728x90 AdSpace

alojamiento wordpress
  • Más Nuevos

    domingo, 9 de enero de 2011

    Esther Perel: la infidelidad como un antídoto



    Esther Perel: la infidelidad como un antídoto


    Por Humberto Acciarressi
    Después de veinte años escuchando problemas de parejas en 
    Nueva York, uno puede hacer dos cosas. Saltar al río o 
    escribir un libro. Esther Perel, belga de nacimiento y 
    radicada en los Estados Unidos, optó por lo segundo. 
    Y con tal suerte que causó un escándalo que persiste, 
    sobre todo si se tiene en cuenta que "Inteligencia erótica" 
    lleva vendidos más de cien mil ejemplares y ya está
     traducido a 21 idiomas. Sentados en la sala de un hotel
     céntrico, la bella psicoterapeuta se entusiasma y
     entusiasma a su interlocutor, en una larga charla de
     la que extraemos los siguientes párrafos:
    Llegaste para armar un buen lío con esta especie
     de defensa de la infidelidad... aunque realmente no sea exactamente así.
    Bueno, allí está la cuestión. No es exactamente así (ríe). Lo que ocurre es 
    que todavía,
     a pesar de los cambios, el ideal romántico sigue causando grandes problemas. 
    Y la monogamia es una vaca sagrada.
    Entonces, ¿no es cierto que la infidelidad arruina la pareja?
    Creo exactamente lo opuesto. La infidelidad no arruina a la pareja. Muy por el
     contrario, es un antídoto para mantenerla y es un antídoto contra la muerte.
    Más alla de que la idea es discutible, lo que queda claro es que eso implica 
    una defensa.
    Son datos de la realidad. Cosas que he podido comprobar a lo largo de 
    muchos años. Y en definitiva, ¿qué es un buen matrimonio? He visto muchas 
    parejas que se aman pero no se desean. Y sin embargo forman un buen matrimonio.
    ¿Y entonces?
    "Nunca voy a serte fiel, pero siempre voy a serte leal", le decía Rivera a Frida Kahlo.
    Y Milan Kundera que las relaciones humanas son relaciones de poder.
    Yo era una gran admiradora de Kundera. Pero lo que decís es cierto, y 
    podríamos agregar que las relaciones del deseo son relaciones de poder.
     La traición tiene muchas caras, ¿por qué se la asocia sólo a lo sexual?
    Yo no, pero entonces, ¿qué es el amor y qué es lo erótico?
    El amor busca la cercanía, acortar el espacio, la distancia entre dos personas,
     disminuir las amenazas, quiere tener. El deseo es querer y para querer se
     necesita alguna distancia psicológica, un espacio entre uno y el otro, se necesita 
    una alteridad. Este es el espacio erótico.
    Interesante como planteo, pero poco viable en la vida cotidiana.
    Hay una generación de hombres que se sienten desubicados de su rol masculino 
    por tener mujeres que han tomado parte del papel masculino y ellos no saben 
    cómo diferenciarse o reconocerse como diferentes de ellas. Y a esos hombres
     les resulta más difícil desear a la mujer que aman, porque no saben totalmente dónde meterse.
    ¿Y con la mujer qué pasa?
    Algo parecido. Encuentra un hombre que comparte el rol de la mujer o de la 
    madre con ella, entonces no le resulta fácil desear a este hombre con el
     que ya no tiene diferencia y alteridad suficiente.
    ¿Y los hijos?
    La mayoría de las veces, el golpe fatal para la vida erótica es la llegada de los hijos.
    No creo estar de acuerdo.
    No importa, porque lo bueno de esto es que se debata.
    Lo estelar de tus teorías parece ser el cuerpo.
    A través de nuestro cuerpo logramos verdades. Es donde se encuentran los 
    deseos, los miedos, las ansiedades, los sueños más primitivos. Y están alli 
    de una manera que no encontramos en nuestra relación o en nuestra 
    manera de ser más verbal, secundaria, emocional, interactiva.
    ¿Cómo resolviste escribir éste, tu primer libro?
    Recién durante el affaire Clinton, que fue cuando me di cuenta que el tema 
    del sexo no estaba en la agenda política de los Estados Unidos. Quise 
    escribir un libro inteligente, espero que lo haya logrado, pero sin que resulte
     pesado, denso, que pueda entender cada persona bastante educada pero 
    sin ser parte de la secta que yo integro, que es la de los académicos.
     Un libro sofisticado, pero abordable.
    (Publicado en La Razón, de Buenos Aires, cuando Perel anduvo por el país promocionando su primer libro y se me ocurrió conocerla. En lo que a mí respecta, puedo decir que es más interesante el personaje y los motivos que la impulsaron a escribir su primera obra, que 
    ésta en sí misma. De cualquier manera provocó polémicas, vende más de lo que uno puede imaginar y el asunto que aborda no es menor. Buenas razones, creo, para subir el reportaje. La foto es de Fernanda Ares.)
    03/11/2007

    Santos García Zapata

    Editor del Diario Digital Notivargas.com y varios sitio web más, conductor del programa radial de mayor sintonía del estado Vargas "Contraste con Zapata". Creador del movimiento en pro de los perros de raza Pitbull llamado "NO A LA EXTINCIÓN DE PITT-BULL EN VENEZUELA “con más de 40 mil miembros.Director durante 11 años del diario Puerto.

    Sitio Web: Editor Director

    • Blogger Comments
    • Facebook Comments

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: Esther Perel: la infidelidad como un antídoto Rating: 5 Reviewed By: Santos García Zapata
    Ir Arriba