptura con la Unión Soviética y a la política de denuncia del revisionismo soviético por parte de Pekín.

    De nadie tenía un buen concepto. Con algunos se ensañó más que con otros. Es el caso del presidente Liu Shaoqi a quien aplazó su ejecución para que así sufriera más. De su número dos, el vicepresidente Lin Biao, autor de El Libro Rojo que contenía máximas políticas de Mao y que blandían los jóvenes como su biblia, nunca vio cualidades para sucederle. En realidad, Mao jamás se interesó por su propia sucesión, tal vez pensando que una vez falleciera, el maoísmo no sobreviviría. Los autores explican que fue el hijo de Lin Biao, quien trató de dar un golpe. El padre huyó del país en septiembre de 1971, pero pereció al estrellarse el avión en el que se fugaba. El aparato no fue abatido por ningún misil chino en contra de lo que muchos sinólogos en Occidente sospecharon, según se recoge en una nota que le envía al líder máximo su primer ministro, Zhou Enlai. Por cierto, el comportamiento con éste también deja mucho que desear, pues dificultó al máximo la intervención quirúrgica del cáncer que padecía.

    «ES PROBABLE QUE MEDIA CHINA TENGA QUE MORIR»

    Mao. La historia desconocida está dividida en seis partes. La primera, «El creyente tibio», se concentra en su infancia, adolescencia y primera juventud hasta la edad de 33 años. Su ingreso en el Partido Comunista chino revela ya su pragmatismo y su falta de una ideología precisa. La segunda abarca el periodo de la Larga Marcha, que Chang y Halliday desmitifican bastante. La tercera describe la formación de su base de poder. Es muy ilustrador a este respecto el último capítulo de esta parte para entender cómo el Gran Timonel va poco a poco construyendo el régimen a base de terror. La cuarta hace referencia al nuevo equilibrio tras el final de la Segunda Guerra Mundial, la presencia soviética, el totalitarismo del régimen y la opulencia de su fundador. La quinta describe sus aspiraciones de convertir la República Popular en una superpotencia, pese a la agudización de la hambruna con la inmoral exportación de alimentos a la Unión Soviética a cambio de material nuclear. «Es probable que media China tenga que morir», afirma al lanzar la nefasta política del Gran Salto Adelante (1958-1961).

    Se habla también de la sangrienta represión en el Tíbet y de su interés por exportar el maoísmo al Tercer Mundo. Por último, la sexta, titulada «Amarga venganza», se centra en relatar las brutalidades de la Revolución Cultural, las depuraciones de las que apenas se salvaría ningún dirigente del partido, empezando por Deng Xiaoping (el impulsor de la reforma política y económica que inicia la China comunista tras la muerte de su fundador), el deshielo con Estados Unidos en 1973 después de la visita de Nixon (con éste llega a tener una estrecha relación, pero desprovista de escrúpulos), el ascenso de la Banda de los Cuatro, y su largo crepúsculo físico e intelectual.

    LOS MITOS DEL GRAN TIMONEL

    Destacan en el trabajo aspectos hasta ahora inéditos como el desarrollo de la Larga Marcha. Chang y Halliday sostienen que la principal batalla, la del Puente de Dadu en 1935, jamás existió y que el éxito militar de los comunistas se debió a la condescendencia del caudillo nacionalista Chiang Kai-shek. Con ella, Chiang busca obtener a cambio la liberación de su hijo, secuestrado por Stalin. Según los autores, Mao nunca prestó demasiado interés a la invasión y ocupación del país por parte de Japón, ni prestó colaboración al Guomindang para la expulsión de la fuerza extranjera. Con respecto a Chiang hay también aspectos muy reseñables. Lógicamente Mao odia al líder de los nacionalistas, pero tiene una especial debilidad hacia él; como si se sintiera identificado con los líderes derrocados. «Tú y yo somos hombres de la historia, ¡no hombres insignificantes que sólo charlan de nimiedades! Ve, ve en paz, mi noble amigo, no mires atrás», rezaba un poema escrito poco antes de morir dedicado al caudillo huido. «Me siento muy mal. Llama a los doctores», fueron las últimas palabras del Gran Timonel a una de sus dos novias, reconvertida en enfermera, horas antes del fallecimiento en la medianoche del 8 de septiembre de 1976.

    El trabajo de Jung Chang y Jon Halliday concluye en la página 769 con el siguiente epílogo: «En la actualidad, el retrato de Mao y su cadáver siguen presidiendo la plaza de Tiananmen, situada en el centro de la capital china. El régimen comunista actual se declara heredero de Mao y se esfuerza afanosamente por perpetuar su mito». Desmitificarlo ha sido precisamente el objetivo de los dos autores.

    LA CRÍTICA HA DICHO

    «Pocos libros están destinados a cambiar la historia, pero éste lo hará.» George Walden, Daily Mail.

    «Una victoria. Un asombroso retrato de la tiranía, la degeneración, los asesinatos en masa y la promiscuidad, una batería de bombas para el revisionismo histórico y una soberbia pieza de investigación. La primera biografía privada y política del mayor monstruo de los monstruos.» Simon Sebag Montefiore, The Sunday Times.

    «Desde el espectacular éxito de Cisnes salvajes, todos esperábamos con impaciencia que Jung Chang completase, en este caso ayudada por su esposo, este monumental estudio del más notorio líder político de la China moderna. Pues bien, la espera ha merecido la pena y nuestras expectativas de que Chang acabara reescribiendo la historia moderna de China estaban justificadas. Éste libro es una bomba.» Chris Patten, The Times.

    «El pormenor del relato y la documentación que lo sostiene son asombrosos […] La historia que nos describen, cautivadora por su horror, es la más poderosa, absorbente y reveladora biografía política de nuestra época […] Pocos libros están destinados a cambiar la historia, pero éste lo hará.» George Walden, Daily Mail.

    «Lo que Chang y Halliday han hecho es inmenso y sobrepasa, dentro del ámbito de las biografías, todo lo que se ha hecho anteriormente.» Jonathan Mirsky, The Independent.

    «Chang y Halliday arrojan una luz nueva y reveladora sobre cada uno de los episodios de la tumultuosa vida de Mao. […] Un libro estupendo.» Michael Yahuda,The Guardian.

    «Jung Chang y Jon Halliday entran en una crítica salvaje que, basándose en numerosísimas fuentes —incluidas las soviéticas—, acabarán por barrer las miasmas de engaño e ignorancia que todavía envuelven la vida de Mao a los ojos de muchos ciudadanos occidentales.» Max Hastings, Sunday Telegraph.

    «Este libro es una bomba atómica.» Donald Morrison, Time.

    Juan Avilés, Catedrático de Historia Contemoporánea y crítico de El Cultural (1-6-2006) considera que "No estamos (...) ante un análisis desapasionado de la trayectoria del dictador chino, sino ante una vibrante denuncia, que no ofrece interpretaciones novedosas pero que se apoya en un extraordinario esfuerzo de documentación y sabe captar la atención del lector". Su conclusión sobre la obra es que: "En términos generales, la objetividad es la gran virtud de los historiadores, pero de vez en cuando resulta conveniente leer algún libro movido por una sana indignación, siempre que esta no lleve a sus autores a tergiversar los hechos. Chang y Halliday odian a su biografiado, pero no lo tergiversan y si alguna de sus generalizaciones puede parecer excesiva, el retrato global que ofrecen de Mao resulta trágicamente creíble".

    http://www.ojosdepapel.com/Blogs/ojosdepapel/Blog/Jung-Chang-y-Jon-Halliday-Mao-La-historia-desconocida-Taurus-2006

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: MAO (Una biografía por dos autores:¿sesgados? ) Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba