728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    viernes, 14 de enero de 2011

    Trabajo, consumismo y nuevos pobres -



      Título:"Trabajo, consumismo y nuevos pobres"  Autor: Zygmunt Bauman

    A través de los años la sociedad se ha transformado para adaptarse a un mundo cada vez más mecanizado, pasando así por diversas actitudes y posiciones ideológicas respecto al trabajo como fenómeno social; desde la llamada ética del trabajo en la primera época de la industrialización, hasta nuestros días, viviendo en una sociedad de consumidores y con una clase marginada cada día más pobre.Zygmunt Bauman en su libro Trabajo, Consumismo y Nuevos Pobres intenta explicar cómo los gobiernos de los países, en su afán de tener un crecimiento económico, han orillado a la gente a someterse a un régimen fabril, anulando sus costumbres, implantando patrones de conducta en las fabricas, los hospicios y los asilos para pobres, dejándole como disyuntiva única trabajar o morir.
    La sociedad ha venido transformando sus valores, hoy en día nada es gratis, todo tiene un costo, nada se da sin pretender recibir algo a cambio, ya no hay amor al trabajo como el que un artesano tenía a sus creaciones, la industria ha convertido al trabajo en una simple rutina disciplinada sin mayor sentido que el de la supervivencia. Así la industria cooptó el trabajo de la gente, y se apropió de su libertad.
    La ética del trabajo fue en aquella época sólo un instrumento, el fin era la aceptación de la norma impuesta por la industria, de una existencia precaria con salarios bajos, hacer del trabajo una necesidad, pero a medida de que transcurre el tiempo las necesidades de la gente van cambiando, pasando así de la necesidad de supervivencia, a la de satisfacer sus deseos.
    Así la sociedad productora cambió a consumidora y durante este proceso las relaciones de producción sufrieron grandes transformaciones, los empleos ya no son para toda la vida, ahora son temporales, flexibles.
    El trabajo y la producción no fue lo único que cambió, la gente productora, hoy consumidora, vive individualmente su actividad para aliviar sus deseos, dejándose seducir por sensaciones desconocidas o nuevas, no hay consumo colectivo –afirma Bauman– todo consumidor es solitario.
    En esta comunidad de consumidores, el principio que rige es la estética, dejando atrás a la ética del trabajo, esta sociedad consumidora sólo se preocupa por estar en donde abunden las oportunidades de elegir entre varios productos, admira a la gente que tiene lo suficiente para elegir lo que desee y no lo que esté al alcance de sus posibilidades, ya no se reconoce el trabajo de la gente que ha sobresalido a pesar de vivir en condiciones precarias, sólo se aspira a tener una vida como la gente de elevados recursos, sin preocupaciones.
    Ser pobre en una sociedad de consumo, es no tener acceso a una vida normal, ser un consumidor frustrado, incapaz de adaptarse y por tanto llevar una vida aburrida, sin libertad de elección, orillándolos así a desafiar el orden y la ley para no aburrirse, - explica Bauman.
    El autor, profesor emérito de la Universidad de Leeds, Inglaterra, afirma que el Estado benefactor tiene como principal objetivo garantizar una vida digna, mediante el otorgamiento de servicios de educación, salud, vivienda, alimentación y otros, sin embargo la calidad y accesibilidad de éstos reproducen las condiciones para la permanencia de la miseria, proporcionando así a la industria capitalista los futuros trabajadores como una simple mercancía. Estos servicios que brinda el Estado benefactor, son principalmente para la clase marginada, una clase que corresponde a las personas que no realizan ninguna contribución útil para la vida de los demás, a la gente que la sociedad ve con dos sentimientos contradictorios, por un lado les teme y repudia y por el otro les crea por una parte un sentimiento de compasión y misericordia, y por otra, –en esto el autor es implacable– un miedo que llega a estructurar todo un aparatodefensivo encauzado en sistemas penales cuya expresión máxima es la pena de muerte, ante la cual los más expuestos son, precisamente, los pobres.
    Este libro nos hace reflexionar sobre qué es lo que queremos para nuestra sociedad y nuestra vida personal, no somos tan inhumanos y no hemos perdimos la capacidad de dar, para querer desterrar a la clase marginada, para olvidarnos de que existen seres humanos que necesitan de la ayuda de otros para poder salir adelante, y que necesitan que el Estado actúe como benefactor, que les dé servicios, que funcione como plataforma para el despegue, de otro modo sería Estado sin sustento ni razón de ser ante una industria capitalista cada día con menos demanda de recursos humanos y mayores ganancias millonarias para unos cuantos, que no coincide con el crecimiento económico que se pretende alcanzar.
    ¿A costa de cuántos valores más se logrará éste crecimiento? Bauman se apoya en otro pensador, C. Castoriadis, y en la observación de la historia, para alentar a la sociedad: «la humanidad puede cambiar como lo ha hecho ya tantas veces».
    Por Claudia Ivette López

    http://www.galeon.com/gentealternativa/babel/libro5.htm


    Zygmunt Bauman: Trabajo, Consumismo y Nuevos Pobres (2000)

    Bauman reconstruye en esta o
    bra el cambio de la condición de la pobreza desde la revolución industrial y su «ética del trabajo» hasta la sociedad del consumo y su «estética», y muestra en la situación actual todas las consecuencias de esta evolución. Además, analiza hasta qué punto son adecuados o no los viejos métodos para detener la pobreza creciente y mitigar sus penurias. En una reflexión final, Bauman considera el futuro de los pobres y plantea la posibilidad de dar un nuevo significado a la ética del trabajo, más conforme a la condición actual de las sociedades desarrolladas.

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Trabajo, consumismo y nuevos pobres - Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba