728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    domingo, 13 de febrero de 2011

    El hombre que paró la guerra fría parado frente a un tanque (23/04-2007)

    El primer presidente de Rusia luego de la era soviética, Boris Yeltsin, murió hoy, según informó el servicio de prensa del Kremlin. En 1991 enfrentó el golpe contra Gorbachov y eso lo colocó en el liderazgo de la última etapa de la URSS.

    El ex presidente de Rusia Boris Yeltsin murió el lunes a los 76 años, declaró a un portavoz del Kremlin.
    Según fuentes médicas, su muerte se debió a un brusco paro cardíaco.
    Boris Yeltsin, que sufría problemas cardíacos, fue el primer presidente de Rusia después de la era soviética. Fue el predecesor del actual mandatario, Vladimir Putin, al cual había designado como su delfín.
    Boris Yeltsin permanecerá en la historia como el hombre que sacó a los comunistas del poder en agosto 1991 y puso a Rusia en la vía de las reformas capitalistas antes de ceder su puesto, enfermo e impopular, a Vladimir Putin.
    Nacido el 1 de febrero de 1931 en una familia campesina de un pequeño pueblo del Ural, este ingeniero en construcción comenzó su carrera política a los 37 años en el seno del Partido Comunista.
    Fue elegido presidente de Rusia en junio 1991 y reelegido el 3 de julio 1996. Desacreditado por la crisis financiera del verano (boreal) 1998, renunció repentinamente antes de acabar su mandato, el 31 de diciembre 1999.

    Boris Yeltsin 1931-2007

    Durante su juventud actuó al margen del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), en el que ingresó en 1961. Empezó a trabajar para la administración del Partido en 1969. Comenzó entonces una rápida carrera política: para 1976 era secretario del partido en su ciudad natal. En 1977, toma la controvertida decisión de destruir la Casa Ipatiev, lugar donde fueron asesinados el último Zar y su familia.
    En 1985, es designado por Mijail Gorbachov como Secretariado Central del Partido Comunista en Moscú y miembro del Polítburo Soviético. Sin embargo, para 1987 fue depuesto de todos sus cargos a causa de sus fuertes críticas contra las reformas llevadas a cabo por el gobierno. Fue designado en cambio, como Primer Diputado del Comite Estatal de Construcción.
    El motivo por el cual Yeltsin fue despojado de tan altos cargos fue realmente su forma de criticar a Gorbachov: no estaba permitida ninguna crítica fuerte durante las reuniones del Polítburo, especificando que estas debían circular entre sus miembros antes de estar en sesión. Se especula que para este entonces, Gorbachov y Yeltsin pasan a ser enemigos políticos.
    En 1989, Gorbachov crea el Congreso de Diputados del Pueblo, en un intento de reestructurar la Unión Soviética. La actitud de Yeltsin le convirtió en una figura sobresaliente del bando reformista, lo cual le llevó a entrar en marzo de 1989 en el Soviet Supremo, como diputado por Moscú, con el mayor número de votos de toda la Unión. Pero el paso lento con que se producían las reformas le indujo a abandonar el partido al año siguiente. Para mayo de 1990, es confirmado Presidente del Soviet Supremo de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia.
    El 18 de agosto de 1991, un intento de golpe de estado contra el Presidente Gorbachov es lanzado por dirigentes de línea dura, liderados por Vladimir Kryuchkov. Gorbachov es detenido en Crimea, mientras Yeltsin llegó a la Casa Blanca de Rusia (parlamento) para desafiar a los golpistas. Rodeado de tropas, logra convocar manifestaciones populares que harían desistir a soldados de apoyar el golpe. Yeltsin estaba en su cumbre política, al dar un memorable discurso desde la torreta de un tanque.

    Presidente de la RSFSR

    Bajo su liderazgo, en junio de 1990, la RSFS de Rusia declara su independencia de la Unión Soviética. En las primeras elecciones multipartidistas, realizadas ese año, ganó la presidencia del país al obtener el 57% de votos. Toma el poder el 10 de julio del mismo año.
    El 18 de agosto de 1991, un intento de golpe de estado contra el Presidente Gorbachov es lanzado por comunistas de línea dura, liderados por Vladimir Kryuchkov. Gorbachov es detenido prisionero en Crimea, mientras Yeltsin llegó a la Casa Blanca de Rusia (el Parlamento) de Moscú para desafiar a los golpistas. Rodeado de tropas, logra convocar manifestaciones populares que harían desistir a las tropas rebeldes de apoyar el golpe. Yeltsin estaba en su cumbre política, al dar un memorable discurso desde la torreta de un tanque.
    Para el 21 de agosto la mayoría de los líderes golpistas habían abandonado Moscú. Gorbachov fue "rescatado" de su cautiverio en Crimea y devuelto a Moscú. A pesar de que estaba de vuelta en su posición, Gorbachov no tenía el control de la Unión ni de Rusia. Yeltsin era ya el líder indiscutido de Rusia, logrando muestras de apoyo de todas partes del mundo. Para finales de 1991, Yeltsin ordena tomar control de los ministerios de la Unión y declara al Partido Comunista de la U.R.S.S ilegal en territorio Ruso.
    En diciembre de 1991, Ucrania vota a favor de la independencia. Una semana más tarde, Boris Yeltsin se reúne con el presidente de Ucrania, Leonid Kravchuk y el líder de Bielorrusia, Stanislav Shushkevich en Belovezhskaya Pushcha. En esa reunión es declarada la disolución de la U.R.S.S. y el establecimiento de la Comunidad de Estados Independientes en su remplazo.
    El 24 de diciembre, la Federación Rusa toma el asiento de la U.R.S.S. en las Naciones Unidas. Al día siguiente, el Presidente Mijail Gorbachov renuncia y la U.R.S.S. deja de existir.

    Presidencia Post-Soviética

    Tras la desaparición de la Unión Soviética, Yeltsin se perfiló como el político más hábil y confiable a los ojos de Occidente para gobernar Rusia, un país afectado por un grave descontento social a raíz de las reformas económicas y de la virulencia de las reivindicaciones nacionalistas de las repúblicas que integraron la Federación Rusa. La rapidez con que aplicó reformas orientadas a la economía de mercado minó todavía más las condiciones de vida de la población, razón por la cual la agitación social alcanzó un punto crítico en el otoño de 1993. En esta ocasión, no dudó en recurrir al ejército para desalojar y disolver el Parlamento, donde se habían amotinado los diputados, y convocar elecciones encaminadas a aprobar una nueva Constitución, en la cual se reservó amplios poderes. Sin embargo, su salud empezaba a flaquear, y a raíz de su primera cardiopatía, en 1989, la oposición comenzó a cuestionar su capacidad física para dirigir el país. para abandonarlo treinta años más tarde, al exigir mayor profundidad en el proceso de cambio abierto con la perestroika en el sistema soviético. En 1996, la cruenta guerra de Chechenia y la durísima campaña electoral, cuyos ajustados resultados le obligaron a incorporar al gobierno a los nacionalistas y a pactar con los antiguos comunistas, fueron circunstancias que minaron aún más la quebrantada imagen del presidente ruso, quien con posterioridad ha debido afrontar serias y profundas crisis de gobierno, la situación de bancarrota económica del país, la corrupción administrativa y el creciente poder de las mafias.
    Yeltsin renunció a su cargo el 31 de diciembre de 1999, nombrando a Vladimir Putin como presidente interino hasta que se realizaran las nuevas elecciones, el 26 de marzo del 2000.
    Fuente biográfica: Wikipedia

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: El hombre que paró la guerra fría parado frente a un tanque (23/04-2007) Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba