728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    sábado, 22 de enero de 2011

    Tristan Tzara: dos elegías, una inscripción en un sepulcro y un poema mundano

    Elegía

    El alma vieja, amada, quieres que sea como las flores del verano
    durante el invierno los pájaros están encerrados en sus jaulas
    Te quiero como espera la colina el cuerpo del valle
    o como la tierra espera la lluvia espesa y fértil
    Te espero en todos los atardeceres en la ventana, deshilando abalorios
    colocando los libros, leyendo mis versos
    Y ahora me alegro cuando en el patio ladran los perros ladran los perros
    y cuando llegas para quedarte conmigo hasta mañana hasta mañana
    Mi alma feliz es como nuestro cuarto cálido
    cuando sé que está nevado y las calles se visten de blanco.

    Elegía para la llegada del invierno


    Amada, (escucha) se quejan los chopos porque te estás yendo
    y yo pienso: que no tengas frío
    Abrígate bien, llévate libros para leer
    (Encontrarás una noche una azucena marchita)
    Sé cómo será; (comedia) me llevaré un pañuelo limpio
    para llorarme todo el dolor -y para toser por resfriado
    Después la extenderé al viento cuando estés lejos -pensamiento honrado
    y pensaré en el tiempo de otrora buscando en la calle otra muchacha
    Piénsatelo; allá tal vez nadie te esperará
    y llorarás, tendrás remordimientos, la vida es triste es triste
    Recordarás siempre el ondear del pañuelo
    que desatará un viento cruel sobre tu jardín
    vaciando los senderos, desarraigando el pensamiento casero
    Escucha mis consejos cuerdos
    Quédate junto a la mesa callada y sigue cosiendo
    No has acabado aún el vestido de seda
    Escucha mis consejos cuerdos.
    Amada, llega el invierno y tú estás yéndote
    y el caballo viejo y podrido en el jardín
    ya no tiene crines ni orejas; yo espero la luna llena
    para cabalgar sobre él y correr detrás de ti, luz (entiendes...)


    He sembrado en tu cuerpo, amada, la flor...

    He sembrado en tu cuerpo, amada, la flor
    que esparcirá pétalos sobre tu cuello, mejillas y manos
    y hará brotar mañana tus senos -primavera
    Me gustan las cejas y tus ojos con destello de metales
    y los brazos que ondulan como las serpientes, las olas, el mar
    De tu cuerpo quisiera levantar palacios, arquitectónicos jardines
    y terrenales paraísos monumentales
    Quiero enterrarme en sus tierras cuando me muera
    Quiero enterrarme en tu carne cuando me muera
    En tu cabello siento el olor de los racimos de naranjas
    En tus ojos anublados veo sol y en los labios ganas de comer
    Con tus dientes querrás cortar carne del alma
    querrás cambiar las uñas en garras
    Quisiera morder tus senos como muerden el pan
    Los hambrientos que mendigan monedas en la calle
    Quisiera que florecieran en tus miradas jardines arquitectónicos
    Alinear tu pensar a los sueños terrenales, mamie.

    Inscripción sobre un sepulcro

    Y sentía tu alma pulcra y triste
    como sientes la luna que se desliza calladamente
    detrás de los visillos corridos.
    Y sentía tu alma pobre y encogida,
    como un mendigo, con la mano tendida delante de la puerta,
    sin atreverse a llamar y entrar,
    y sentía tu alma frágil y humilde
    como una lágrima vacilando en el borde de los párpados,
    y sentía tu alma ceñida y húmeda por el dolor
    como un pañuelo en la mano en el cual gotean lágrimas,
    y hoy, cuando mi alma quiere perderse en la noche,
    solamente tu recuerdo lo detiene
    con invisibles dedos de fantasma


    Poema mundano


    Poema mundano, cómo vivir nuestra vida -pregunta-
    Estoy aburrido, soy la tierra rotulada en el otoño
    y la literatura es el gusano que roe el camino subterráneo
    por donde vendrá el agua para nutrir la cosecha del verano.
    Fotografía empolvada sobre el piano y encontrada viva después
    en la provincia donde los padres daban clase
    para conservar la fe -ha pensado que es mejor venir
    a la gran ciudad con fiestas para la enajenación de la conciencia.
    Mi alma: una mujer mundana que sale con cualquiera
    Las mozas no son fieles, ni los violines son verdaderos
    Bailarinas flores derrumbadas bailarinas trasegadas
    muéstranos el secreto despojado de las hojas de algodón.
    En el escenario silencio mujer desnuda, en la sala embarazo, pero
    ni menos un pensamiento que te duela, ni un actor que se muera
    El negro de la luna desciende (deleitosamente) como el gorrión sobre un violín
    y si lo quieres, amada mía, si lo quieres te pagaré un capricho


    [Versiones de Darie Novácenau.]


    Todo sistema converge hacia una aburrida perfección, estancada idea de una ciénaga dorada, relativo producto humano. La obra de arte no debe ser la belleza en sí misma porque la belleza ha muerto; ni alegre; ni alegre ni triste, ni clara ni oscura, no debe divertir ni maltratar a las personas individuales sirviéndoles pastiches de santas aureolas o los sudores de una carrera en arco a través de las atmósferas. Una obra de arte nunca es bella por decreto, objetivamente y para todos. Por ello, la crítica es inútil, no existe más que subjetivamente, sin el mínimo carácter de genera­lidad. ¿Hay quien crea haber encontrado la base psíquica común a toda la humanidad? El texto de Jesús y la Biblia recubren con sus amplias y benévolas alas: la mierda, las bestias, los días. ¿Cómo se puede poner orden en el caos de infinitas e informes variaciones que es el hombre? El principio «ama a tu prójimo» es una hipocresía. «Conócete a ti mismo» es una utopía más aceptable porque también contiene la maldad. Nada de piedad. Después de la matanza todavía nos queda la esperanza de una humanidad purificada. Yo hablo siempre de mí porque no quiero convencer. No tengo derecho a arrastrar a nadie a mi río, yo no obligo a nadie a que me siga. Cada cual hace su arte a su modo y manera, o conociendo el gozo de subir como una flecha hacia astrales reposos o el de descender a las minas donde brotan flores de cadáveres y de fértiles espasmos. Estalactitas: buscarlas por doquier, en los pesebres ensanchados por el dolor, con los ojos blancos como las liebres de los ángeles.



    Así nació DADA, de una necesidad de independencia, de des­confianza hacia la comunidad. Los que están con nosotros conservan su libertad. No reconocemos ninguna teoría. Basta de academias cubistas y futuristas, laboratorios de ideas formales. ¿Sirve el arte para amontonar dinero y acariciar a los gentiles burgueses? Las rimas acuerdan su tintineo con las monedas y la musicalidad resbala a lo largo de la línea del vientre visto de perfil. Todos los grupos de artistas han ido a parar a este banco a pesar de cabalgar distintos cometas. Se trata de una puerta abierta a las posibilidades de revolcarse entre muelles almohadones y una buena mesa.
    La moral ha determinado la caridad y la piedad, dos bolas de sebo que han crecido, como elefantes, planetas, y que, aun hoy, son consideradas válidas. Pero la bondad no tiene nada que ver con ellas. La bondad es lúcida, clara y decidida, despiadada con el compromiso y la política. La moralidad es como una infusión de chocolate en las venas de los hombres. Esto no fue impuesto por una fuerza sobrenatural, sino por los trusts de los mercaderes de ideas, por los acaparadores universitarios. Sentimentalidad: viendo un grupo de hombres que se pelean y se aburren, ellos inventaron el calendario y el medicamento de la sabiduría. Pegando etiquetas se desencadenó la batalla de los filósofos (mercantilismo, balanza, medidas meticulosas y mezquinas) y por segunda vez se comprendió que la piedad es un sentimiento, como la diarrea en relación con el asco que arruina la salud, qué inmunda tarea de carroñas para comprometer al sol.

     Yo proclamo la oposición de todas las facultades cósmicas a tal blenorragia de pútrido sol salido de las fabricas del pensamiento filosófico, y proclamo la lucha encarnizada con todos los medios del Asco dadaísta.

    Toda forma de asco susceptible de convertirse en negación de la familia es Dada; la protesta a puñetazos de todo el ser entregado a una acción destructiva es Dada; el conocimiento de todos los medios hasta hoy rechazados por el pudor sexual, por el compromiso demasiado cómodo y por la cortesía es Dada; la abolición de la lógica, la danza de los impotentes de la creación es Dada; la abolición de toda jerarquía y de toda ecuación social de valores establecida entre los siervos que se hallan entre nosotros los siervos es Dada; todo objeto, todos los objetos, los sentimientos y las oscuridades, las apariciones y el choque preciso de las líneas paralelas son medios de lucha Dada; abolición de la memoria: Dada; abolición del futuro: Dada; confianza indiscutible en todo dios producto inmediato de la espontaneidad:

     Dada; salto elegante y sin prejuicios de una armonía a otra esfera; trayectoria de una palabra lanzada como un disco, grito sonoro; respeto de todas las individualidades en la momentánea locura de cada uno de sus sentimientos, serios o temerosos, tímidos o ardientes, vigorosos, decididos, entusiastas; despojar la propia iglesia de todo accesorio inútil y pesado; escupir como una cascada luminosa el pensamiento descortés o amoroso, o bien, complaciéndose en ello, mimarlo con la misma identidad, lo que es lo mismo, en un matorral puro de insectos para una noble sangre, dorado por los cuerpos de los arcángeles y por su alma. Libertad: DADA, DADA, DADA, aullido de colores encrespados, encuentro de todos los contrarios y de todas las contradicciones, de todo motivo grotesco, de toda incoherencia: LA VIDA.

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Tristan Tzara: dos elegías, una inscripción en un sepulcro y un poema mundano Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba