728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    jueves, 3 de febrero de 2011

    Con la riqueza, China diseña

    Dibujo de la torre de 1.440 pies en Tianjin Goettsch Partners diseño.
    En Asia, los clientes con presupuestos y pocas exigencias molestas fortalecieron la economía de los estudios arquitectónicos estadounidenses golpeados por la crisis.
     POR LAWRENCE W. CHEEK - The New York Times
    LA MANSION DE STUART SILK. Los arquitectos estadounidenses en China se sienten libres de crear.

    LA MANSION DE STUART SILK. Los arquitectos estadounidenses en China se sienten libres de crear.
    El trabajo en China ha contribuido a llenar el vacío que dejó una economía estadounidense lánguida. No obstante, lo más fascinante, dicen los arquitectos, es que los desarrolladores y hasta los organismos públicos chinos están resultando mejores clientes que sus pares estadounidenses.

    Los chinos son, dicen, más ambiciosos, más aventureros y hasta están más dispuestos a gastar el dinero necesario para llevar a cabo los diseños.


    El proyecto Zhongkai Sheshan Villa, en un suburbio de Shangai, ofrece una ventana al funcionamiento de algunos encargos arquitectónicos en China. Stuart Silk, un arquitecto de Seattle con un estudio donde trabajan 17 personas, recibió un encargo para nueve de las mansiones, que tienen unos precios estratosféricos ­de US$ 7,5 millones a US$ 15 millones. Sus diseños debían ser claros y definidos, pero sin pautas estilísticas materializadas; tampoco había un presupuesto. Por primera vez en su carrera, era un artista frente a la tela en blanco. "Abrió una parte de mi cerebro que no había ejercitado durante mucho tiempo", dice.

    A medida que fue avanzando el proyecto surgieron, no obstante, algunos requerimientos.

    Silk se sorprendió al enterarse, por ejemplo, de que los principios tradicionales chinos del feng shui exigían que la puerta de enfrente no estuviera al pie de una escalera, por temor a que la buena fortuna pudiera tropezar y salir rodando por la puerta.

    De todos modos, dijo, su trabajo en China "resultó una verdadera ganancia". Chris McVoy, socio principal de Steven Holl Architects de Nueva York, dice que un desarrollador inmobiliario chino dio a su estudio un plazo de tres meses para desarrollar una idea destinada a un proyecto de vivienda de rascacielos en Beijing. La firma volcó en el proyecto las ideas de Holl sobre urbanismo, utilizando energía geotérmica, y arreglando todo lo que el estudio consideraba errado en los terribles rascacielos chinos de inspiración soviética.

    "Pensamos que dirían: `Están locos, olvídenlo’", dice McVoy. "Lo presentamos a unas 20 personas y cuando terminamos, por supuesto, todos miraron al presidente para que respondiera primero.

    Dijo: `Cualquiera puede construir edificios. Pocos pueden construir poesía’".

    El proyecto se construyó, y trajo aparejadas luego las oficinas aún más radicales de China Vanke, un gran desarrollador con sede en Shenzhen, en el sur de China. La estructura es del tamaño del edificio del Empire State, está dispuesta horizontalmente y construida a cinco pisos del suelo para ofrecer abajo un parque público.
    El estudio también diseñó lo que llama el Sliced Porosity Block en China central; en los edificios se han excavado gargantas irregulares para dejar paso a la luz del sol.

    "Un desarrollador estadounidense de ninguna manera nos habría dejado hacerlas", dice McVoy, agregando que la mentalidad estadounidense podría definirse: "Si no se hizo antes, no hay que hacerlo.

    Todo tiene que ver con el riesgo, el riesgo. Los chinos tienen una suerte de temeridad".

    Y además, dice, "se valoran las ideas no materialistas, una conexión con la historia y la cultura y especialmente, el sentido".

    Los arquitectos aprecian a estos clientes. Heller Manus Architects, un estudio con 25 empleados en San Francisco está llevando a cabo actualmente dos tercios de su trabajo en China. Clark Manus, socio y presidente del Instituto de Arquitectos de EE.UU., tiene una teoría. "La dirigencia política estadounidense está formada en general por abogados", dice. "En China, los funcionarios más altos tienden a ser ingenieros. Ven un problema, le dedican dinero y esfuerzo para encontrar una solución".

    Por supuesto, la verticalidad del sistema de decisión hace que los proyectos se construyan más allá de que la gente quiera o no realizarlos. El desarrollo ya ha borrado gran parte del tejido arquitectónico histórico de China. McVoy dice que su estudio tendría "muchas reservas" para aceptar un encargo que destruyera algo de valor histórico. Goettsch Partners de Chicago estableció una oficina permanente en China, y un socio joven nacido en Shangai, Majes Zheng, trabaja como director de operaciones asiáticas de Goettsch. Pasa 60 por ciento de su tiempo en China. Como señaló Jeffrey Heller de Heller Manus "Es un mundo muy movido por las relaciones." Zheng dice que hay escasez de arquitectos chinos con la formación necesaria para realizar proyectos comerciales de gran escala.

    Tampoco todos los desarrolladores tienen los conocimientos y la pericia necesarios para los grandes proyectos. "Lo que conviene es evitar a los clientes que no saben nada de construcción", dice. "No respetan a los arquitectos; tratan de cambiar las cosas durante el curso de las obras".

    Algo muy parecido a las quejas sobre los clientes estadounidenses.
    http://www.revistaenie.clarin.com/arte/China_disena_0_420558168.html

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Con la riqueza, China diseña Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba